Policías de Atlanta se reportan enfermos como protesta

Los oficiales muestran su descontento por la presentación de cargos de homicidio a un policía que baleó a un hombre por la espalda

Algunos agentes de la policía de Atlanta se reportaron enfermos o se rehusaron a responder llamadas el jueves en protesta por la presentación de cargos de homicidio a un policía que baleó a un hombre por la espalda.


El jefe interino de la policía, Rodney Bryant, dijo en una entrevista que las llamadas por enfermedad comenzaron el miércoles por la noche y siguieron el jueves, pero señaló que el departamento tiene personal suficiente para proteger la ciudad. De momento no está claro cuántos agentes se han ausentado.



"Algunos están molestos. Otros tienen miedo. Algunos están confundidos sobre lo que hacemos en este espacio. Algunos podrían sentirse abandonados", dijo Bryant sobre los agentes. "Pero estamos ahí para asegurarles que seguiremos avanzando y superaremos esto".



Los fiscales acusaron de homicidio y otros cargos a Garrett Rolfe, un agente blanco de la policía que baleó a Rayshard Brooks luego de que el hombre de raza negra de 27 años agarró una pistola aturdidora y corrió, disparándola contra el agente, dijo Paul Howard, fiscal de distrito del condado Fulton.


Howard dijo que Brooks no era una amenaza letal en ese momento y que el agente pateó al hombre herido y no le ofreció atención médica por más de dos minutos mientras yacía moribundo. Otro agente, Devin Brosnan, quien de acuerdo con Howard estaba de pie junto al hombro de Brooks mientras éste yacía grave, fue encausado de agresión agravada y violar su juramento.



Rolfe y Brosnan se entregaron a las autoridades el jueves. Los registros de la prisión muestran que Brosnan fue puesto en libertad con una fianza de reconocimiento de 30 mil dólares, lo que significa que sólo debe pagarla si no se presenta ante la corte, mientras que Rolfe está detenido sin derecho a fianza. Rolfe ha sido despedido y Brosnan asignado a labores de oficina.


Menos de 24 horas después del incidente del viernes, la jefa de la policía Erika Shields renunció y Bryant asumió el cargo en forma interina.


En las aproximadamente tres semanas que han pasado desde que estallaron las protestas en la capital de Georgia, luego de que George Floyd falleció a manos de la policía en Minnesota, los agentes han trabajado turnos de 12 o más horas y les han gritado, escupido y arrojado cosas, dijo Bryant.


"Llega un momento en que la gente se cansa, reconozco eso, y se agota físicamente", comentó. "Pero definitivamente lo superaremos, y estoy seguro que veremos que nuestras bajas por enfermedad regresan al promedio habitual".

7 visualizaciones0 comentarios