REPORTAJE: En el 444 aniversario de su fundación

Aguascalientes, de fiesta


+ A siglos de que surgió como Villa hoy la ciudad es ejemplo a nivel nacional en muchos rubros asegura la licenciada e historiadora Tita Topete Ceballos, quien afirma que la ciudad es orgullo de todos sus habitantes



ALDO BONILLA CHAVEZ



Aguascalientes se prepara para celebrar en grande el próximo día 22 su 444 aniversario con un enorme gusto y convertida en una ciudad que sin perder su sabor provinciano, muestra cambios fabulosos de allí que las viejas y nuevas personas de esta urbe nos sentimos orgullosos de habitarla.


Los aguascalentenses, porque no sólo hemos sido testigos, sino los protagonistas de su evolución tan asombrosa y los que han llegado, porque así lo han querido, lo han hecho porque han visto que éste es su nuevo terruño, en donde podrán cubrir sus aspiraciones, como muchos lo han hecho cabalmente.


Y es que tenemos que señalar que Aguascalientes no se equivoca al elegir las directrices políticas que la han llevado a través del tiempo por buenos caminos por lo que contra viento y marea, pero siempre por buen camino.

Vientos y ciclones mecen los árboles por lo que somos en Aguascalientes un árbol frondoso, un árbol con un tronco muy resistente, añejo, que se remite a generaciones pasadas que son las que sentaron las bases para esta ciudad que luce ya como una gran urbe progresista.


Ese tronco lo fortalecemos todos sus habitantes, ese tronco lo regamos día con día con nuestro esfuerzo, nuestra entrega, nuestra aspiración a dejar una mejor vida, una mejor ciudad a nuestros hijos y nietos.

Ese tronco que se llama Aguascalientes, hoy a 444 años de su fundación, está más fuerte que nunca y en FUERZA AGUASCALIENTES, a propósito de este nuevo aniversario de la ciudad seguimos presentando de manera cotidiana algunos pasajes históricos que ha protagonizado la ciudad, algo que hasta hoy ningún Medio, vamos ni siquiera la televisión o la radio están haciendo.


Por lo tanto hoy en que tanto se habla del modernismo, de los nuevos tiempos, de la transformación, de los cambios, es bueno recordar nuestro origen porque con ello estaremos honrando a lo que nos dio identidad.

Y primeramente debemos destacar que el 22 de octubre es la fecha en que oficialmente surgió la Villa que dio paso a lo que hoy es Aguascalientes, por lo tanto se estarán cumpliendo 444 años de que oficialmente se dio el reconocimiento.


LA CEDULACION


Y a propósito de esto la licenciada e historiadora Tita Topete Ceballos dice que todavía a estas alturas es una fundación un tanto cuanto cuestionada por los mismos historiadores y esto porque la documentación que existe en los archivos habla, incluso en la misma cédula da cuenta de que se le concede el rango de Villa, de que ya existía desde años antes una especie de poblado.


Era un sitio de paso de las Aguas Calientes.

Era un alto en el camino.

Era un lugar donde existían propiedades, terrenos o mercedes de tierra, que le fueron otorgadas a Alonzo Avalos de Saavedra por el año de 1565 y posteriormente, al año siguiente, a Hernán González de Rocal.

Con la particularidad de que a este último le fueron otorgadas en el lugar que hoy se conoce como el Barrio de Triana, lo que indica, según datos históricos, que ese fue, auténticamente, el primer barrio que existió en Aguascalientes.


Siempre se habla y se dice que fueron cuatro los barrios que le dieron origen y así sucedió, a pesar de que luego la gente sacó a otros más.

Además de Triana estaban Tejas -La Estación-, San Marcos y La Salud.

La cédula real que da identidad a Aguascalientes y que dice que fue fundada en 1575 por Juan de Montoro, Gerónimo de la Cueva, Alonso de Alarcón y otros vecinos más, da cuenta que en dicho sitio existían construcciones y que las más destacadas eran un fuerte o presidio, una iglesia y lo que después se conocería como Palacio de Gobierno.

Se asegura que eran propiedad de Avalos de Saavedra y eso da una idea de que aunque fuera pequeño, ya existía desde antes un núcleo poblacional.



Esta persona, la primera que pobló lo que hoy es Aguascalientes, venía de lo que se conocía como la Nueva España y presuntamente Hernán González de Rocal de lo que hoy son Los Altos de Jalisco. De esta manera, agrega Tita Topete Ceballos, estamos viendo que 1575 marca un parteaguas ya que marca el inicio de lo que hoy es esta ciudad.

Surge así la Villa de las Aguas Calientes, luego de Nuestra Señora de la Ascención.

La cédula permite la creación de una Villa, tremendamente importante para lo que se conocía como la Ruta de la Plata, que iba de la Nueva España a Zacatecas.


Es interesante conocer la cédula real, cuyo original se perdió con el tiempo, ya que desafortunadamente nunca se pudo localizar para guardarla como un gran tesoro aunque hay que decir que se tiene en el Archivo Histórico sólo una copia.

Esta copia se logró a su vez de otra que existió en Santa María de los Lagos, a la cual originalmente perteneció la nueva Villa, según investigaciones de FUERZA AGUASCALIENTES.


Algunas ciudades tienen su cédula como un gran tesoro, lo que desafortunadamente Aguascalientes no tiene, como también es cierto que la cédula en cuestión nunca fue confirmada por el Rey de España, "don Felipe de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algécira, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias, islas ‚ tierra firme del Mar Océano, conde de Flandes y Tirol".


Gerónimo de Orozco fue el presidente de la Real Audiencia de la Nueva Galicia y quien a nombre del Rey expidió la cédula que le da el reconocimiento a Aguascalientes como Villa de las Aguas Calientes. Como ciudad se tuvo el reconocimiento oficial hasta 1816. Esa es la metamorfosis de Aguascalientes. Primero un caserío, un alto en el camino dentro de la Ruta de la Plata, un sitio de paso con su fuerte o presidio, luego en 1575 Villa, después ciudad y hoy una urbe que ha sufrido una transformación extraordinaria en los últimos treinta años y que está encaminada a un crecimiento extraordinario.

Y Tita Topete reitera que originalmente fue la Villa de Nuestra Señora de la Ascención y por ahí hay algunos escritos que así lo manifiestan, no tan sólo en la cédula real.


HISTORIA QUE NOS ENORGULLECE


Aguascalientes es una ciudad con una historia verdaderamente fascinante y el modernismo que hoy se palpa no es más que la consolidación de esa historia que nos enorgullece. De ese pasado tan extraordinario que es el que ha formado el Aguascalientes de hoy. Muchos podrán decir que ya no existe, que el paso del tiempo la pudo haber acabado, pero no es cierto y hoy en que tanto se habla del modernismo, de los nuevos tiempos, de la transformación, de los cambios, es bueno recordar nuestro origen porque con ello estaremos honrando a lo que nos dio identidad.

El 22 de octubre la ciudad estará celebrando el 444 aniversario de su fundación y reitero era un lugar donde existían propiedades, terrenos o mercedes de tierra, que le fueron otorgadas a Alonzo Avalos de Saavedra por el año de 1565 y posteriormente, al año siguiente, a Hernán González de Rocal.



AGUASCALIENTES ES UNICO


Reitera que quienes aquí nacimos y hemos pasado toda nuestra existencia nos sentimos orgullosos de esta ciudad, de nuestro Estado y es que Aguascalientes es único y hoy en que nos aprestamos a celebrar el 444 aniversario de su fundación, es algo que presumimos en todo lo alto.


Los aguascalentenses que tienen oportunidad de viajar son también los que más aquilatan la grandiosidad de la ciudad y es que este Estado, u esta ciudad que es única, aún dentro de ese disparado crecimiento, es una auténtica isla dentro de un mar de calamidades.

Y sin embargo muchos de sus habitantes, protagonistas de este gran cambio, no se han dado cuenta, quizá porque lo ven como algo normal, por el acontecer cotidiano, de ese extraordinario cambio que ha sufrido esta gran urbe.



El Aguascalientes de ayer es muy diferente al de hoy y no sólo ha ido evolucionando su gente, sino que la ciudad se ha transformado de manera increíble y en menos de 30 años ha crecido quizá hasta en un 300 por ciento.

Muchas de sus fincas y edificios coloniales aún se conservan, otros han cambiado notablemente y han surgido muchos más que la convierten en una ciudad modernista que no pierde su belleza y paz típica de provincia.


Este cambio tan radical se dio de manera increíble en unos cuantos años de manera verdaderamente asombrosa y sus principales protagonistas hemos sido todos sus habitantes, dice contundente a FUERZA AGUASCALIENTES la historiadora Tita Topete Ceballos , quien afirma que Aguascalientes, con sus 444 años, es un verdadero tesoro, es una ciudad que ha evolucionado como pocas y en la que da gusto vivir y a la que han llegado hace algunos años, justo desde cuando comenzó el despegue industrial, miles de familias que han sumado sus esfuerzos con el de los aguascalentenses para lograr el desarrollo que hoy se tiene, aunque también habrá que aceptar que han llegado otras personas que han resultado nocivas.


Tanto las pequeñas como las grandes ciudades han tenido la necesidad de abrirse a la modernización, por lo que las generaciones cambian tan rápidamente, como cambian las comunicaciones y afortunadamente, agrega, este cambio en nuestra ciudad ha sido verdaderamente positivo y es por ello que el Municipio se prepara para llevar cabo diferentes eventos para celebrar dignamente el 444 aniversario de la ciudad.


Luego afirma que lo que es hoy Aguascalientes es la suma del esfuerzo que han realizado los aguascalentenses a través de estos años y hay que reconocer, advierte, que en los últimos 30 años la población de la ciudad se duplicó y su extensión territorial casi se ha triplicado, por lo que el número de vehículos que circulan se disparó casi hasta en un 500%.


Se vive un presente de trabajo y un futuro de esperanza que no pueden desligarse de un pasado histórico, romántico y tradicionalista, como el que vivieron nuestros antecesores de allí que hoy en que nada en el mundo parece imposible, en el que las distancias ya no existen, pues los sistemas de transporte nos permiten trasladarnos en un mismo día a cualquier parte del planeta, hoy cobra mayor relevancia el esfuerzo de todos los aguascalentenses que con su esfuerzo cotidiano han contribuido para que Aguascalientes se apreste a celebrar no sólo 444 años de su fundación, sino 444 años de entrega, trabajo y dedicación de sus habitantes.


UN EJEMPLO A SEGUIR


Así pues Aguascalientes se ha convertido en un ejemplo a seguir, combinando la modernidad con la historia porque yo siempre he creído que no debemos de destruir nuestro patrimonio histórico y nuestra cultura para construir una ciudad moderna.

Tenemos, dice Tita Topete, que lograr un equilibrio entre conservar nuestro pasado y tradiciones, estando orgullosos para seguir construyendo un presente brillante y dinámico que fincará los cimientos de un futuro que habrá de llenar de orgullo a quienes nos van a suceder.


Y reitero, no dice, esta transformación no es obra de la casualidad ni tiene un dueño, más bien sí lo tiene, y ése es la gente. Luego destaca que Aguascalientes ha tenido la fortuna de haber sido guiado por buenos gobiernos hacia el destino que en el tiempo y el espacio de la existencia del Estado nos habrá de llevar a esa mejor vida que estamos anhelando.

Son muchísimas las cosas que nos han distinguido y que nos han dado identidad por lo que vivir del recuerdo, dicen muchos, no es bueno, hay que enterrarlo y ver hacia el futuro.

Sin embargo hay otros que piensan distinto y con justa razón, hay que vivir el presente recordando el pasado que nos dio identidad e historia y que nos da las fuerzas para construir el futuro que anhelamos para nuestros hijos y sus hijos.


Lo que Aguascalientes ha logrado es para presumirlo, y es algo que nos debe llenar de orgullo a todos sus habitantes, porque formamos parte de una serie de generaciones que fueron las constructoras de la historia que a nosotros nos está tocando engrandecer, dice finalmente Tita Topete Ceballos.




7 visualizaciones0 comentarios