Oklahoma aprueba ley que prohíbe la interrupción del embarazo casi por completo

La Cámara de Representantes de Oklahoma avaló por unanimidad a una ley que ilegaliza el aborto y lo castiga con hasta 10 años de prisión



La Cámara Baja del estado de Oklahoma, controlada por los republicanos, aprobó este martes un proyecto de ley que prohíbe el aborto en todos los casos excepto en los que la vida de la madre esté en riesgo, y que se convertirá en la legislación más restrictiva del país.


El texto, avalado con 70 votos a favor y 14 en contra, tiene que ser ahora promulgado por el gobernador del estado, el republicano Kevin Stitt, quien en septiembre pasado prometió firmar cualquier legislación de este tipo que llegue a su escritorio.



La propuesta de Oklahoma prohíbe con penas de hasta 10 años de prisión que un médico realice un aborto en cualquier momento del embarazo, a no ser que sea para "salvar la vida" de la mujer; por tanto, no cuenta con excepciones para aquellas mujeres que han sido víctimas de violación.


Además, permite a particulares presentar demandas civiles contra cualquier persona que ayude a una embarazada a abortar si creen que infringen la prohibición, y ofrece recompensas económicas al demandante si gana el juicio.


Oklahoma se había convertido en el principal destino para abortar de las mujeres del vecino Texas después de que este estado prohibiera el aborto a partir de la sexta semana de gestación.Tras la aprobación del proyecto en Oklaoma, la ONG Unión de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) recriminó que "nadie debería ser forzada a continuar un embarazo en contra de su voluntad".



El aborto ha sido legal en Estados Unidos desde que en 1973 el Supremo del país dictaminara que el Estado no tiene derecho a intervenir en la decisión de la mujer sobre su embarazo, pero varios estados de tendencia conservadora han impuesto restricciones durante las últimas dos décadas.

1 visualización0 comentarios