En el centenario de la Virgen de la Asunción

Viene el Nuncio Apostólico

+ La actual imagen de la Virgen de la Asunción llegó una tarde de otoño y bendecida a dos meses de su arribo, para lo cual se le había construido un hermoso ciprés de mármol años atrás


HERIBERTO BONILLA BARRON



Octubre es un mes de fiesta y no solo por el aniversario 444 de la ciudad, sino porque es el culmen del Año Jubilar con motivo de los cien años del arribo de la imagen de la Virgen de la Asunción que veneramos en la Catedral Basílica, dijo el Presbítero Raúl Sosa Palos, quien informó que desde el día primero iniciaron los festejos que habrán de culminar el próximo día 18 cuando a partir de las cinco de la tarde se lleve a cabo una Misa que será encabezada por el representante del Papa Francisco, el Nuncio Apostólico Francisco Coppola.


Destacó que antes que esa imagen hubo algunas otras, una de ellas que se conserva en un ranchito de Betulia y algunas otras ya ni existen pues datan del año de 1600, señalando que a la conclusión del Año Jubilar se realizará un Triduo, detallando que el Año Jubilar inició el 18 de octubre del 2018 y habrá de finalizar el día 18 de este mes, es decir, de este viernes en ocho días.


Desde principios de este mes, agregó el Presbítero Sosa Palos, se han realizado todos los días misas especiales en Catedral y el día 18 al mediodía tendremos una misa normal sin embargo la principal será a las 17 horas y se va a celebrar afuera de la Catedral a fin de que asistan a ella los miles de feligreses que esperamos, evento en el que además del Obispo y de la mayoría de los sacerdotes de la Diócesis tendremos la participación del representante del Papa Francisco, el Nuncio Apostólico Francisco Coppola.


En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES Indicó que se está trabajando ya en una serie de eventos con los que se honrará el arribo de la sagrada imagen a esta ciudad y en donde se espera tener como invitado de honor al Nuncio Apostólico, así como a Obispos de diferentes Entidades y de Chicago.

Ante tal acontecimiento nos comentó que así como esta tradición se reafirma día con día, hay otras que han desaparecido y lo que son las cosas, una, la del Ferrocarril, fue vital para el surgimiento de la Diócesis.


Esta historia, la del centenario aniversario del arribo de la imagen de la Virgen de la Asunción, Patrona de Aguascalientes, es sumamente hermosa y hoy pretendemos difundirla en toda la Diócesis y para comenzar recuerda que la imagen actual que se venera en la Catedral no es la original.

El segundo Obispo de la Diócesis, el señor don Ignacio Valdespino y Díaz en 1913 la mandó hacer en la ciudad de Barcelona, España.


La imagen original se dice que se encuentra en una capellanía perteneciente a la parroquia de Betulia, al parecer Los Azulitos, aunque yo no tengo la seguridad de que sea la original. Lo que sí es cierto, agrega el maestro Presbítero Sosa Palos, es que no eran iguales. La original parece, por las fotos que existen, de que era una Inmaculada y la actual, nos muestra claramente la Asunción de la Virgen.


SU ARRIBO


Con los brazos abiertos hacia el cielo y colmando bendiciones, la imagen de la Virgen de la Asunción que se venera en la Catedral Basílica tiene cien años de presencia en la diócesis 1919-2019. La actual imagen de la Virgen de la Asunción llegó una tarde de otoño y bendecida a dos meses de su arribo, para lo cual se le había construido un hermoso ciprés de mármol años atrás.

Su casa sigue siendo la misma que le construyó el párroco Manuel Colón Larreategui, la Catedral Basílica.


Ella es la imagen que veneramos y que bendice a toda la Diócesis de Aguascalientes.

Debido a la muerte del primer Obispo José María de Jesús Portugal, y Serratos ocurrida el 27 de noviembre de 1912, fue preconizado segundo Obispo de Aguascalientes, el 9 de enero de 1913, por el Papa San Pío X, don Ignacio Valdespino y Díaz nacido en Chalchihuites, Zac., el 30 de julio de 1861.


Era por entonces Obispo de Sonora, de donde fue trasladado a Aguascalientes, tomando posesión de la Diócesis el 10 de mayo de 1913 y la que gobernó hasta el II de mayo de 1928 en que murió desterrado en San Antonio, Texas, debido a la Persecución Callista de 1926 a 1929.


Valdespino tenía un hermano de nombre Juvenal que tomó la comisión de agente en México de uno de los afamados talleres de escultura de Barcelona, cuyas estatuas por esa época volaban en alas de la fama en todo el mundo por su belleza artística y finos decorados y que se elaboraban, con buenos acabados, tanto en pasta como en madera.

Juvenal logró convencer a su hermano, el segundo Obispo de Aguascalientes, para que sustituyera la antigua escultura de la Asunción hasta entonces venerada en su propia Iglesia, antes Parroquial y ahora Catedral, por otra de gran tamaño traída de Barcelona.

Así Io aceptó el Obispo Valdespino y se hizo venir del taller de escultura, de donde su hermano Juvenal era agente, una nueva estatua de la Asunción de María para la Iglesia Catedral de Aguascalientes.


ELABORADA EN VIC, CATALUÑA



En los vetustos pueblos de Cataluña como Olot y Vic existen hoy en día los afamados Talleres de Arte cristiano, donde en alguno de ellos fue diseñada y elaborada la imagen de Nuestra Señora de la Asunción. El entonces Cónsul Honorario de España en Aguascalientes, Alejandro Muñoz, afirmaba con datos precisos que la escultura de la imagen de la Virgen de la Asunción fue elaborada en la ciudad de Vic, en Cataluña, en la Provincia de Barcelona.


Dicha imagen mide 2.46 metros en todo el conjunto; propiamente dicha mide 1.80 y el pedestal donde descansa es de .66 centímetros.

Se cuenta con el acta que levantó el Notario Público Mariano Ramos que dio fe y testimonio de uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la iglesia de Aguascalientes, como lo fue el arribo, descubrimiento del paquete que provino de Barcelona, en donde venía la imagen de la Virgen de la Asunción.


Minuciosamente se nos narra el día en que llegó la imagen a esta ciudad, y por fortuna nos dejaron el acta respectiva: la imagen arribó el 18 de octubre de 1919 a la pieza contigua a la sacristía de la Catedral, y a las cuatro y veinte minutos de la tarde, comenzó la labor de desempacar la bendita imagen de la Virgen de la Asunción.

En la sacristía estuvieron reunidos por parte de la iglesia el Obispo de la Diócesis, Ignacio Valdespino y Díaz y su hermano Juvenal quien ordenó directamente la imagen en Barcelona.


Por parte el clero estuvieron presentes el Provisor y Vicario General de la misma, Pbro. Isidro Navarro quien estudió en el Seminario y trabajó en la recién creada Diócesis al ser ordenado sacerdote, además fue un entusiasta profesor y benefactor del Seminario Diocesano; el Pro-vicario y Secretario de la Sagrada Mitra Pbro. J. de Jesús López, quien posteriormente sería nombrado como segundo obispo de la Diócesis; el Pbro. José María Martínez Macedo, quien fue párroco del Encino en 1885 por dos meses, luego de la Asunción en 1985, fue principal promotor, fundador y primer rector del Seminario, luego en 1886 se traslada a la parroquia de Teocaltiche, Jal, y Tepic, Nay. finalmente murió en el año de 1936.


Mientras que por la parte seglar estuvieron como testigos el Dr. Carlos M. López, quien fuera descendiente de la familia López Nava, cuyos antepasados fueron los fundadores de la Villa de la Asunción. Sus padres fueron dueños de la Hacienda de La Labor, en Calvillo, en el Seminario fue maestro de lenguas, inglés, francés y en el Instituto de Ciencias, se le cataloga como un importante benefactor del Seminario Diocesano; el Lic. Carlos A. Salas López, a fines de siglo XIX y principios del XX fue diputado local en varias legislaturas, miembro del Partido Católico Nacional, fundó el periódico "El Eco Social" y colaborador del gobernador Aurelio L. González (1917-1920); el Profr. Eugenio Alcalá Mancilla.


También atestiguaron este relevante acontecimiento de la historia y vida religiosa de Aguascalientes los señores Antonio Esparza, Crescencio Guillén y Martiniano Delgado.

El maestro carpintero Antonio Arias con dos de sus oficiales, Francisco Arias y Abundio Cuervo fueron quienes procedieron a abrir una caja de madera que contenía la imagen de la Santísima Virgen María, los angelitos y la diadema correspondiente.


IMAGEN AL DESCUBIERTO


Una vez levantada la tapa de la caja y sacadas las astillas que tenía, quedó descubierta aquella imagen y pudieron admirar todos los presentes, el hermosísimo y expresivo rostro de la Virgen. Tal fue el asombro e impresión que dejó a las personas que atestiguaron aquel momento, que jamás olvidaron tal hecho histórico y religioso que vivieron.

Los presentes experimentaron sentimientos encontrados de emoción y cierta tristeza al ver completamente deshecho el querubín que estaba colocado a la izquierda de la imagen y desfigurada la nariz del de la derecha.


Fueron sacadas después las manos de la Virgen y se encontraron intactas lo mismo que dos ángeles que se colocaron a sus pies sobre la nube en que descansa ésta.

La diadema se encontró en buen estado.

Una puesta en pie la imagen de la Virgen de la Asunción y que tan atinadamente gestionó Juvenal Valdespino Díaz, traerla desde Barcelona, el Obispo Ignacio Valdespino y Díaz la llamó NUESTRA SEÑORA DE AGUASCALIENTES, todo ello con beneplácito de todos los presentes y cuyo nombre llevará en lo sucesivo, es decir a partir del aquel día histórico del 18 de octubre de 1919.


Don Mariano Ramos que certificó, dio fe y levantó constancia del acta firmada por el Obispo y los demás asistentes de tan relevante hecho histórico, fue un renombrado Notario Público en la región.


LA BENDICION


Debido a los desperfectos sufridos fueron motivo para que la bendición se efectuase hasta dos meses después, ésta fue a las cuatro y media de la tarde del 7 de diciembre de aquel mismo año. En el acto solemne de bendición predicó el Obispo de Zacatecas, Miguel de la Mora, y estuvieron presentes el clero, Seminario y muchos fieles.

La hermosa festividad del 7 de diciembre de 1919 terminó a las seis de la tarde, tal y como testifica el Párroco de la Asunción, José María Martínez Macedo.


Lo que Monseñor Valdespino y Díaz soñó en "regalarnos una Madre" lo consiguió dejando a la posteridad la Imagen de Nuestra Señora de la Asunción de Aguascalientes que vive entre sus hijos desde aquella la tarde de diciembre", en que fue bendecida litúrgicamente y entronizada en el airoso templete del Altar Mayor de la Catedral donde, desde entonces, está colocada y el objeto de especial devoción de toda la Diócesis de Aguascalientes.

El Obispo Ignacio Valdespino y Díaz, procedió a bendecir solemnemente la imagen que él mismo donó, todo ello según el Ritual del Pontifical, la hermosa escultura que representa a la Santísima Virgen en su Asunción a los cielos, la cual, dijo, se llamará ahora en adelante: NUESTRA SEÑORA DE AGUASCALIENTES.

32 visualizaciones0 comentarios