Un festejo que como sociedad ya nos invadió

Halloween, el culto a Satanás


+ En el hogar y en las colonias, que es donde debería hacerse la defensa a ultranza de nuestras tradiciones, el Halloween ha desplazado al Día de Muertos o de los Fieles Difuntos


ALDO BONILLA CHAVEZ



Hoy cuando se habla tanto de modernismo, de transformación y de un futuro mejor, es cuando más amenazada está nuestra identidad como aguascalentenses, como mexicanos, hoy en que el consumismo parece dominar al mundo, es cuando inconscientemente estamos permitiendo que nuestras raíces, nuestra identidad y nuestras costumbres no sólo se vean agredidas y no hagamos nada por impedirlo, sino que tal pareciera que nos complacemos en tratar de acabarlas.


Nuestras costumbres y tradiciones son lo que nos han identificado como pueblo, como sociedad, y como nación, por lo tanto ayer, hoy y mañana y siempre son una parte vital que debemos preservar a costa de lo que sea.

Lamentablemente eso es lo que no está sucediendo, hoy somos presa de esa modernidad que se deja avasallar por costumbres y tradiciones que vienen de los Estados Unidos.

Hoy en que estamos celebrando las semanas previas del Día de Muertos, una tradición que nos ha distinguido de siempre, festejamos m s el "Halloween" de los norteamericanos que nuestra propia la de los ¨muertitos¨.


En el hogar y en las escuelas, que es donde debería hacerse la defensa a ultranza de nuestras tradiciones, el Halloween ha desplazado al Día de Muertos o de los Fieles Difuntos.Es una verdadera lástima que a nuestros hijos, a los niños y jóvenes de esta sociedad se les está alentando el gusto por esas costumbres extranjeras a cambio de las que nos dan identidad como mexicanos.


El Halloween, para muchos, es una fiesta, sin embargo resulta todo lo contrario.

Quienes lo alientan y permiten que sus hijos lo disfruten lo único que están haciendo es ser protagonistas de un culto que a final de cuentas es para Satanás.

Hoy FUERZA AGUASCALIENTES abordará este fenómeno que paulatinamente ha ido enquistándose entre nuestros niños y jóvenes sin que se haga mucho por impedirlo.


ORIGEN DEL HALLOWEEN

Es básicamente una tradición europea y se atribuye a los Celtas (pobladores de la antigua Inglaterra e Irlanda) ellos celebraban el fin del último día de octubre con el festival de Samhain considerado por ellos como "El Señor de la Muerte".

Creían que Samhain permitía a las almas de los muertos regresar a sus casas esa noche y se pensaba que demonios, fantasmas, brujas, gatos negros y duendes deambulaban por todos lados.


Los Druidas (hechiceros y magos) ordenaban a los pobladores encender una fogata en sus casas y ellos encendían una gigantesca en lo alto de las colinas donde se ofrecían sacrificios de animales, cosechas y hasta de humanos quemándolos.

Los Druidas obtenían a los seres humanos sacrificando a las familias de los pueblos, recorrían casa por casa pidiendo un niño o una virgen para ser quemados en la fogata.

Si la familia cumplía dejaban una fruta (calabaza) con una vela en su interior para prevenir que los demonios entraran y mataran a quienes habitaban ahí, esto se consideraba un "trato" y si la familia se negaba los sacerdotes marcaban la puerta de la casa y esa noche Satanás tenía entrada libre para destrozarlos.



Esto era conocido como la "treta".

Para ellos éste era el mejor tiempo para practicar la adivinación y hechicería

.

SU EXTENSION

Los romanos tuvieron dominio sobre los Celtas por 400 años y sus festividades se fueron fusionando poco a poco en el siglo VIII cuando la tradición Celta adquirió mayor fuerza.

La Iglesia Romana estableció el primero de noviembre como "El Día de Todos los Santos", All Hallows Day, en inglés.


LA TRADICION HOY


Habrá que destacar que la manera de celebrar Halloween es variable en cada lugar.

Lo más común es haciendo fiestas, reuniones de disfraces donde predominan las calabazas, gatos negros y brujas, éstos también son utilizados por niños que recorren los hogares pidiendo dulces o haciendo una travesura a las casas donde no se les dan.

Es costumbre que se deriva de los Celtas.

Parte fundamental de esta celebración son las famosas calabazas de colores negro y naranja que sugieren ideas de cosecha y muerte.


SU ACEPTACION


Lo cierto es que esta práctica ha sido recibida y promovida pero su influencia va más allá de un aspecto económico, sino que alcanza los niveles culturales, sociales y espirituales, por lo que es obvio que las raíces del Halloween pertenecen al ocultismo, práctica que se considera de las tinieblas (de Satanás).

Así, quien participe en algo que tenga que ver con las tinieblas o este reino se mantiene en oscuridad y por lo tanto sin comunión con el Creador. El Halloween, por lo más inofensivo que parezca, no es diversión.

La brujería y el ocultismo no pueden tener comunión con la luz.


¿COMO NOS INVOLUCRAMOS?

Poniéndonos un disfraz, levantando un altar para muertos, comiendo el pan y dando permiso a que nuestros hijos vayan a las casas a pedir Halloween.

Es cierto que el pan es sabroso pero ¿por qué precisamente ese día? , el único honrado ese día es SATANAS.

Por lo tanto la gente de la tercera edad considera que unirse en oración es lo mejor frente a esta cultura extranjerizante.

4 visualizaciones0 comentarios