La devastación del COVID ha sido terrible


Sigue la agonía


+ Si se han perdido más de 27 mil empleos formales, en la informalidad son más de tal suerte que albañiles, taxistas, electricistas, vendedores y hasta sexo servidoras se encuentran a la deriva, como si hubieran sido dejados de la mano de Dios y, lo peor, es que Martín Orozco Sandoval insiste en presentar un panorama color de rosa.


HERIBERTO BONILLA BARRON



Si bien según estimaciones de líderes de comerciantes y sindicales se han perdido aproximadamente unos 27 mil empleos formales en Aguascalientes de que se presentó el COVID 19, la verdad que la devastación ha sido mayúscula en el sector informal en donde la situación luce verdaderamente dramática.


Son miles y miles de personas que se encuentran viviendo momentos terribles ya que no tienen para llevar el alimento a sus familias, algo que definitivamente no ven en Palacio de Gobierno, cuyo inquilino pareciera que anda en campaña anunciando proyectos, a futuro, para reactivar la economía, mientras que albañiles, taxistas, electricistas, vendedores y hasta sexo servidoras se encuentran a la deriva, como si hubieran sido dejados de la mano de Dios y, lo peor, es que Martín Orozco insiste en presentar un panorama color de rosa.

De esta manera, además de la agonía empresarial y el desempleo formal, toda esa gente que está en la informalidad, incluidos los tianguistas, son también los grandes damnificados tanto del COVID 19 como del mismo Gobierno del Estado, toda va que el programa de ayuda emergente que se aplicó durante parte de abril y mayo, nunca llegó a ellos y prueba de ello es que los taxistas se han quedado, de manera inútil, de que fueron engañados por el gobernador pues nunca recibieron los cuatro mil pesos que presumió había dado a cada uno de los choferes, algo que fue una gran mentira.


Y lo mismo sucedió con muchos de los comerciantes, los cuales se quedaron con la esperanza de un apoyo, por mínimo que fuera, lo que nunca ocurrió y a eso se debió el cierre de bastante comercios, basta darse una vueltecita por la avenida López Mateos, por la Madero y el mismo Parián, para darse cuenta del daño provocado por la contingencia y también por la nula visión de un gobernante que pareciera andar en campaña, inaugurando puentes y presumiendo proyectos que, si se concretan, va a ayudar en los próximos meses y no ahorita.


Por lo pronto ayer Oscar Romo, el dirigente de Agrupaciones Unidas del Gremio de Taxistas de Aguascalientes, lamentó que al decidirse que todavía no es tiempo de las clases presenciales eso es un duro golpe para el gremio, afirmando que la situación se ha tornado dramática ya que la actividad se ha desplomado hasta en un 60%, por lo que los choferes no sacan ni para pagar la liquidación, menos para la gasolina y el aseo de la unidad, lo que ha provocado que muchos hayan tenido que dejar su trabajo para tratar de buscar por otro lado la forma de llevar el alimento a sus casas.



Dijo que en tiempo normal, las clases significaban un gran detonante para la economía de los taxistas, pues la hora de entrada y salida de las escuelas representaba una de las mejores oportunidades de trabajo para ellos ya que eso era un gran indicador de la actividad económica, señalando que de lunes a viernes, por la mañana y tarde, era cuando más trabajo teníamos, para llevar y recoger a los niños, algo que por ahora es imposible de allí que esta contingencia sanitaria ha sido un golpe demoledor para todos y más para el gremio pues la inmensa mayoría de los trabajadores se encuentran sin seguridad social.



5 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla