El COVID y la pandemia económica son lacerantes…

La clase obrera está devastada


+ Exijamos una verdadera política, incondicional y suficiente, para todos los que sufren hoy las consecuencias de las pandemias puedan superar las crisis, de allí que hoy más que nunca se requiere que acaben los discursos triunfalistas y esto, concluyó el ex diputado Jesús Padilla, no es ser alarmista, sino simplemente estar destacando la necesidad de una verdadera justicia social

HERIBERTO BONILLA BARRON


La clase trabajadora se encu

entra en el centro de la devastación por diferentes pandemias, el COVID 19, la crisis económica, el desempleo, desintegración familiar, drogadicción, suicidios y hasta divorcios, por lo que tal pareciera que no hay esperanza y más cuando tanto el Gobierno Federal como el Estatal parecieran vivir en otro país, pues insisten en que vamos muy bien y que se están atrayendo inversiones, cuando eso es una mentira, afirmó el ex diputado priísta Jesús Padilla.


Figuro en la dirigencia de la FTA, señaló, pero en este momento estoy hablando a título personal y como ex diputado, por ello puedo decir que en Aguascalientes el sector obrero tiene un panorama muy difícil con viviendas insalubres, hacinamiento, recursos escasos, salarios de miseria, servicios públicos colapsados, precariedad laboral y vital que impone el trabajo en condiciones inseguras o envía de cabeza a la marginalidad


No podemos olvidar que ya antes de la pandemia un sector importante de la clase trabajadora estaba en una situación de abierta emergencia humanitaria, me refiero a los desempleados, personas dependientes, trabajadores y trabajadoras informales —taxistas, servicio doméstico, venta ambulante, músicos y vendedores, entre otros, y, también, no lo olvidemos, a todo ese sector creciente en los últimos años, gracias a las recurrentes reformas laborales, conformado por trabajadores que, pese a tener un empleo, no consiguen con su sueldo superar el umbral de la pobreza.


Con el COVID 019 más las pandemias que ya veníamos enfrentando, dijo Jesús Padilla, ese sector abiertamente marginalizado se está multiplicando exponencialmente en las últimas semanas, sin que tengamos siquiera instrumentos para tratar de salir adelante, por lo que sobrevivido los últimos años gracias a ayudas públicas, a través de despensas, siempre menguantes, al colchón familiar, cuando lo había, y a diversas iniciativas de solidaridad de los movimientos sociales y de otros organismos caritativos, como los Bancos de Alimentos o los Bancos de Tiempo presentes en muchas ciudades.

El sector de la informalidad abiertamente marginalizado se está multiplicando exponencialmente en las últimas semanas, por lo que la profundidad de su miseria se vuelve abisal en una sociedad que, pese a todo, todavía sigue creyendo en las mentiras del presidente Andrés Manuel López Obrador y la titubeante administración de Martín Orozco Sandoval.


Trabajadores y trabajadoras sin empleo, migrantes, subempleados y subempleadas, trabajadores pobres, mayores abandonados, infraviviendas que impiden realizar cuarentena alguna a familias en la miseria, niños y niñas alimentados prácticamente con comida basura porque su padre ha sido despedido o se encuentra desempleado, es algo que está pasando en Aguascalientes y que las autoridades no quieren ver, dijo Jesús Padilla.


Cuando veamos la riqueza y el fasto reaparecer en nuestras calles, cuando veamos, admiremos y envidiemos, el lujo suntuoso y el despilfarro de los ricos y de los famosos, de los capitanes de industria y de los vividores del emprendimiento y la política, debemos recordar la cara oculta de esta sociedad que pareciera estar sin esperanza de un mejor presente.


Señaló que la cara de la de miseria de la sociedad del trabajo, es la faz brutal de la violencia de la que las autoridades hablan, la huella de la lucha de clases en los huesos y los ánimos de los trabajadores a los que se hurta hasta la posibilidad de vender su fuerza de trabajo por un precio suficiente para reproducirla para el capital, entonces nos daremos cuenta de una gran verdad: los pobres y las pobres existen para que haya ricos.


Y, mientras tanto, exijamos una verdadera política, incondicional y suficiente, para todos los que sufren hoy las consecuencias de las pandemias puedan superar las crisis, de allí que hoy más que nunca se requiere que acaben los discursos triunfalistas y esto, concluyó el ex diputado Jesús Padilla, no es ser alarmista, sino simplemente estar destacando la necesidad de una verdadera justicia social.


5 visualizaciones0 comentarios