Los padres de familia enfrentan un enorme gasto

Un calvario el regreso a clases


+ La Constitución dice claramente que la educación es laica y gratuita, y eso lo pregona casi todos los días el Gobierno, sin embargo la verdad es que eso es algo que no lo aplica, ya que en todos los niveles cobra inscripciones que en estos momentos difíciles son una carga casi criminal


ALDO BONILLA CHAVEZ



En lugar de que el inminente inicio de clases sea algo extraordinario, porque niños y jóvenes podrán prepararse mejor para un mejor futuro, la verdad es que esto está resultando un calvario, con cobros lesivos e indebidos en la educación básica,


independientemente de todos los gastos que tienen que realizar los padres de familia, de tal suerte que el retorno a clases se torna dramático, reconoció la maestra Estelita Cortes.

La Constitución dice claramente que la educación es laica y gratuita, y eso lo pregona casi todos los días el Gobierno, sin embargo la verdad es que eso es algo que no lo aplica, ya que en todos los niveles cobra inscripciones que en estos momentos difíciles son una carga casi criminal para las familias, de tal suerte que el próximo inicio de clases es un calvario, un sufrimiento que no tiene razón de ser, cuando el Gobierno Federal hace su aportación y localmente el Gobierno dice que hace lo mismo, sin embargo vemos que es insuficiente y se exige cuotas escolares que exprimen a las familias a pesar de que las autoridades apoyan con la aportación 200 pesos, dijo.


Las cuotas escolares, agregó Estelita Cortés, no tienen por que ser un mal necesario, como dicen algunos funcionarios y directores de escuela, no cuando los legisladores están autorizando los recursos suficientes, lamentablemente vemos que este es un gran mal de toda la vida, pues los gobernantes se llenan la boca diciendo que ahora sí no se exigirán las cuotas escolares, que la educación será completamente gratuita, pero en el terreno de los hechos vemos que esa es una gran mentira, dijo.


Por otra parte la maestra y ex dirigente de la Sección Uno del SNTE, afirmó que los muchachos, son nuestro presente y nuestro mejor futuro y a nosotros, los mayores, nos toca combatir las amenazas que enfrentan, sería un crimen imperdonable que los dejáramos solos y que hiciéramos poco o nada por salvarlos.


Estelita Cortés ha sido una maestra, una guía, una amiga y en muchas ocasiones hasta una verdadera madre para muchos, cientos o quizá miles de hombres que se hicieron eso, hombres verdaderos, hombres de bien que hoy son orgullosos padres de familia y que han sido protagonistas del cambio que muestra Aguascalientes.

El inminente nuevo año lectivo, ¿será un año de esperanza?, le preguntamos.

Claro que sí, responde de inmediato.


El futuro, asegura, es muy alentador porque contra todo lo que se diga, tenemos una juventud sana y decidida a forjarse un porvenir alentador, de allí que soy la primera convencida de que es totalmente falso que nuestros niños y jóvenes sean una generación descarriada, es absurdo quien así lo considere, dice de manera contundente.

Advierte que para el Magisterio es un reto muy grande la formación de los alumnos y más en estos momentos en que la sociedad pareciera haber perdido todos los valores.

Creo que la globalización nos ha llevado a niveles que nunca se previeron, en lo que es la vida social y por tal de estar al día con la tecnología de la industria y por qué no decirlo, el materialismo, hemos olvidado mucho lo que es el ser humano.


Todos, agrega, nos iniciamos a la vida social en casa y lamentablemente hoy hemos descuidado, como padres, esa formación inicial de tal suerte que cuando los niños o jóvenes llegan a las aulas van lastimados, de tal suerte que no tengo temor al decir que las escuelas han sido invadidas por ese tipo de ideología, algo que antes no ocurría.

Hoy, advierte, los niños y jóvenes ya no tienen esa oportunidad de sentir el calor, el amor y la autoridad de la casa.


Si en el seno familiar hay problemas, nos dice la maestra Estelita Cortés, entonces los habrá en la educación de los muchachos, lo que esto se trata de evitar con pláticas psicológicas a padres y alumnos y eso está arrojando estupendos resultados pues los padres de familia han reaccionado positivamente y son de gran apoyo para el cuerpo de docentes.


Pero antes, dice, también debo de reconocer que es posible que los maestros en el Estado hayamos descuidado esos valores, por lo que tenemos que prepararnos cotidianamente para enfrentar esa situación y tratar de ayudar verdaderamente a los muchachos y no sólo en su educación, sino en su formación.


Lamentablemente también debo admitir que esto lo hacemos con técnicas docentes tal vez ya no acordes a la realidad, quizás hoy los muchachos necesiten una dinámica distinta pues también es cierto que empleamos algunas técnicas que se quedaron en el pasado, por lo que soy un convencido de que se requiere de un proceso permanente de actualización en la educación.


Estamos, dice, fallando todos como sociedad y hay que cambiar porque si en verdad queremos formar seres positivos es indispensable un cambio.

Las autoridades deben de dejarse ya de tantos discursos, es necesario hacer el trabajo cotidiano con los valores en la mano y a nuestros muchachos hay que inculcarles el valor de la responsabilidad y el respeto.

No puedo hablarle a los muchachos de eso si no doy el ejemplo, desafortunadamente, dice Estelita Cortés, en las familias y las escuelas hemos perdido mucho de eso, prueba de ello es que en ocasiones nos encontramos que en el hogar no hay autoridad sino autoritarismo y eso hace daño, por lo que en las aulas tenemos que prepararnos para dar solución a ese problema.


Por lo tanto el maestro tiene que actualizarse todos los días y para esto se necesita de una verdadera reforma educativa y ya no tanto discurso, todavía no afianzamos la que supuestamente está se puso en marcha hace algunos años y ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador la ha echado para atrás y está imponiendo una nueva, algo que obviamente va en perjuicio de todos.


Por lo tanto, refiere Estelita Cortés, necesitamos orden y hacer lo que nos corresponde y en especial a padres de familia y maestros, señalando que estos tienen un reconocimiento social y el reto permanente de superación a través de la capacitación.

Hoy competimos con las mejores y puedo presumir, que pese a que puede haber fallas, estamos en los primeros lugares, demostrando así que los maestros estamos comprometidos y diariamente están superándose, por lo que considero que el reto para el Gobierno es que haga su parte y que también deje de hacer cobros indebidos, concluyó.

5 visualizaciones0 comentarios