PERSONAJES DE AGUASCALIENTES

John Douglas

+ Construyó el Chalet Douglas, la fábrica de maíz "La Perla", creó la primera compañía eléctrica e introdujo los tranvías eléctricos a Aguascalientes; En Torreón se le está rindiendo homenaje porque hace cien años fue uno de los que participaron en su fundación

ALDO BONILLA CHAVEZ


La historia de la Entidad está plagada de grandes hombres, muchos totalmente desconocidos para las actuales generaciones, pero que se distinguieron de manera extraordinaria porque fueron verdaderos líderes que fueron los que, en su momento, dirigieron la construcción del actual Aguascalientes. Y es que tenemos que reconocer que fueron protagonistas de una modernidad que ya desde su época parecía que no tendría fin y claro que toda su lucha y entrega es lo que se ha traducido en lo que hoy es Aguascalientes.

Por lo tanto todos los aguascalentenses no sólo nos enorgullecemos de lo que somos, sino que estamos convencidos de que vamos por el rumbo correcto. Han pasado siglos, se han escrito hechos históricos y tantas anécdotas de epopeya en Aguascalientes, que hoy en esta nueva época nos encontramos con una sociedad que emerge como un haz luminoso que causa asombro a propios y extraños. Hoy en que hablamos de la notable transformación que ha sufrido la ciudad y el mismo Estado en un tiempo tan relativamente corto, es bueno volver los ojos al pasado para dimensionar en toda su grandeza a los que de una u otra forma han construido al nuevo Aguascalientes.

Son realmente los testigos y actores, hombres y protagonistas que han dedicado su vida a servir y que son dignos de admirar. Uno de esos grandes personajes, del que ya hace un par de años hablamos en FUERZA AGUASCALIENTES lo fue don John Douglas, un hombre verdaderamente visionario que contribuyó de manera notable no sólo al desarrollo de Aguascalientes, sino que fue uno de los fundadores de la ciudad de Torreón, ésa que está festejando esta semana el centenario de su surgimiento.

Tita Topete Ceballos, licenciada e historiadora, ex directora de los Archivos de Aguascalientes, en la larga charla que sostuvimos, no duda en describirlo como un hombre que generó riqueza en donde se asentó y afortunadamente fue en esta ciudad donde más tiempo duró.

John Douglas, nos dice, fue un inglés de ascendencia escocesa que hizo historia en la Entidad. En 1903 construyó el legendario Chalet Douglas frente al cual haría pasar a su compañía de tranvías. Así las cosas, agrega, no dudo, al menos en lo que a mí respecta, que Douglas es otro de los grandes tesoros del Aguascalientes de principios del siglo XX, su visión empresarial, su entusiasmo y el gran cariño que encontró en esta ciudad, hizo que se convirtiera en uno de los precursores del gran desarrollo industrial que tiene hoy la Entidad.

John Douglas Jones, nació el 6 de febrero de 1849 en Bury Lancashier, Manchester, Inglaterra, y murió en esta ciudad el 16 de marzo de 1918 víctima de esclerosis cerebral. Un inglés que llegó a Aguascalientes a fines del siglo XIX después de haber tenido éxito al instalar algunas de las primeras empresas textiles y de extracción de aceite de la semilla de algodón en la naciente ciudad de Torreón, Coahuila, en donde hoy se le recuerda con mucho cariño y admiración. Ya rico, visitó Aguascalientes y como muchos, se enamoró de la ciudad y de su gente. Su inquietud empresarial le dijo que ésta era tierra fértil y pronto se trajo a su familia para iniciar la nueva aventura.

Una aventura que vino a contribuir a la grandeza de Aguascalientes. Hombre muy trabajador y con una visión extraordinaria para los negocios, John fue una piedra angular para la generación de empleos y riqueza. Le gustaba mucho el whisky escocés y más introducir las botellas en la calle, por lo que la gente comentaba, siempre en son de broma, que cada botella que se tomaba la enterraba en la calle Vázquez del Mercado, en donde se decía, había hecho una calzada de puras botellas. Aquí instaló en 1895 ¿1894? el primer molino de trigo moderno del Estado y poco después una fábrica de almidón, a la que llamó "La Perla". A principios del siglo XX, fundó la Compañía Eléctrica de Aguascalientes, creada para generar energía y operadora de una línea de tranvías.

En 1907 decidió vender esta compañía a los señores Shonduve y Neugenbauer, por la que recibió un pago de 135 mil pesos oro. Otra de las actividades empresariales que desarrolló fue la adquisición de diversos terrenos y huertas al oriente de la ciudad, en la zona comprendida entre el Templo de San Antonio y los talleres del Ferrocarril Central Mexicano. Seguramente los aguascalentenses de varias generaciones sólo habrán escuchado de "La Perla", pero desconocen la trascendencia que alcanzó para la vida económica de la región.

Esta gran industria que surgió como un molino se transformó con el paso del tiempo en fábrica en la cual se llegaron a emplear cientos de trabajadores. En el molino se llegaron a moler 120 toneladas de maíz diarias, produciendo almidón, glucosa, azúcar, aceite Mazola, Kremel, Dextrina.

Su producción era de alta calidad y tenía una enorme aceptación en toda la República e incluso en los Estados Unidos, lamentablemente en época de la Revolución, nos dice Tita Topete Ceballos, vivió momentos sumamente difíciles, pues los revolucionarios o las tropas federales se apoderaban de la carga de los trenes. A la muerte de John Douglas Jones, la familia Ortega Douglas siguió con el manejo de esta empresa, la cual llegó a tener una época verdaderamente extraordinaria para Aguascalientes durante la administración de don Wenceslao Giacinti, aunque luego se vio en serios problemas cuando la tomó el Lic. Edmundo Ortega, un abogado muy brillante pero sin experiencia como administrador.


"La Perla" vivió momentos difíciles y casi quebrada fue vendida en condiciones muy favorables a Productos de Maíz. En 1948 hubo serios problemas entre empresa y trabajadores, por lo que se cerró y fue trasladada a la ciudad de Guadalajara y hace unos años volvió a esta ciudad. Luego Tita Topete dice que don John Douglas Jones fundó a finales del siglo XIX la Compañía Eléctrica de Aguascalientes, para el suministro de energía citadina y la operación de los tranvías.

Con la introducción de la electricidad nuestra ciudad entraba en una nueva etapa de progreso, mientras que los tranvías comenzaron a ser electrificados en 1903. Por decreto No. 1112 del 28 de noviembre de 1902, el gobernador Carlos Sagredo autorizaba a la Compañía de Tranvías del Comercio "el cambio del sistema de tracción animal que ahora emplea en sus coches, por la electricidad". El 18 de marzo de 1903 solicitaba la Compañía "no conceder a otra persona o compañía establecer tranvías en las calles que actualmente tienen vías, ni el futuro", solicitud que fue concedida por el gobierno.

A la vez que se concedía el cambio del sistema de tracción animal por la electricidad a la Compañía de Tranvías del Comercio, el gobierno del Estado autorizaba, por decreto 1121 de 29 de diciembre de 1902, para que éste contratara con los señores John Douglas y Juan W. Overton " o la compañía que organicen", el establecimiento de tranvías eléctricos en la ciudad, con su respectiva línea telefónica. La empresa formada para el caso por Douglas y Overton se llamó Compañía Eléctrica de Aguascalientes, S.A.

La empresa quedó exenta de cualquier contribución por 15 años. En el escrito que dirigían al Congreso del Estado para que se les concediera la explotación de una red de tranvías eléctricos, hacían notar que el desarrollo industrial y comercial a que había llegado la ciudad "impone la conveniencia de que cuente con vías urbanas de comunicación rápidas y lo más perfecto posible, y que estas vías recorran la mayor parte de la población en donde carece actualmente de ellas, a fin de que sea poderoso impulso para el progreso y fabricación de la ciudad". También externaban: "Nos proponemos adoptar los sistemas más perfectos que en la actualidad se conocen".

El trazo principal de los tranvías fue a partir del cruzamiento de las calles Tacuba y Allende, para luego tomar San Diego-Apostolado hasta llegar a la bodega y estación del ferrocarril, un segundo ramal saldría hacia el norte, pasando por el molino Douglas, hasta llegar al Arroyo de los Arellano y encontrar los edificios de la fábrica de cerveza que se establecería en dicho lugar. Estos dos circuitos troncales serían alimentados por tres ramales más, uno que llegara a la Plaza de Toros San Marcos, otro hasta la Colonia de Buena Vista, y un tercero que diera servicio hasta el Estanque Viejo.

La Compañía de John Douglas y Juan W. Overton puso manos a la obra, y el 3 de marzo de 1904 informaba el Ing. Camilo C. Pani al gobierno que "la vía de la Compañía Eléctrica de Aguascalientes, S.A., que partía desde la estación del ferrocarril a la Plaza de Toros San Marcos estaba terminada y podía ponerse en explotación". La inauguración tuvo efecto el 4 de mayo de ese año, acto en el que se contó con la presencia del gobernador, Alejandro Vázquez del Mercado, amigo personal de don John Douglas. En comunicado de ese día informó el gobernador de tan fausto acontecimiento al Presidente de la República, Porfirio Díaz.

Le decía: "Conmemorando el glorioso aniversario de mañana, y en medio de indescriptible entusiasmo y de ardientes aclamaciones al Supremo Magistrado de la Nación, origen de todos los progresos de nuestra querida Patria, se han inaugurado solemnemente los tranvías eléctricos de esta ciudad de Aguascalientes. El mismo texto fue dirigido al entonces secretario de Gobernación, Ramón Corral; al secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, Leandro Hernández; al jefe de la Quinta Zona Militar, general Juan A. Hernández; y al senador por Aguascalientes, Dr. Ignacio T. Chávez.

El mismo día recibía el gobernador sendos telegramas de felicitación de estos personajes. Porfirio Díaz enviaba este texto: "Palacio Nacional, a 4 de mayo de 1904. Sr. Gobernador Alejandro Vázquez del Mercado: Enterado con satisfacción de su mensaje de ayer, envío a usted y a ese patriota Estado mis felicitaciones cordiales por la importante mejora que se inaugura con esa fecha.- Porfirio Díaz".

El secretario de Gobernación enviaba el suyo propio con fecha 6. El texto decía: "Sr. Gobernador Alejandro Vázquez del Mercado: Con gusto quedó enterado el Sr. Presidente de la inauguración de los tranvías eléctricos en esa ciudad, en el glorioso aniversario de ayer. Ramón Corral".

La electrificación de los tranvías fue para Aguascalientes de gran beneficio y crearon un entusiasmo tal, que la legislatura local no dudó en emitir un decreto en el que se declaraban de "pública utilidad". La tracción animal de los otros circuitos existentes comenzó a cambiarse por eléctrica a partir del 23 de marzo de 1905: Circuito Jardín de San Marcos-Plaza de la Constitución; Estación Ferrocarril-Ojocaliente-Alameda; Fundición Central-Plaza de la Constitución, y Plaza de la Constitución-Encino.

El 2 de abril de 1906 se inauguraba la ruta Estación Ferrocarril-Plaza de la Constitución; el 22 de julio del mismo año la ruta Plaza de la Constitución-Gran Fundición Central, y la ruta Portal Morelos-Jardín de la Paz el 29 de agosto de 1907. El progreso y los tranvías eléctricos siempre fueron de la mano, y Aguascalientes contó, para coordinar ambas cosas, con dos hombres progresistas y entusiastas de la modernidad: John Douglas y Juan W. Overton.

19 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla