EL REPORTAJE Un personaje que ha dejado huella en Aguascalientes


Carlos García Villanueva

 

+ Junto con don Carlos García y doña Carolina Villanueva de García, fue el alma, vida y motor de un emporio textil y del vestido como fue Bordados Maty, que llegó a dar empleo a más de dos mil personas

+ La vida está llena de espinas y de obstáculos, sin embargo no debemos dejarnos abatir cuando nos golpea, debemos tener esperanza, amor y fe en Dios para hacer realidad nuestros sueños

¨Soy como el río viajero

que camina por la vida,

que va cantando a su paso

y besando las orillas,

que se abandona a la suerte

y su suerte le marchita;

soy como el río que pasa

y se muere día a día¨.


don carlos

Claro que existen personas que saben muy bien cuál es su misión en esta vida, para ellos resulta claro a lo que han venido y porque están aquí, esto lo demuestran desde muy temprana edad y en todas las etapas de su vida, siempre con una gran madurez en sus acciones y sin desviarse nunca del camino que han de seguir.

Para ellos son muy importantes sus momentos de soledad, que aprovechan para la reflexión y para ampliar sus conocimientos, pero siempre dispuestos a escuchar y a compartir sus experiencias y sin pisotear a nadie, se convierten en verdaderos ejemplos a seguir, les resulta muy claro que el conocimiento se debe compartir, de ahí su grandeza de espíritu, de tal forma que su plática es una verdadera cátedra para el que sepa escuchar y sin proponérselo, pueden poner fácilmente en su lugar a los que hablan mucho, porque piensan que lo saben todo.

Cuando escalan la cima siempre por méritos propios, nunca pierden el piso, ni son tentados por los grandes presupuestos que manejan, tratan de alejarse de los reflectores, a pesar de aduladores y malos consejeros que se encuentran en su camino, con la seguridad de que su obra física y espiritual es de más valor, que aparecer en la fotografía junto al personaje o el político de moda.

En FUERZA AGUASCALIENTES llegamos a pensar que ya no había gente de esa en nuestra Entidad, sin embargo estábamos muy equivocados, los podemos encontrar todos los días, pero son de presencia tan discreta que en ocasiones pasan desapercibidos, dejan que su trabajo hable por ellos, pero con sus acciones se convierten en modelo a seguir, con una obra física y espiritual que perdura por siempre.

Y uno de ellos, indiscutiblemente es don Carlos García Villanueva, quien fuera, junto con su amorosa mamá doña Carolina Villanueva de García, el alma, vida y motor de Bordados Maty, de la Universidad Bonaterra, de la Casa de Descanso Maty y actualmente del Frente Estatal por la Familia, así como de muchos otros proyectos, inclusive empresariales, de los que no quiere hablar porque no le gusta presumir ni mucho menos figurar ya que, como todas las grandes personas, prefiere hacer todo en el anonimato, aunque a veces no lo dejan, principalmente cuando se trata de defender a la familia.

La humanidad, refiere a FUERZA AGUASCALIENTES, don Carlos García Villanueva, a pesar de la violencia y la crisis económica que se vive, espera de este nuevo milenio grandes cosas. Tiempos mejores son los que todos anhelamos.

Muy atrás quedó el siglo XX que fue tan convulso, tan conflictivo, pero también tan extraordinariamente esplendoroso. Atrás quedan tantos episodios de la historia que con un gusto inmenso se evocan. Aguascalientes atesora tantas leyendas y pasajes que al paso del tiempo se van haciendo historia, tantas tradiciones que hoy se recuerdan con gusto.

Atrás queda la historia.El presente es desarrollo y modernismo, el futuro luce mejor.

¿Qué habrá en ese futuro?

Eso sólo nuestros hijos y sus hijos lo sabrán porque ellos son quienes lo van a construir, si nosotros como padres, agrega, les inculcamos valores y les damos buena educación.

Las actuales generaciones son las que van a escribir su propia historia, sus propias tradiciones.


don carlos

Hoy en que la cadena de suicidios y la rampante crisis económica están golpeando ferozmente a nuestra sociedad, hoy más que nunca la paz, la calma y una vida mejor las encontraremos si tenemos y avivamos cotidianamente la esperanza de un mejor presente y para ello necesitamos, dice, hablar con Dios, comprobando que lo llevamos en nuestro interior. Mi mamá, doña Carolina Villanueva de García, quien se fue al cielo hace ya algunos años, decía que somos una tierra de gente buena y soy un convencido de eso.

México, me dijo siempre, es un gran país y yo creo que tiene que darse pronto un cambio, pero no ése que tanto pregonan los políticos.

Ese cambio tiene que darse con una nueva estructura moral.

Tenemos que ir recuperando los valores que se han ido perdiendo, esos valores que necesitamos para no dañarnos más como familia, como sociedad.

Don Carlos García Villanueva, es hoy el huésped de FUERZA AGUASCALIENTES, hijo adoptivo -lo que nos sorprendió- de doña Carolina Villanueva y don Carlos García, personajes gigantes de Aguascalientes que forjaron un emporio en la industria textil y del vestido que tuvo como joya a sus legendarios "Bordados Maty", ya desaparecidos.

Llegamos a tener poco más de dos mil empleados y sin falsa modestia, durante muchos años podría decir que fui su director, teniendo a mis padres como consejeros.

Es admirable su lucha don Carlos, le dijimos, sin embargo hoy que ya no está "Maty" ni tampoco otras grandes empresas que desaparecieron casi al morir los que las forjaron, hay muchos que afirman que los hijos, por dilapadores, acabaron con verdaderas leyendas.

¿Será esto cierto?, le preguntamos.

Fundamentalmente podría decir dos cosas para contestarte.

La primera es que hay razones de peso para que la gente así lo piense y aquí podría comentar un viejo dicho que dice: "El padre luchador, el hijo empresario y el nieto limosnero".

Y esto es cierto, porque suele suceder que cuando los padres no forman a los hijos en el trabajo y las virtudes, lo que hacen finalmente es destruir, por eso digo que lo más importante para los hijos es su formación, su educación porque si no lo haces así y les dejas dinero se lo acaban muy pronto.

Si los hijos están bien formados entonces aunque no tengan dinero van a ser triunfadores.

La segunda cosa que diré al respecto, es que aquí lamentablemente se dio este fenómeno, sin embargo hay otros como Fernando Romo y ahora Tony, que fue formado por su abuelo don Jesús María Romo, son triunfadores, así como Fernando del Cojo.

Los Barba ya no están en el giro inicial de su papá, pero siguen siendo empresarios exitosos y en mi caso, "Maty", acabó por la devaluación y no por mala administración, prueba de ello es que hoy mantengo una empresa muy grande en la que mis hijos están trabajando intensamente. Desde chicos los enseñé lo que debe y no debe ser.

Hoy creo que el gran problema de la sociedad actual es moral, por eso hay que formar muy bien a los hijos y si así lo hacemos entonces estaremos construyendo el mundo de esperanza que tanto necesitamos.

¨Y voy abrazando al viento,

arrullándome en su queja,

le voy cantando bajito,

le voy diciendo un poema:

que somos viento de paso

que acariciamos la tierra,

que se quedan los caminos

y que se mueran los poetas¨.

"Maty", nos dice don Carlos García Villanueva, desapareció por la crisis económica de 1994 cuando vino una devaluación que nos pegó terriblemente ya que teníamos créditos muy fuertes en dólares que terminaron por quebrarnos, con todo y que teníamos presencia en muchos países.


don carlos

La vida ha sido muy hermosa y puedo presumir que soy feliz, sin embargo hemos enfrentado momentos muy duros que a otros los hicieron quedarse en el camino, lo que conmigo no ocurrió pues aunque perdimos a "Maty" mantengo todavía una empresa, en Pabellón, con más de 400 empleados a los que veo como si fueran mi familia, por eso soy un hombre infinitamente agradecido con Dios, agrega.

Soy, reitera, intensamente feliz y más que por los logros, por la lucha cotidiana, como hombre de fe, tengo primero a Dios y luego a mi familia, mi trabajo, mi gremio y a mi ciudad.

Y esto no quiere decir que no tenga problemas, que los tengo y muy duros, pero hay que saber enfrentarlos, siempre con la esperanza de que todo se puede superar.

Lo preocupante de muchos es que no le damos sentido a los problemas.

En el mundo no hay una sola persona, ya sea pobre o rica que no los tenga, la diferencia es qué actitud asumir ante ellos.

Como dice el Evangelio, si tú enfrentaste todo y con ello no lograste lo que buscabas, es que Dios no quería eso para ti y por lo tanto debes estar satisfecho, si asumes esa orientación que te da tu fe, nunca vas a tener una situación crítica, familiar o moral.

Económica y hasta físicamente siempre tendrás problemas, pero moral y espiritualmente estarás fuerte con tu familia y alegre. Y la alegría, que nos da esperanza, agrega don Carlos, debemos cuidarla y regarla cotidianamente porque es compatible con los problemas, con las dificultades y hasta con la muerte de un ser querido porque le das el sentido correcto a lo que te sucede. Entonces, dice, mi secreto para triunfar y ser feliz es mi fe y ese hoy lo quiero compartir con todo Aguascalientes.

Y luego nos dice que comenzó a trabajar cuando tenía 13 años en el negocio de su madre y cuando tenía 20 ya lo manejaba.

Mi madre fue sumamente entusiasta, y visionaria, con una iniciativa increíble, dejándome a mí la administración y me apoyó cuando le di un giro, de artículos muy artesanales a más industriales, siendo la primera del ramo en Aguascalientes que metió computadoras.

Recuerdo que teníamos 150 empleados y luego fueron más de 2 mil, en 14 fábricas.

A los 23 años, manejando el negocio, me casé con Yolanda Villanueva Bernal –que falleció el año pasado-, mientras que mi madre se quedó a cargo del área de diseño y mi señora en el departamento de la moda.

Muchos colegas, los más ricos, iban a Europa a fotografiar la producción para copiarla y los que no tenían recursos copiaban, a su modo, lo que no conviene, por lo que nosotros nos fuimos para arriba, con producción original y fuimos la primera empresa del país que logró meter su marca a las grandes tiendas departamentales de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo la felicidad no podía ser eterna, nos pegó durísimo la devaluación de 1994 y eso impidió que me fuera a radicar a Estados Unidos, junto con mi familia, porque estábamos, comercialmente hablando, muy fuertes.

Pero esa crisis nos hizo cerrar.

Otro en mi lugar hasta se hubiera suicidado, sin embargo como hombre de fe y siempre teniendo a Dios a mi lado, aquí seguí y hoy si bien ya no tengo ni a "Maty" ni a más de 2 mil empleados, sí cuento con otra empresa en donde laboran más de 400 personas y que ahora manejan mis hijos en Pabellón. La identificación con mi madre fue total y podría decir que fui el preferido sobre mis hermanos Santiago y María Guadalupe, porque nos entendíamos perfectamente. Fui presidente de la Cámara del Vestido a los 27, creando tres grandes proyectos de los cuales todavía hasta la fecha funcionan 2, Plaza Vestir, un gran detonante de la economía que luego nos copiaron en otros Estados.


don carlos

Otro que todavía funciona es la Unión de Crédito de la Industria del Vestido y del Bordado, siendo su presidente fundador, luego me involucré mucho en la educación y estando en un curso del IPADE en Guadalajara decidí traerlo a Aguascalientes.

Allí surgió un pequeño grupo de empresarios que decidió crear una asociación, de la que fui su presidente durante 6 años, que fundó hace 24 la Universidad Bonaterra.

Luego me tocó para bien o para mal, el Consejo Técnico de la Cadena Industrial Textil y del Vestido, que buscaba impulsar la moda, sin embargo el gobierno de entonces no le dio mucho apoyo.Con Carlos Lozano, con quien viví muchas etapas, una de ellas en Bonaterra, fuimos a Washington y estuvimos en el proceso del TLC. Cuando nació la CMQ, me llamaron y fui su presidente durante 5 años, logrando rescatarla de la crisis en la que había caído.

¨Y de la tierra soy fruto

que creció con la sequía,

que maduró entre campos

de trigales y de olivas

y que arraigó por las cumbres

donde se mueren los días;

yo de mi tierra soy fruto

que creció con la sequía¨.

Y luego nos cuenta algo de su vida, esa que siempre se ha puesto metas.

Luego ante tantas crisis que estamos viviendo, motivo de la descomposición social, los suicidios, los divorcios, el alcoholismo y la drogadicción, don Carlos nos dio una gran lección de vida al decir que lo que le está pasando a esta sociedad es la falta de esperanza, amor y de motivación en las familias. Toda educación que no forma, deforma, de ahí que una educación sin valores nos está perdiendo como sociedad y por eso todo lo que estamos viviendo es consecuencia de una mala educación y esto es de verdad preocupante.

Hay que volver a los valores, la esperanza es fundamental, así como el amor a Dios, tal y como lo hicieron mis padres.

Y aquí reitera que fue hijo adoptivo.

Hoy en FUERZA AGUASCALIENTES, hablaré de algo que muy pocos conocen y no sé por qué lo hago, quizá para que la gente y en especial aquella que tiene pensamientos suicidas, se dé cuenta de que siempre hay por qué vivir y por quién luchar.

Mi madre biológica, que vivió en EU, fue hermana de don Carlos García, y era muy pobre.

Por lo tanto don Carlos y doña Carolina eran mis tíos.

Siendo un bebé estuve muy enfermo y a punto de morir, por lo que ellos me atendieron en una clínica y luego me adoptaron, por lo que todo lo que soy se los debo a ellos.

Fui muy afortunado porque me enseñaron muchos valores y no todos los sigo como debiera. Mi padre don Carlos, aparentemente muy duro pero de un corazón muy noble, mientras que mi madre, doña Carolina, una gran triunfadora, muy amorosa y con un corazón increíble.

De ellos aprendí todo y ambos fueron y siguen siendo mi ejemplo, por ellos luché por ser un empresario triunfador y creo que en su momento lo logré, con todo y que muchos me han dicho que cuando ella murió acabó "Maty", cuando la realidad es que esa crisis del 94 ya nos había liquidado.


don carlos lo

Ellos me enseñaron, agrega, a ver por los demás y puedo decir que cuando tuve qué cerrar empresas no tuve problemas como otros empresarios del ramo que echaron a su gente sin un cinco, yo los liquidé lo mejor que pude y hoy me encuentro a muchos que dicen que quisieran volver a trabajar conmigo.

Muchos empresarios me dijeron que me pasaba de tonto, pero eso nunca me preocupó porque mis padres me enseñaron que la gente que se la jugó contigo no podía irse con una mano atrás y otra adelante.

He sido, sin presunción, un empresario triunfador, con defectos como todos, pero siempre lucho contra ellos y es que, dice, no todo ha sido fácil ni color de rosa.

Tenemos que entender que los problemas son una bendición, ¿por qué?, bueno porque te permiten enfrentarlos y ser mejor cuando los superaste.

Si huyes de los problemas no mejoras, si los enfrentas siempre serás mejor que antes, si los venciste porque lo lograste, si no lo hiciste porque ya viste cuáles son tus deficiencias y tienes qué luchar por ellas y superarte.

De esta manera pienso que los problemas son algo que Dios permite para que seamos mejores, por lo tanto a mí no me asustan porque sé que cuando los resolviste vas a ser mejor que antes. Dios me quiere tanto que no sólo me dio a esos padres tan increíbles, sino a mi principal tesoro, una familia bellísima en la que sobresalen mis hijos Carolina, Carlos, Alejandro, Eva Yolanda y José María, así como mis 14 nietos. De esta manera podría decir que estoy listo para cuando Dios me recoja y no porque ya me quiera ir, sino cuando El lo decida. Para los que tenemos fe, esperanza y caridad, el momento en que Dios te llama debe ser algo grandioso porque vas a estar con El y yo estoy listo, pues creo que estoy cumpliendo con mi cometido en esta vida.

Hoy creo firmemente que los que hemos logrado algo en la vida tenemos la obligación de ver por los demás, por eso es que mantengo desde hace 39 años, el Asilo que mi mamá fundó y mientras Dios me dé fuerzas lo voy a seguir haciendo, con todo y que mantenerlo me cuesta más de 300 mil pesos al mes, pero eso lejos de asustarme me llena de vida.

Antes de decirnos hasta luego, reiteró que es inmensamente feliz, con muchos retos por superar, buscando seguir el ejemplo de sus padres, don Carlos García y doña Carolina Villanueva de García, gente que dejó profunda huella en Aguascalientes, reiterando que la vida está llena de espinas y de obstáculos, sin embargo no debemos dejarnos abatir cuando nos golpea. Debemos tener fe en Dios y en nuestros sueños recordando que a veces Dios nos manda pruebas para que aprendamos a entender el sufrimiento de los demás, pero así como nos manda dichas pruebas, también nos da las fuerzas para soportarlas. soportarlas.

¨Y soy de todos y nadie,

de penas y de alegrías;

yo soy de aquellos que callan

y soy de aquellos que gritan¨.

#local

13 visualizaciones0 comentarios