¨El Sapo¨ y su gran amigo, ¨El Padre Trampitas¨

El peor asesino de la historia


+ Había sembrado tanto odio que fue masacrado a machetazos y su cabeza fue despedazada, cumpliéndose el adagio de que el "que a hierro mata….. a hierro muere", lo que sumió al ¨Padre Trampitas¨ en una gran tristeza; al final de sus vidas se les cumplió su gran deseo, ser vecinos de tumba


ALDO BONILLA CHAVEZ



El mundo, pese a todos sus problemas es, como nos lo dicen hermosamente Louis Armstrong y Rod Stewart, en su canción ¨Que mundo tan maravilloso¨, así lo es, nos ofrece tantas cosas que todavía hoy en el siglo XXI no las dimensionamos y sí en cambio todo se nos va en quejarnos y en tratar de no ser felices teniendo como pretexto la inseguridad y la crisis económica tan pavorosa que vivimos y que sólo las autoridades no quieren ver, aunque también debemos admitir que los Medios impresos, la televisión, el cine y los periódicos digitales estamos bombardeando cotidianamente a la gente con puro amarillismo, con puras cosas negativas.


¿Qué por qué los salarios de esclavitud que imperan en Aguascalientes no mejoran?, ¿Qué por qué Luis Armando Reynoso y Carlos Lozano andan libres?.....bah, puro amarillismo, pura prensa basura, prensa que nos da vergüenza porque creemos que nuestra sociedad se merece algo mucho mejor…..y sin embargo las autoridades no lo piensan así y pagan millonadas a los Medios.


Pero volviendo a lo nuestro, a que hay, como dice Julio Iglesias, siempre hay por quien vivir y por quien luchar, de tal suerte que en FUERZA AGUASCALIENTES tan lo creemos así que en todas nuestras secciones hay REPORTAJES y PERIODISMO DE INVESTIGACION que alientan a la vida, que nos demuestran que en Aguascalientes hay muchísimas cosas y gentes muy buenas, cosas que debemos de presumir todos y no sólo nosotros en este diario digital que no tiene compromisos con nadie, estamos para servir a nuestros lectores, que afortunadamente siguen creciendo como la espuma, aunque a muchos les cause una envidia.


Pero bueno eso es otro rollo, aquí habría que decir que nuestra sección de ARCHIVOS POLICIALES lamentablemente la creamos para no ¨quedarnos fuera de la competencia¨ y para narrar, con lujo de detalles, el grado de perversidad al que puede llegar el ser humano y que no tiene ninguna compasión por la vida tal y como lo veremos en el siguiente caso que investigamos el libro Asesinos Seriales y en algunas historias de la televisión.


¨EL SAPO¨


Juan Manuel Martínez Macías, el inolvidable "Padre Trampitas", descansa en las Islas Marías, por lo tanto sus restos están en donde forjó su leyenda, al lado de los hombres y mujeres a los que tanto quiso y tanto se entregó.

Al lado de los peores criminales, como ¨El Sapo¨ y de personajes que en su tiempo fueron considerados la escoria de la sociedad y a los que llegó a transformar de manera increíble en seres que, arrepentidos totalmente, se dedicaron a llevar su condena pensando sólo en hacer el bien y auxiliándose entre sí.


Considerado como uno de los asesinos más sanguinarios en toda la historia de México, ¨El Sapo¨ se encontraba en la oscuridad en una de las peores celdas, pues era lo que se merecía, según las autoridades, por haber asesinado a más de 150 personas ¡en un solo día!, él en cambio, se sentía orgulloso, pues nadie era tan peligroso como su persona.

Su nombre es José Ortiz Muñoz, alías ‘El Sapo’, su celda era la 1 circular 2 del gran palacio de Lecumberri, era un ex soldado, el cual estaba adscrito por el segundo batallón de infantería en la escuela de tiro.


Su vecino de celda era el Goyo Cárdenas, quien lo describió como un enano, gordo y de ojos saltones, era un hombre que siempre gritaba orgullos que había matado a 150 personas en una concurrida manifestación el 2 de enero de 1946 en Guanajuato.

