LEYENDAS DEPORTIVAS DE AGUASCALIENTES

Ingeniero Javier de la Torre


+ Un verdadero astro que forjó a las campeonísimas Chivas, querido y respetado en todo el país, en donde se le admiró y se le reconoció como uno de los grandes baluartes de todos los tiempos y con el que, sin embargo, Aguascalientes se quedó en deuda, pues nunca hubo un homenaje en vida para reconocerle su grandeza


HERIBERTO BONILLA BARRON



En FUERZA AGUASCALIENTES ya lo hemos remarcado muchas veces, en vida, en vida y no en la muerte es cuando los reconocimientos y los homenajes valen la pena, es en vida cuando a los grandes hombres, a los grandes líderes, a las grandes figuras, sin importar posiciones, se les debe de honrar.Es en vida cuando sus logros, sus conquistas y hasta su ejemplo como hombre, deben ser reconocidos, porque después de la muerte, ya no es lo mismo.


Después de la muerte, todo sale sobrando.

Después de la muerte sólo hay dolor y tristeza y más cuando nos damos cuenta que como seres humanos somos muy ingratos ya que en vida regateamos reconocimientos y en la muerte de inmediato salimos a lamentarnos y a ensalzar a quien se nos ha adelantado en el viaje que todos estamos llamados a realizar.


Y sí, ciertamente para aquéllos que gustan del futbol en especial y para todos los deportistas, la noticia del fallecimiento del Ing. Javier de la Torre, sucedida el 26 de noviembre del 2006, provocó un impacto impresionante, más entre aquéllos que convivieron con el que fue un ejemplar deportista aguascalentense y que le dio al futbol una dimensión enorme, colocando a un Chivas de Guadalajara en una popularidad universal.


Hoy hay quienes se atreven a decir que el argentino Matías Almeyda, ha sido el mejor entrenador de las Chivas en toda la historia, lo que es algo verdaderamente ofensivo no solo para los seguidores de ese conjunto, sino para todos los aguascalentenses, toda vez que quien forjó la grandeza del Rebaño Sagrado tiene solo un nombre y ese es Javier de la Torre Jiménez…… así de fácil.


De los años que residió en Aguascalientes, su tierra natal, el deporte de sus amores fue el futbol, y si bien se vio obligado a emigrar a Guadalajara fue porque siempre anheló obtener un título profesional y hacer carrera como jugador, sabedor que para luchar en la vida hay que estar preparado y que tiempo habría de llegar en que sólo viviera de sus recuerdos y experiencias dentro del apasionante deporte.


Hoy refrescamos la memoria de nuestros lectores, de los deportistas de antaño, parte de esa emotiva historia deportiva lo fue Javier de la Torre al que debiera igualmente erigírsele por lo menos un busto metálico, que podría instalarse en las inmediaciones del Estadio Victoria como un homenaje permanente de la afición toda de Aguascalientes, a quien supo honrar al Estado en ese a veces controvertido universo del futbol.


Hoy en que todo pareciera ser crisis, violencia y materialismo, el deporte es una catarsis social que nos está demostrando que no todo está perdido, que la vida vale la pena vivirla y hacerlo bien, con alegría, con gusto y pensando siempre en ser mejores. Si bien el deporte no escapa también a los malos momentos, la verdad es que muchos de sus hombres son auténticos valores, personajes que sin tener el dinero, la fama y la luz de los reflectores que iluminan a los deportistas del presente, forjaron historias que difícilmente volverán a repetirse.


Fueron los artífices de leyendas que todavía hoy en día se van enriqueciendo cotidianamente y que los recuerdan en toda su dimensión, porque a ellos les deben su gran luminosidad.

Hoy FUERZA AGUASCALIENTES hablará de uno de estos personajes, quizá uno de los que mayor fama han logrado, pero más que eso, de los que más han trascendido y que difícilmente alguien podrá igualar.


Por lo mismo nos atrevemos a señalar, que es sin lugar a dudas uno de los grandes valores de Aguascalientes, un hombre que se convirtió en el cerebro que permitió forjar una de las historias más brillantes que ha tenido el deporte mexicano.

Un verdadero astro que fue querido y respetado en todo el país, en donde se le admiró y se le reconoció como uno de los grandes baluartes de todos los tiempos y con el que, sin embargo, Aguascalientes se quedó en deuda, pues nunca hubo un homenaje en vida para reconocer su grandeza.


En el 2002 la Comisión Nacional del Deporte lo distinguió con la designación del "Entrenador del Siglo XX" como un justo reconocimiento a la incomparable carrera deportiva que forjó y que hizo posible que las Chivas Rayadas del Guadalajara fueran conocidas como "El Campeonísimo", gracias a que las condujo a la conquista de un sinfín de títulos.



Bajo su batuta el conjunto tapatío, que precisamente recibiría el mote de "Chivas", porque él corría "como chiva loca", escribió una historia que muy difícilmente se volverá a igualar no sólo en el futbol mexicano sino a nivel mundial.


Falleció el 26 de noviembre del 2006, este hombre tan extraordinario que hace unos años volviera a su querida patria chica para encontrarse con los amigos, con los nuevos deportistas y también, por qué no decirlo, para recordar sus viejos y queridos tiempos.

Javier de la Torre nació en esta ciudad el 19 de diciembre de 1925.

Y lo que son las cosas, el famoso Ing. De la Torre, el mismo que encumbró al Guadalajara a niveles de fanatismo en todo el país, en Aguascalientes habría de dar forma, allá en la década de los 40's, al inolvidable América, el mismo que protagonizaría tremendos duelos que se convirtieron en clásicos increíbles con el Club Morelos.

Fue indudablemente una de las épocas más brillantes que haya tenido el futbol en Aguascalientes.


Aguascalientes entero se volcaba al campo del Club Morelos o al Estadio Municipal, casa del América.Sus choques eran verdaderos clásicos, similares a los que luego protagonizarían en la Primera División el América y el Guadalajara.Eran tiempos en que todo era entrega, pundonor y verdadero amor a la camiseta. Tiempos en los que había realmente vergüenza deportiva.De acuerdo a lo que FUERZA AGUASCALIENTES investigó, en Aguascalientes el Club América fue fundado hacia los años 40's, precisamente por el Ing. Javier de la Torre, un gran deportista y un mejor profesionista.


Nos cuentan sus amigos de aquella época, que el ingeniero era un apasionado de lo que hoy son las Aguilas del América, por ello fue que se dio a la tarea de tener a un equipo con ese nombre, aunque inicialmente lo llamaría Potosino, para luego transformarlo en el Club América.Habría de llegar a Aguascalientes el profesor Felipe Vázquez Bueno, quien se instaló como director de Educación Física y delegado de la CODEME, identificándose de inmediato con Javier de la Torre, dándole vida al Club América.


Fue un verdadero club con sus categorías Infantiles, Juveniles, Tercera, Segunda y Primera Fuerza, en donde Javier de la Torre era el principal animador.

El Club América comenzó a hacer historia.

En 1943 quedó campeón en la categoría Infantil y ese mismo año lo habría de conseguir en todas las categorías.

El profesor y Javier de la Torre -un jugadorazo- eran los entrenadores.

En Primera Fuerza surgió el Clásico entre el Club América, de Javier de la Torre y el Club Morelos. Eran unos partidazos.


El Morelos jugaba en su campo que estaba donde hoy es el Deportivo Ferrocarrilero, mientras que el América en el Estadio Municipal.

Los llenos eran totales y la gente se dividía, había verdadera pasión.

En el América de Javier de la Torre entre otros jugadores estaban Armando Perales, David Ayala, Francisco Pizaña, Salvador Zamora, Alfredo Perales, Armando Padilla Urenda, Jorge Perales, Ramón Chávez, Enoc Muñoz, Jesús "Mula" Gómez Medina, Pepe Morán, "Güero" de la Vega, Gilberto Morales, Esteban Gutiérrez, Sergio Ruvalcaba Calvillo; con el Morelos había rivales de primer nivel, sobre todo el portero Rubén González, Checho Reséndiz, "Caxi" Ayala, Raúl Villalbazo "El Búlico" y Juan Rodríguez, entre otros.


Fueron tiempos en los que Aguascalientes era una potencia a nivel nacional en el futbol.

Tiempos que comenzaron a venir a menos cuando Javier de la Torre, su gran animador, tuvo que emigrar a la ciudad de Guadalajara, pues había que forjarse en las aulas universitarias, ya que siempre soñó con un título profesional y lo consiguió, el de ingeniero, como después se haría famoso en el futbol mexicano.


UNA CARRERA IMPRESIONANTE


Javier dejó a Aguascalientes, se instaló en Guadalajara y por su gran habilidad, además de estudiar en la Universidad, pronto ingresó al Club Guadalajara en donde fue durante doce años, de 1943 a 1955, uno de sus mejores jugadores.

Era tal su calidad que formó parte de la Selección Nacional en 1945, 1947, 1948, 1949 y 1950, pero no se conformaba con eso, siempre quería más, pues sabía que la carrera profesional de un jugador es corta y había que estar preparado para nuevos retos, por lo que aun siendo jugador se convirtió en flamante vicepresidente y técnico por cortos lapsos, del Guadalajara de 1957 a 1958 y al pasar los años, fue el jefe de Relaciones Públicas.


Al poner fin a su carrera como futbolista habría de dar paso a una en la que todavía hizo más historia y por lo que hoy se le recuerda como uno de los más grandes: la de entrenador.Javier era como técnico tal y como había sido en el campo de juego, visionario, aguerrido y ante todo, un triunfador. Fueron largos doce años como entrenador del Guadalajara, de 1960 a 1972, indudablemente la época de oro para el conjunto tapatío, pues fue cuando forjó la historia por el que lo habrían de conocer como "El Campeonísimo".

Logró el Guadalajara bajo su batuta cinco títulos durante las temporadas de 1960-61, 1961-62, 1963-64, 1964-65 y 1969-70. Así como tres subcampeonatos en las temporadas 1962-63, 1965-66 y 1968-69.


También las Chivas, del Ing. De la Torre conquistaron dos títulos del Torneo Copa México en las temporadas 1962-63 y 1969-70. Cómo no mencionar también que cuatro veces el Guadalajara, bajo su conducción, conquistó el título de Campeón de Campeones durante las temporadas de 1961-62, 1963-64, 1964-65 y 1969-70.

Por si fuera poco las Chivas lograron dos veces el título en el Torneo de Campeones de la CONCACAF en las temporadas de 1962 y 1964.


Como se verá, fue el artífice de la mejor época del querido "Rebaño Sagrado".

Cuando tuvo que emigrar de las Chivas, el Ing. De la Torre fue el técnico por cuatro temporadas, de 1975 a 1979 del Club Deportivo Jalisco, también de la Primera División. Otras cuatro temporadas, de 1980 a 1984, dirigió a los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, a los que en dos ocasiones calificó a la final.



En 1984 fue entrenador de los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara y desde 1986 fue el co-encargado de las fuerzas básicas de las Chivas del Guadalajara.

También habrá que comentar que en 1961 fue acompañante de la Selección Mexicana de Futbol a una gira por Europa, en donde en calidad de observador estuvo en los juegos contra Inglaterra, Luxemburgo, Bélgica, Hungría, Holanda y Suecia.

Con las Chivas en 1962 logró el título del IV Torneo Pentagonal de la Ciudad de México, y ese mismo año lo fue también del Pentagonal de Jalisco.


Con el Guadalajara en 1964 realizó una gira por Europa enfrentando en España al Barcelona, Sevilla, Gijón y Valencia, mientras que en Francia se midió con el Rouen y Angers, en Bélgica con el Standard de Lieja y el Lille, mientras que en Alemania jugó con el Werder Bremen y en Checoslovaquia con el Slovan de Bratislava.


Su carrera como técnico iba en ascenso y en 1968 se convirtió en auxiliar del técnico de la Selección Mexicana durante la gira a Sudamérica en donde enfrentaron a Colombia, Perú, Chile, Uruguay y Brasil.

En 1969 también fue técnico auxiliar de la Selección en la gira que realizaron por Europa, enfrentando a los equipos representativos de Portugal, Bélgica, España, Holanda y Suecia.

En el Mundial del 70, en México, fue también el técnico auxiliar cuando se enfrentó a Bélgica, El Salvador, Rusia e Italia.


Javier de la Torre era ya entonces un técnico que no merecía estar como auxiliar, por lo que al concluir el Mundial fue nombrado el técnico nacional, puesto que ocupó durante tres años y que habría de abandonar dramáticamente en 1973, luego del desastre mexicano en Haití en donde fueron eliminados vergonzosamente, en lo que ha sido uno de los episodios más negros del futbol mexicano y que se debió, según lo que ha trascendido, a la irresponsabilidad de los jugadores, quienes fueron únicamente a divertirse y a emborracharse porque pensaban que con la pura camiseta iban a ganar su pase al Mundial.


Fue entonces cuando se les puso a los tricolores el mote de los "Ratones Verdes".

El ingeniero vivió en ese 1973 su peor pesadilla y no porque no haya tenido don de mando, sino porque los jugadores eran apapachados y protegidos por los directivos de la Federación, por lo que al técnico ni caso le hacían.

Como entrenador de los tricolores, hicieron una gira en 1972 por Europa en donde enfrentaron a Alemania, Francia, Grecia, Marruecos, Yugoslavia e Italia. El mismo año fue México a Norte, Centro y Sudamérica en donde tuvo como rivales a Costa Rica, Colombia, Perú, Chile y Canadá.


EL CAMPEONISIMO



El Ing. De la Torre fue y sigue siendo parte vital para la conformación de la legendaria historia de las Chivas Rayadas, esas que con todos los merecimientos siguen siendo reconocidas como "El Campeonísimo".


Y esto comenzó a forjarse en 1957.

Hay que hacer mención que hasta antes el Guadalajara era conocido con el mote del "ya merito", porque siempre se quedaba cerca del título, además fue cuando se le comenzó a conocer, aunque no de muy buena manera como las "Chivas", sobrenombre que nadie quería y que se lo puso el periodista Reynaldo Martín del Campo, quien luego de un partido escribiría que los jugadores del Guadalajara habían corrido como "chivas locas", en especial Javier de la Torre quien corre, insistió el reportero, como una auténtica chiva.

Eso molestó a los seguidores del Guadalajara, pero con el paso del tiempo se convirtió en el nombre de guerra, las "Chivas Rayadas" o también el "Rebaño Sagrado".

Estaba el nombre ya, pero el equipo no ganaba nada y seguía siendo el "ya merito".

La situación habría de cambiar en el año al que nos referimos: 1957.



Ahí el Guadalajara, con Javier de la Torre como jugador, habría de coronarse el 3 de enero, logrando su primer título profesional ante el Irapuato al que ganó 1-0 en el estadio de Oblatos de la capital tapatía, siendo el anotador Salvador Reyes.

Ese campeonato lo lograron, además del Ing. De la Torre, gente como Jaime "Tubo" Gómez, Guillermo "Tigre" Sepúlveda, José "Jamaicón" Villegas, José "Pina" Arellano, Isidoro "Chololo" Díaz, Salvador "El Melón" Reyes, José "Bigotón" Jasso, Panchito Flores, Héctor Hernández y Chicho López, encabezados por veteranos de extraordinaria calidad como Chucho Ponce y Tomás Balcázar.


Fue tal la euforia por el primer título que incluso hasta el Papa les envió un telegrama de felicitación.Iniciaba así a escribirse la historia del "Campeonísimo", porque luego ganaron el título del siguiente año 58-59 y seguirían ya con el debut de Javier de la Torre como entrenador, en las temporadas de 1960-61, 1961-62, 1963-64, 1964-65 y 1969-70.

Las victorias de las Chivas generaron para entonces una verdadera conmoción social en todo el país y tanto sus jugadores como su técnico eran idolatrados, ya que además lograron los títulos de Copa, Campeón de Campeones y de la CONCACAF, a los que hacemos referencia en líneas anteriores.


Y todo esto fue logrado con puros jugadores mexicanos, ya que desde su creación las Chivas nunca han tenido extranjeros.

Al salir el Ing. De la Torre para convertirse en el técnico de la Selección Nacional, lo que ocurrió en 1970 vino la sequía de títulos para el Guadalajara, cayendo en un profundo bache. Al iniciar la década de los 80's, ya en época de las Liguillas, Chivas estuvo cerca del título en 82-83 y 83-84, pero perdió la final con Puebla y América, coronándose en 86-87 ante Cruz Azul logrando su décimo campeonato en el Verano de 1997 bajo la conducción del "Tuca" Ferreti frente a los Toros Neza, a los que ganó en el estadio Jalisco por 6-1 para terminar con un global de 7-1.


Así las cosas, han sido muchos los títulos en la historia del Guadalajara y en por lo menos ocho de ellos el Ing. Javier de la Torre fue actor y protagonista.

Fue el gran líder, el estratega que hizo posible una revolución en el futbol mexicano, una convulsión que hasta la fecha sigue y cada vez se agiganta más, pues la pasión por las Chivas Rayadas del Guadalajara es infinita.


Una pasión que un aguascalentense se encargó de avivar, de moldear y de convertirla casi en religión, el amor por el "Rebaño Sagrado".Por lo tanto, cómo no enorgullecernos que un hombre de Aguascalientes es el que haya sido tan decisivo para forjar una de las historias deportivas más brillantes de todos los tiempos.Cómo no decir que Aguascalientes está en deuda con el querido Ing. Javier de la Torre, quien dejó de existir luego de una larga y penosa enfermedad, como ya lo dijimos, el 26 de noviembre del 2006. Y claro que al conocer algo de su historia deportiva es algo digno de presumirlo.


Sus merecimientos son tan extraordinarios que no por nada la Comisión Nacional del Deporte lo distinguió con la nominación del "Entrenador del Siglo XX". Así pues, el Ing. Javier de la Torre es con todos los merecimientos uno de nuestros más preciados tesoros en Aguascalientes, quien vivirá para siempre en la historia del futbol mexicano, y en especial, del de Aguascalientes.


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo