Una tradición que celebrará su 191 aniversario


La Feria es la ¨Atenas de México¨


+ Celebrada por primera vez en 1828 frente a la explanada de San Diego, al Pueblo de Indios de San Marcos en 1851 hoy en el siglo XXI está convertida en un un complejo que es orgullo de Aguascalientes


HERIBERTO BONILLA BARRON



Todo en la vida tiene un costo... y el éxito mucho más.

Ah, si las cosas que valen la pena fueran tan fáciles, cualquiera las haría, dice más o menos así el dicho popular.


Y cuánta razón le asiste.

La Feria Nacional de San Marcos que se prepara para la celebración de su aniversario 191 mostrará al mundo un nuevo y extraordinario rostro, para ratificar lo que muchos han considerado como la ¨Atenas de México¨. Había que ser visionarios para preservar nuestra joya y el gobierno actual lo ha logrado.

La verbena, para orgullo de todo Aguascalientes, consolidará su prestigio a nivel internacional debido precisamente a la infraestructura que se ha creado, así como por la calidad de eventos que se realizarán.


Los cambios que se han concretado han sido radicales y a un costo millonario, con amplias avenidas y un paso a desnivel por abajo del Segundo Anillo y otro gran puente sobre el Río San Pedro, por lo que Aguascalientes está presentando una nueva y modernista transformación.

En la Isla San Marcos -antes Guadalupe- está asentada ahora la Exposición Ganadera, cuenta con caballerizas, pista de calificación, salones, restaurante y sanitarios, además de un lago artificial, cascadas, un reloj ornamental y andadores, un lienzo charro así como un carril para carreras de caballos, por lo que esa área que permaneció durante décadas en el olvido se reintegra hoy como un emblema impulsor del desarrollo y la proyección nacional e internacional de Aguascalientes.

La Feria estará festejando su 191 aniversario y para ello se ha conformado un programa como nunca antes se había disfrutado.


Pocos acontecimientos son tan definitorios del carácter de la ciudad de Aguascalientes y su gente como la Feria Nacional de San Marcos. Celebrada por primera vez en 1828 en un Parián a medio construir, trasladada al Jardín de San Marcos en 1851 y convertida con el paso del tiempo en un complejo evento que involucra por partes iguales el regocijo popular, fiestas de corte tradicional, grandes exposiciones comerciales, un serial taurino que se ha consolidado como el segundo más importante del país, eventos culturales de primera categoría y la infaltable jugada, la feria es un verdadero crisol de las múltiples identidades del pueblo que la goza y le ha dado vida y fama.


Hoy en FUERZA AGUASCALIENTES, a dos semanas del inicio de la gran verbena, vamos a comenzar a dar cuenta de algunos pasajes de la historia de este gran orgullo de los aguascalentenses.

Para ello dialogamos con el maestro e historiador Angel Hernández Arias, quien nos dice, de entrada, que desde siempre la Verbena ha sido extraordinaria, pero que su prestigio comenzó a despuntar en los años 50s y 60s. Fue, nos platica, cuando veíamos las exposiciones que se colocaban entre la Catedral y San Marcos utilizando carros del Ferrocarril, ya que Aguascalientes se destacaba por la reparación de los carros Pullman que llegaban hasta la Venustiano Carranza y en donde se mostraban las bondades agroindustriales de Aguascalientes.


Estamos hablando de aquella Feria que se circunscribía única y exclusivamente al Jardín de San Marcos y alguna cosa en torno al mismo. Hoy las cosas han cambiado. En aquel entonces éramos pocos, ahora somos muchos. Esta Feria ya no es nacional sino internacional y eso ha originado sus nuevas y preciosas instalaciones. El gobernador, Luis Armando Reynoso Femat, le ha dado un nuevo rostro que es un orgullo para todos los aguascalentenses y todo esto para darle mayor comodidad, mayor seguridad para todos los feriantes, esto es necesario porque nada se hace de una sola vez y para siempre.


Todo es cambiante y es adecuable.

Si no fuese así estaríamos condenados a fracasar en cualquier aspecto de la vida y así la Feria tendrá que readecuarse porque así la gente lo demanda y así las circunstancias lo señalan.

Con todos los pros y contras que tenga una Feria, donde habrá excesos, donde habrá buen espectáculo, como dijera un personaje hace poco, es el gran portón que tiene Aguascalientes para mostrarse como es.



Ninguna Feria tiene la actividad cultural que tiene la de Aguascalientes y que se promueven durante esos días feriales, todos debemos ir, pagando o no; los espectáculos son de primera categoría.

Aguascalientes y su Feria, dice convencido Angel Hernández, son la "Atenas de México".

Antonio Acevedo siempre decía que era un gran portón cultural no sólo en la Feria sino todo el año, aunque aquí destacan las exposiciones, el teatro, la danza, el Ferial, el Serial Taurino, la música y con la actuación de los artistas de mayor fama a nivel mundial.

Hemos avanzado tremendamente, nos falta mucho, pero tenemos mucho camino recorrido y bien recorrido, bien cimentado, bien dado el paso, bien afianzado.


Aguascalientes es un gran portón cultural, industrial, taurino, ganadero, de la diversión que hay.

Y es entonces cuando don Angel nos habla de una parte de la historia de la Verbena.

La idea de "Feria" pasó a la Nueva España durante la Colonia, aquí teníamos los tianguis a los que se consideraban más que de reunión, como de interrelación, eventos de una considerable carga social.

Famosas durante la Colonia lo fueron las Ferias de Jalapa, Acapulco, San Juan de los Lagos y Saltillo, todas impregnadas de su correspondiente fenómeno de animación, de comercialización interna y de ultramar, sin faltar, por supuesto, el esparcimiento.


Incierto y dudoso el año de la fundación de San Marcos (1604) así como el hecho de que los tlaxcaltecas hayan sido sus fundadores. Don Alonso de la Mota y Escobar y Domingo Lázaro de Arregui, en 1604 y 1621, respectivamente, en sus visitas de relación ambos personajes no mencionan al pueblo de San Marcos cuando hablan de Aguascalientes y es hasta fines de 1621 cuando en los libros parroquiales empieza a aparecer la leyenda "Vecinos del pueblo de San Marcos de la Villa" en cuyos registros se especifica el lugar de donde provenían naturales de Nochistlán, Apozol, Jalpa, San Gaspar, Mitic, Chalapa, Querétaro, Colima de Zacualco, Pátzcuaro; chichimecas, tarascos y mexicanos, de tlaxcaltecas ninguna referencia.


La Real Audiencia por documentos existentes en Guadalajara menciona el 2 de diciembre de 1626 como reparto de tierras "merced de una suerte de huerta", fundo legal insuficiente para la población indiana que habitaba dicho lugar, situación que al transcurrir el tiempo y un sinnúmero de vicisitudes se fue ampliando y que a partir de 1694 se conformaría entre la Cañada del Soyatal o del Muerto distante de la Villa poco más de media legua.

Y es así como después de más de un siglo de reclamos, el fundo legal fue definitivamente conformando las tierras de San Marcos en 1755.


Su primer capilla posiblemente fue dedicada a la Inmaculada Concepción y posteriormente a San Marcos, dado los orígenes franciscanos de la catequesis impartida a los mismos.

En 1640 la "Cofradía de la Concepción" sobresale y sostiene el hospital del mismo nombre que da servicio a partir de 1647. En cuanto al primer templo, se infiere fue abierto a partir de 1647 de acuerdo a los libros de defunciones que la parroquia de la Asunción registra; el de María Martha "en el pueblo de San Marcos".


El actual templo fue construido por don Mateo de Arteaga Rincón Gallardo y dedicado el 15 de diciembre de 1763 y su torre terminada un año después; hermoso templo que polarizó a partir de entonces el lugar como visita obligada y de reunión para los aguascalentenses y visitantes.

El antecedente de la Feria de San Marcos se remonta a 1828; en noviembre de ese año se celebró por primera vez el evento de esas características previa solicitud del Ayuntamiento de la Legislatura de Zacatecas, de quien dependíamos políticamente, solicitud que refería el celebrar anualmente una "Feria Mercantil", objetivo que trajo como consecuencia la construcción del Parián en la Plazuela de San Diego, "Feria Mercantil" que se vio suspendida a partir de 1837 por 3 años ante las protestas de la "gente decente" alarmada por los escándalos, las inmoralidades y corrupción de las buenas costumbres, "gente decente" que posteriormente solicitaría su reanudación.


En 1840 se reanuda, ya con un reglamento y claro que había peleas de gallos, corridas de toros, mesas de juego y carpas conformaban el escenario de la "Feria Mercantil" que se realizó en el Parián que se construyó en ese año, sin embargo era insuficiente para la verbena.

Por lo tanto se determina pasar la Feria, en 1851 al pueblo de Indios de San Marcos con el nombre de "La Función de San Marcos" y se establece el mes de abril en vez del de noviembre para su realización, siendo en ese año cuando se introduce la celebración de exposiciones.

Las actas de Cabildo registran por varios años la Verbena como "la Función de San Marcos", y es en 1861 cuando el delegado político ordena a los jueces de demarcación la situación de escoltar en los caminos para dar seguridad a los caminantes rumbo a "la Función de San Marcos".



El hoy Patronato se inició como "junta de exposición de objetos industriales, agrícolas y mecánicos", lo que trajo como consecuencia que Aguascalientes, a partir de entonces, fuese considerado como pionero en México; precursor de exposiciones nacionales y la primera ocurrió en 1851 y fue la de las Bellas Artes, para lo que se construyó el Salón de Exposiciones.

En 1830 se inicia la celebración de corridas de toros impugnadas más de una vez por los gobiernos liberales. Como tal la Feria debe su importancia no a la asociación de una imagen milagrosa, sino a ser la bifurcación de caminos comerciales de tránsito obligado, iniciados a partir de aquel sitio o paso de las Aguas Calientes antes Juan de Montoro en 1575 fueron mercedados Alonso de Avalos Saavedra y Herrán González Berrocal.


En 1924 se incorpora la presencia de las reinas, el proclamo a la belleza de la mujer local y para 1931 se incorporaría la noble fiesta del espíritu, los Primeros Juegos Florales el 30 de abril de ese año.

En 1969, Martha Esthela García Navarro gana el concurso con el actual emblema o logotipo de la Feria, sinónimo de colorido, de alegría, de flores, de rueda de la fortuna.


En 1959, siendo Presidente de la República el Lic. Adolfo López Mateos, dio instrucciones al Lic. Delfín Sánchez Juárez, encargado del departamento de Turismo del gobierno federal, el auspiciar a nuestra Feria, otorgándole el rango de "nacional", disposición verbal que se cumplió de inmediato.

Varios han sido los inspirados compositores de corridos a la Feria: Tata Nacho, José Alfredo Jiménez, Pepe Guízar y Juan S. Garrido, de origen chileno, siendo éste el más sobresaliente con "Pelea de Gallos".


Innumerables han sido los bardos que han cantado al histórico jardín, siendo uno de los más sobresalientes el poeta local José F. Elizondo. El jardín es circundado por su balaustrada actual en tiempos del gobernador Nicolás Condell en 1842, concluyéndose cinco años después. Por lo tanto, en FUERZA AGUASCALIENTES podemos afirmar, agrega Angel Hernández Arias, que la Feria de San Marcos no ha perdido su escencia. Tampoco es cierto que tiempos pasados hayan sido mejores.

Siempre ha sido, es y seguirá siendo muy hermosa. Es una gran tradición, un tesoro que tiene que mantener su rico sabor provinciano.



Es una joya que se ha ido puliendo con el paso del tiempo y que hoy luce refulgente, con un brillo que opaca a todas las demás y que definitivamente no puede ni debe quedarse viviendo del pasado.

Es una Feria que cada año va mejorando y que en este 2019 habrá de alcanzar un resplandor como nunca antes. Hay muchos que aseguran que la verbena ha ido perdiendo tradiciones y que tiempos pasados fueron mejores. Sin embargo habrá que advertir que eran otros tiempos, era otro Aguascalientes. Pensar en hacer una Feria como en la década de los 40s, 50s, 60s y 70s, es algo imposible.


Se habla mucho de la verbena de la Huerta Gámez y se recuerdan con gusto los Juegos Florales.

En aquellos años Aguascalientes era una población muy chiquita.

En la Huerta Gámez cabíamos todos, la gente de Aguascalientes, la del mundo oficial, la de los artistas e intelectuales, la de los mismos medios de comunicación que eran unos cuantos.

Eramos un pueblo pequeño.


Y pequeñas eran las comitivas que venían de México.

Cómo imaginar en aquellos años que pudieran estar en Aguascalientes y su Feria tantas personalidades como las de ahora, disfrutando de su palenque, del casino, del ferial, de su Teatro del Pueblo, del Serial Taurino, de sus exposiciones, de la Megavelaria, de la Isla San Marcos y la zona de discotecas y restaurantes.


Eran otros tiempos, era otra ciudad.

Eramos muy pocos en Aguascalientes aún con todos nuestros visitantes.

Era otro mundo. Tenía un encanto muy especial y claro que todo recuerdo del pasado es muy bonito.

Pero no es tanto que fuera mejor, lo que sucede, es que era diferente.

El tiempo, es un río que no se echa para atrás, que no vuelve y que todo lo hace diferente.

Hoy es otro mundo.


Tiempos pasados fueron bonitos, extraordinarios, pero no mejores.

Todo se va superando y pensar en hacerla exclusivamente en el Jardín sería una utopía, como también revivir los Juegos Florales. mQuedan los recuerdos, pero se vive un presente extraordinario y se sientan las bases para un futuro mejor. mLa Feria es una joya de su tiempo que en este 2019 va a asombrar a todo mundo. Es una Feria lúdica, de salvaguarda de nuestras tradiciones, es un tesoro que todos, no sólo la gente del gobierno, estamos obligados a cuidar celosamente porque es una de los grandes tradiciones que distinguen a Aguascalientes.


Este año Aguascalientes estará demostrando en los hechos que de verdad cuenta con la Feria de Ferias del siglo XXI, con unas nuevas instalaciones que realmente resultan increíbles.

El gobierno del Estado sabía perfectamente que el perímetro ferial era ya un peligro al que se le tenía que poner fin. Se necesitaba rescatar a la verbena, dignificarla y eso sólo iba a ser posible con nuevas instalaciones y esto es hoy una esplendorosa realidad.

La Feria es un patrimonio que se goza y se vive intensamente cada año.

Vamos a vivirla, a disfrutarla y a hermanarnos con todos nuestros visitantes en este tiempo que se avecina.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla