REPORTAJE: La sociedad de Aguascalientes se encuentra enferma


Las drogas acaban familias


+ ¿A quién se está protegiendo en Aguascalientes en donde existe una total libertad para que opere el narcotráfico y el narcomenudeo?, ¿por qué no estamos viendo atrás de las rejas a los que tienen inundado al Estado de droga?, ¿por qué tanta impunidad?, ¿por qué estamos en manos de la delincuencia organizada?, es la pregunta que se hacen en muchos hogares


HERIBERTO BONILLA BARRON



La sociedad de Aguascalientes se encuentra enferma y se podría decir que ¨está en terapia intensiva¨ como resultado de la terrible crisis económica, el COVID 19, los salarios de esclavitud, los suicidios, divorcios, las mentiras de los gobernantes, una galopante inseguridad y no se diga la drogadicción, lo que se traduce en una desesperanza total que lleva a una terrible descomposición social en donde las grandes víctimas son los menores de edad y los jóvenes, esos que hoy se están drogando de manera impune, por lo que es la misma sociedad la que debe unirse para enfrentar estos grandes retos.


Por lo tanto, dijo una madre de familia, que vive a unas casas de la redacción de FUERZA AGUASCALIENTES, Yo le preguntaría a nuestras autoridades: ¿A quién están protegiendo en Aguascalientes en donde existe una total libertad para que opere el narcotráfico y el narcomenudeo?, ¿por qué no estamos viendo atrás de las rejas a los que tienen inundado al Estado de droga?, ¿por qué tanta impunidad?, ¿por qué estamos en manos de la delincuencia organizada?, lamentablemente esas preguntas no han tenido respuesta y lo único cierto es que el narcotráfico se ha apoderado de la plaza y está envenenando a nuestra sociedad.


Cuando se tiene la mala suerte de convivir con una persona adicta, la vida puede llegar a convertirse en un auténtico infierno. El adicto no suele tener consideración con quien vive con él, ya que está encerrado en su mundo y no percibe las cosas que están mal, un adicto, por definición, se centra en sí mismo y no es capaz de empatizar con las personas de su entorno.


Podríamos pensar que hay varios niveles de adicción, pero cuando una persona queda atrapada en esa espiral de autodestrucción, los pasos que da le conducen hasta esa situación en que solo piensa en sí mismo y olvida a los demás.

Una persona que convive con un adicto, puede ser un hermano, una pareja, un padre o madre o un hijo, necesita saber que esa persona a quien quiere no va a acabar mal por su adicción. Normalmente, se preocupa e intenta ayudarle para hacer que abandone las conductas adictivas que le mantienen alejado del núcleo familiar.


URGE LEGISLAR ANTE ESTE GRAN FLAGELO


El diputado Cuauhtémoc Cardona Campos dijo que Ante este grave problema de salud pública es urgente impulsar leyes a fin de que desde la Secretaría de Salud se instituya un programa de becas de apoyo a jóvenes adictos ya que son muchísimas las madres de familia que dicen que sus hijos quieren rehabilitarse, que están reconociendo que tienen un problema de salud, pero que no pueden recuperarse porque no pueden pagar lo que les cuesta tenerlos en un centro de rehabilitación.

Lejos de verlos como una amenaza, dijo Cardona Campos, soy un creyente de que debemos darles una segunda oportunidad a esos jóvenes que hoy están sintiendo como su futuro está amenazado.


Reconoció otro grave problema, los centros públicos de rehabilitación en Aguascalientes son insuficientes, en tanto que los anexos no tienen un protocolo ni están certificados, por lo que no sabemos quiénes están atendiendo a los jóvenes y si cuentan con el perfil profesional para hacerlo y por lo tanto, en las reformas en materia de salud tenemos que hacer obligatoria la certificación de todos los centros de atención para jóvenes adictos.

Es obligado, señala el diputado de MORENA, que se nos garantice que quienes están atendiendo a los jóvenes tienen los perfiles adecuados, profesionales y siguiendo el protocolo adecuado para que puedan rehabilitarse, de no ser así veremos como este problema de la drogadicción va a apoderarse de niños, jóvenes y adultos, lo que tenemos que impedir y yo lo voy a hacer desde el Congreso del Estado.


MOS ACTUA IRRESPONSABLEMENTE


De esta manera, el presente es sumamente gris por lo que diputados y líderes sociales coinciden en que el presente es nebuloso y el futuro luce de pesadilla, lo que sin embargo pareciera ignorar Martín Orozco Sandoval, presuntamente anda de vacaciones dándose la gran vida en Cancún mientras que en Aguascalientes, además de la drogadicción que está afectando a la familia, la crisis económica y el COVID 19 están ¨pegando con tubo¨.



Hoy Aguascalientes es una Entidad en la que se presume y hasta se grita que el ¨mundo color de rosa¨ ha llegado a todos, sin embargo basta salir a las calles para que la gente diga todo lo contrario y hasta se lance contra las autoridades que se atreven a decir tal aberración, porque, dicen y lo dicen bien, la mejoría es sólo para los ricos, para el gobernador y sus funcionarios, para los magistrados, políticos y para los diputados, gente que no hace nada y que recibe mega salarios y todavía se dan oportunidades de hacer sus negocios particulares, mientras que en la inmensa mayoría de los aguascalentenses priva la desesperación, lo que lleva a la pérdida de valores y con eso a la descomposición social, la que se agrava cuando uno de sus miembros se encuentra atrapado en el terrible mundo de la drogadicción.


LAS DROGAS AMENAZAN A LA FAMILIA


Hoy por hoy vivimos en una cultura del consumismo, en donde el consumir droga, prácticamente, es estar a la moda, sin embargo esto es algo que no debería causar sorpresa ya que las drogas han estado presentes en todas las sociedades y culturas, desde épocas remotas, por lo que son más las personas que consumen drogas, hay más cantidad, variedad y más facilidad para conseguirlas, lo que lamentablemente está ocurriendo en Aguascalientes ante el disimulo de las autoridades estatales que cierran los ojos ante la presencia de cárteles que están envenenando a la sociedad.

Cuando uno o más miembros de una familia son adictos activos, esta familia se afecta, de manera contundente en su funcionamiento, por lo que la dinámica de las relaciones, la comunicación y la conducta de sus miembros, cambian y se hacen disfuncionales, como resultado del proceso adictivo.


Estos cambios pasan a formar parte de la dinámica de la adicción, produciendo codependencia y facilitando la conducta adictiva, de tal manera que las familias que son impactadas por el proceso adictivo, usualmente cambian su dinámica y los miembros se ubican en ciertos roles que son definidos por la codependencia, y cuya resultado es la de sostener el proceso adictivo y claro que eso va acabando con la unidad familiar, tal y como está ocurriendo en Aguascalientes, donde miles de familias tienen el gran problema de no saber a quién o a dónde acudir para rescatar a su adicto.


El uso frecuente de las drogas y el abuso de las mismas crea lo que es la drogodependencia, que no es más que un tipo de adicción y ante esto hay que reconocer que nuestra sociedad no está educada, en relación a la concepción o terminología de lo que es drogodependencia o adicción, por lo que la gran equivocación es que la mayorías de las personas ven esta situación como un mal hábito, vicio, inmadurez, algo pasajero, entre otros conceptos


Lo cierto es que la ven de todas formas menos como un problema de salud y esto se da por múltiples factores, entre ellos, la cultura, por lo que consumir drogas es algo cultural y socio-familiar, donde están presentes los valores.


Desgraciadamente el resultado final es que la adicción se fortalece y la familia se enferma más aún, estableciéndose un sistema familiar que gira en torno al adicto, advirtiendo que es la sociedad quien impone las reglas de convivencia y moralidad, es la que juzga, crítica y señala, lamentablemente como es aceptado que las personas consuman drogas legales, su abuso, hasta llegar a la adicción, no es visto como un problema de salud.

Sin embargo, es la misma sociedad que señala, etiqueta y rechaza a una persona que abuse de las drogas, de tal manera que la sociedad no admite o no comprende que una persona adicta es la portadora de la sintomatología de una enfermedad macro social que afecta directamente a la familia.


LA ADICCION ES LETAL


La adicción es una enfermedad grave, afecta al cerebro y al comportamiento de una persona, de allí que quienes tienen adicciones necesitan tratamiento y claro que esto podría incluir rehabilitación, desintoxicación, terapia, programas de recuperación u otras formas de tratamiento, también es importante que las personas cercanas a la persona adicta brinden apoyo, esto puede ser difícil, pero hay cosas que usted puede hacer para ayudar a su ser querido.


Hay que señalar que se puede alentar a un adicto a recibir tratamiento, pero no puede obligarlo, por lo que al final, tiene que ser su decisión, de tal manera que al final se tiene que aceptar que aunque el adicto reciba toda la ayuda posible, al final salir de este infierno es una decisión personal.

Además hay que tener en cuenta que para muchos adictos la recuperación es un proceso de por vida, por lo que las cosas pueden mejorar con el tiempo, pero siempre es posible que haya una recaída.


UNA JOVEN LLAMADA ¨LETICIA¨



Por otra parte al hablar sobre la proliferación de las ¨tienditas¨ y con la increíble noticia de que entre sus clientes figuran algunos policías, traemos al presente algo del reportaje que FUERZA AGUASCALIENTES presentó hace poco tiempo con un par de drogadictos gracias al invaluable apoyo del doctor José Manuel Delgado Labra, que entonces estaba como director de Urgencias del Hospital del Tercer Milenio.


Y cómo no decir que fue quien nos presentó a una joven, a la que entonces llamamos Leticia, quien se encontraba en el nosocomio porque había vuelto a caer debido a que consumió drogas en exceso y gracias a que fue atendida se logró salvarle la vida.

A Leticia la vimos sumamente casada pues casi no había dormido pues el síndrome de abstinencia lo controla con medicamento. La mente es poderosa y presiona. Las enfermeras están allí para vigilarla y ayudarla a soportar la angustia, el terror, el delirio producido por la falta de droga en el cuerpo.


Tiene ojos cafés, hinchados y muy rasgados, un listón blanco y plateado sujetaba su melena, es menudita y muy tímida, en sus muñecas resaltan dos cicatrices: son las huellas de un suicidio fallido, la prueba del abismo que también se experimenta con las drogas: Quería morirme. No sé por qué me salvé. Sí lo sé. Dios sabe por qué. Ahora soy madre, mi bebé tiene tres meses, por él estoy aquí, nos dijo en la entrevista.


El doctor Delgado Labra nos dijo que esa era la tercera ocasión que Leticia ingresaba al Tercer Milenio, tiene 28 años y refirió que empezó a consumir alcohol a los 16, bebidas preparadas como piña colada, tequila sunrise o desarmador. Comenzó a fumar y luego a los 18 años probó la mariguana, a los 22 conoció a un hombre 11 años mayor que se convirtió en su pareja y la introdujo en el mundo de las drogas.


A partir de entonces se hizo adicta al crack, también conocido como piedra, el enervante de moda y más consumida en Aguascalientes en este momento: Nunca habíamos tenido tanta droga en las calles como ahora, yo la compraba en la tortillería cerca de mi casa y en el depósito. Los policías saben dónde se vende, incluso ellos también venden. A un amigo la policía le pagaba con droga para que cuidara la cuadra, una bolsita de cocaína de un gramo cuesta 100 pesos, una piedra de crack 120 pesos, la mariguana vale entre 30 y 50 pesos, es una bolsita para hacer cinco cigarros.


El crack, un derivado de la cocaína, produce inmediatamente una sensación de euforia aunque efímera, de apenas 15 minutos. Leticia nos dijo que lo fumaba en pipa y también en una lata de refresco con orificios, al principio no me gustaba el crack, luego en fiestas y reuniones, en mi casa, me invitaban, y así fue como me hice adicta, es muy difícil salir de ese mundo, porque tengo que romper con todo tipo de relación anterior que haya sido un conecte con la adicción, incluida la familia. Tengo que hacer una vida nueva.


