No bastan tecnología y armamento para enfrentar al hampa

Urge nueva estrategia de seguridad


+ La gente no se siente protegida por corporaciones policiales a las que liga con el narcotráfico, de tal suerte que hoy se le teme más a los guardianes de la ley que a los mismos sicarios, afirma el abogado Sergio Delfino Vargas, quien dice que Aguascalientes no puede seguir viviendo bajo el miedo


HERIBERTO BONILLA BARRON



No basta adquirir nuevas tecnologías, no basta con comprar más patrullas y armamento, eso es apenas un pequeño gran paso para frenar la peligrosa ola de violencia que está atemorizando a los aguascalentenses, afirmó el licenciado Sergio Delfino Vargas, quien advirtió que solo habrá una verdadera mejoría en el momento en que haya nuevas estrategias de seguridad y una verdadera capacitación de los elementos de todas las corporaciones de seguridad, además de la coordinación que se ha estado pidiendo a las autoridades.


En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES y luego de conocer que el gobernador Martín Orozco entregó más tecnología para la Policía Estatal, el dirigente de la Asociación Nacional de Asociaciones de Abogados dijo que joy en Aguascalientes vivimos con el miedo, el miedo a los asaltos, a perder nuestra vida, a que nos van a arrebaten nuestros celulares, nuestras pertenencias en tanto que muchas mujeres tienen miedo al tomar el transporte público, y demasiadas sufren de los embates de la violencia doméstica, mientras que para muchos padres es impensable que sus niños jueguen en los parques cuando oscurece.


Además hay que destacar que la inseguridad sube el costo de las inversiones y ante esto el crimen y la violencia no solo son un lastre fiscal que quita recursos para otras necesidades sociales como la educación y la salud, por lo tanto claro que está socavando el estado de derecho.


La paradoja es que en los últimos 15 años, la Entidad ha gozado de saludables tasas de crecimiento y mejores índices sociales, de allí que los ingresos han mejorado, sin embargo quedan muy lejos de ser los que se requiere para que las familias tengan una vida digna, de allí que ese es el gran reto para las autoridades y mientras eso no se logre es una aberrante mentira decir ¨que en Aguascalientes todo es color de rosa¨.


De esta manera, dice el licenciado Sergio Delfino Vargas a FUERZA AGUASCALIENTES, los modelos de Estado ausente, fallido o suplantado pueden explicar la condición actual de Aguascalientes, a menos que se considere al crimen organizado como un componente preponderante en cada modelo, en algunos casos, el crimen organizado trabaja junto con policías, servidores públicos o jueces, de uno o más niveles de gobierno… aunque también lo han hecho con todos ellos juntos, según los rumores en todos los niveles.

El dirigente de la Confederación Nacional de Asociaciones de Abogados dijo que la gente piensa que al existir tantas ¨narco tienditas¨ y venta de droga a gran escala, no son pocos los policías que trabajan con, como, o para sicarios –dependiendo de si colaboran, suplantan o se subalternan a éstos–, lo que hace pensar que algunos policías han llegado a asociarse cual cárteles e incluso protegen las actividades criminales.


El crimen organizado, destaca, puede ser tanto el resultado de un Estado fallido como un factor contribuyente a generar el Estado fallido y está basado en diferentes niveles de impunidad y podría alcanzar el nivel en que los sicarios no se preocupen por llamar la atención, esto es, calentar la plaza, cuando realizan sus vendettas con la mayor impunidad..



Señaló que como en otras partes del país, el crimen organizado se ha diversificado, así como sigue transportando drogas, se adjudica secuestros y se involucra en una variedad de actividades, robo de autos con violencia, robo a casa habitación y a negocios legales.

Reconoció que la sociedad ha sido muy agraviada en los últimos años, lo que ha provocado que hoy la ciudadanía le tenga más miedo a los policías que a los delincuentes del fuero común, advirtiendo que si la Entidad se encuentra invadida por el narcomenudeo definitivamente es porque aquí ya se ha vuelto a asentar el crimen organizado, el cual prácticamente está actuando a sus anchas simple y sencillamente porque le ha metido miedo a las corporaciones, por lo que le urge al Estado dar un ¨golpe de timón¨, señalando que comprar patrullas, tecnología y armamento no basta para frenar a la delincuencia y a los narcos, se requiere de un cambio de estrategia y de una mejor capacitación de los policías.


La sensatez, la iniciativa, la honestidad y el apoyo a una ciudadanía activa siguen siendo deseables y posibles a la hora de procurar justicia, aún en medio del desconcierto por los desatinos, cuando no la desidia o la corrupción de quienes tienen a su cargo los grandes trazos del Gobierno, señalando que ya no se debe vender humo ni engañar a la gente en el combate a la delincuencia y para ello lo que se requiere es acabar con la tortura y la corrupción policial, así como perderle el miedo a los narcotraficantes.


Sergio Delfino Vargas afirmó que sí es posible un Aguascalientes con una sociedad mejor, pero tal vez hoy la primera tarea sea rescatar la credibilidad en las personas, en las instituciones y en el Gobierno, señalando que el narcotráfico, la estafa, el fraude y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por el antivalor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos sea como sea, lo cual de ninguna manera es cierto.


Soy el primer convencido de se puede frenar a la delincuencia respetando los derechos humanos de las personas y con esto quiero decir que en Aguascalientes ya no hay cabida para la tortura, intimidaciones o represiones, tal y como ocurrió cuando estuvo al frente de la Fiscalía del Estado Felipe Muñoz Vázquez, quien con el titular de Seguridad Pública Estatal, Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, provocaron un mundo de terror con el pretexto de ¨estar pacificando a la Entidad expulsando a los narcotraficantes y para eso no dudaron en inventar que policías municipales estaban al servicio de ellos¨.

15 visualizaciones0 comentarios