La devoción en torno a la amada Virgen

¡Vámonos a San Juan!


+ No importan las inclemencias del tiempo, la gente camina por sinuosos caminos, casi 80 kilómetros desde Aguascalientes, para llegar ante la Virgen de San Juan y darle gracias por los favores recibidos


ALDO BONILLA CHAVEZ



A finales de esta semana vuelve una cita anual que tiene siglos, la tradicional caminata a San Juan de los Lagos, a fin de ir a postrarse a los pies de la amada Virgen, de tal suerte que uno de los Santuarios más visitados en la República Mexicana es el de esa ciudad, donde la diminuta imagen de la santísima Virgen recibe fervoroso homenaje, principalmente el 2 de febrero.


Y es tanta la devoción, que son miles de peregrinos de Aguascalientes y de otros Estados, por lo que el Gobierno del Estado y los cuerpos de ayuda como la Cruz Roja y algunos otros han iniciado ya sus operativos con el fin de brindarles seguridad a los caminantes.

De acuerdo a una investigación de FUERZA AGUASCALIENTES, el origen de la bendita imagen, según se anota en un Compendio de la Historia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, no se conoce con exactitud, no obstante, el cronista Fray Antonio Tello en 1653 escribía que una india llamada Ana Lucía, que murió de más de 110 años de edad, en San Juan de los Lagos en 1643, había certificado al Cura Beneficiado de Jalostotitlán, que ésta imagen había sido donada a dicho pueblo por ``un religioso de Nuestro Padre San Francisco''.


Siendo la patrona espiritual de los pueblecillos de la jurisdicción de Jalostotitlán, los feligreses se encomendaban a la Virgen y le pedían favores, mismos que recibían.

Pronto se conocieron en toda la región los milagros de la Virgen de San Juan y fue creciendo la devoción en el territorio nacional. A mediados del Siglo XIX comenzaron las peregrinaciones a su templo, y debido al gran número de personas que lo visitaban fue elevado al rango de Santuario y es también Catedral Basílica de San Juan de los Lagos, según lo determinó la Santa Sede.


Por otra parte, a principios del siglo XX, la gente agradecida con la Virgen de San Juan por los favores recibidos, quiso plasmarlos en un papel, o pedazo de lámina, así surgieron los ahora famosos retablos o ex-votos a la Virgen.


En ellos, se da a conocer el apuro que tenían y del cual salieron gracias a la Virgen, por lo que, se pueden ver desde los más sencillos hasta los más dramáticos y dolorosos.

Dichos ex-votos se encuentran en varias salas anexas al Santuario, son miles, y siguen aumentando, ya que a diario llegan fieles de diversos puntos del país, incluso del extranjero y llevan retablos, alguna ofrenda o artículo, en agradecimiento a la Santísima Virgen. Por lo que se refiere a las peregrinaciones, desde mediados de enero, feligreses de Aguascalientes, y parte de la región, acuden al Santuario de la Virgen de San Juan, pero de una forma muy singular: a pie.


No importan las inclemencias del tiempo, la gente camina por sinuosos caminos, casi 80 kilómetros desde Aguascalientes, para llegar ante la Virgen de San Juan y darle gracias por los favores recibidos. Algunos de ir a pie, otros lo hacen por gusto, pero todos lo hacen con mucho fervor, pues es una advocación muy querida para los mexicanos.

La caminata se alarga mínimo 18 horas, tal vez con breves descansos, aunque hay personas que acuden en caravanas y tardan varios días en llegar al Santuario.

El maestro de la UAA e historiador Víctor Moreno, dice a FUERZA AGUASCALIENTES que en México existen muchos lugares a donde la gente del pueblo va a visitar para solicitar ayuda espiritual, sin embargo, son los santuarios de la Virgen de Guadalupe en el Distrito Federal, el Señor de Chalma y la Virgen de San Juan de los Lagos donde acuden miles de personas en peregrinación individual o grupal en busca de algún favor y milagro.



Nos dice que a partir del siglo XVII, ha sido de gran importancia para la vida religiosa de nuestra región la presencia de la Santísima Virgen en su bendita imagen de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos. De manufactura indígena, hecha de pasta de maíz en Pátzcuaro, Michoacán, fue traída por el Venerable Padre Fray Miguel de Bolonia, guardián del convento de Juchipila y doctrinero de estas tierras, quien la donó al pueblo de San Juan Bautista de Mezquititlán -Hoy San Juan de los Lagos-, hacia 1542.


Fue Fray Antonio de Segovia quien le dio el título de Nuestra Señora de la Concepción, cuya fiesta inicial fue el 8 de diciembre y junto con Fray de Miguel de Bolonia promovieron la pacificación y evangelización por las tierras de Jalisco, Zacatecas y Aguascalientes, llevando en el pecho una cajita a la Virgen.


