A golpes y empujones, vuelven a frenar otra caravana migrante

Estaban en una bodega en el municipio de Camargo y llevaban cinco días sin comer. Dicen autoridades que algunos de los migrantes solicitaron ayuda para regresar a su país.



Un cuarto grupo de 800 migrantes, conformado en su mayoría por familias con niños, fue interceptado la madrugada de ayer en el poblado fronterizo de Huixtla, en Chiapas, por cientos de elementos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM), quienes se encargaron de dispersarlos.


Poco antes del amanecer, los centroamericanos, haitianos, venezolanos y cubanos, quienes dormían sobre una cancha de baloncesto, fueron rodeados por las autoridades mexicanas.En minutos, los funcionarios del INM, resguardados por agentes de la Guardia Nacional que portaban escudos de plástico, se abalanzaron sobre los extranjeros, entre los que había menores, y en medio de un fuerte forcejeo y gritos los detuvieron e introdujeron en camionetas.



Otros migrantes escaparon hacia un río y se perdieron entre la vegetación. Las fuerzas federales los han separado con equipos antidisturbios y, en algunas ocasiones, con uso excesivo de la fuerza.


Agencias de las Naciones Unidas y organizaciones humanitarias alertaron sobre la urgencia de tomar nuevas decisiones para descongestionar el actual sistema de refugio y asilo mexicano. Advirtieron que la contención no es la respuesta eficaz para resolver los flujos migratorios.



Personal del Instituto Nacional de Migración (INM), con apoyo de la Guardia Nacional (GN), rescató a 162 migrantes abandonados durante cinco días sin alimentos en una bodega ubicada en el ejido de Santa Anita, del municipio de Camargo, Tamaulipas.


En un comunicado conjunto, las secretarías de Gobernación (Segob), Seguridad y Protección Ciudadana y la Guardia Nacional, informaron que la mayoría de las personas, originarias de Guatemala, Honduras y El Salvador, presentaban síntomas de deshidratación y desnutrición.


Detallaron que, del total de migrantes, 101 viajaban en núcleos familiares y 23 menores de edad llegaron a México sin acompañantes.


El documento señala que algunas de las personas rescatadas manifestaron crisis nerviosas y varias de ellas pidieron a las autoridades mexicanas que las ayudaran a regresar a su país.


Como parte de las tareas humanitarias del INM, Agentes Federales de Migración (AFM) y elementos de Grupos Beta, brindaron Vida Suero Oral, agua potable y alimentos a este grupo en contexto de movilidad.


EN CHIAPAS

Liberan a agentes retenidos


Cuatro días después de haber sido detenidos por un presunto líder de una banda de polleros que opera sobre la carretera Fronteriza del Sur, en la Selva Lacandona, fueron liberados los cuatro agentes del INM y siete de la GN.

3 visualizaciones0 comentarios