REPORTAJE Con el Vino Fest se pretende recordar a un gran evento


La Feria de la Uva


+ Claro que este Vino Fest es digno de aplaudirse y se reconoce el esfuerzo de las autoridades, sin embargo no puede compararse en ningún momento con la grandeza de la Feria de la Uva que se ideó con la pretensión de proyectarla a los mismos niveles de la Feria Nacional de San Marcos.


ALDO BONILLA CHAVEZ



Como lo hemos venido señalando desde unos días antes que iniciara Agosto, el mes de Aguascalientes, de la Virgen de la Asunción y de la vid, la Feria de la Uva o de la Vendimia hoy es sólo un recuerdo más.

Un tesoro, un recuerdo que nos habla de una época no muy lejana, principios de la década de los 50s en que Aguascalientes vio nacer un ``boom'' vitícola que le dio fama a nivel mundial.


Es algo que no conoció la actual generación y que sin embargo es una parte gloriosa de lo que hoy es Aguascalientes, época en la que se hizo presente un hombre, Nazario Ortiz Garza, que vino a revitalizar la economía de la sociedad hidrocálida.

Nazario Ortiz Garza, todo un personaje de la vida política y social de México fue el hombre que convirtió a Aguascalientes en un gigantesco viñedo cuyo producto se peleaban las principales compañías vinícolas.


Fue tal el despegue de este cultivo, que con el tiempo se instituyó la Feria de la Uva o de la Vendimia, la cual ahora se pretende revivir a través del Vino Fest que se realizará del 17 al 22 de septiembre en el complejo de las Tres Centurias, ahora el FICOTRECE y que se pondrá en marcha con el espectáculo llamado ¨Armando un Pancho¨, protagonizado Armando Manzanero y el cubano Francisco Cespedes.


Fue tal el auge de este cultivo, del que se mantenían miles de familias que se pensó que el mejor tiempo para realizar su Feria era el del Quincenario y la Romería de la Asunción.

Aguascalientes vive su gran fiesta religiosa en Agosto y qué mejor que tuviera también su Feria de la Uva la cual tiene sus antecedentes allá por 1953, en la época del profesor Gámez Orozco, y con su sucesor Benito Palomino Dena, ya en ese entonces se hablaba de las cifras de la producción vitivinicola importantes como de cuatro toneladas.

Sin embargo, la tradición vitícola de Aguascalientes, esa que hoy se ha perdido por la falta de agua y por la acelerada industrialización, data desde los mismos tiempos de la conquista.


Quien fuera un temible Virrey, Felix María Calleja en 1792 en la visita a la subdelegación de Aguascalientes hablaba de que aquí se producían de 30 o 40 barriles de vino en el barrio de la salud. A partir del sexenio del ingeniero Luis Ortega Douglas, de 1956 a 1962 llega a su máxima proyección y se conoce a nivel nacional. Con la feria de la Uva se promovió el desarrollo de la vitivinicultura en el Estado, se formó una sociedad, era una fiesta de élite con algunos destellos populares.



La Feria de la Uva se pierde ahora en el tiempo.

Hay que recordar que tenía un enorme apoyo de la Secretaría de Agricultura que buscaba promover el cultivo, y que mejor que con una Feri en la que había desfile de tolvas repartiendo el fruto a la población a su paso de las calles.

Una Feria donde además, previa selección de entre las embajadoras de los Viñedos del Estado se elegía a la reina que era coronada en forma similar a la de la Feria de San Marcos, en velada literaria en la que participaban vates muy reconocidos.

Una verbena cuya culminación se tenía en la Casa de la Amistad, en Viñedos Ribier en donde don Nazario Ortiz Garza ofrecía una magna recepción. Una feria en donde había comidas y muestreos de los vinos, donde había diversos festejos deportivos, taurinos, sociales y hasta culturales.


Aguascalientes llegó a ser, en un tiempo, un gran vergel por lo que era muy importante en agosto la recolección del fruto y como consecuencia la contratación de muchas personas.

Resultaba todo un gran espectáculo ver en los Viñedos a la gente recolectando el fruto, eso generaba muchos empleos.

Lamentablemente esto se vino abajo por la falta de agua y apoyos, subsidios como los que se tenían en áquel tiempo.


La uva era buena y Aguascalientes llegó a adquirir un gran prestigio.

Lamentablemente esa falta de apoyos, el clima y la competencia de otros espacios de la República también productores de uva, la competencia de trasnacionales que vinieron con uva de fuera provocaron que el cultivo se viniera a pique.

Además ocurrió algo que vino a consumar la debacle


La muerte de don Nazario Ortiz Garza, su principal promotor, el hombre que le dio fama mundial a Aguascalientes a través de sus vinos, fue la puntilla para un cultivo cuya importancia fue tal que hasta se vió plasmado en el escudo de la Entidad.

Hubo problemas internos de los productores y muchos otros factores que se conjugaron para que esto fuera en declive hasta la actualidad en que hay gente que tiene sus pequeños viñedos pero son más bien de producción propia.

Antes no sólo eran vinos de mesa sino incluso vinos como el Montoro, el Alonso, vinos fuertes de don Anselmo Alonso, gente muy connotada en el ambiente agrícola y otros que tenían la Hacienda de Tirzo.


El brandy San Marcos, producto que era orgullo de don Nazario Ortiz Garza y de Aguascalientes. Después desaparecieron los dos primeros y prevaleció el San Marcos y el Gran Reserva San Marcos, que después tendrían una calidad que dejaba mucho que desear.


Los tiempos de la vitivinicultura fueron extraordinarios.

Fueron tiempos románticos de los que hoy sólo queda el recuerdo.

Sin embargo Aguascalientes no sufrió por haberlos perdido.

Los recuerda con melancolía y romanticismo y ahora enfila su admirable progreso a través de la industrialización.


Esto nos dice cómo Aguascalientes a través del tiempo ha buscado sus mejores horizontes. Se fue la uva pero se vino la industrialización. Viñedos Ribier era un gran viñedo y ahora es el Parque Industrial del Valle de Aguascalientes. Por ahí se veían las tolvas que circulaban en la carretera con su producto hacia ese lugar para su procesamiento.

Esto viene a demostrar una vez más que Aguascalientes no se cruza de brazos ante los problemas. Hoy se siguen buscando nuevos derroteros, se sigue luchando por emerger de las crisis cíclicas que se han venido dando y que siempre, con unidad y esfuerzo se han superado.


1 visualización0 comentarios