Trump choca con los medios por acusaciones de fraude electoral

El presidente y candidato a la reelección acusa a las empresas de comunicación y tecnología de interferir en los comicios; anuncia un largo litigio postelectoral



El presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, y grandes cadenas de medios de comunicación de ese país tuvieron un desencuentro luego de que el mandatario acusara a la prensa de interferir en las elecciones cuyo resultado, hasta anoche, favorecía a su rival demócrata, Joe Biden.


En un clima de acusaciones de fraude en el sistema de votación, el candidato-mandatario denunció una presunta “interferencia histórica en las elecciones por los grandes medios de comunicación, grandes donantes y grandes tecnológicas”, y anticipó un largo litigio sobre el resultado de las urnas.



Los pesos pesados de la comunicación como ABC, CBS y NBC interrumpieron el mensaje de Trump luego que acusara fraude en las elecciones sin ofrecer pruebas, pero sí datos “falsos” o cifras distintas a las oficiales.


Incluso la cadena conservadora Fox, la favorita del presidente y considerada su gran aliada, informó que pese a lo dicho por el aspirante republicano no existen pruebas de fraude. Medios internacionales, como The New York Times o The Guardian, calificaron de falsas las acusaciones.


“Es un sistema corrupto y hace que la gente se corrompa”, dijo en una de las más polémicas declaraciones realizadas por un presidente estadounidense.



Trump aseguró que los comicios se están amañando a favor de “la corrupta máquina demócrata”, al ver que los resultados acercaban más al candidato Biden a la Casa Blanca, y luego de que juzgados como Georgia y Michigan desestimaron las quejas interpuestas por su equipo de campaña.


Incluso así, auguró que ganará “fácilmente” la reelección, pero dijo que “habrá muchos litigios” en varios estados clave y que algunos de ellos podrían acabar en la Suprema Corte.


Republicanos se desmarcan

Algunos republicanos se desmarcaron de los intentos del presidente Donald Trump de declararse falsamente el ganador de las elecciones y de asegurar sin evidencia que los demócratas intentan “robarle” los comicios.



El mandatario reanudó sus ataques diciéndoles a los reporteros en la Casa Blanca que el proceso de escrutinio de votos es injusto y corrupto.


Trump no sustentó sus acusaciones con detalles o evidencia, y ni las autoridades estatales o federales han reportado instancias de fraude electoral a gran escala.


El senador por Florida Marco Rubio, quien hace poco habló en un evento de campaña de Trump, no se refirió directamente al presidente, pero tuiteó que si algún candidato cree “que un Estado viola las leyes electorales, tiene el derecho de impugnar en una corte y presentar evidencia que respalde sus señalamientos”.


El gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, posible aspirante presidencial para 2024 y quien a menudo ha criticado a Donald Trump, dijo tajantemente: “No hay defensa para las declaraciones del presidente que socavan nuestro proceso democrático. Estados Unidos está contando los votos y debemos respetar los resultados como lo hemos hecho siempre”.


El senador republicano por Utah, Mitt Romney, no habló directamente de las declaraciones de Trump, pero intentó adoptar un tono moderado. Si se señala alguna irregularidad, “será investigada y se resolverá en las cortes”.


Joe Biden opta por la calma e insiste en contar cada papeleta

El candidato demócrata la Casa Blanca, Joe Biden, dijo que “cada papeleta debe ser contada” y pidió calma a los estadounidenses, mientras prosigue el escrutinio de los votos en varios estados, en una jornada que lo acercó más a la Presidencia.


“Ésta es la voluntad de los electores, nadie ni nada más elige al presidente de Estados Unidos de América, por lo que cada papeleta debe ser contada”, indicó Biden desde Wilmington (Delaware).


Pidió a los estadounidenses que mantengan “la calma”. “Seguimos sintiéndonos muy bien sobre cómo están las cosas, y no tenemos ninguna duda de que cuando el escrutinio acabe, la senadora (Kamala) Harris y yo seremos los ganadores”.


El exvicepresidente marcaba así un contraste con la actitud de su rival, el presidente Donald Trump, quien ha desafiado por la vía legal el escrutinio en varios estados e insiste en que hay un fraude, sin aportar pruebas.


“A veces la democracia es complicada, a veces se necesita un poco de paciencia. Pero esa paciencia se ha recompensado durante 240 años con un sistema de Gobierno que es la envidia del mundo”, aseguró el demócrata.


Biden subrayó que “el proceso está funcionando” y se mostró tranquilo, acompañado de Harris, con quien asistió a sesiones informativas sobre el impacto de la pandemia.


El candidato demócrata sumaba anoche 264 delegados en el Colegio Electoral, a un paso de lograr los 270 que le darían las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 de Trump.


Biden no quiso adelantarse a las proyecciones sobre el ganador de las elecciones, con las cosas muy ajustadas en Pensilvania, Georgia, Nevada y Carolina del Norte.

5 visualizaciones0 comentarios