Leticia llegó a las drogas por soledad, por falta de amor y por desatención, procede de una familia disfuncional, su padre murió cuando era muy niña y fue su madre la encargada de sacarla adelante junto a su hermana. Ambas se criaron con parientes y personas contratadas para cuidarlas y luego dijo a FUERZA AGUASCALIENTES que no se dio cuenta cómo se enredé en esto, además, ahora la droga está más cortada, le meten más químicos adictivos y que hacen más daño y tan es así que en el crack incluyen una sustancia que utilizan para el veneno para ratas.


¨EL PERICO¨


Y para comprobar que las ¨tienditas del narco¨ están por todas partes, a temprana hora varios taxistas nos llevaron para dialogar con un joven drogadicto el cual al principio nos veía con mucho recelo y no quería saber nada, sin embargo los trabajadores del volante le estuvieron insistiendo y le dijeron que no habría fotos ni mucho menos se iba a publicar su nombre verdadero, que todo era para un reportaje que FUERZA AGUASCALIENTES estaba realizando en torno al narcomenudeo.


Tienditas hay en todos lados, y con una bolsita de treinta pesos la armas, así describe Pepe alias ¨El Perico¨, vecino del rumbo de la Estación, la facilidad con la que los jóvenes consiguen droga al menudeo en calles de Aguascalientes


De forma anónima, ¨El Perico¨, quien se considera “un vago esquinero” platicó sobre la situación que vive prácticamente a diario para conseguir un “toque”. Pueden ser tiendas de abarrotes, tortillerías, cafés internet o puestos de comida pero en todos lados y en donde las colonias se puede comprar mariguana, cocaína y piedra, dijo ¨El Perico¨ y ya nomás cuando hay operativo pus se relaja un poco pero pues se mueve en donde sea, en las escuelas, las prepas, el mercado, en fin, eso no falta”.


Según el testimonio del joven de 24 años, consumidor asiduo de enervantes, en el mercado negro de las drogas al menudeo se pueden adquirir ‘bolsitas’ de mariguana desde los 30 pesos. La “piedra o crack” (derivado de la cocaína) está rondando en los 50 pesos para arriba, mientras que hay dosis de cocaína a partir de los 250 pesos.

“La prohíban o no, los que consumimos lo vamos a seguir haciendo. No sé cuál sería la diferencia si ahorita pasa en la jeta de todos, al rato lo van a querer privatizar como todo, no más que no salga más caro”, concluyó irónicamente ¨El Perico¨.


HAY QUE PEDIR AYUDA



Tristemente esta es una cruda realidad que están viviendo muchas familias en Aguascalientes por lo que ante la presencia de un problema de adicciones, hay que recurrir a la información y la ayuda externa

Normalmente, es imposible que la persona reaccione, así que se puede sentir cada vez más desesperada y desanimada, por suerte, existen métodos y ayudas para conseguir que el adicto reaccione y comience con un tratamiento que le ayude a recuperarse.

Los profesionales especializados en conductas adictivas pueden ayudar a que la persona afectada por este grave problema pueda ser consciente de que lo que le ocurre no es normal ni natural, que se trata de una enfermedad que está minando no solo su salud, algo importante, sino que también actúa contra la familia, creando una situación de ruptura que puede desencadenar mayores problemas.


Los tratamientos de desintoxicación conllevan también un plan de concienciación para el adicto, creando en él la necesidad de librarse del problema y afrontar con fuerza y optimismo todo el proceso.

Convivir con un adicto es una experiencia terrible, pero se puede conseguir ayudar al enfermo, con ayuda y siempre, pensando en soluciones, no en culpabilizar a una persona que, al fin y al cabo, está enfermo, por lo tanto hay que tener presente que trabajando juntos, hay solución.



10 visualizaciones0 comentarios