ARCHIVOS POLICÍACOS



Mujeres sanguinarias



+ En la trama de cada crimen se encuentra la misma frialdad, crueldad y desesperación, ingredientes letales para incubar en el espíritu de una mujer un profundo y peligroso rencor contra la sociedad


ALDO BONILLA CHAVEZ



Definitivamente el llamado sexo bello no es tan débil como desde siempre se ha dicho de allí que muchos aseguran que la realidad supera toda fantasía, y en este caso las voces de estas mujeres resultan más contundentes que cualquier reflexión sobre el tema y nos dejan ver que la maldad anida en el corazón de todos, no sólo en el de los hombres, por lo que hoy en las historias sacadas de los ARCHIVOS POLICIALES daremos cuenta, muy brevemente, de algunas mujeres que fueron unidas por un destino trágico: todas son homicidas.


Son muchísimas las mujeres tanto en Aguascalientes, como en México y no se diga en el mundo, que tristemente han dejado huella por los terribles asesinatos que han cometido y en FUERZA AGUASALIENTES reconocemos que sus motivaciones las separan, sin embargo en la trama de cada crimen se encuentra la misma frialdad, crueldad y desesperación, ingredientes letales para incubar en el espíritu de una mujer un profundo y peligroso rencor.


LA HIENA DE QUERÉTARO


Claudia Mijangos, nació en Sinaloa en 1956, al morir sus padres se hizo acreedora de una gran herencia, se casó y se fue a vivir a Querétaro con una familia perfecta. Claudia se volvió catequista y se enamoró del sacerdote. Durante años tenía sueños lujuriosos con el sacerdote y empezó a experimentar fuertes ataques esquizofrénicos.

El 24 de abril de 1989, aproximadamente a las 4 de la madrugada, Mijangos despertó, las voces en su cabeza eran tan fuertes que habían interrumpido su sueño, ella declaró que las voces le decían que Mazatlán había desaparecido y que “todo Querétaro era un espíritu”, posteriormente se vistió y fue a la cocina y tomó tres cuchillos.


Cerca de las 5 de la mañana, Mijangos despertó a su hijo Alfredo Gutiérrez, de 6 años de edad, y en cuestión de minutos lo atacó con un cuchillo, lo hizo con tal frenesí que le amputó por completo la mano izquierda. Tras el ataque, la hermana mayor de Alfredo, Claudia María, de 11 años de edad, acudió a la habitación y pidió a su madre que se detuviera. La madre cambió de cuchillo y se abalanzó sobre su hija mayor, a quien apuñaló seis veces, herida de muerte y con los pulmones perforados, la niña aún alcanzó a llegar a la planta baja, tratando de protegerse. Claudia tomó entonces el tercer cuchillo y apuñaló en el corazón a su hija menor Ana Belén, de nueve años, quien no opuso mucha resistencia.


Mijangos bajó las escaleras corriendo, en busca de la agonizante Claudia María, quien se había desmayado y volvió a apuñalarla. Luego llevo los cuerpos a su habitación donde los apuñalo nuevamente y finalizó cortándose las venas. La mujer logró sobrevivir y permanece en anexo psiquiátrico del Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan, al sur del Distrito Federal. Se espera que Mijangos sea liberada en el año 2019, cuando cumpla su sentencia.


Habrá que destacar que su devoción era tal que consiguió empezar a dar clases de ética y catecismo en el colegio. Ahí conoció al padre Ramón. Unos dicen que no pasó nada con el padrecito, otros que sí. Lo cierto es que Claudia Mijangos empezó a tener problemas en su matrimonio y hasta probó terapia de pareja con su esposo. Esta fracasó completamente hasta llegar al divorcio que la dejaría con la custodia completa de sus hijos.

Con el paso del tiempo, el estado mental de Claudia se puso peor y empezó a escuchar voces en su cabeza. El director del colegio de ese entonces, recuerda:


“Ella veía cosas: demonios, ángeles, decía cosas incoherentes y realmente se descomponía psicológicamente.” El 23 de abril de 1989, Alfredo Castaños llevó a sus hijos a la kermés anual del colegio y al dejarlos en su casa por la noche, tuvo una pelea con su ex esposa por lo que se fue dejando a los niños con una Claudia en crisis nerviosa y fuera de sí.


Alrededor de las 4 de la mañana, Mijangos presuntamente telefoneó a una amiga cercana para decirle que se sentía mal, que escuchaba voces y que todos estaban muertos. Su amiga sabía de las complicaciones que tenía Claudia y la mandó a dormir con la promesa de visitarla al día siguiente para ver cómo estaba. Su amiga cumplió su promesa, pero no sabía lo que le esperaba al llegar a la casa.


Se dice que Claudia estaba dormida junto con sus hijos muertos. Su amiga, al ver la escena, llamó inmediatamente a la policía, pensando que también la ex miss estaba muerta. “Me impactó porque sólo lo había visto en películas. Fue sangre, sangre y más sangre. Desde la parte de la casa hasta la parte superior” Leopoldo Espinoza Feregrino, Médico perito.



Cuando llegaron los peritos descubrieron que, contrario a lo que se imaginaban, la madre de los hijos sí estaba viva y con apenas unas cortadas en las muñecas y en otras partes del cuerpo, pero nada grave. Estaba en estado de shock y fue llevada a un hospital. Sus tres hijos, Claudia María, Ana Belén y Alfredo, yacían apuñalados sin vida.


Algunas personas trataron de abogar por Claudia, alegando que el verdadero responsable de los homicidios había sido su ex esposo, quien había sido rechazado una y otra vez para volver con su esposa. Después de las investigaciones correspondientes, los peritos y criminólogos determinaron que nadie más que Claudia Mijangos había cometido los crímenes con distintos cuchillos provenientes de la cocina.

La llamada ¨Hiena de Querétaro¨ fue condenada a 25 años de cárcel por lo que desde hace casi dos años obtuvo su libertad.


LA REINA DEL CARNAVAL


Evangelina Tejera Bosada, originaria de Veracruz era hija de una familia de clase alta. Pero su padre convirtió su casa en una prisión al maltratar a su madre día tras día, al llegar al punto de amenazarla con una pistola.

Sus padres se separaron a sus 9 años, ella permaneció con la madre hasta que se dio cuenta que no tenía la vida de antes y decidió irse a vivir con su padre, para tener esa vida a la que creía merecer. Eran años dorados para ella, las fiestas, el dinero, los hombres. En 1986 fue coronada como La Reina del Carnaval de Veracruz. Más tarde quedó en segundo lugar en el certamen de belleza de Veracruz.

Pero el tiempo pasa la factura, su padre murió sin dejarle nada de dinero y su madre se negaba a ayudarla. Se volvió adicta a las drogas y prostituta. Tuvo dos hijos que los dejaba sin comer durante días.


El 18 de Marzo de 1989 aprovechando la madrugada, tomó a sus dos hijos -de 2 y 3 años de edad- de los pies y azotó sus cabezas contra el piso hasta matarlos. Posteriormente intentó incinerar los cadáveres en el horno de la cocina, pero al no tener la suficiente potencia, solamente los concino y decidió descuartizarlos para esconder los restos en unos macetones que poseía. A los 24 años de edad, la reina del carnaval fue sentenciada a 20 años de prisión. Salió en libertad en 2004.


SOFIA BASSI


Sofia Bassi fue una pintora mexicana que fue condenada por el asesinato de su yerno al tratar de proteger a su hija. Era 1968 en Acapulco, en una lujosa finca en Las Brisas, donde encontraron el cadáver de Cesare D’Acquarone en la piscina.

Bassi prácticamente obligó a su hija, la condesa Claire Diericx a casarse con D’Acquarone. Al parecer Cesare abusaba constantemente de la condesa, y ella no lo toleró más cuando se enteró que su esposo abusaba sexualmente de su hermano menor y le disparó.

Sofía Bassi sintió que toda la culpa era de ella y se entregó a la policía, paso 3 años en prisión, pintando sus obras. Murió a los 85 años de edad, llevándose el secreto a la tumba, pero salió años después. Su hija se mudó a España donde perdió la vista y se volvió loca


.

LA MATABELLAS


Miriam Yukie Gaona Padilla se inmortalizó en la historia de México como “La Matabellas” por realizar cirugías estéticas a más de mil mujeres sin ser especialista en esa área, aunque ella lo aseguraba, engañando a sus pacientes.

Muchos de sus pacientes quedaron en condiciones deplorables por las sustancias químicas que inyectaba, a muchos de ellos les tuvieron que amputar las extremidades y en el caso de algunas mujeres los senos para poder salvarles la vida. El 2 de mayo de 1999 fue arrestada por usurpación de funciones y lesiones. Salió en libertad el 24 de Noviembre del 2015.


ANA CAROLINA LOPEZ


Ana Carolina López Enriquez nació en la Ciudad de México en 1996. Su madre biológica, era infectada de VIH y la dio en adopción. Adoptada en 1997, por María Albertina Enriquez Artegón y Efrén López Tarango, una pareja que le brindó su amor incondicional.

Los problemas iniciaron cuando los padres de la joven se negaran a la relación que estableció con José Alberto. El 4 de mayo del 2013, Carolina con la ayuda de su novio y un amigo estrangularon a los padres de la joven, les inyectaron cloro con insecticida, después fueron a cenar Hot Dogs y bebieron cervezas. La mañana siguiente acudieron a un lote baldío, rociaron gasolina a los cuerpos para prenderles fuego, luego salieron


tranquilamente de compras y por la noche acudieron a una fiesta.

A los 17 años, Carolina fue condenada a 14 años de prisión por la muerte de Albertina y Efrén de 68 y 88 años respectivamente, pero debido a la entrada en vigor de la nueva Ley nacional del sistema integral de justicia penal para adolescentes podría salir en el año 2018.



ANASTASIA LECHTCHENKO

Anastasia Lechtchenko la joven que pasara a la historia como una de las asesinas más famosas en México debido a lo sanguinaria de sus acciones y forma fría de manejar los hechos dado que no mostró sentimientos de culpa y arrepentimiento al cometer los asesinatos de su madre y hermana.

La joven de origen ucraniano, confesó ante las autoridades el 13 de junio del 2015 ser la autora del homicidio de su madre, Yulya Masney, de 42 años y de su hermana de 12 años, cuyos cuerpos fueron encontrados descuartizados tres días antes en su casa en Tijuana.


LAS GOTERAS


Esta banda fue detenida en mayo del 2007, integrada por mujeres que con engaños llevaban a sus victimas a cuartos de hotel para sedarlos, robarlos y en algunos de los casos matarlos. Del 2000 a la fecha de su detención se registraron 23 homicidios y 32 robos.


Uno de los casos mas populares por obras de “Las Goteras” fue la muerte del empresario Julio Cesar Albores Trujillo quien fue encontrado muerto en su oficina por una sobredosis de Refractil. La investigación demostró que la noche anterior había llevado a cuatro mujeres a la oficina para tener una noche de sexo. En 2009 otro caso muy sonado fue la muerte de los luchadores “La Parkita” y “Espectrito Jr.” quienes fueron encontrados muertos en un hotel de la delegación Cuauhtémoc. La autopsia reveló envenenamiento ingerido por bebidas alcohólicas, el mismo modus operandi de las goteras.

Estela González Calva “La Tía” y María de los Ángeles Sánchez Rueda “La Gorda” pertenecientes de la banda y responsables de la muerte de los luchadores recibieron 50 años de prisión.


LA OGRESA DE LA COLONIA ROMA




Felícitas Sánchez Aguillón era una mujer cruel y fría, todos los que la conocían percibían eso. Por eso se ganó muchos sobrenombres como: “La Trituradora de angelitos” o “La ogresa de la Colona Roma.”


Felícitas, nació en 1890 en Cerro Azul, Veracruz. Mantenía una relación enfermiza con su madre y mutilaba a los animales de la calle. Durante los años 1900’s, Felícitas se graduó de enfermería. Se mudó a la ciudad de México en los años treinta. Instalándose en el número 9 de la calle de Salamanca en la Colonia Roma se dedicó a practicar abortos a chicas de la alta sociedad, infanticidio y traficó de menores.


El 26 de abril de 1941, mientras limpiaban la cañería de su edificio encontraron la pierna de un niño. Inmediatamente fue arrestada y puesta en libertad el 16 de Junio de ese año por las influencias de los padres de las chicas que había “ayudado” y pagando $600,000 pesos. El 17 de junio de 1941 se suicidio por una sobredosis, a lo largo de su vida, practicó aproximadamente 500 abortos y más de 50 infanticidios.


LA TAMALERA


Trinidad Ruiz Mares, tomó la decisión más difícil de su vida un 17 de Julio de 1971 en la colonia Portales. Trinidad era una madre amorosa, que se dedicaba a vender tamales para sustentar a su familia y se juntó con Pablo Díaz, un peluquero que la maltrataba constantemente.


El 19 de julio de 1971, hubo una discusión entre Pablo y Trinidad por dinero. Él le quitó todo lo que ella había juntado para pagar las cuentas del mes, y en el pleito, Pablo golpeó a la mujer y a sus hijos. Ese día Trinidad decidió poner fin al estilo de vida que llevaba.

La mujer cogió un bate de béisbol y comenzó a golpear a Díaz hasta matarlo. Ella sabia perfectamente que tenia que desasearse del cuerpo y los instrumentos para ello los encontró en la cocina. Lo descuartizó y escondió parte del cuerpo debajo de la cama y la otra en su carro de tamales. El 30 de Julio fue condenada a 40 años de prisión, muriendo en ella.


LA MATAVIEJITAS



Juana Barraza Samperio, nació en Pachuca en 1957. Su madre era una prostituta adicta quien permitió que la violaran a cambio de 3 cervezas. La vida de Barraza no fue fácil antes de cumplir 20 años ya había pasado por violaciones, abandonos, golpes, abortos y la muerte de su hijo.


Barraza poseía conocimientos de enfermería, en algunas ocasiones se dedicaba a la lucha libre con el seudónimo de “La Dama del Silencio” y la venta de palomitas de maíz en la arena de lucha. El primer asesinato atribuido a “La Mataviejitas” fue cometido a finales de la década de los noventa, aún cuando la serie de asesinatos comenzó presuntamente el 17 de noviembre de 2003. Todas las víctimas de la asesina eran ancianas. Las muertes eran provocadas por golpes, heridas de armas punzo cortantes o estrangulación, con robos materiales a las víctimas inmediatamente después de ser asesinadas y en algunos casos se encontró evidencia de abuso sexual. El 31 de marzo del 2008, fue condenada a 759 años con 17 días de prisión por 17 homicidios. Pero se ha estimado que el número total de víctimas es de entre 42 y 48.


LA MADRINA


Sara Aldrete pasó sus primeros años siendo una estudiante promedio. Hasta que se unió a secta del nacosatánico, Adolfo de Jesús Constanzo, quien la apodó “La Madrina”. Durante su estancia en la secta, Sara se dedicó a asesinar a traficantes de drogas y utilizaba las partes de sus cuerpos para ceremonias de sacrificios religiosos en un viejo almacén cerca de Matamoros. En 1990 fue arrestada en la Ciudad de México. Actualmente se encuentra recluida en el penal de Santa Martha Acatitla, purgando condena de 647 años.



LA ASESINA DEL HORMIGUERO


Hermelinda Hernández Solano, nació en Veracruz en 1978. A los 17 años se huyó de su casa por los maltratos para vivir con su novio Rubén García, quien le dio dos hijas. Al poco tiempo los abandonó para irse a Jalapa con Abraham Duran, su nueva pareja.

Hermelinda tuvo otra hija, Yazmin Duran a la cual maltrataba día y noche. Ese fue el motivo de su separación con Abraham Duran en 2008. La mujer golpeaba a la niña y la sacaba desnuda a la calle a dormir. El 17 de Septiembre llegó de trabajar y al percatarse de que Yazmin había mojado la cama, la desnudó y la llevó al monte, donde la dejó en un hormiguero, muriendo por las picaduras a los 3 años de edad.

Hernández Solano fue condenada a 50 años de prisión. Y hasta el día de hoy las reclusas con las que comparte celda todos los días le dan una paliza.




LAS VIUDAS NEGRAS DE COYOACAN



Roxana Lizbeth Arredón Argüello, Emma Argüello Jurado y Leslie Madelin Arellanes Arredón; abuela, hija y nieta respectivamente; fueron sentenciadas a 27 años de prisión por el homicidio de un joven, con el objetivo de cobrar diferentes seguros de vida en 2009.

Con un total de 32 millones de pesos en juego, las conocidas “viudas negras” fueron condenadas por la muerte de Rubén Romero Escalante, además de ser obligadas a pagar 40 mil pesos de indemnización por daño material, también 3 mil 288 pesos por gastos funerarios y reparación del daño 165 mil 930 pesos.


  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla