ANUARIO 2019

Los capos del narco se pelean el dominio de la plaza


Aguascalientes aterrorizado


+ Hoy vivimos con el miedo, el miedo a los asaltos, a perder nuestra vida, a que nos van a arrebaten nuestros teléfonos celulares, nuestras pertenencias, además de que muchas mujeres tienen miedo al tomar el transporte público, y demasiadas sufren de los embates de la violencia doméstica


HERIBERTO BONILLA BARRON



Al presentar el ANUARIO 2019 en la Entidad, en FUERZA AGUASCALIENTES podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que al menos en lo que respecta a la paz y tranquilidad social que nos distinguía, el gobierno ha quedado mucho a deber y prueba de ello es que el gran reclamo de la sociedad es por la gran inseguridad que impera, lo que tiene atemorizadas a las familias y al mismo aparato productivo.


De esta manera podemos señalar que hoy en Aguascalientes vivimos con el miedo, el miedo a los asaltos, a perder nuestra vida, a que nos van a arrebaten nuestros teléfonos celulares, nuestras pertenencias, además de que muchas mujeres tienen miedo al tomar el transporte público, y demasiadas sufren de los embates de la violencia doméstica, mientras que para muchos padres es impensable que sus niños jueguen en los parques cuando oscurece.


La inseguridad sube el costo de las inversiones y ante esto el crimen y la violencia no solo es un lastre fiscal que quita recursos para otras necesidades sociales como la educación y la salud; socava el estado de derecho.

En el balance de fin de año podemos señalar que las oportunidades de Aguascalientes hoy son más importantes que la inseguridad, pero, si todos los cambios que se necesitan no se realizan en un corto y medio plazo, está garantizado que seguiremos como ¨una sociedad aldeana¨ que no podrá crecer y que va a vivir bajo el miedo de la amenaza del crimen organizado, el cual, aunque las autoridades no lo quieran admitir, ya se encuentra viviendo en nuestra Entidad.


Aunque las autoridades afirman todo lo contrario, inclusive la alcaldesa Teresa Jiménez presume que por su paz y tranquilidad ¨Aguascalientes es el corazón de México¨, la realidad es que todo hace indicar que Aguascalientes se encuentra en un estado de grave inseguridad y alarma social y con tendencia hacia un Estado Fallido, sin embargo estamos ciertos de que con voluntad política y rigurosos proyectos basados en la Seguridad Ciudadana y Nacional, estamos más que capacitados para presentar, sin duda, un futuro inmediato muy positivo y esperanzador, por lo tanto creo que Aguascalientes puede no solo contra las recurrentes crisis, sino contra el miedo del crimen organizado.

Lo que requieren urgentemente Aguascalientes y México es una verdadera política de Estado contra los cárteles de la droga, los cuales seguirán creciendo y corrompiendo a todas las corporaciones y autoridades, si no hay ese cambio radical que se está necesitando.


Los cárteles de la droga ya se encuentran en la plaza y no se debe descartar que en el corto plazo se incremente la violencia para ver quién se adueña de ella, aunque como dijeran varios reconocidos profesionistas y hasta ex funcionarios de lo que fue la Policía Judicial y la Procuraduría, al narco es a quien menos conviene que exista violencia ya que los cabecillas de ninguna manera se visualizan como capos, más bien se consideran como inversionistas de tal manera que cuando llegan a determinada ciudad les conviene que haya tranquilidad y no violencia.


¿Por qué japoneses, alemanes, norteamericanos y de otros países han venido con sus inversiones a Aguascalientes?, bueno porque ven que esta plaza es un mercado fértil en el que pueden crecer y allí se les doy toda la razón a los gobernantes, sin embargo esto es lo mismo que opinan los capos, quienes requiere de un lugar en donde no sean molestados para hacer crecer su negocio y eso es lo que está ocurriendo en estos momentos en Aguascalientes.


Los entrevistados por FUERZA AGUASCALIENTES aseguraron el narco se ha asentado en la Entidad, porque de alguna manera hay un diálogo con las autoridades a las cuales no conviene que existan baños de sangre y tan es así que hoy por toda la ciudad y el Estado existen muchísimos vendedores de la droga.



Es por esto que ni los modelos de Estado ausente, fallido o suplantado pueden explicar la condición actual de Aguascalientes, a menos que se considere al crimen autorizado como un componente preponderante en cada modelo, en algunos casos, el crimen organizado trabaja junto con policías, servidores públicos o jueces, de uno o más niveles de gobierno… aunque también lo han hecho con todos ellos juntos.


No son pocos los policías que trabajan con, como, o para sicarios –dependiendo de si colaboran, suplantan o se subalternan a éstos–, algunos policías han llegado a asociarse cual cárteles e incluso protegen las actividades criminales, además es conocido que hay militares convertidos en oficiales de la ley trabajando en complicidad con los criminales. Incluso existen servidores públicos que aprueban o alientan violaciones a la ley.

De esta manera Aguascalientes y México, están viviendo en este cierre del 2018, momentos terribles, con una gran miseria, desempleo, bajos salarios, suicidios, divorcios, violencia intrafamiliar, madres adolescentes solteras, alcoholismo y drogadicción y ahora el gran miedo hacia el crimen organizado, por lo que en los últimos años pareciera que caminamos hacia la ingobernabilidad y eso no es más que un Estado fallido que necesitamos revertir de manera urgente.


Ante esto un primer paso sería reinventar la policía con su depuración y reordenación, con un compromiso social y político hacia un esquema único de seguridad, incluyendo a una reformada seguridad privada profesional y especializada, por otro lado, es fundamental revisar el ordenamiento penitenciario y recuperar el control de las cárceles, donde más de la mitad de los centros se encuentran en régimen de autogestión por los presos, una urgente recuperación con la necesaria reestructuración ética y profesional con el apoyo y aceleración de un sistema judicial libre y comprometido.



Todo ello, en aras a la recuperación de la confianza ciudadana que ha de percibir que se hace efectivo el respeto a los derechos humanos y justicia social.

¿Que está sucediendo, por qué Aguascalientes está bajo el miedo del crimen organizado?

Bueno que se está combatiendo esta amenaza con una política equivocada y todo se lo queremos dejar a la PGR o como lo dice el gobernador Martín Orozco, ¨me están dejando solo ya que los Municipios no están haciendo su chamba¨.


Y tiene toda la razón ya que en el tema de seguridad la responsabilidad en el 90% es de los Municipios, por eso es que hay un Mando Unico que solo aparece en el papel pues en la realidad no está funcionando y eso, dice, es lo que nadie quiere ver.

Es necesario que el Gobierno del Estado cambie de estrategia y les diga a los Municipios cómo tiene que ser la estrategia del Estado para enfrentar a este flagelo, ya que en estos momentos lo único que está pasando es que solo estamos reaccionado, más no previniendo y esto lo digo porque vamos un paso atrás de la delincuencia y lo que necesitamos es reaccionar antes de para prevenir.

Hoy hay que ver a lo que se están dedicando nuestros ex policías a los cuales, al dejar las corporaciones, prácticamente los estamos marcando y son rechazados en muchas empresas de tal forma que tienen que ir a donde les pagan y muchas veces son hacia las actividades no lícitas.


Todo esto se suma a una política errónea de combate al narcotráfico que lejos de menguar se va fortaleciendo, advierte.

¿Y qué es el narcotráfico?, bueno para los expertos, es una gran industria, como la automotriz, la lechera y muchas otras, solo que ésta es ilícita ¿y qué hace?, bueno cuida mejor su mercado que cualquier otra, de tal suerte que no ha llegado a Aguascalientes para apoderarse del Estado bajo el poder de las armas, llega en todo caso tratando de desplazar a otro cártel, si éste ya está asentado.


El crimen organizado, el narcotráfico y sus grandes intereses, llega con una arma muy poderosa como es la cartera o la chequera y no se mete a la brava, porque sabe que de esa manera tarde o temprano el Ejército, la Marina o las policías lo sacarán y la inversión que hizo se le esfumará rápidamente, por lo tanto lo que hacen es llegan, dialogan, conectan y ofrecen a las autoridades a fin de que les permitan trabajar de manera silenciosa ¿y qué hacen si hay otro cártel?, bueno pues despídelo y que le vaya bien.

Para que fluya el narcotráfico y genere ganancias, como está ocurriendo actualmente en Aguascalientes, se requiere que haya mucha actividad los fines de semana, con eventos en los salones de baile, en los antros, que haya mucha vida nocturna en toda la ciudad a fin de que exista consuma de droga, lo que está ocurriendo en toda la Entidad.



El narco necesita que exista mercado y los grandes capos cuando llegan a una plaza y llegan a un acuerdo con la autoridad, entonces se encargan de limpiar la zona, donde exista una competencia, de allí las ejecuciones, de allí las narco mantas, los levantones y todo lo que ha estado ocurriendo en los últimos años en nuestra Entidad en donde a querer o no, la ciudadanía está viviendo bajo la sombra del narcotráfico.


El crimen organizado sostiene que semejante actividad criminal no puede ocurrir y consecuentemente florecer sin la complicidad de autoridades municipales, estatales o federales, por lo que esto cambia forzosamente la presunción de responsabilidad criminal desde elementos del crimen organizado hacia el Estado.


El crimen autorizado puede ser tanto el resultado de un Estado fallido como un factor contribuyente a generar el Estado fallido y está basado en diferentes niveles de impunidad y podría alcanzar el nivel en que los criminales no se preocupen por llamar la atención, esto es, calentar la plaza, cuando realizan sus vendettas con la mayor impunidad.

De la misma manera que ningún modelo de deterioro del Estado es absoluto, lo mismo sucede con diferentes zonas de impunidad, dependiendo del nivel de conexiones y complicidades de los criminales con los servidores públicos e instituciones, son generadas las diferentes zonas de impunidad, esta complicidad se refleja en la acción u omisión del gobierno en su quehacer, pues en la defensa de sus intereses, directa o indirectamente, defiende también los intereses de algunas asociaciones delictuosas.

Lo anterior, forzosamente modifica la presunción de responsabilidad criminal de los elementos del crimen organizado hasta los del Estado.



10 visualizaciones0 comentarios