De esta manera se puede evitar la hipertensión

Cada 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial con el fin de que las personas que padecen esta enfermedad puedan concientizarse, ya que cerca del 40% ignora que padece de hipertensión arterial. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, el 25.5% de la población padece de hipertensión arterial. Adicionalmente, la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de Puebla cada año ocurren 1.6 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en la región de las Américas. Pero, ¿qué es la hipertensión arterial?, ¿cómo se origina?, ¿existen tratamientos que puedan eliminarla? Para responder a estas preguntas hemos consultado con un especialista.



¿Qué es la hipertensión?

Antes de comenzar con la hipertensión, debemos conocer qué es la presión arterial. Veámoslo de esta forma, cada que nuestro corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Cuando el corazón late bombeando la sangre es cuando hablamos de presión arterial alta, a lo que se le conoce como presión sistólica. Si el corazón se encuentra en reposo, entre latidos es cuando se habla de presión arterial baja que se conoce como presión diastólica. En pocas palabras la presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce en contra de las paredes de sus arterias.


La hipertensión o presión arterial alta es una enfermedad que se puede generar por varias enfermedades o alteraciones genéticas, las cuales pueden provocar el aumento de la presión arterial. Entre las causas se pueden mencionar que el sistema nervioso produzca más adrenalina, que la cantidad de sangre bombeada al corazón sea más alta de lo normal, la retención de sodio, entre otras. Ahora bien, la razón por la que muchas personas no reconocen que tienen hipertensión arterial se debe a que en muchas ocasiones esta no presenta síntomas, lo que la puede hacer peligrosa, siendo esta la causa de que se le conozca como “el mal silencioso”.


También es importante reconocer que en el aumento de las cifras de la presión arterial sistólica, se encuentra la hipertensión arterial sistémica (HAS). Una enfermedad crónica que es controlable de etiología multifactorial. La HAS se caracteriza por el aumento mantenido en más de 2 ocasiones en días diferentes de cifras arriba de 140 mmHg, o incluso de la presión arterial diastólica ya sea igual o mayor a 90 mmHg. La hipertensión arterial sistémica es considerada de alto riesgo para la personas ya que está asociada al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, por lo que es importante siempre consultar a un especialista para diagnosticar lo antes posible.


¿Cómo evitar la hipertensión arterial?

Al igual que muchas enfermedades crónicas, el cambio en el estilo de vida es esencial para evitar la hipertensión arterial. Por ejemplo, el exceso de peso que es una consecuencia de mantener una alimentación no saludable y vida sedentaria, que lleva incluso a otros trastornos metabólicos son algunas razones por las que se puede precipitar hipertensión arterial. Por ello, es necesario:


Reducir el peso corporal o mantenerlo en el ideal

Realizar ejercicio cardiovascular de forma regular

Evitar la exposición al humo

Evitar el consumo de tabaco

Tener una alimentación sana

Limitar el consumo del alcohol

Disminuir el consumo de sodio adicional al habitual recomendado en la dieta.

Es cierto que el antecedente familiar (componente genético es muy relevante) ya que hasta el 40% de casos con HAS se heredan, sin embargo siguiendo las recomendaciones generales de una vida saludable se puede retrasar el momento de presentación y la severidad de la enfermedad.


Es necesario tomar en cuenta los cambios mencionados, y los de su especialista, recuerde también la importancia de no automedicarse y en caso de no sentirse bien, acudir con un profesional de inmediato, pues muchas personas no son conscientes de que pueden padecer de presión arterial alta, por ello también es recomendable después de los 35 años revisiones de rutina cada 6 o 12 meses con un médico de su confianza.


Con la colaboración del Dr. José M. Torres Zazueta, médico general e investigador Laboratorio de Filogenia del Sistema Inmune de Piel y Mucosas, Facultad de Medicina U.N.A.M

2 visualizaciones0 comentarios