Se ha alejado de Dios y de su palabra de amor y verdad

El mundo está siendo castigado

+ El virus continuará y uno de sus objetivos iniciales es el de exterminar a toda la gente de edad, esa que presuntamente ya no produce nada y ¨sólo está robando oxígeno¨, sin embargo Dios no lo va a permitir, advierte don Gilberto Pérez, de ¨Sembradores de Vida¨ ALDO BONILLA CHAVEZ


Dios vino a traer amor y verdad al mundo, vino a reconciliar a los hombres con Dios, tristemente la humanidad ha perdido los valores y se ha alejado de él, por lo que esto del Coronavirus no es más que una consecuencia de lo mal que anda nuestra humanidad que está peleando por tener el control mundial, por lo que no hay otra más que la de volver los ojos hacia Dios y recuperar la fe con la seguridad de que vamos a librar esta pandemia porque Dios, dijo don Gilberto Pérez, de ninguna manera quiere que su pueblo sufra y muera.

Lamentó profundamente que por el Coronavirus, mucha gente esté sembrando pánico a través de las redes sociales con mensajes aterradores, que haya gente que esté incrementando los precios de todos los productos para enriquecerse y también que los gobiernos hayan reaccionado demasiado tarde, sin embargo dijo que para Dios no hay imposibles y que pronto acabará con esta gran amenaza que está enfrentando el mundo. En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES, uno de los dirigentes del grupo ¨Sembradores de Vida¨, que se distingue por ayudar a las familias de escasos recursos, a los minusválidos y a los enfermos, dijo que con lo del Coronavirus los países ricos han dejado bien claro su deseo de tener a los pobres bajo su dominio .

¿Qué va a pasar?, le preguntamos. Simple y sencillamente lo que está pasando, el virus continuará y uno de sus objetivos iniciales es el de exterminar a toda la gente de edad, esa que presuntamente ya no produce nada y ¨sólo está robando oxígeno¨, sin embargo Dios no lo va a permitir y prueba de ello es que recientemente el tan criticado presidente ruso, Vladimir Putin envió una clara advertencia a sus homólogos del mundo, de que no permitirá ningún atentado contra la población mundial, llamando a renovar la fe en Jesucristo.

Don Gilberto Pérez advirtió que el mundo está totalmente al revés, lo que se ha complicado con la pandemia del Coronavirus, señalando que todavía no dimensiona que cuando a Jesucristo lo juzgaron y luego lo crucificaron, al morir se llevó a todos los pecados del mundo, dejando amor e identidad, lo que se ha perdido y por eso la humanidad hoy está sufriendo.

Jesucristo vino a reconciliar a los humanos con Dios, de eso no tengo la menor duda, lamentablemente en muy poco tiempo el hombre se olvidó de eso y esto del Coronavirus solo es la consecuencia de lo mal que anda la humanidad, de allí nuestra insistencia en que debemos reconquistar nuestros valores, vigorizar la fe y nuestro amor hacia Dios, si lo hacemos entonces vamos a dejar de pasar problemas tan graves como la pandemia que se está viviendo, dijo.

Y claro, refirió, que definitivamente no hay que esperar a tener problemas ni a un familiar muy enfermo para pedirle a Dios su ayuda, hay que hacerlo cotidianamente y no por ello acudir a una iglesia, hay que dialogar con Dios en cualquier parte, en la casa, el trabajo o hasta en la misma calle.

Hay que vivir una vida digna para estar bien con Dios, ese es el secreto frente a la desesperanza que están viviendo las familias y luego admite que la sociedad, esa que hoy está hambrienta de Dios está viviendo un ciclo, y esta violencia, esta urgencia económica, esta desintegración social que hoy nos está lacerando, a mi modo de ver es un ciclo, como las modas y al final volveremos a nuestro origen.

Las amenazas como el Coronavirus son ventarrones que nos hacen olvidarnos de lo que es obvio, al final las cosas caerán por su propio peso y creo que nuestra sociedad tiene que darse cuenta a lo que debemos aferrarnos, darnos cuenta de que hay muchos espejismos y falsas promesas por eso yo digo benditos males que a final de cuentas nos acercan a lo verdadero, advirtiendo que en donde abunda el pecado sobreabunda la gracia. Por lo tanto, agrega don Gilberto, nadie puede enfrentar la vida solo, todos necesitamos ayuda de alguien superior a nosotros, afirmando que frente a tanta desesperanza y descomposición social debido a las intensas crisis que estamos enfrentando como sociedad hoy más que nunca hay que hablar con Dios y para hacerlo no necesitamos ninguna formalidad, pues Dios está dentro de nosotros, en nuestra alma, en nuestro corazón y por lo tanto hay que recurrir a El para pedirle que no nos abandone y que nos apoye con su manto protector.

Don Gilberto Pérez afirmó que podemos ir a Dios y pedirle fortaleza para enfrentar las luchas que se nos presentan y podemos estar seguros que Dios escucha toda oración, escucha especialmente las peticiones de los más débiles, de los desprotegimos y de aquellos que son miembros de su familia y aquí tenemos que advertir que llegamos a ser miembros de su familia por medio de Jesucristo, por lo tanto hay que animarnos a descubrir cómo podemos ser parte de la familia de Dios y eso es lo que marca una gran diferencia.

12 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla