CAASA-VEOLIA aplican una política perversa


Atole con el dedo.

 

JESUS RANGEL

POR JESUS RANGEL

Sin agua no podemos vivir. Antes del 2023 el Municipio debe decidir como asegurar el futuro abasto de agua a precios justos. La mala experiencia con CAASA-VEOLIA demuestra que una empresa privada, tiene como único objetivo ganar más dinero sin preocuparse por cuidar nuestros mantos acuíferos.

El Municipio necesita hacerse cargo, pero cuidado, la alcaldesa parece tener otros intereses. 1.- En campaña dijo... “En 161 días, CAASA se va y la concesión regresa a las manos del gobierno municipal”.

2.- En agosto de este año, CAASA solicitó por carta su deseo de seguir dando el servicio después de que termine la actual concesión en 2023.

3.- En conferencia de prensa, Teresa Jiménez dijo...”

“CAASA se va y no hay marcha atrás” 4.- El director de CCAPAMA declaró que la decisión de la alcaldesa no tenía intención política.

“No tiene nada que ver, sólo coincidieron los tiempos. La concesión establece 5 años para hacer un proceso entrega-recepción”.

5.- Una semana después aparece Mauricio Romero para decir que es el nuevo gerente de VEOLIA, y que son la nueva empresa que sustituye a CAASA. En la cláusula 4 del Título de Concesión, no dice que la ampliación de contrato deba pedirse con 5 años de anticipación.

Entonces porqué mienten Teresa Jiménez y el director de CCAPAMA? Quizás la alcaldesa se puso de acuerdo con CAASA antes de su conferencia de prensa, le pidió que solicitara por escrito la extensión de la concesión para podérsela negar, antes de que llegara VEOLIA?

Así, la negativa para seguir dando el servicio de agua es a CAASA, no a VEOLIA...Atole con el dedo a los usuarios para buscar su reelección! Si logra reelegirse, tendremos a VEOLIA por 30 años más o alguna otra empresa. Ya hubo un antecedente en los municipios de Benito Juárez (Cancún), Isla Mujeres y Solidaridad, donde por cierto la concesión también vencía en 2023.

Ahí el exgobernador Roberto Borge y los presidentes municipales acordaron, sin consultar a los ciudadanos, extender la concesión a AGUAKAN hasta 2053, por la módica contraprestación de mil ochenta millones (1,080) que para variar no reportaron a las finanzas públicas. Si dejamos que la alcaldesa haga realidad sus planes, qué pasará en Aguascalientes? .El agua es de todos, no es para hacer negocio.

#local

0 visualizaciones0 comentarios