Don J. Cruz Bonilla M. y Alfredo Morales Shaadi

¨Una pareja invencible¨

+ Caminaron juntos, siempre juntos en la promoción no solo del deporte, sino también en la búsqueda de apoyos para la gente más necesitada y también para los minusválidos, algo que muy pocos saben pues lo que hacían no les gustaba presumirlo y querían que todo se hiciera en secreto, asegura Gastón Guzmán

HERIBERTO BONILLA BARRON


Hoy, que de la madurez en el quebranto, mi pelo se desata en blanco armiño, y contemplo la vida sin encanto, al recordar tu celestial cariño, de mis cansados ojos brota el llanto, porque, pensando en ti ……..me siento un niño.

Hace apenas unos días un golpe di con temblorosa mano sobre tu tumba venerada y triste, y nadie respondió… Llamé en vano porque el padre de mi amor ya no existe. Volví a llamar, y del imperio frío se alzó una voz que dijo: ¡Sí existe!, los padres, nunca mueren… hijo mío desde la tumba te vigilo en todo momento. El padre, nunca muere, si, dejan la envoltura terrenal, suben a Dios, en espiral de nubes, pero su espíritu y su alma siguen entre nosotros.

Por lo tanto no tengo ninguna duda que el padre, es inmortal! y esto lo escribo hoy en FUERZA AGUASCALIENTES, en primera persona, pero también pensando en rendir tributo a todos los padres que han sido llamados por el Todopoderoso y lo hago justamente unos días antes de que se celebre el décimo segundo aniversario de su adiós, lo que ocurrirá el próximo 14 de este mes.

Y para comenzar habré de decir que nuestros hijos son lo más hermoso que podemos tener, por lo tanto hay que decirle a todos los papás que los amen y les dediquen sus mejores momentos, de eso nunca se van a arrepentir. No descargues tus frustraciones sobre ellos ni les pongas en medio de discusiones o situaciones de tensión, cada día, a cada instante exprésales tu amor de diferentes maneras, y diles que los amas, aunque te cueste, valora a las personas por sus sentimientos, dejando de lado los poderes y bienes materiales.

Los padres, para bien o para mal, no dejan de ser una figura importantísima en nuestras vidas y de su relación con ellos en la infancia van a depender muchas de las características que hoy nos definen como personas adultas y es cierto que no todas las relaciones padre e hijos son idílicas y están llenas de amor, pero muchas sí, y con ellas vamos a quedarnos, pero también debemos advertir que no hay que esperar a que mueran para acudir a su tumba, llorarles y decirles cuánto se les extraña, tal y como extraño a Don J. Cruz Bonilla M., quien me acompaña en todo momento, aunque sea de manera intangible y lo hace brindándome todo su amor, de allí que las crisis, los obstáculos y las enfermedades que nos presenta la vida son más llevaderas.


Hoy al continuar los reportajes por el décimo segundo aniversario de su adiós, vuelvo a repetirle: Don J. Cruz Bonilla M., gracias por todos los momentos que vivimos, por todos los valores que en mí inculcaste, por enseñarme que a pesar de las circunstancias siempre debemos luchar por lo que queremos, por demostrarme que una sonrisa puede cambiar muchas cosas.

Sin duda te amo y sé que cada vez nos falta menos para poder vernos, mientras tanto seguiré con todo lo que querías que yo fuese, un inmenso abrazo y un gran beso de aquí hasta el cielo en donde estás con tu amada compañera Doña María Elena Barrón y pueden tener la seguridad de que son lo que más amamos.

GASTON GUZMAN Y DON J. CRUZ

Saber que el próximo día 14 se estará recordando doce años de que Dios llamó a Don J. Cruz Bonilla M., a su lado, me hizo recordar muchas anécdotas y extraordinarios momentos, mismos que se vinieron a mi mente pues los vivimos juntos en lo que hoy es el IDEA, dice Gastón Guzmán a FUERZA AGUASCALIENTES, quien recuerda que Don J. Cruz y Alfredo Morales Shaadi, ¨eran la pareja invencible¨, juntos, siempre juntos en la promoción no solo del deporte, sino también en la búsqueda de apoyos para la gente más necesitada y también para los minusválidos, algo que muy pocos saben pues lo que hacían no les gustaba presumirlo y querían que todo se hiciera en secreto.


