PERSONAJES DE AGUASCALIENTES; Grupo San Pancho una historia de éxito


Mario Sandoval

+ Es, para decirlo pronto, una gran leyenda de la gastronomía popular, a sus merenderos, que no nacieron de la noche a la mañana sino a lo largo de muchos años de sacrificio, han acudido miles de personajes de varias generaciones, desde los más encumbrados políticos y potentados, pasando por artistas, periodistas, toreros, profesionistas y hasta el hombre más humilde


+ Soy un hombre que tiene miles de amigos, que es conocido y creo que estimado en Aguascalientes y en San Francisco, porque sólo me he dedicado a trabajar, a brindar un servicio siempre con la mejor sonrisa y nunca a hacer un mal, por lo tanto, nos pregunta, ¿dígame usted si no tengo motivos para estar satisfecho y feliz?


HERIBERTO BONILLA BARRON




Son muchos los tesoros que tiene Aguascalientes, pero el más valioso, nunca nos cansaremos de decirlo, es su gente, son sus personajes que con sus vivencias van haciendo historia y muchos de los cuales se han convertido en tradiciones tan típicas que indudablemente son un orgullo para los aguascalentenses.


típicos en los lugares donde cumplieron su paso por esta vida.

Cada uno tiene su historia en donde destacan sus personajes, de los cuales siempre habrá mucho qué decir, advirtiendo que todo. lo que se cosecha en esta vida tiene un fruto y más cuando esto se hace con amor, con entrega y pasión, de allí la gran recompensa que el Todopoderoso nos brinda demostrándonos así su grandeza.


Por eso en FUERZA AGUASCALIENTES estamos convencidos que nada más cierto es que donde está Dios, está todo y no falta nada.

Y habrá que destacar que cada día que pasa no nos cansamos de comprobarlo al conocer a los personajes que han dejado y lo siguen haciendo, huella en el Aguascalientes desde siempre, ésa que aquí tratamos de retratar casi de manera cotidiana desde que surgimos hace cuatro años.


Hoy hablaremos con un personaje muy importante de la firma conocida como Merendero San Pancho, una tradición que surgió en la década de los 60s del siglo pasado, según nos dice Mario Sandoval Ruvalcaba, un hombre, que junto con sus padres y sus hermanos han hecho historia porque desde que iniciaron su negocio lo convirtieron en una auténtica tradición que ni ellos se imaginaron lo que iba a trascender.


Es, para decirlo pronto, una gran leyenda de la gastronomía popular, a sus merenderos, que no nacieron de la noche a la mañana sino a lo largo de muchos años de sacrificio, han acudido miles de personajes de varias generaciones, desde los más encumbrados políticos y potentados, pasando por artistas, periodistas, toreros, profesionistas y hasta el hombre más humilde.



Mientras disfrutamos de una espumosa taza de café, Mario dice que es originario de San Francisco de los Romos, en donde nació en 1970, señalando que su papá es Mario Sandoval, quien gracias a Dios todavía vive, al igual que su abuelito, quien fue el que inició la tradición, dándole todo el mérito a su madre Sol Ruvalcaba, un ejemplo de abnegación y de mujer para la que siempre los valores estuvieron primero, una mujer de las de antes, de esas que ya no hay.


Ella fue originaria de Calvillo y se convirtió en una líder en los negocios de mi abuelo, hoy tiene poco más de 95 años con 224 nietos, así como muchos bisnietos e inclusive tataranietos de cuarta generación, de tal manera que es la jefa de una familia sumamente trabajadora que está luchando minuto a minuto por Aguascalientes.

Somos siete hermanos, cuatro hombres y tres mujeres. y fue en San Pancho donde iniciamos nuestros negocios de Merendero San Pancho, hoy Grupo San Marcos, surgiendo en 1968 y esto lo inicio mi padre, quien siempre ha sido una persona muy trabajadora y tan es así que siempre nos platicó que de niño vendía varitas, tiempos cuando venían las llamadas húngaras que traían unas carpas en donde presentaban funciones de cine y mi papá se metía a verlas, sin ver que a las varias se les subían las varitas y cuando las trataba de vender le picaban a los compradores.



A mi papá don Mario Sandoval se le dio el comercio y según recuerdo, en 1968 inició la empresa, esto es, con un pequeño expendio de carnitas y nos fue también que de allí empezamos a hacer otro y otro, allí en San Pancho, llevando servicio a todo tipo de eventos sociales y hasta políticos, de allí que a sus hijos nos enseñó y nos dio las herramientas para ser alguien en la vida, cosa que nunca terminaremos de agradecerle.

Hoy Gustavo tiene el gran negocio frente al Monumento a Juárez, además de otros 4 o 5 en Las Américas, Hugo tiene el suyo en la avenida Colosio, la mayor tiene varios muy importantes, mientras que yo me dediqué a los bares y a tener mis bodegas, con mi hermano Noriel, el más pequeño, tenemos un negocio muy bueno en el Agropecuario, en donde de una fábrica que tenemos distribuimos producto por toda la ciudad y voy a decirle una cosa a los lectores de FUERZA AGUASCALIENTES, estamos a punto de ampliar este negocio para hacerlo muy próspero y aunque ahorita estamos en pañales le puedo decir que vamos a dar una gran sorpresa.


Mario prueba el plato de carnitas que le hicieron llegar y mostrando unos ojos muy vivarachos, nos dice que vienen grandes cosas para Aguascalientes, vamos a generar más empleo y riqueza y, lo principal, vamos a beneficiar a la gente de menos recursos, algo que muchos dicen pero que no hacen y todo quedan en meras promesas de político.

La familia Sandoval, agrega, es un grupo muy fuerte a nivel estado e inclusive regional, todo mundo nos conoce e incluso el Grupo de La Especial es de nosotros, de tal manera que puedo presumirle que con el paso del tiempo Grupo San Marcos comienza a crecer de manera muy importante y no solo para nuestro enriquecimiento, sino para el de todos nuestros trabajadores y para la gente de los sectores más desprotegidos, de tal manera que para nosotros es muy gratificante está consolidando la gran obra que iniciaron nuestros padres.


Recuerda con mucho gusto, que sus hermanos, cuando ocurrió la tragedia del ¨Jueves Negro¨ en esta ciudad, decidieron incursionar en otras partes de México y afortunadamente les fue muy bien, si acaso en Puerto Vallarta el negocio no pudo funcionar y le voy a decir una cosa con mucho orgullo, una vez que la Selección Nacional de Futbol fue a jugar a Torreón, hizo todas sus comidas en Merendero San Pancho, diciendo que eran los mejores platillos que habían consumido en el mundo.


Ahora bien, agrega Mario Sandoval Ruvalcaba, no le voy a decir que esto ha sido muy fácil, hemos encontrado muchísimas crisis, principalmente económicas, nunca hemos recibido apoyo de ningún gobierno y eso nos motiva a decir que nos hemos levantado de nuestras cenizas con nuestros propios recursos y con esto le quiero decir que nadie nos ha regalado nunca ni un centavo, Grupo San Marcos se ha levantado gracias a nuestra entrega y decisión de levantarnos cuando hemos caído.


Y claro que me da un orgullo inmenso decir que mis padres, mis hermanos y toda la familia son unos guerreros, esto es, que han luchado con todo para levantarse, de tal manera que confío en que Grupo San Pancho sirva de ejemplo a todos los aguascalentenses de que siempre hay una luz al final del túnel y de nosotros depende encontrarla.

¿Ese es el éxito?, le preguntó FUERZA AGUASCALIENTES.



El éxito en esta vida es vivirla intensamente, conquistar los sueños que están a tu alcance y no aquéllos que son imposibles.

El éxito es entregarte a lo que haces y nunca buscar tratar de hacerle el mal a los demás, por eso yo creo que cuando Dios me lleve a su lado, estoy seguro de que serán muy pocos los que pudieran hablar mal de mi paso por esta vida en donde he conquistado la felicidad con una familia extraordinaria y miles de amigos, por eso digo que ése es mi éxito.


Por lo tanto puedo decir que ese ese el éxito y para lograrlo no se necesita tener riqueza material, ¿para qué la quieren?, para quebrarse la cabeza con tantísimos problemas que da el dinero, no, de ninguna manera, ése es el éxito ficticio. Sin pensarlo mucho, Mario Sandoval Ruvalcaba, quien en breve incursionará en la política, afirma que básicamente, el éxito es la felicidad misma, que se fundamenta en saber que se quiere hacer en la vida y hacer todo lo posible para alcanzarlo.


Esto no significa que ser exitoso es ser rico, sino haber cumplido con los sueños propios, exitosa es la persona que se ve feliz, porque hace lo quiere, lo hace con pasión y sabe todo lo que ha tenido que sacrificar para llegar a ese punto, en muchos casos, se le debe dar la espalda a lo que sociedad espera de nosotros, ir en contra de la corriente, luchar contra los preceptos y las ideas predeterminadas, y ver cómo esos que un día decían que eso era una terquedad, hoy la reconocen como determinación y perseverancia.

Por no tanto no hay que buscar el éxito en las consecuencias, sino en la meta, en lo que viene después de lograr lo soñado, son regalos adicionales que ayudan a adornar el momento, como pequeños obsequios de la vida por los sacrificios entregados.


Soy un convencido de que si tu meta en la vida es ser el mejor deportista del mundo, sabes que debe luchar por eso; si es ser el cantante más famoso, sabes que deberá sacrificar mucho por eso; pero si lo que quiere es tocar música a tu manera y disfrutar lo que haces, seguramente tu vida será muy plena, porque el objetivo es simple y tiene la enorme ventaja que depende de ti para ser feliz siempre, ahora bien si tu meta es ser el mejor en los negocios, como el Grupo San Pancho, entonces tienes que pagar el éxito y ese es el de trabajar mucho más que los demás y no dejarte vencer por ninguna crisis.

Ante esto, agrega Mario Sandoval, no dejes que los demás definan cuál debe ser tu meta a alcanzar, ni mucho menos el camino para hacerlo, porque al final, cuando lo logres, una de las cosas más bellas es darse cuenta, que fuiste el que hizo el camino, que gracias a la ayuda y comprensión de muchos lo lograste, y que eso que algún día soñaste como un imposible en un futuro lejano, es la recompensa por seguir tus convicciones y deseos.

Luego dice a FUERZA AGUASCALIENTES: me considero un hombre feliz y por qué no decirlo, bendecido por Dios.


Un hombre que nunca imaginó tener tanta felicidad y creo, nos dice, que‚ ese ha sido el fruto bendito de una cosecha que todos los días me brinda el trabajo y no, nunca imaginé ni he buscado la riqueza material, busqué y creo que encontré, la riqueza espiritual que me brinda una familia muy sólida en su unidad y en su amor a Dios, una familia realizada y entregada por completo al trabajo, esa que está garantizando que el Grupo San Pancho vivirá todavía durante muchos años más.


Soy un hombre que tiene miles de amigos, que es conocido y creo que estimado en Aguascalientes y en San Pancho, porque sólo me he dedicado a trabajar, a brindar un servicio siempre con la mejor sonrisa y nunca a hacer un mal, por lo tanto, nos pregunta, ¿dígame usted si no tengo motivos para estar satisfecho y feliz?


Dios, reitera, ha estado conmigo siempre y por lo tanto el consejo que he dado a mis hijos y el que modestamente quisiera compartir con toda la gente de Aguascalientes es que hay que acercarse más a El, hay que tener a Dios a nuestro lado en todo momento y sólo con El podremos vencer la desintegración que estamos viviendo como sociedad, algo que verdaderamente me entristece porque éste, nos dice, definitivamente que no es el Aguascalientes de los tiempos de mis padres y mis abuelos.

Antes de decir un hasta luego, porque nos falta mucho por escribir de esta gran historia, habría que preguntarnos ¿quién en Aguascalientes no ha acudido a disfrutar las delicias de los Merenderos San Pancho, ¿quién no ha escuchado de ellos y sus extraordinarios productos gastronómicos?



Son una verdadera tradición, a tal grado que nos atreveríamos a calificarla de legendaria y por ello es que nos dimos a la tarea de dialogar con Mario Sandoval Ruvalcaba, uno de sus integrantes y quienes nos reitera que vienen muchas cosas buenas para Aguascalientes, tanto en empleo como en riqueza, ya que traerá a grupos muy poderosos.

Ya casi para despedirnos, Mario Sandoval advierte que si nos damos cuenta que todo lo que hacemos es gracias a Dios, podremos caminar exitosamente y con la frente en alto, de no ser así, estamos arruinados.


Y mi mensaje para todo Aguascalientes es ése, que todos tenemos que ponernos a trabajar fuerte, sin envidias, sin conflictos para buscar que la gente esté más alegre, porque cuando se logra eso entonces todo irá mejor.

Y conste, no hay que pensar en falsas alegrías, cuando se logra es porque ya antes se trabajó intensamente, entonces hay que disfrutar luego de que se cumplió con el trabajo cotidiano.


Hay que ser ambicioso en lo que se quiere, trabajar y tener sueños.

A Dios rogando y al mazo dando, no hay de otra, ése es el gran secreto para tener éxito, no hay de otra, no existen las varitas mágicas ni tampoco los milagros.

El milagro es tener trabajo, cuidarlo y hacerlo con gusto, dice ya para despedirnos Mario Sandoval, quien recibió a FUERZA AGUASCALIENTES en el Merendero San Pancho de la Purísima, en donde estuvo acompañado de Miguel Hernández, hijo de nuestro admirado maestro Don Angel Hernández Arias.


Sin embargo hay que destacar que Mario siguió con su charla, duramos horas y se nos pasaron sin sentir, nos contó infinidad de proyectos, de los que ya habrá ocasión de darlos a conocer, lo que nos importaba es conocer parte de su vida y de lo que originó al Grupo San Pancho

Esa historia que es igual a la de muchos grandes hombres y mujeres que han sido los pilares para el crecimiento que tiene Aguascalientes, es por ello que seguimos insistiendo en FUERZA AGUASCALIENTES que el gran tesoro de la Entidad es uno y se dice pronto... su gente, así de fácil.


27 visualizaciones0 comentarios