Los tatuajes

Dr. CARLOS RODRIGUEZ ANGUIANO



El tema de esta semana se encuentra relacionado con el cada vez más frecuente evento de acudir a tatuarse alrededor de los ojos, y en la boca, que está presente en mucha de nuestra población femenina desde adultos y jóvenes hasta la vejez.

En otra ocasión me he referido ya a los tatuajes llamados artísticos o sea a las diferentes figuras que son grabadas en la piel. Debido a la demanda de este tema decidí darle especial atención al mismo.


La historia de los tatuajes, ya sea artísticos o cosméticos, se remonta desde la época de los egipcios y los hindúes, donde dependiendo del grabado era diferente significado. Para su aplicación eran usadas espinas vegetales suficientemente afiladas y a la vez rígidas; también eran usados variados polvos a manera de pigmentos.

Dentro de la cultura Azteca tenemos múltiples usos y aplicaciones de los tatuajes, siendo más representativos de las castas sociales altas.

Aterrizamos en nuestros días y encontramos que el uso de las tatuajes artísticos, muy popularizados a finales de los 60s con el movimiento hippies (jipies en español).


Sin poder determinar en qué momento o a quiénes se les ocurrió la idea de iniciar pigmentación en párpados, cejas y posteriormente en la boca, ya que la forma original de tatuarse entre las personas o en forma no profesional es mediante una cuerda de guitarra y con tinta de china que se obtiene en papelerías. Hasta alcanzar el momento en que se han realizado tatuajes en forma profesional y con la precisión de relojero necesaria para hacer un trazo adecuado en los párpados y sin llegar a dañar la capa conjuntival tarsal del ojo del paciente.


Se requiere de una pigmentación profesional, no sólo que los implementos necesarios sean estériles y que se haga por igual con la tinta de origen vegetal hipoalergénica, sino que también se cuente con el médico bien entrenado y con conocimiento suficiente del área anatómica que se encuentra bajo su responsabilidad.


Los tatuajes cosméticos son muy útiles en las personas que usan anteojos para adecuada visión y que les resulta difícil el diario maquillaje. Así mismo es apreciado por las mujeres que inician su día con cierta parte de su cara ya maquillada y que de esa manera ahorran esos minutos y esa preocupación, pudiendo así enfocar su mente en el inicio del día.

Les recuerdo que las agujas están presentes en la aplicación de los tatuajes y que siempre existen riesgos de transmisión de enfermedades, no sólo el VIH, sino también hepatitis que es mucho más frecuente en nuestro medio.


No está de sobra la recomendación de darle la adecuada importancia al procedimiento, y por lo tanto buscar que sean manos profesionales en las que depositamos nuestra confianza.

Desconfíen de los sitios no aptos, así como no pondríamos nuestra salud en manos de cualquier otro profesional que no sea médico, de igual forma no debemos ponernos en manos de personas de débil o nula formación médica, evítense problemas, es sentido común.

Agradeciendo nuevamente el favor de su atención a esta columna semanal.


13 visualizaciones0 comentarios