El gran faro de luz, esperanza y vida en la Entidad



117 años del Hospital Hidalgo


+ No es más que la continuación de una historia que data desde la misma época del Reino de la Nueva España cuando nacería como el Hospital de San Juan de Dios.


ALDO BONILLA CHAVEZ



El hospital Miguel Hidalgo y Costilla, es mucho más que una simple institución de salud como pudiera pensarse.

No, definitivamente es mucho más que eso.

Es un orgullo de Aguascalientes.

Pero todavía más que eso, es el centro de la vida.

Es el sitio donde lo más preciado es precisamente la vida.

La atención a la salud es su mística.

Su todo es salvar vidas, devolver la alegría al enfermo y a sus familias.

Al accidentado, a todo aquel que no sólo requiere de la atención médica.

Pero todavía va más allá, su misión es también mantener viva la esperanza, la fe y la ilusión de la vida, la felicidad de quienes sufren, la unión de las familias que padecen y que lloran por sus seres en desgracia.


Ha sido también la forjadora de médicos, de grandes eminencias que son un orgullo del sistema de salud en México.El hospital ha sufrido transformaciones trascendentales y hoy es el gran pilar regional de la medicina.Hoy ese centro hospitalario, que desde hace meses estrenó su nuevo albergue, que atiende a una inmensa población que está marginada dela seguridad social está de fiesta.Se prepara para celebrar con gran ilusión los 117 años de su creación, ya que como tal fue inaugurado el 15 de septiembre de 1903.


117 años de un episodio que lo ubica en el lugar en el que actualmente se encuentra, pero que no es más que la continuación de una historia que data desde la misma época del Reino de la Nueva España cuando nacería como el Hospital de San Juan de Dios.

En él vinieron al mundo cientos de nuevos seres.

En él se han salvado cientos, miles de personas que estuvieron afectadas de su salud o que sufrieron las consecuencias de diversos accidentes.

También ha sido testigo de la impotencia de la ciencia médica ante los designios del Señor.

Ha sido y lo sigue siendo, centro de vida y muerte.


SU HISTORIA

Hoy al arribar a los 117 años de la creación de este nosocomio nos dimos a la tarea de saber nuestros orígenes, dicen entusiasmado quien durante 18 años fuera su director, el doctor Rodolfo González Farías. La historia es para las instituciones lo que la herencia para las familias. Por ello es que durante mi estancia como director recurrimos a todo con tal de rescatarla y fue así que nos encontramos parte de ella en otras entidades.

Algunos de sus documentos fueron localizados en la ciudad de Guadalajara, en el archivo general así como en los de Loreto, sobre todo porque hace 117 años había dependencia hacia Zacatecas y Jalisco. Los orígenes del hospital datan de 1648 cuando les es encomendado a los frailes un hospital de hombres.


Estamos tratando de corroborar pero creo que el primer edificio destinado como tal estuvo en el edificio de La Pantera, viene un cambio a lo que es el hospital que estaba situado atrás de San José también cuidado por la orden de los Juanines.

En la época independiente se les retira a los frailes la obligación de atender a la población, esto conlleva que la administración pública se hace cargo a través de un consejo departamental de beneficencia, el cual tuvo como cabecera Teocaltiche así como Lagos de Moreno. Se encontró un documento fechado el 3 de junio de 1866, donde está haciendo mención de la necesidad ya de la reconstrucción del hospital porque arrastraba una carencia de recursos.


Se encontraba entonces atrás del templo de San José.

En la época de la Independencia y por ser muy caro el edificio quedó en las ruinas, después vino la propuesta de un nuevo edificio que inicialmente iba a ser un museo y se convirtió en lo que luego sería el hospital gracias al carácter de Porfirio Díaz.

Se inauguró el 15 de septiembre de 1903 que coincidentemente era la fecha de su cumpleaños y la de la proclamación de la Independencia.



Los hospitales más importantes de principios de siglo XX eran el Central de la ciudad de México que tiene la misma fecha de inauguración.

La idea de Díaz era que al llegar el centenario de la República festejarlo en grande y que todas las fechas de las grandes obras coincidieran.

Los frayles Juaninos provienen de la Orden de San Juan de Dios cuando pasan de Europa a América.


Para evitar la Inquisición cambian ya que eran de la Orden de San Juan de Jerusalén que era anexa a Templarios, herederos de la medicina de Medio Oriente, no eran improvisados y tenían una profesión como médicos muy cerrada.

Ese tipo de gente fueron los que forjaron el espíritu del Hospital Hidalgo.

El doctor González Farías dice a FUERZA AGUASCALIENTES que fueron encontrados documentos de 1866 en los que se habla de la vocación del hospital, de su Consejo Departamental que dicen:


``Con el fin de llenar uno de los deberes más importantes desea revitalizar el hospital de San Juan de Dios para ayudar a los indigentes que expuestos por su miseria están expuestos a morir en las garras de esta o a arrastrar a aquellas en las plazas una mendicidad que ofende los principios de la caridad que deben ser ayudados por nosotros mismos para apoyar a los seres desgraciados''.


OTROS DATOS


De acuerdo al Archivo Histórico de Aguascalientes, los antecedentes hospitalarios del Hospital se remontan a fines del Siglo XVIII, cuando el bachiller Diego Quijas y Escalante, quien se desempeñaba como Comisario del Santo Oficio dotó los recursos necesarios para la fundación del primer nosocomio de la Villa.

Así el 3 de enero de 1865, don Diego compareció ante la fe pública del escribano Real y de Cabildo, don Alonso Navarrete y Argote para otorgar una escritura pública para que pudiera llevarse a cabo la construcción del referido hospital.

La Orden de San Juan de Dios fue la institución religiosa encargada de atender a los enfermos.


Fray Juan de Dios Patiño, primer prior del convento y del hospital señalaba:

``Pues habiendo medicina de botica habrá la curación de las enfermedades fácilmente y de lo cual carecen dichos vecinos, común de los pobres, viandantes y pasajeros, por cuya falta les podría acaecer a muchos la muerte''.

Este hospital estuvo en lo que luego sería la escuela Rivero y Gutiérrez.

Con el paso del tiempo y con recursos de María Rosalía Monroy, administrados por el padre José María Gordoa, se levantó un nuevo edificio al oriente del templo de San José, esto fue en 1885 y luego se trasladaría, en 1903 hasta el que durante muchísimos años se ubicó en la calle Galeana. Este edificio se pensaba destinarlo originalmente a un hospicio para niños.


El gobernador Carlos Sagredo dotó a esta institución del reglamento de Hospital Civil de Aguascalientes en un decreto publicado en El Republicano, periódico oficial del gobierno del Estado el 13 de septiembre.

El decreto decía que el hospital tiene por objeto la asistencia gratuita de enfermos indigentes, la de aquellos que en calidad de presos remiten las autoridades políticas y judicial, la de enfermos pensionistas y la de militares, quienes pagarán las estancias correspondientes.


Terreno, construcción y equipamiento tuvo un costo total de 129,793.52 pesos y su primer director fue el doctor Manuel Gómez Portugal.

Además de las diversas salas -seis- e instalaciones que desde sus orígenes lo distinguieron para dar atención a una población que desde siempre rebasó a la infraestructura, llegó a servir también, en uno de sus pabellones, como centro neuro psiquiátrico.


La obra moral de Carlos Sagredo ha perdurado hasta nuestros días, dicen los documentos del Archivo Histórico de Aguascalientes, ya que el nuevo hospital sigue siendo el lugar donde los más necesitados acuden en busca de atención médica.

De acuerdo a los antiguos directivos del nosocomio, aunque el gobernador en funciones era don Alejandro Vázquez del Mercado en 1905, fue el mandatario electo, Carlos Sagredo, el que dio una colaboración más decisiva e importante para su creación.



Precisamente en tiempos del primero, el 5 de mayo de 1889 se colocaba la primera piedra de lo que sería la tercera sede del hospital de San Juan de Dios, a través del cual cientos de médicos se han formado y muchos han dejado prácticamente su vida al servicio de los demás, inclusive, hasta en un pasado no muy lejano, casi sin percibir salario.

Ha sido también una excelente escuela donde numerosos médicos de la Entidad se han forjado en el transcurso de los 117 años que se están cumpliendo este día.

El doctor González Farías dijo a FUERZA AGUASCALIENTES que son muchos los historiadores e investigadores los que han colaborado para tratar de rescatar los orígenes del nosocomio y también muchos los doctores que AYUDARON, como Fernando Topete, sus hermanos María Teresa y don Alejandro, también Guillermo Ramírez Valdez y el doctor Jirash.


Y nos cuenta que el 18 de abril de 1911 el doctor Miguel Gómez Portugal hijo, aplicó por primera vez a un joven de 21 años el famoso remedio del doctor Herlic, que era denominado el 606 por medio de una inyección intravenosa contra la sífilis, para entonces la llamada avería, los resultados fueron sorprendentes por la mejoría rápida.

El primero que aplicó una reacción de vaserman en el medio fue el doctor Antonio Avila, el primer quiste gigante del ovario fue extraído por el doctor Rafael Macías Peña en el puesto de la Cruz Roja.

El primer diagnóstico sobre la fiebre de malta fue realizado por el doctor Antonio Topete del Valle en 1936.


El doctor Salvador Martínez Morones hace la primera transfusión de sangre en 1933.

Enrique de Alba aplicó la primera nefrectomía en 1946.

Desde sus orígenes, asegura, el hospital tuvo carácter eminentemente regional, lo que se ha consolidado al paso de los años y ahora más con su flamante y moderno inmueble.

Aún se recuerda como a mediados del pasado siglo hubo una epidemia, de hecho varias consecutivas, una de ellas era de peste, las inoculaciones de las primeras vacunas de pus de vaca fueron realizadas en el hospital de San Juan de Dios y se mandaron a la ciudad de México y Teocaltiche.}


Según datos históricos, se asegura que se pedía que los médicos de este hospital fueran a capacitar al personal de la capital de la república y al de toda la región.

Dentro de la estructura médica de aquel entonces dependía de Guadalajara.

Desde siempre, nos cuenta el doctor González Farías, las acciones han rebasado sus limitaciones y ha sido un hospital regional, nunca han sido urbanas.

Hay que destacar que a lo largo de su vida, el nosocomio ha sufrido transformaciones muy grandes a fin de responder a la demanda de la población.

En tiempos del gobierno del ingeniero Luis Ortega Douglas se derrumbó totalmente para hacerlo verdaderamente un centro hospitalario y al paso del tiempo fue creciendo paulatinamente.


Hoy, al cumplir 117 años de su creación como Hospital Miguel Hidalgo y Costilla, esta institución de vida es un orgullo y uno de los pilares del sistema médico nacional.

Es una institución en donde se realizan ya las intervenciones quirúrgicas del primer mundo y por lo mismo, su capacidad nuevamente se ha visto rebasada, pese a lo cual mantiene su mística de servicio con el objetivo único de llevar esperanza, fe, alegría y vida.

En esta ocasión FUERZA AGUASCALIENTES quiso abarcar apenas un poco de sus antecedentes históricos, así como del gran tesoro que lo distingue, su equipo humano, sus médicos.



14 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla