El Gobernador no puede ser el que imponga valores sociales

Atentado contra la sociedad


+ No podemos dejar en el ámbito de la discrecionalidad del Poder Ejecutivo la facultad y la obligación de fomentar, promover e impulsar los valores sociales de forma libre, advierte la legisladora del PRI, Elsa Amabel Landín Olivares


ALDO BONILLA CHAVEZ



La reforma a la Constitución Política de Aguascalientes para que el Estado reconozca, fomente y promueva los ¨valores sociales del desarrollo armónico de la familia¨, no es un tema de una simple declaración constitucional, afirmó la diputada priísta Elsa Amabel Landín, por lo tanto tiene que encontrarse perfectamente delimitada, señalando por que se debe reflexionar y no cometer el error de oficializar y crear una facultad que puede ir en contra de la diversidad y las libertades inherentes al libre pensamiento del ser humano, por lo que el Gobernador no debe ser el que imponga lo que debe hacer la sociedad en materia de valores.


Destacó que el tema propuesto en el proyecto de decreto que fue aprobado ayer en el Congreso del Estado, carece de un contenido, para cuando menos determinar cuáles son cada uno de los valores sociales que reconocerá, fomentará y protegerá el Estado y yendo más lejos, dijo, no podemos dejar en el ámbito de la discrecionalidad del Poder Ejecutivo, y su titular el Gobernador del Estado, la facultad y la obligación de fomentar, promover e impulsar los valores sociales de forma libre, sin saber en concreto a que se refiere el texto constitucional.


Incluir el concepto de ¨valores sociales¨ y ser omiso en su contenido, puede convertirse en el pretexto perfecto para incluir ideologías y creencias desde la visión personal o de grupo del gobernante en turno, por lo que al establecer los valores se tiene que saber de lo que estamos hablando, dijo.


Elsa Amabel se preguntó: ¿quién es, en determinado momento, el sujeto legitimado para imponer los valores sociales a fomentar, impulsar o promover en una sociedad?

Advirtió que una respuesta para esta pregunta sería que: en este sentido el Estado siempre debe atender el principio democrático para el cual ha sido creado y solo pueden ser democráticas las acciones que tiendan al constante mejoramiento de las condiciones sociales y culturales del pueblo.


México, dijo desde la tribuna del Congreso del Estado, surgió bajo el principio de laicidad y bajo una, eligiendo como característica de Estado el Estado Laico, precisamente para evitar que las creencias de un grupo de personas o de una colectividad sean tomadas como las creencias o axiomas que deben ser impuestas para todos, lo cual sería un gran error.


Destacó que el artículo 24 de la Constitución Federal fue reformado en el 2013, para establecer que toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado, por lo que sin duda al hablar de valores nos introducimos en el campo de la axiología y la conciencia moral, ambas materias del estudio de la ética, ciencia que precisamente plantea la problemática de las escala de valores, no siendo la misma entre cada uno de los individuos, por lo tanto el Estado no es dueño de determinar los valores imperantes para una sociedad en un momento determinado y menos un Gobernador como titular de esta facultad.


La legisladora del PRI destacó que el derecho a la libertad de convicciones éticas es un derecho humano protegido por el bloque de constitucionalidad y que la reforma que se pretende aprobar en Aguascalientes se coloca en contra del reconocimiento de esta libertad de persona, estableciendo valores únicos a aplicar, creando intolerancia y discriminación sobre quienes se opongan a la categoría de valores.


Y luego Elsa Amabel puso como ejemplo la redición de la Cartilla Moral, aprobada por Alfonso Reyes en 1952, recientemente adaptada y publicada por el Gobierno Federal, la cual plantea un debate sobre los valores que pueden ser tomados en cuenta, y se difunden para que los ciudadanos los tomen en consideración, pero sin duda al hacerse premisas o juicios obligatorios se estaría imponiendo una versión de la realidad, por lo que debemos reflexionar y no cometer el error de oficializar y crear una facultad que puede ir en contra de la diversidad y las libertades inherentes al libre pensamiento del ser humano.

1 visualización0 comentarios