Las mismas personas del Ejército que trabajaron a su lado sabían cuáles eran las formas perfectas de él para acabar con los problemas, pues en varias ocasiones tuvo la oportunidad de acabar con los enemigos post revolucionarios, estos antecedentes fue lo que lo llevaron a dispararle a 150 civiles con una ametralladora.


Con 42 años de edad, ¨El Sapo¨ llegó a Lecumberri, con una sentencia de 28 años de cárcel, cuya pena incrementó a 30 años más luego de que asesinara a Isidro Martínez García, un hombre cubano que falleció debido a las múltiples puñaladas que el otro les proporcionó. Fueron muchas las peleas que este hombre tuvo en la cárcel, incluso intentó asesinar a su vecino de celda, Goyo Cárdenas, por lo que con el tiempo se transformó en la oreja principal de los directivos de la cárcel, el cual le decía todo acerca de sus compañeros reos durante su estancia en prisión.

Por esta y por otras más razones, lo miraban como un traidor y no hubo más que trasladarlo a las Islas Marías.



En el año 1953 se casó con María de Jesús Martínez, una mujer que se encontraba presa en el penal debido a robo de joyas, cabe resaltar que la chica solo tenía 18 años de edad.

Como los demás presos, ¨El Sapo¨ pasó por muchos estudios clínicos y psicológicos, donde se le diagnosticó con el ‘síndrome del pistolerismo’.

Falleció en marzo de 1960, fuera de Lecumberri, puesto que fue trasladado a una cárcel de ¨alta seguridad¨ en el penal de Las Islas Marías, allí solo sobrevivió un par de años, puesto que lo mataron a machetazos luego de que los reos se enteraran de lo que había hecho en su antiguo penal.


Y aquí surge otra de las anécdotas más bellas del "Padre Trampitas" ya que lo liga con lo que terminó por ser uno de sus amigos más queridos, José Ortiz Muñoz, "El Sapo", uno de los asesinos más temibles que fueran confinados a las Islas Marías.

Se le achacaban, porque el mismo lo gritaba, de más de 150 asesinatos y al llegar a las Islas, al igual que Pancho Valentino, dijo que no iba a descansar hasta matar a "Trampitas" ya que no le gustaban los curas.


Era un hombre tan repugnante y sanguinario que todos le tenían miedo.

Era un hombre bajito, muy moreno y encorvado, de ahí que le dijeran "El Sapo" y no mentían al decir que todavía hoy en día cuando se refieren a él en las Islas hay muchos que lo hacen con miedo, ya que pocos tan temibles y sanguinarios en la historia delictiva del país como él.


Desde siempre quiso matar al Padre, sin embargo le sucedió lo que a Pancho Valentino y el mismo "Trampitas" contaba que cuando tenía listo el machete para ultimarlo, cayó de rodillas y con lágrimas en el rostro le pidió perdón y a gritos le pedía que lo convirtiera en un creyente de Dios y la Virgen.

Desde entonces "El Sapo" se hizo el mejor amigo del Padre, incluso la hacía de monaguillo encargándose de atender la iglesia de Balleto, fue tal la amistad que se dio entre ambos que dijeron que cuando murieran iban estar al lado uno del otro en el cementerio del penal...


Y su deseo se cumplió.

"El Sapo", pese a haberse convertido en un hombre todo entrega, trabajador y presto para ayudar a los demás, fue victimado por varios que se la tenían sentenciada desde que llegó a las Islas.



Había sembrado tanto odio que fue masacrado a machetazos y su cabeza fue despedazada, cumpliéndose el adagio de que el "que a hierro mata….. a hierro muere", lo que sumió al ¨Padre Trampitas¨ en una gran tristeza. Al conocer este caso nos hace reiterar que la grandeza de Dios está presente en todo lugar y en todo momento. Eso es lo que ha aprendido el hombre desde que es hombre, aunque hoy muchas veces pareciera que eso no fuera cierto. Quien así lo piense está rotundamente equivocado. Como también lo están aquéllos que creen que los milagros y las obras de amor ya no tienen cabida en este mundo modernista, que habita una sociedad cuyos valores están debilitándose cotidianamente por un materialismo insultante.



  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla