La Iglesia Católica está siendo afectada severamente


Los escándalos de sacerdotes


+ La pederastia ha sido combatida por los Obispos de Aguascalientes así como lo está haciendo el Papa Francisco, quien ha declarado la CERO TOLERANCIA, advierte el Padre Raúl Sosa Palos.


+ Las crisis que le están pegando de manera intensa a la sociedad, tales como descomposición, suicidios, divorcios, violencia intrafamiliar, alcoholismo y drogadicción, entre otras, también están dañando a la Iglesia y más por una pederastia que no es exclusiva de los sacerdotes


HERIBERTO BONILLA BARRON



El Rector de Catedral, Presbítero Raúl Sosa Palos reconoció que desde hace mucho la Iglesia Católica está siendo atacada ferozmente por casos de pederastia, de presunta opulencia de sus sacerdotes e inclusive de nexos con el narcotráfico, sin embargo acepta todo y lo enfrenta con decisión porque el ¨mal está actuando¨, pero nunca encontrará la victoria, ya que el bien siempre terminará imponiéndose.


En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES afirmó que se está predicando y se exige la CERO TOLERANCIA, advirtiendo que en estos tiempos en los que todo parecieran ser tinieblas, al final la luz divina será la que prevalecerá, a pesar de que todo esto está afectando la religiosidad de la sociedad.


Hace poco el Padre aceptó dialogar sobre la pederastía y de muchas cosas que le están pegando no solo a la Iglesia, sino a la sociedad, por lo que hoy traemos al presente algo de lo que nos dijo sobre los sacerdotes que abusan sexualmente de los menores de edad, a propósito del nuevo caso que ha quedado al descubierto y que tiene conmocionada a la sociedad aguascalentense.


La crisis que vive la sociedad aguascalentense, en donde predominan los suicidios, divorcios, violencia intrafamiliar, alcoholismo, drogadicción y descomposición social, no es nueva ni se limita solo a ella, también afecta seriamente a la Iglesia Católica, la cual está enfrentando muchos retos, entre ellos los casos de pederastia, las inexistentes riquezas entre los sacerdotes y los abusos hasta la misma pérdida de valores, reconoció ayer el presbítero Raúl Sosa Palos, quien dijo que cada uno de los Obispos que ha tenido la Diócesis, incluido el actual, ha enfrentado estos hechos que tanto escandalizan, como el de los ataques sexuales de los sacerdotes hacia los niños.


Sin tapujos y de frente aceptó dialogar no solo de las crisis que estamos enfrentando como sociedad, sino de los casos de pederastia, de enriquecimiento y hasta del alejamiento de algunos sacerdotes a sus deberes, algo que nadie de la Diócesis se había atrevido, es más ni el mismo Obispo José María de la Torre.


El Padre Sosa Palos, un prelado sumamente conocido y querido por todo Aguascalientes, reconoció que las denuncias y testimonios de pederastia y alta corrupción en sectores de la jerarquía a nivelo local y nacional han traído descrédito a la Iglesia Católica, señalando que esas denuncias han generado desilusión y desesperanza en los feligreses, de ahí que la Iglesia también está en crisis sin embargo afirmó que esto no es nada nuevo, se da desde los tiempos de nuestro señor Jesucristo.


Afirmó que mienten totalmente aquellos que dicen que la Iglesia trata de minimizar todos estos señalamientos, por el contrario, nuestro Obispo es el primero en insistir que se investiguen y que se llegue hasta las últimas consecuencias, rechazando también que muchos de los sacerdotes de Aguascalientes se hayan enriquecido corruptamente a la sombra de la Iglesia y tan es así que el salario máximo de un prelado es de siete mil pesos mensuales, nada que ver con el cuarto de millón de pesos que devenga el gobernador Martín Orozco, así como muchos funcionarios, dirigentes educativos, magistrados y políticos, entre otros.


ACUSACIONES Y RUMORES CONTRA LA IGLESIA


Admitió que recientemente se han incrementado los ataques y las acusaciones en contra de la Iglesia Católica, señalando que ésta no solo es el Papa, los Obispos y los sacerdotes, todos ellos tienen su tarea como pastores y como seres humanos claro que también tienen sus errores, sin embargo debo señalar que la pederastia no es exclusiva de algunos sacerdotes, también se presenta en las escuelas y al interior de las familias toda vez que hay abuelos, padres, hermanos y tíos que abusan sexualmente de los menores de edad.

De esta manera vemos que no solo los malos sacerdotes son los que violan a los niños, también lo hacen sus padres y otros familiares e inclusive algunos maestros,


lamentablemente se hace un gran escándalo cuando esto lo hace algún religioso y quizás exista razón, sin embargo tengo que advertir que somos seres humanos y cualquiera está expuesto a cometer graves errores, señaló.

Ante esto, al igual que en la sociedad, esto se tiene que ir purificando y prueba de que la Iglesia no está protegiendo a sus pastores que incurren en este ilícito es que se está pidiendo a la ciudadanía que haga la denuncia correspondiente, si es que sabe de algún caso.


La Iglesia Católica, dijo el padre Sosa Palos, está haciendo estrictamente lo que le corresponde ante los abusos sexuales de los sacerdotes a los niños, tan es así que no hay semana en que el Papa Francisco insista en que exista CERO TOLERANCIA para los sacerdotes y esto, dijo, tendría que aplicarse también en las familias en donde, reitero, hay muchos abuelos, padres, hermanos, tíos y hasta maestros que están abusando sexualmente de los menores, algo que es terriblemente aberrante y que tenemos que acabar, refirió.


Yo me pregunto, ¿por qué nadie dice nada cuando está ocurriendo esto en algunas familias y por qué sí se ensañan con el sacerdote?

Por eso precisamente, porque son sacerdotes y se supone que son los representantes de Dios en este mundo terrenal en donde lo que menos se espera es que un prelado sea un depredador sexual, le dijimos.


Fue cuando dijo a FUERZA AGUASCALIENTES que no pretende disculpar a nadie ni tampoco está pidiendo consideración, lo que ocurre es que el sacerdote como ser humano también está plagado de errores, no es un ser perfecto ni tampoco un santo, por lo que está expuesto a todas las tentaciones, de tal suerte que cuando no tiene bien arraigado a Dios en su corazón puede desviar el camino, sin embargo, repito que no estoy tratando de justificar a quienes han cometido tal error, por eso es que al igual que el Papa y nuestro Obispo José María de la Torre, apoyo decididamente la CERO TOLERANCIA, apoyando el castigo a quien tenga culpa alguna.

¿En Aguascalientes hay este tipo de delitos sexuales en sacerdotes, o han existido?, le preguntamos.


Y sin tener ninguna duda respondió: todos los Obispos, hasta el actual, han tenido que actuar para enfrentar este tipo de hechos, con eso le digo todo.

De esta manera, el Padre Sosa Palos, sin afirmarlo, reconoció que se dan este tipo de ilícitos que son aberrantes y más cuando son cometidos por hombres que han dedicado su vida a predicar la palabra del Señor.

Como sacerdote y como hombre, señaló, nunca voy a tolerar que ocurran este tipo de hechos que denigran no solo a quien los comete, sino que atentan contra la misma sociedad y la Iglesia.


LOS SACERDOTES Y LA RIQUEZA


Luego FUERZA AGUASCALIENTES le dijo al Padre Raúl Sosa Palos que mucha gente está desconfiando e inclusive alejándose de la Iglesia Católica, porque ve que algunos de sus representantes, incluido el mismo Obispo José María de la Torre, lejos de ver la pobreza que existe en muchas partes de la ciudad y de los Municipios, parecieran hacer ostentación de un poderío económico que la sociedad reprueba y de las ayudas que el Gobierno del Estado les ofrece, como a la máxima autoridad católica en Aguascalientes, que trae guardaespaldas, chofer en lujosa camioneta y que vive en una casa de ricos.

Se nos quedó viendo fijamente y luego, como agachando su cabeza y con una voz muy pausada, dijo que algunos sacerdotes no tienen la culpa de haber nacido en familias donde existe la riqueza y un gran ejemplo lo es el Obispo Emilio Berlié Belauzarán, cuya familia es muy adinerada, y así como él hay otros cuyas familias tienen bastantes recursos.


Sobre los ataques y críticas por la la presunta riqueza de la que hace gala el Obispo José María de la Torre, dijo que la casa que habita es típica de la clase media y que él no tiene la culpa de que en ese fraccionamiento viva gente que es muy rica, señalando que la casa de ninguna manera es del prelado, pertenece a la Diócesis, por lo que es prestada y en cuanto a los guardaespaldas, aseguró que nunca se pidieron, que el Gobierno del Estado es el que se los puso, al igual que al chofer y por lo que se refiere a la lujosa camioneta, es la quinta que se le ha proporcionado, también por parte del Gobierno, en lo que va del año y aunque no se quiera creer, ¨ni es tan flamante¨, ya que en cinco ocasiones se ha descompuesto y ¨lo ha dejado tirado en el camino¨.


SALARIOS MUY DECOROSOS


El Obispo y cualquiera de nosotros, agregó, vivimos prácticamente al día y tan es así que le puedo informar que el sueldo para cada uno es, cuando mucho, de siete mil pesos al mes, mientras que los de los políticos, autoridades, funcionarios y hasta rectores, es de casi un cuarto de millón de pesos, lo que da una clara idea de la gran disparidad que existe.


Recibimos un salario casi similar al de cualquier trabajador por lo que puedo asegurar que ningún sacerdote es rico y que si se le ve ostentoso, es por la riqueza de su familia o porque hay quienes, además de su sacerdocio, dan clases en diferentes entidades educativas, brindan conferencias e inclusive hay quienes escriben, componen o tienen alguna ocupación alterna, pero de la Iglesia no podemos hacernos ricos, eso lo puedo jurar, dijo.


Señaló que le hace injusto que esa sociedad que está sufriendo por múltiples crisis, pretenda ensañarse con los sacerdotes, por qué no hablan, dijo, de muchísimos de mis compañeros que viven en una pobreza total, por qué no hablan de su entrega y sacrificio, de lo que hicieron para la construcción de los templos, así como para llevar ayuda en especie e inclusive hasta económica a las zonas más pobres de la ciudad y de los Municipios, eso independiente de la gran ayuda espiritual, así como la esperanza y amor que brindamos a nuestro prójimo y que hacemos con el gusto más grande del mundo, porque eso nos permite, dijo, cumplir con nuestra misión universal, predicar la palabra de Cristo.



1 visualización0 comentarios