Recuerdo perfectamente cuando don J. Cruz y tú Heriberto, estuvieron muy pendientes para cubrir la Primera Convención de Ciudades Taurinas celebrada en esta ciudad en 1988 y de la que ustedes, como casi siempre, dieron la exclusiva y no solo eso, ofrecieron la mejor cobertura dando al menos cuatro planas en donde además de los temas del día presentaban muchas noticias, lo que sorprendió hasta a los mismos periodistas españoles. Como no recordar que vinieron grandes figuras del toreo mundial, así como muchísimos ganaderos y esto ocurrió durante el trienio del alcalde Alfredo Reyes Velázquez, quien destacó la labor que ustedes realizaron y esto ocurrió, si mal no recuerdo, durante la presentación del libro del licenciado Morales Shaadi ¨Me lo contó la Plaza de Toros San Marcos¨.

Cuando llegó a la gubernatura Don Felipe González González, designó al licenciado Morales Shaadi como director del Instituto del Deporte y como no recordar que don J. Cruz se convirtió en su asesor de lujo, recorrieron palmo a palmo cada comunidad y no se diga la ciudad, llevaron ayuda deportiva al por mayor, pero también ayuda en especie, principalmente en la temporada invernal, además de que a mí nadie me lo platicó, yo me dí cuenta como ayudaron económicamente, si bien ellos no tenían pero si conseguían el dinero, a muchos enfermos y minusválidos y lo hacían siempre en el anonimato, ah pero eso sí, con sus bromas que parecían eternas pues no pasaba ni un momento para que uno u otro se bromeara y en la mayoría de las ocasiones con bromas de color subido, algo que todos en el IDEA conocían y como eran muy agradables y siempre provocaban la risa, muchos de los trabajadores y de los deportistas los buscaban.


Don J. Cruz siempre estuvo al pendiente de todo lo que ocurría no solo en el IDEA, sino en el mundo del deporte, prueba de ello es que en la Monumental hay una enorme placa que lo tiene inmortalizado, al igual que en el parque Romo Chávez, en el mismo IDEA y en la Colonia Periodistas una calle lleva su nombre, además de que el Ayuntamiento y el Congreso del Estado le entregó pergaminos considerándolo ¨Aguascalentense Distinguido¨, algo de lo que muy pocos pueden presumir, vamos, dice Gastón Guzmán, ni siquiera los ex gobernadores y los políticos, de ese tamaño fue el señor Bonilla. Como no recordar que cuando llegaban los eventos mundiales de ciclismo, lo acompañaba y hasta la hacía de su ayudante, ya que me pasaba su libretita y su pluma y me decía: ¨ándele Gastón, pregúnteles su nombre pero a esas dos güeritas déjemelas a mí, no hablo su idioma, pero no lo necesito, va a ver que pronto entablaré amistad con ellas…… y lo lograba e inclusive siempre las tenía muertas de risa, no sé qué les diría o en qué idioma les hablaría, pero parecía que se conocían de toda la vida.

También recuerdo que cuando nació el proyecto de crear el Velódromo que hoy lleva el nombre del licenciado Morales Shaadi, don J. Cruz fue el que lo defendió contra viento y marea ya que para entonces se acercaba el final de la administración de Luis Armando Reynoso y el golpeteo político estaba a todo lo que daba, por lo que había despiadados ataques, inclusive en las secciones deportivas, diciendo que no era necesario, que era un gasto inútil ya que en el INADE había ya uno.


Y aunque el licenciado Morales Shaadi y Don J. Cruz documentaron que no le iba a costar ni un centavo al Gobierno del Estado, ya que todo lo iba a costear la CONADE, ni aun así cesaban los ataques por lo que entonces la máxima autoridad deportiva del país pensó en llevarlo a León o a Jalisco, confirmando que nadie iba a pagar ni un centavo porque ellos harían el gasto, al ver esto cesaron los ataques y se hizo el Velódromo, uno auténticamente de primer mundo y en el que vimos a las máximas figuras del ciclismo mundial, tiempo en el que Aguascalientes pudo presumir de tener también competidores de esos vuelos, ya que la mayoría formaban parte de las selecciones nacionales, algo que hoy ya casi no ocurre.

Para decirlo pronto, agrega Gastón Guzmán, Don J. Cruz Bonilla fue alguien en verdad extraordinario, un periodista irrepetible al que los nuevos reporteros deberían de tener como ejemplo, pero antes que eso, un ser humano excepcional, un maestro de la vida al que le aprendí mucho y quien siempre me trató muy bien, haciendo gala de su extraordinario sentido del humor, por lo que estoy seguro que fue un extraordinario esposo, padre y abuelito, por lo que estoy seguro de que si Aguascalientes tuviera más seres como Don J. Cruz, estaríamos infinitamente mejor como ciudad y como sociedad tendríamos los valores que tanto lo distinguieron, concluyó Gastón Guzmán.

41 visualizaciones0 comentarios