56 años de una gran trayectoria periodística



J. CRUZ BONILLA MÉNDEZ


+ Hoy se cumplen 93 años del natalicio del decano del periodismo en Aguascalientes en donde todos los que lo conocieron lo recuerdan con cariño y admiración


Por ALEX MACIAS


El decano del periodismo en Aguascalientes J. Cruz Bonilla Méndez, nacido en Aguascalientes el 15 de septiembre del año 1927, un gran hombre que me es grato recordar.

Hoy en el 93 aniversario del natalicio del periodista y del amigo, fallecido el 14 de abril del año 2008, lo recuerdo como un maestro del periodismo de quien recibí consejos y sobre todo su amistad, al igual que de sus hijos y alumnos destacados Heriberto Bonilla Barrón con su Fuerza Aguascalientes y co fundador y subdirector del Hidrocálido y José Luis “Pepón” Bonilla Barrón, con un gran sitio en el Hidrocálido de Aguascalientes.

Seres humanos de gran valor ejemplo de familia, periodismo deportivo, taurino, social y de investigación.

56 años se dicen fáciles, toda una vida dedicada al periodismo del señor J. Cruz, profesional, transparente, disciplinado y un ejemplo a seguir para quienes estamos tratando de hacer huella y nombre en el periodismo de Aguascalientes.


No se olvidan también sus anécdotas y charlas con el licenciado Alfredo Morales Shaadi, “Mano Negra” destacado funcionario público e impulsor incansable también del deporte.

Era un lujo ver al señor J. Cruz, hacer sus entrevistas en su andar cotidiano y otro lujo, así como deleite fue leer esas crónicas plasmadas en los diarios que fundó en el Estado de Aguascalientes de temas como: lucha libre, toros, baloncesto, béisbol, golf, tenis, todos los deportes los conocía a la perfección.

Al acudir a tomar fotografías en la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes, en el túnel de cuadrillas está una placa en su honor, al igual que existe otra placa con su nombre en la Sala de Juntas del IDEA, homenaje luctuoso al Decano de los Cronistas Deportivos “Don J. Cruz Bonilla Méndez”, que realizó precisamente su amigo Alfredo Morales Shaadi y que hoy en gloria ambos estén.

Un pasaje emotivo fue las lágrimas de amor por el testimonio de vida del señor Heriberto Bonilla Barrón, quien recordó mediante un texto que traía preparado todo el orgullo y la admiración a su señor padre quien le enseñó el arte de escribir.

En su casa seguro estoy que están colgados los reconocimientos enmarcados y las estatuillas de los que fue objeto, de tantas personas y de las tantas notas que escribió en esa gran trayectoria.

Sin duda su legado sigue vigente con sus hijos, nietos y de quienes aprendimos también mediante sus notas periodísticas.

Gracias J. Cruz Bonilla sigue vigente en nuestra memoria y corazones, hombre leyenda que brilla intensamente en la crónica desde 1952.


RAMON DE LA TORRE Y SU RECONOCIMIENTo




Don J. Cruz Bonilla M., la gran figura de la crónica deportiva n Aguascalientes, siempre se caracterizó por ser un nombre que luchó por el respeto a la dignidad humana con un gran sentido visionario y tan es así que fue el que le impuso el nombre a los Rieleros de Aguascalientes, siendo un verdadero ejemplo que es ejemplo no solo para periodistas, sino para toda la gente buena, afirma Ramón de la Torre.


Al celebrarse este día el 93 aniversario de su natalicio, claro que su recuerdo y legado aún siguen vigentes ya que no pasa ni un solo día en que no se le recuerde y eso, advierte quien fuera el gran apoyo de Alfredo Morales Shaadi, es algo que muy pocos han logrado y prueba de eso es que muchísimos políticos y millonarios quedan en el olvido después de su muerte, lo que no ocurre con don J. Cruz, quien a doce años de su deceso y hoy en el día de su cumpleaños, sigue entre nosotros, dice.


Todos los que le conocimos, sufrimos por su muerte, indudablemente que ese día es de los más tristes, sentimos una enorme pena por su familia y seres más queridos y esto, dice, me hace pensar en que ante su adiós nos asaltan los misterios más profundos de la historia de los hombres ¿por qué tú J. Cruz Bonilla Méndez,? ¿por qué de esta manera tan en silencio, tan sin ninguna queja?


En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES, no duda en afirmar que más que un gran periodista, el mejor de la crónica deportiva en la Entidad, algo que lo hizo un ser diferente fue su gran capacidad para hacer amistades, por la calidez de su plática y también por el gran carácter, siempre bromista muy alegre, que lo distinguió a lo largo de su vida, por lo que esto es algo que debe de llenar de orgullo a sus familias.

Todos los que le conocíamos sabemos de su enorme amor, el amor por su familia, el amor por su Aguascalientes y su increíble pasión por su trabajo, amor por los compañeros de trabajo a los que siempre trató de animar y ayudar en los momentos de dificultad, para que se sintieran parte del mejor equipo del mundo, un equipo formado por las mejores personas.


Ramón de la Torre nos dice en torno a la figura de don J. Cruz Bonilla M., no se me ocurre otra cosa que recordar la canción de Alberto Cortez, ¨cuando un amigo se va, algo se muere en el alma y también se nos muere algo en nuestro cuerpo¨.

Con esto quiero decir, agregó, que una vez más se nos confirma que los humanos, no sabemos nada del misterio de la vida, del porqué Dios no evita que personas tan admirables como don J. Cruz, nos dejen en este valle de lágrimas, por qué suceden las injusticias como la de perder a un gran amigo que nos ha querido con todo su ser, por qué tan trágicamente se truncan las ilusiones del futuro.


Aquí estamos hoy en el 93 aniversario de su natalicio para expresarle nuestro respeto, cariño y agradecimiento al hombre que ha dejado una gran huella en el periodismo deportivo de Aguascalientes y de todo México, don J. Cruz Bonilla Méndez, un hombre que brilló intensamente en la crónica, desde 1952 hasta unos días antes de su muerte, el 14 de abril del 2008, un hombre que fue quien bautizó a los Rieleros de Aguascalientes, un personaje que obligado por las circunstancias y sin que le gustara, ingresó al mundo taurino en donde también hizo historia, tan es así que en el patio de la Monumental se le rinde homenaje a través de una gran placa en donde luce su busto.


Hoy solo quisiera decirle al admirable J. Cruz Bonilla M.: ¨gran compañero y amigo, guíanos desde el cielo, donde por tu vida admirable, Dios nuestro Señor te tiene en un sitio de privilegio, porque siempre fuiste uno de sus hijos predilectos¨.

¨Guárdanos un lugar para que en un futuro, a fin de cuentas todos somos tiempo, nos volvamos a encontrar con tu alegría, tu cariño y tu buen hacer hacia los hombres, en su camino hacia Dios¨.


No nos dejes de acompañar en tu lugar por el mundo de los cielos, cuida especialmente de tus hijos, nietos, y todos tus seres queridos, para que puedan seguir el duro camino que la vida les ha puesto por delante, a todos envíanos fe para continuar en esta huida de la vida hacia la otra vida infinita, guíanos con tu ejemplo e ilusión, para que aunque no tengamos tu presencia, sepamos siempre hacer lo mejor en esta vida¨.

No tengo ninguna duda, dice Ramón de la Torre, que su recuerdo es algo que pervivirá para siempre y eso nunca nadie nos lo puede arrebatar, gracias por tu ejemplo y tu amistad solo puedo decir que rezamos y rezaremos para que el señor nos guarde un lugar a su lado.


EL MEJOR PADRE

HERIBERTO BONILLA BARRON


No es difícil ser un padre bueno en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre.

Un corazón blando basta para ser un padre bueno pero la voluntad más firme y la cabeza más clara son todavía poco para hacer un buen padre.

El buen padre dice sí cuando es sí y no cuando es no, así de fácil.

El padre bueno sólo sabe decir sí, el padre bueno hace de su hijo un pequeño Dios que acaba en un pequeño demonio.


El buen padre no hace ídolo, vive la presencia del único Dios.

El padre bueno encoge la imaginación del hijo con juguetes del bazar, el buen padre echa a volar la fantasía del hijo dejándole crear un aeroplano con dos maderas viejas, el padre bueno amantica la voluntad del hijo ahorrándole esfuerzos y responsabilidades.

El buen padre templa el carácter de su hijo llevándolo por el camino del trabajo y del esfuerzo, tal y como lo hizo con J. Cruz Bonilla M. y muchísimos como él.

Y así, el padre bueno llega a viejo decepcionado y tardíamente arrepentido, mientras que el buen padre crece en años respetado, querido, y es, a la larga, comprendido.


DON J. CRUZ BONILLA MENDEZ



Hoy en el aniversario 93 de su natalicio, Don J. Cruz Bonilla Méndez falleció hace 12 años y a su manera, trabajó para Aguascalientes, su aportación ahí queda en las hemerotecas, en los miles y miles de recortes periodísticos en sus miles de reportajes en los que escribió la historia del deporte, de sus personajes y de sus hazañas.


