REPORTAJE Celebra hoy el 46 aniversario de su fundación


¡Felicidades UAA!


+ Nada que atente contra el progreso y el desarrollo de Aguascalientes, esa es una de sus grandes premisas, por lo que desde su inicio, la Universidad ingenió las claves para interpretar y aportar modelos de solución a la problemática de los aguascalentenses

ALDO BONILLA CHAVEZ



La Universidad Autónoma de Aguascalientes está de fiesta al celebrar su 46 aniversario toda vez que surgió día 19 de junio de 1973 y desde entonces indudablemente que se ha constituido en uno de los grandes orgullos del sistema educativo de Aguascalientes.


Y es que a lo largo de sus 46 años de existencia se ha convertido en una institución

vigorosa y ejemplar, por lo que en FUERZA AGUASCALIENTES no dudamos al afirmar que es otra isla en el desierto y que su objetivo es único y supremo: la educación de calidad.

Hoy está más que comprobado que un pueblo podrá ser grande y accederá a niveles de mejor estadía en la medida en que tenga una buena educación, que tenga instituciones que sean verdaderos templos del saber, que sean el laboratorio de donde habrán de surgir los profesionistas que tanto está demandando este modernismo que a muchos asusta porque trae aparejadas amenazas como la pérdida de valores, la violencia, la drogadicción, los suicidios, los divorcios y la terrible crisis económica que tiene con el ¨Jesús en la boca¨ a la inmensa mayoría de las familias.


Hospeda en sus planes y programas, una educación que por la vía del acceso a la cultura, enseña al imaginario referencias éticas para mundos distintos y mejores.

Ha valido la pena explorar sus misterios, dudas, rasgos, sinergias.

Educa en clave científica, premisa de un puente valioso para crear una realidad inventada y ante esto hay que destacar que no es una institución mediadora, es forjadora del presente y futuro de la sociedad, sus datos, sus redes, sus plataformas educativas, sus esperanzas para interpretar análogamente el contexto, su estar en el mundo, confirma que vale la pena vivir con anhelos compartidos.


En su historia de alto nivel directivo, hoy sus actuales directivos, cuidan, defienden y honran el principio de legalidad, salvaguarda educación como razón de Estado, instauran éticas aplicadas a la gestión institucional y hacen de la enseñanza un juicio cordial.


Y SURGIO LA UAA


En el proceso de constitución jurídica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes tuvo que vivir momentos de incertidumbre, pues el contexto histórico y político de los años de 1973 a 1974 parecía que no estaban de su lado.

Sin embargo, triunfó la cultura y la educación sobre las tinieblas de la ignorancia, pues la sociedad y la juventud estudiosa demandaba el nacimiento de una universidad popular, que defendiera los principios de libertad de pensamiento y ante todo autónoma, pues éstos la darían y le siguen dando la certeza institucional que hace de la nuestra máxima casa de estudios.


En sesión extraordinaria del Congreso del Estado, la nueva ley orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes fue aprobada el 7 febrero de 1974.

Después de 46 años de su nacimiento legal, la UAA, dice a FUERZA AGUASCALIENTES el catedrático e investigador de esa casa de estudios, don Víctor Moreno Ramos, es hoy una de las instituciones de educación superior que brinda mayor calidad y excelencia en la entidad y la región, prueba de ello la avalan el 98% de sus carreras están certificadas.


DEL IACT A LA UAA




Y nos cuenta que el 19 de junio de 1973 la comunidad directiva, administrativa, de catedráticos, estudiantes y la sociedad en general fueron los testigos históricos de la presentación del proyecto de creación de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, de la trasformación del Instituto Autónomo de Ciencias y Tecnología (IACT) en la nueva casa de estudios, dejando atrás con ello más de un siglo de historia, para dar paso a una nueva institución de educación superior que se convertiría desde ese momento en la máxima casa de estudios de la entidad.


Sin embargo, dice, nuestra Alma Mater nació desamparada y sin marco jurídico que le diera constitución su nueva estructura y organización, a pesar de la declaración de sería una universidad con carácter popular, moderna y revolucionaria.

El camino a seguir por la naciente universidad consistiría en realizar labor de cabildeo y diplomacia política ante las instancias correspondientes para la correspondiente aprobación de la ley orgánica.


Para ello el rector, el C.P. Humberto Martínez de León, comenzó las tareas pertinentes y necesarias para tan loable misión.

Cuenta el maestro Moreno Ramos que el entonces Gobernador del Estado, Dr. Francisco Fuel Jiménez, recibió de manos del rector el proyecto de la Ley Orgánica de la universidad en el mes de julio del año de 1973.

El mandatario estatal comenzó un proceso coercitivo de detener la historia del nacimiento jurídico y financiero de nuestra Alma Mater, pues restringió el subsidio que dada al Instituto de Ciencias en un periodo crítico, de enero a junio de 1973.


Un mes antes de concluir el año de 1973, un nutrido contingente de miembros de la comunidad universitaria fueron con el gobernador del Estado, Dr. Francisco Guel Jiménez, para les informara sobre la situación en que se encontraba el proceso jurídico de constitución de la máxima casa de estudios de Aguascalientes, ya que el proyecto de ley orgánica había sido también entregado al Secretario de Educación Pública, Lic. Porfirio Muñoz Ledo, para su correspondiente análisis y corrección.


Al respecto, el proyecto de ley orgánica había pasado su primera prueba al contar con un dictamen favorable de la Secretaría de Educación Pública, que se obtuvo en el mes de octubre de 1973, estableciendo que:


* El proyecto de ley orgánica crea una nueva institución que es la Universidad Autónoma de Aguascalientes

* Deja a atrás la estructura por Escuelas y facultades del IACT por el de una organización de tipo Departamental cuya característica es ser más flexible.

* Define un proyecto de universidad con una orientación hacia la educación integral de todos los que conforman la nueva comunidad educativa.

* El proyecto educativo promueve una idea del cambio y transformación, con lato sentido social y la resolución de las demandas y necesidades más importantes de su entorno.

Dice el maestro Moreno Ramos a FUERZA AGUASCALIENTES que en los primeros días el mes de diciembre de 1973 el Gobernador del Estado, muy a su pesar, mandó el proyecto de la ley orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes a la XLVIII Legislatura para su respectivo análisis, debate, discusión y aprobación.


Le correspondió conocer y analizar de la Ley Orgánica de la naciente Universidad Autónoma de Aguascalientes, a quienes ese entonces conformaron el H. Congreso del Estado a don Teodoro J. Martín González, Luis Gilberto de León Pedroza, J, Guadalupe Padilla Maldonado, Ofelia C. de Campillo, Rubén Ventura Rodríguez y Miguel González Hernández. A dichos personajes se les debe en gran medida el haber logrado nuestra constitución jurídica como Universidad, ya que en todo momento apoyaron la iniciativa de ley enviada por el Ejecutivo Estatal.


Como era lógico comenzaron los cabildeos por parte del Presidente de la Comisión de Educación del Congreso del Estado, don Teodoro J. Martín González, y de la comunidad universitaria, encabezada por el pertinente liderazgo de su rector don Humberto Martínez de León, quienes estuvieron conscientes de que la propuesta de ley orgánica sufriría algunos cambios realizados por el Poder Ejecutivo y otros por parte del Congreso.

La XLVIII Legislatura Estatal hizo una convocatoria para que la sociedad aguascalentense manifestara y expusiera sus ideas en torno a la constitución jurídica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, todo ello para ampliar y debatir tan importante acontecimiento histórico.


En varios días pasaron a discutir y sobre todo defender el proyecto de ley orgánica numerosos y destacados universitarios como los fueron: los licenciados Efrén González Cuéllar, José Luis Serna Valdivia, Francisco Ramírez Martínez, Gabriel Villalobos Ramírez; Guillermo Ballesteros Guerra, Abelardo Fonseca Yerena; los médicos Alvaro León Botello, Alfonso Pérez Romo, Camilo Apess y David Reynoso Jiménez; el contador público Pablo Giacinti Medina; el médico veterinario Luis Felipe Cisneros Bosque; el cronista de la ciudad Prof. Alejandro Topete del Valle y los estudiantes J. Jesús de Lira Cisneros y Eudoro Fonseca Yerena.


Cada uno desde su trinchera, conocimientos, habilidad política, diplomacia, parsimonia y pasión de sus palabras, hicieron su labor de justificación y convencimiento para que los miembros de la H. Congreso Estatal aprobaran nuestro Estatuto Orgánico.

Los temas que más analizaron y discutieron los señores diputados de la XLVIII Legislatura Estatal fueron los relativos a su estructura y organización.


Al respecto, la ley orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes contempló a la H. Junta de Gobierno como máxima autoridad y estaría conformada por 5 miembros de reconocida reputación académica y social; el Consejo Universitario como la principal autoridad académica formada el rector, secretario general, decanos de los centros, directores generales y con igualdad de representación de integrantes tanto de consejeros profesores y alumnos para la toma de decisiones más importantes de su vida académica; al interior de cada centro también se contemplaba el Consejo de Representantes.



Aunado a ello, la nota original e innovadora que brindaría nuestra universidad era su sistema de organización tipo departamental, el cual permitiría la optimización de los recursos humanos y materiales, facilitando con ello, el cumplimiento de sus funciones sustantivas como son la docencia, la investigación y la extensión de la cultura.

La Universidad también se conformaría por 7 centros y no por escuelas y facultades como las universidades tradicionales, los primeros centros fueron: Artes y Humanidades, Agropecuario, Básico, Biomédico, Económico-Administrativo, Enseñanza Media y el Tecnológico.


En contra de los pronósticos y como todo en el arroz hay prietito, en el análisis y discusión del proyecto de la Ley Orgánica hablaron contra de ella los licenciados Nezahualcóyotl Aguilera y José Antonio Chávez Paura.

En la sesión extraordinaria y debido al logro el consenso de todos los miembros del Congreso del Estado, la primera y nueva ley orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes fue aprobada en la sesión del 7 febrero de 1974.

El gobernador del Estado en uso de sus atribuciones promulgó la ley orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, el 24 febrero de 1974, en un día muy significativo y simbólico para todos los mexicanos, ya que se festeja a nivel nacional el Día de la Bandera.


La nueva bandera de la educación a partir de esa fecha será la Universidad Autónoma de Aguascalientes, que con su orientaciones, lema, himno y el trabajo de todos los que conforman la comunidad universitaria se dedicarán a la docencia que es la enseñanza y aprendizaje de conocimientos científicos, tecnológicos, humanísticos y artísticos; la actividad de la investigación y la difusión de la cultura a toda la población.


Los rectores, secretarios generales, miembros de la Junta de Gobierno, los que han estado en los Consejos tanto Universitario como de Representantes de cada centro, los catedráticos presentes y ausentes, el personal administrativo de apoyo y sus alumnos de nuestra Alma Mater, desde su constitución jurídica hasta nuestros días han sido los testigos fieles de su nacimiento, evolución y desarrollo histórico y de su vida académica.

Nadie ha sido menos, todos hemos sido más dice el maestro Víctor Moreno Ramos, todos hemos multiplicado este proyecto, con y a pesar de que algunos por su afán egoísta lo han dividido, pero el proyecto universitario trasciende las luchas ideológicas, políticas y de poder, pues nuestra Universidad Autónoma de Aguascalientes es mucho más grande que ello.

¡Enhorabuena y felicidades Alma Mater!

"Se lumen proferre"




11 visualizaciones0 comentarios