Mucho cuidado con los charlatanes

La belleza tiene un costo


+ No hay magia para fabricar la belleza cuando se carece de ella y menos se compra con ridículas cantidades, lo que verdaderamente existe es la cirugía plástica y reconstructiva, dice el doctor Carlos Rodríguez Anguiano

HERIBERTO BONILLA BARRON



Desde siempre la mujer, el ser más bello de la tierra, se ha preocupado por lucir al máximo su belleza, hay quienes se esmeran tanto, que son catalogadas de vanidosas, pero qué va, eso es algo que siempre el hombre les habrá de agradecer porque son un verdadero agasajo visual, por lo tanto un rostro y un cuerpo bello siempre nos harán olvidar, aunque sea de manera momentánea, las recurrentes crisis, acentuadas hoy con un gobierno estatal que presume un mundo de fantasía ya que la realidad es dramática para los aguascalentenses..


Ah, si no fuera por la vanidad femenina qué panorama tan triste enfrentaríamos, y esa vanidad lamentablemente enfrenta a la mujer de hoy en día a serios peligros, pues con tal de lucir mejor quedan expuestas a la charlatanería, a infinidad de productos que ofrecen una cara y un cuerpo de gran belleza, pero que al final son una nulidad, dice a FUERZA AGUASCALIENTES el presidente del Colegio de Cirugía Plástica y Reconstructiva, doctor Carlos Rodríguez Anguiano.


No hay magia para fabricar la belleza cuando se carece de ella y menos se compra con ridículas cantidades, lo que verdaderamente existe es la cirugía plástica y reconstructiva, dice el doctor Carlos Rodríguez Anguiano, quien advierte que son preocupantes las campañas tan agresivas en los medios electrónicos que ofertan por unos cuantos pesos la belleza.


En la naturaleza humana está hacer rendir el dinero buscando lo básico y eso es riesgoso.

Ultimamente ha surgido una serie de productos y de gente que ofrecen cosas baratas, maravillosas y casi mágicas y eso, afirma, no es cierto. Esas campañas en las que las mujeres de Aguascalientes y México están cayendo deben ser un foco de alerta para pensar mal y rechazar esas ofertas.


La cirugía plástica es científica y es lo recomendable para alguien que quiere mejorar rostro y físico., esto, nos dice, comenzó varios miles de años antes de Cristo en la India y hoy en día su avance es maravilloso.

Conservar un cuerpo delgado y que arrebate los suspiros de los caballeros no es un asunto fácil. Tener un rostro hermoso mucho menos y todo eso no se logra con la magia, esa no existe.


Los programas de televisión presentan programas donde se promocionan infinidad de productos y cremas son una farsa y ponen hasta en peligro la salud de la mujer.

No, afirma, no hay nada maravilloso, todo es medicina.

Se trata del cuerpo humano y se requieren métodos científicos y me admira el atrevimiento de promocionar cómo venden "recetas" por 200 o 500 pesos cuando sabemos muy bien que lo científicamente probado cuesta, ya que es algo seguro que tuvo que pasar diez años de prueba.



Y luego el doctor Rodríguez Anguiano dice que lamentablemente poco pueden hacer las autoridades, burlan a la Ley de Salubridad porque lo registran como un producto cosmético que no tiene que pasar por los controles que tienen los medicamentos.

Lo que quiere la televisión es vender y lo hace en infinidad de programas en donde no se hace responsable de lo que anuncia el cliente, el cual contrata rostros y cuerpos bonitos en campañas de marketing que encantan a la gente y son miles de mujeres las que son engañadas en todo el país.


Por las ridículas cantidades que piden no se puede comprar la felicidad, afirma el doctor Rodríguez Anguiano, que para beneplácito de nuestras lectoras nos informa que en Aguascalientes son infinidad de mujeres las que están recurriendo cada vez con mayor entusiasmo a la cirugía plástica para lucir una belleza singular.

Aquí somos entre 15 o 20 especialistas en cirugía plástica reconstructiva y el nivel es igual o mejor al de las principales ciudades del país, por lo tanto la gente debe saber que aquí existe calidad, tecnología y ética.


Alerta luego que es tal la demanda que existe que ahora hay otro peligro, los profesionales de la medicina estética, la cual no existe y la pretenden crear con cursos al vapor y la mayoría que los realizan, no todos, son gente ávida de ganar dinero fácil. Le prometen el sol y las estrellas al paciente, sin embargo lo que hacen es perjudicarlo y los cirujanos plásticos atendemos a una gran cantidad de pacientes de esos -médicos esteticistas- que les inyectan materiales de relleno en pechos, glúteos y piernas causándoles severos problemas de salud, pues el organismo las rechaza y las condena a vivir poco y mal.

Esto, afirma el doctor Carlos Rodríguez Anguiano, debe ser una alerta para la gente en Aguascalientes, pues es un riesgo tremendo.


Y repite, no hay magia y por lo tanto hay que prevenir, por ello la gente tiene que desconfiar de la charlatanería. Y luego dice que aquí lo que es muy solicitado y se está dando entre muchas mujeres es la cirugía de contorno corporal. Es decir para moldear el cuerpo a través de las liposucciones, las cirugías de rejuvenecimiento facial y la rinoplastía estética.

Advierte el doctor que pese a lo avanzado de la ciencia médica no hay milagros. Cada cuerpo es diferente en su capacidad de respuesta y tiene su frontera de peligro por lo que se tiene que hacer estudios muy a fondo para toda cirugía porque no podemos jugar con la vida de los pacientes ni con el prestigio profesional del cirujano.


Luego dice que los estereotipos de la belleza muestran que la mujer es delgada y con facciones estilizadas. Somos por naturaleza un pueblo mestizo y sin embargo la gente quiere verse tipo europea y cada vez recurre en mayor número a los profesionales de la medicina plástica reconstructiva, algo que afortunadamente se da en Aguascalientes con una calidad de primer mundo.


Detalla que tanto él como sus compañeros de profesión han realizado infinidad de operaciones, las cuales no resultan tan caras como pudiera pensarse, de tal suerte que muchos rostros y cuerpos bellos, tanto de jóvenes como de señoras se deben a sus intervenciones.



Y no es una vanidad, es algo a lo que las mujeres tienen derecho, pues siempre buscarán ser bellas para beneplácito de los suyos y de ellas mismas.

Ahora bien, dice el doctor Carlos Rodríguez Anguiano, si no se quiere recurrir al cirujano plástico, hay que hacer mucho ejercicio, llevar una dieta alimenticia muy cuidadosa y, lo principal, ser feliz y disfrutar intensamente la vida.


La belleza, afirma, es única y hay que cuidarla al máximo, nunca buscar conservarla a través de una magia que no existe. Cuando se está deteriorando el remedio es muy simple, hay que recurrir con un profesional de la cirugía plástica para no lamentarlo.


2 visualizaciones0 comentarios