No en balde hay una calle con su nombre, en el IDEA hay una instalación también con su nombre, el Ayuntamiento, el Congreso del Estado y hasta el Gobierno del Estado lo honraron nombrándolo Aguascalentense Distinguido, Rieleros y Panteras deben a su genio su nombre, en la Monumental de Aguascalientes está inmortalizado con una placa, lo entregaron varios Premios Nacionales y Estatales de Periodismo y así podríamos hablar de infinidad de hechos que distinguieron a don J. Cruz Bonilla M., lo que llenó de envidia a muchos entre ellos el que fuera su último jefe que a unos días de su deceso se negó rotundamente a que se volviera a hablar de él o mucho menos que se escribiera algo de él mientras en otros Medios se difundían muchas notas en su memoria.


Los grandes avances que muestra el deporte y muchos de sus exponentes fueron alentados intensamente por con J. Cruz, quien tuvo que ver mucho con aquellas personas que un día dieron el paso.


Su amistad con gobernadores como Rodolfo Landeros, Miguel Angel Barberena Vega y no se diga con Otto Granados Roldán y luego con don Felipe González González -del que se convirtió en íntimo- y luego con Luis Armando Reynoso y Carlos Lozano de la Torre, fue decisiva no sólo para que creciera la infraestructura deportiva sino que hizo posible que llegaran a lo que se conocería como el IDEA, Lorena Martínez y Alfredo Morales Shaadi, indiscutiblemente los mejores impulsores deportivos que ha tenido Aguascalientes en toda su historia, una pareja que sí trabajo por el deporte y no sólo se dedicó a gastar el dinero del pueblo en eventitos que nada dejan, como ocurre hoy, de manera muy escasa y raquítica.


Todos ellos han sido gente buena y con algunos de ellos mi Papá don J. Cruz ya está compartiendo el escenario celestial con la seguridad en que deportivamente transformaron a mi Aguascalientes pues sin su participación todo lo que hoy tenemos no hubiese sido posible, para bien o mal hubiese sido diferente.


Fuimos cofundadores de Hidrocálido y se enfrentó a una tarea que en principio no parecía fácil, se partía de cero y encima aceptó con ilusión hacer un papel secundario sabiendo que lo hacía para el bien del deporte de Aguascalientes pero de secundario no tuvo nada, siempre figuró notablemente prueba de ello es que el sin fin de homenajes que recibió antes y después de su muerte, lo que pareció llenar de envidia a algunos que se creen los todopoderosos, que se dan golpes de pecho en misa pero que en cuanto salen de la iglesia se convierten en indeseables.

Muchos tenemos presente esto y nunca olvidaremos la memoria y el gran humor, franco, dicharachero y ocurrente de mi padre, don J. Cruz Bonilla Méndez.

Puede ser que cometiera errores, pero como padre fue perfecto pues para él siempre los fuimos todo.


El siempre se sintió orgulloso de nosotros y se seguirá sintiendo siempre esté donde esté, y es por esa razón por la que nosotros nos sentimos tan orgullosos de ser sus hijos porque nos educó en valores y a ser a ser siempre nosotros.

Y esté donde esté sabemos que siempre nos querrá, y que pase lo que pase estará con nosotros por lo que puedo decir que en lo personal para mí se ha ido algo más que un padre


Compartíamos tantas cosas…éramos muy parecidos.

Ello llegó a provocar alguna que otra discusión entre nosotros, lo normal entre padre e hijo, pero también nos ha regaló muchos momentos de alegría, broma y, sobretodo, de enorme complicidad.Algo que me reconforta en estos momentos es pensar en lo mucho que logré aprender a su lado a lo largo de muchas décadas, poco más de 40 años, por lo que fui y sigo siendo su creación.


La integridad, la pasión, los principios, el arrojo para luchar por lo que se cree.

Si algo es indudable es que amaba a sus grandes pasiones: su familia, el deporte y los toros y sus valores, y puedo asegurar que lo hizo hasta el final.

Siempre acudí a él sin dudarlo un segundo en busca de un consejo.

Solamente siento no poder compartir con él, ahora que me encuentro al final de una etapa y al inicio de otra, todas las experiencias que el futuro me depara.


Pero seguiremos adelante, como él quiere, y con la cabeza bien alta por ser quienes somos; sus hijos, sintiendo que allá donde esté, sus ojos se llenarán nuevamente de orgullo, cariño y amor al vernos a mis hermanos y a mí, como siempre lo han hecho.

Estés donde estés papá, siempre estarás con nosotros al igual que nuestra amadísima madre Doña Elena.Porqué papá, no nos cansaríamos nunca de decirte, si pudiéramos, lo mucho que te queremos y lo que te valoramos todavía mucho más al faltarnos con mi madre, tu inseparable Doña Elena.



37 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
PUBLICIDAD

© 2023 por "fuerza aguascalientes". Creado por aldo bonilla