Volvió el ¨ángel de los niños con cáncer¨


Esperanza de vida en el HH


+ Si bien el alto número de infantes con cáncer no debe causar alarma, sí es algo que debe preocupar seriamente a la sociedad, a las instituciones del Sector Salud y de Gobierno porque definitivamente algo malo está ocurriendo, advierte el doctor Ricardo González Pérez Maldonado


ALDO BONILLA CHAVEZ



Luego de una separación involuntaria, el ¨ángel de los niños con cáncer¨, Ricardo González Pérez Maldonado, está de vuelta en el Hospital Hidalgo, por lo que la esperanza de vida para los infantes ¨toma un seguro aire¨, por lo que se ratifica que ahora el cáncer no necesariamente significa la muerte, cuando es detectado a tiempo, esto en los adultos es algo verdaderamente esperanzador.

¿Pero en los niños cuál es la perspectiva?.

¿Cuál es la esperanza de vida?.


¿Sabía usted que a nivel nacional Aguascalientes ocupa el cuarto lugar en el índice de cáncer infantil y quizás este sea mucho más elevado pues hay muchos niños que no han sido tratados y que sus padres ni siquiera saben que tienen la terrible enfermedad?.

Sin embargo también para ellos hay una esperanza de vida y esta es muy grande, dice a FUERZA AGUASCALIENTES el doctor Ricardo González Pérez Maldonado quien señaló estar de vuelta en su querido hospital en donde durante más de 25 años se convirtió en un verdadero ángel para los pequeños, destacando que hoy se cuenta con especialistas muy reconocidos, el equipo y la infraestructura necesaria para brindarle a los niños con cáncer mejores esperanzas de vida.


Y no es de ahora, esto ya tiene varios años, lo que nos dice que son muchos los niños que tienen la terrible enfermedad y creo que lo que hoy se tiene en el Hospital Hidalgo ha sido algo verdaderamente extraordinario.


El doctor González Pérez Maldonado dijo que si bien el alto número de niños con cáncer no debe causar alarma, sí es algo que debe preocupar seriamente a la sociedad, a las instituciones del Sector Salud y de gobierno porque definitivamente algo está ocurriendo para que se incrementen los casos de cáncer infantil.

Advirtió que es una enfermedad genética, una malformación de los cromosomas que provoca un crecimiento anormal e incontrolado de las células que componen un tejido el cual pierde sus propiedades.


El cáncer, dijo, puede ser hereditario aunque también puede estar siendo provocado por diversos factores como el de una posible contaminación del agua o la cercanía con los alambres del tendido eléctrico. Luego dio a conocer que el 80% del cáncer en los niños son de leucemias que se presentan con temperaturas altas, palidez, sangrado en las encías, en la piel y en ganglios crecidos. Un niño con cáncer es un grave problema social y puede provocar hasta la fractura de las familias, por lo que es un problema más complejo que en los adultos y es algo que nos preocupa tremendamente.



Actualmente en el Hospital Hidalgo se están tratando bastantes casos, pero hay muchos otros en las diferentes instituciones públicas y privadas de salud y quizás haya más que no se saben que es cáncer y que los padres los llevan a consulta pensando que es una enfermedad pasajera. El tratamiento es demasiado costoso y prácticamente imposible de costear, incluso para familias de dinero, sin embargo en el Hospital Hidalgo lo que más nos interesa es salvar la vida de los niños y el 80% de los que estamos tratando estamos seguros de que se reintegrarán a su vida normal.


El cáncer, agregó, es una enfermedad letal y si en un adulto el tratamiento es extremadamente doloroso, en los niños lo es más, sin embargo son ellos los que lo enfrentan con mayor valor.

Hasta nosotros nos sentimos reconfortados, destacó, con la forma como los niños enfrentan su enfermedad y luchan por su vida.


La sonrisa y la vida de un niño es lo más preciado que hay en esta vida y para todos los que estamos en el Hospital Hidalgo es una satisfacción serles útil, ayudarles a ellos y a sus familiares a conquistar esa esperanza de vida que hoy la ponemos al alcance de su mano.

Luego destacó el apoyo de las autoridades para contar con la infraestructura médica que se requiere y sin embargo, agregó, esa ayuda es insuficiente, los costos son demasiados, pues los tratamientos con quimioterapia, radioterapia y cirugía son muy elevados y la situación a veces se torna angustiante, no obstante tenemos que decir que no estamos solos en esta lucha, Dios está con nosotros y gracias a él hemos recibido apoyo de otros países y también tenemos contacto con instituciones de otras naciones y gracias a ellos podemos dar apoyo a nuestros niños., dijo.


Destacó también que no solo se atiende a niños de Aguascalientes, pues tenemos, dijo, en tratamiento a pequeños de otras Entidades y las necesidades cada vez son más apremiantes y a pesar de esto a nadie hemos negado la atención.

Con o sin dinero estamos tratando de salvar a los niños y la valentía que ellos muestran es tan contagiante, que la transmiten a sus padres quienes han superado el duro golpe de la enfermedad de sus hijos.



Es tanta esa alegría, es tal ese deseo de vivir, que soportan estoicamente el dolor físico y hasta se dan tiempo de contagiarnos a nosotros como profesionales de la medicina.

Por lo tanto, dice el doctor Ricardo, la risa de un niño no tiene precio, su sonrisa es lo más bello que nos brinda la vida, su ternura y su inocencia es lo que mueven a la humanidad y si bien hoy nos encontramos que este terrible mal se hace presente, nos reconfortamos porque hoy se sabe que nuestros niños no están solos.

Para todos esos niños y para muchos otros que tienen la terrible enfermedad hoy saben, al igual que sus padres, que la esperanza de vida está a su alcance y la pueden encontrar en el Hospital Hidalgo.





2065 visualizaciones0 comentarios