México sigue siendo el campeón mundial

Nocivo consumo de refrescos


+ Advierte el doctor Ismael Landín Miranda que esto ha contribuido al desarrollo incontenible de las terribles pandemias de obesidad y diabetes


ALDO BONILLA CHAVEZ



El elevado consumo de refresco y de jugos industrializados que se registra entre la población, a razón de más de 170 litros al año por persona en promedio, ha contribuido al desarrollo de la pandemia de la obesidad y la diabetes, afirmó el doctor Ismael Landín Miranda, quien dijo que el consumo de bebidas azucaradas es un hábito que está muy arraigado entre la población y por el cual México figura entre los principales países consumidores.


Destacó que con una demanda per cápita de 100 litros durante 2019, México fue el principal consumidor de refrescos de cola, tanto de las ventas dentro de restaurantes como en tiendas de abarrotes o de autoservicio, dicho liderazgo el país lo ha mantenido desde 2010 cuando el consumo también fue de 100 litros y desde ese año hasta 2018 la demanda ha rondado esa cifra y sólo en 2015 bajó ligeramente a 99.7 litros, el 2013 fue el más alto con 103.7 litros.


Esto es muy preocupante desde el punto de vista de la salud, pues hay estudios que refieren que los niños que a los dos años de edad están en situación de desnutrición grave y que toman refresco o jugos industrializados, a los seis años, en la escuela, ya están en situación de obesidad, aunque eso no es lo delicado sino las consecuencias que esto genera, advirtió.


Reveló en la entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES que es tal el arraigo del consumo de refresco entre la población que se puede decir con preocupación que hay madres de familia que por comodidad prefieren inclusive darle de tomar refresco a los menores que el biberón de leche, lo que impacta en su estado nutricional y en su desarrollo.

Estudios recientes sobre el consumo de refrescos entre la población revelaron que entre los mexicanos se registra la ingesta diaria de entre 500 mililitros y hasta un litro de bebidas gaseosas o azucaradas, además de que también hay un alto consumo de jugos industrializados, que resultan ser productos altamente energéticos y que son factor para detonar algunos trastornos o enfermedades serias como los padecimientos renales, la diabetes mellitus y otras, indicó.


El grueso de la población no nada más consume refresco en grandes cantidades, sino que también lo hace en el caso de los jugos industrializados que igualmente tienen una carga energética muy elevada y que al sumarse a dietas ricas en grasas y carbohidratos terminan por dañar el organismo de las personas al detonar una serie de padecimientos.

Dijo que el consumo de bebidas gaseosas y azucaradas es muy elevado en el país y en Aguascalientes en particular, por lo que no sólo es importante aplicar un impuesto especial a estos productos para elevar su precio, si bien reconoció que esa medida tendrá un impacto mediático, sino que también se tiene que reforzar la educación sobre los hábitos alimenticios saludables y el estilo de vida que debe llevarse para cuidar la salud.


El refresco o el jugo industrializado ya no sólo se consume en el desayuno o en la comida, sino que ahora se da también a cualquier hora del día bajo el argumento de que ese tipo de bebidas refrescan o ayudan a regular la temperatura corporal, cuando que lo único que se está provocando es una agresión seria al organismo y que tarde que temprano terminará cobrando la factura con la aparición de todo tipo de enfermedades, concluyó.



9 visualizaciones0 comentarios