EL PRIMER MILAGRO: LA REANIMACION DE UNA NIÑA


La imagen fue adquiriendo fama a partir de 1623 con la reanimación de una niña, hija de unos cirqueros, que pasando por San Juan ejecutó unas suertes en trapecios y una niña cayó sobre las puntas de espadas, y resbalando, cayó sobre ellas y se mató. Cuando se disponían a sepultar a la niña, la llevaron a la pequeña capilla de adobe y techo de paja y ahí una mujer indígena llamada Ana Lucía, encargada de la capilla, les dijo a sus padres en su lengua que no tuviesen pena, que allí estaba una Señora -refiriéndose a la Virgen- que la daría la vida, colocó la imagen de la Virgen sobre el cuerpo muerto de la niña, devolviéndole la vida.


Este hecho conocido como el primer milagro, fue dado a conocer al Excelentísimo Señor Obispo de Guadalajara, capital del Reino de Nueva Galicia, quien ordenó al Capellán, Señor Presbítero Licenciado Don Juan Contreras Fuerte, levantara las informaciones juramentadas de testigos oculares el año de 1643 junto con el informe del Párroco de Jalostotitlán, Don Diego Camarena, a cuya jurisdicción pertenecía San Juan, y quien conoció personalmente a la india Ana Lucía.


Este acontecimiento portentoso ha provocado desde entonces que millones de peregrinos hasta de más allá de nuestras fronteras, vengan con fe a buscar consuelo de la taumaturga imagen. Ya en 1797 tanto había crecido su fama, que el rey de España, Carlos IV, concedió a San Juan de los Lagos el privilegio de una Feria anual perpetua, que con el tiempo se convirtió en una de las más importantes del país.


La piedad popular y la devoción de tantos fieles, le han dedicado el actual santuario desde el 30 de noviembre de 1732 en que se bendijo la primera piedra; y treinta y siete años después el mismo día 30 de noviembre de 1769, se traslada la imagen a su nuevo santuario. El 15 de agosto de 1904 la Virgen fue coronada solemnemente por el Obispo Jesús Ortiz. Este santuario fue eregido en Colegiata en 1923 por el Papa Pío XI. En el marco del IV Centenario de la erección de la Diócesis de Guadalajara, en 1948, fue decretada como Basílica Menor el 1o. de mayo de 1947. Finalmente elevada a Catedral con la erección de la Diócesis de San Juan de los Lagos, el 29 de junio de 1972. El Papa Pío X concede la bula en la que se promulga la coronación pontificia de la imagen de la Virgen de San Juan de los Lagos, realizando este evento el 15 de agosto de 1904 con una coronación esplendorosa.


FIESTA DE LA CANDELARIA



Con motivo de la celebración del primer centenario de la dedicación del Santuario, 1769-1869, el Obispo de Guadalajara, Diez de Sollano, se dio cuenta de que el vicio y la inmoralidad se habían infiltrado en la Feria de San Juan causando estragos terribles en las costumbres del lugar. Tal situación motivó para comenzar a inculcar entre la población la idea de cambiar las peregrinaciones del tiempo en que se celebra la fiesta de la Feria a la fecha en que se celebra la Presentación del Niño Jesús al templo, es decir el 2 de febrero, tal situación es como la conocemos hoy en día, como la fiesta más importante de San Juan de los Lagos. Esto sin excluir la del 8 de diciembre (Inmaculada Concepción) y la del 15 de agosto (Asunción de María a los cielos), ésta última debido a que la patrona del templo es la Virgen de la Asunción.


FENOMENO DE LA VIDA COTIDIANA: SEÑORA, MADRE MIA, ¿A QUIEN IREMOS?


Los sanjuaneros de varias partes de México, en particular de Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco, Colima, Querétaro y Aguascalientes, han venido desde hace más de 70 años, ya sea a pie, en peregrinación, en columna, en cabalgata, en bicicleta o en automóvil para visitar a la Virgen de San Juan de los Lagos, a agradecer los favores recibidos, a solicitar el auxilio espiritual y material, a buscar el consuelo a sus penas y dolores. Esta hermosa tradición y costumbre personal, grupal y familiar ha trascendido las fronteras de Mexico, ya mucha gente de los Estados Unidos y el Canadá vienen a peregrinar.


¡SOY SANJUANERO POR EL AMOR A LA VIRGEN!


Ir a pagar una manda individual, en peregrinación o en caravana es parte de la religiosidad popular que durante todo el siglo XX se fue arraigando entre nuestro pueblo. ¿Quién de nosotros, amigo o algún familiar quienes durante la última semana de enero hasta el dos de febrero de cada año va a visitar a la Virgen de San Juan de los Lagos, Jal. Convirtiéndose en un clásico "Sanjuanero"? Este comportamiento no debe extrañarnos, pues en Aguascalientes desde 1935 vamos a visitar a nuestra patrona, la Virgen de la Asunción, en su Quincenario y desde 1955 cada noche nos convertimos en "Romeros".

A pesar del cansancio físico y sacrificios que ir de peregrino a visitar la Virgen de San Juan de los Lagos, no es motivo para dejar de hacerlo, aún de las viejas historias y leyendas de almas en pena o perdidas, de peregrinos que se aparecen en los caminos polvorientos, quizás ellos tienen mayor necesidad de Dios y de apoyo de la Virgen.


TIERRA DE MARTIRES Y SANTOS


San Juan de los Lagos y sus alrededores fueron testigos de la cruenta persecución religiosa realizada por el Gobierno Federal del entonces presidente Plutarco Elías Calles, quien llevó a cabo la aplicación de la Ley Calles, la cual provocó que el pueblo se levantara en armas en defensa de la libertad religiosa. Laicos y presbíteros regaron con su sangre este fecundo suelo y nos han legado su ejemplo hasta el martirio, pues nunca callaron el amor por Dios y la Virgen, todo ello con el testimonio y grito de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva la Virgen de Guadalupe! El Papa Juan Pablo II canonizó el 21 de mayo del 2000 al Cura Ramón Adame Rosales, al párroco Julio Alvarez Mendoza, a los presbíteros Pedro Esqueda Ramírez, Sabás Reyes Salazar, Toribio Romo González, Tranquilino Ubiarco y otros que sin tomar las armas fueron sacrificados.


¿QUIEN ES ESA BELLISIMA NIÑA...?


Puesto que la Virgen de San Juan es pequeña, se sigue la tradición española de vestirla con su ancho manto tendido hacia los lados formando un místico triángulo. Su traje hace un buen efecto al contemplarla desde una distancia lejana. Aunque, en otros tiempos la imagen tenía un traje bordado de perlas. Las medidas de la imagen son apenas de treinta y ocho centímetros de altura, pero debido a la peaña interior crece el tamaño de la imagen hasta darle una estatura de cuarenta y cinco centímetros que es más proporcionada. Después de muchos años, la imagen acaba de ser restaurada de manera integral en el año de 2005.



La escultura de la Virgen proviene de Michoacán, al igual que la de Zapopan y Talpa, ya que fueron elaboradas de la misma clase de pasta, fabricada de una mezcla de médula de caña de maíz y de orquídea llamada "tatzingui" que identifica como la catleya citrina, aunque cada una tiene su hechura es diferente. La Virgen de San Juan es con toda seguridad originaria de Patzcuáro por ser toda dorada por el trabajo en laca y estofado, de un bello colorido en su rostro que brilla espléndidamente con un magnífico esmalte.

Una cajita de plata que sigue el contorno de la imagen guarda la parte inferior del cuerpo de la escultura. Está labrada con adornos formados por estrellas brillantes en círculos opacos grabados en la misma, que termina en media luna, ya que debe ocultar otra luna de talla en su interior.


La cajita termina en la cintura pero se une a un peto o coraza de plata enbisgado a dicha caja, la cual tiene también modo de abrirse lateralmente. El peto o coraza está ricamente grabado y simula un sol en medio del pecho sobre las juntas manos.

La cajita está colocada sobre una peaña interior, también de plata que tiene forma de una pequeña urna rematando en un amplio plinto o base que está atornillado a la peaña exterior, que es monumental, de plata dorada, teniendo oculto bajo el traje volutas o hélices laterales iguales, aunque más pequeñas, a las que se ven a los lados de la urna o copón central, sobre la cual hay colocada al frente una media luna bellamente cincelada en oro y adornada de rubíes y esmeraldas, que termina en dos estrellitas también con valiosa pedrería. Del pie de la media luna penden áureas cadenas rotas que significan habernos librado de María de la esclavitud del pecado por su Divino Hijo. La gran peaña termina como la chica interior, en un plinto o base que sostienen cuatro salientes a los lados.


La corona es imperial, casi una tiara oriental, de oro con piedras preciosas, y de un diseño semi-gótico, rematando en una cruz sobre un pequeño globo con cuatro salientes que forman otra cruz horizontal. Para no maltratar la escultura se sostiene la corona en una columna de metal puesta en la parte posterior de ésta. Esa misma columna soporta en aire a dos áureros angelitos, que colocan sobre la imagen una cinta con la importante inscripción latina: "MATER INMACULATA ORA PRO NOBIS".


UN PEREGRINO DE LA PAZ LA VISITA: JUAN PABLO II


En la fresca mañana del 8 de mayo de 1990, S.S. Juan Pablo II arribó al aeropuerto de Aguascalientes, en donde fue recibido por casi un millón de personas y peregrinos de la región, en especial de maestros, a quienes les dirigió su mensaje. Posteriormente, el Vicario de Cristo se trasladó a San Juan de los Lagos, Jal. en donde también fue recibido por miles de peregrinos. Su Santidad dirigió su mensaje a la juventud de México y del mundo, en especial, regala a la Virgen una hermosa corona.


9 visualizaciones0 comentarios