Estudio recomienda se aplique la segunda Sinovac más de 14 días después, y aumenta su eficiencia

De acuerdo con el estudio del Instituto brasileño Butantan y Sinovac, la eficacia de la vacuna aumenta al aplicar la segunda dosis después de 14 días.

Un estudio divulgado este domingo por el Instituto brasileño Butantan señala que la eficacia de la vacuna china Coronavac frente a los casos sintomáticos de la COVID-19, sube al 62.3 por ciento si el intervalo para la aplicación de la segunda dosis es superior a los 14 días iniciales.



Según el estudio, desarrollado conjuntamente por el Butantan y el laboratorio chino Sinovac, la Coronavac es segura y efectiva en el 50.7 por ciento de los casos sintomáticos del virus para quienes reciben la segunda dosis en un intervalo de 14 días, porcentaje ligeramente superior al 50.38 por ciento informado en un análisis previo.


No obstante, si el refuerzo es aplicado 21 días después de la primera dosis, la eficacia del inmunizante aumenta al 62.3 por ciento.


El índice mínimo de eficacia general recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es del 50 por ciento.


De acuerdo con el Butantan, el estudio se adelantó entre el 21 de julio y el 16 de diciembre de 2020, con la participación de 12 mil 396 voluntarios adscritos en diversos centros de salud de Brasil y fue enviado este domingo a la reconocida revista científica The Lancet, para su verificación y publicación.


Los voluntarios se dividieron en diferentes grupos. Una parte recibió una dosis del inmunizante, a otra le fue suministrado un placebo y una tercera recibió dos dosis de la Coronavac.


A un pequeño segmento del último grupo le fue aplicado el refuerzo después de tres semanas o más.


Los resultados también señalaron que para los casos que requirieron asistencia médica, la efectividad de la Coronavac osciló entre 83.7 por ciento y 100 por ciento, mientras que en un estudio preliminar variaba entre 78 por ciento y 100 por ciento.


Según el Butantan, el estudio también evidencia que la Coronavac es eficaz en la protección contra las variantes brasileñas P.1. (Amazonas) y P.2. (Río de Janeiro).


La Coronavac es producida en Brasil por el Butantan, uno de los mayores centros de investigación en salud de Latinoamérica, vinculado a la Gobernación del estado de Sao Paulo.


La vacuna china fue la primera en aplicarse en el país y representa cerca del 80 por ciento de los más de 47 millones de inmunizantes contra la COVID que se han distribuido hasta el momento en Brasil. El porcentaje restante es de la desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

5 visualizaciones0 comentarios