REPORTAJE Aguascalientes ante la amenaza de los cárteles


El narco puede más que el Gobierno

 

SEGUNDA parte

+ Los policías o trabajan con el narco o tienen miedo, así de fácil, asegura el ex director de la Policía Judicial del Estado, Arturo Estrada Carreón, quien dice que está seguro de que las corporaciones policiales están infiltradas y los que no lo están tienen miedo, por eso, desde su punto de vista, es obligado hacer nuevos organismos de seguridad

+ Las autoridades al utilizar el término inseguridad están aminorando el verdadero temor de la sociedad pues la gente tiene miedo a la inseguridad que vive, advierte el Comandante Arturo Estrada Carreón, quien asegura que el verdadero miedo de los gobiernos es no querer admitir que se está perdiendo la lucha contra el llamado crimen organizado


narcio

El miedo de los aguascalentenses no viene en el silencio de la verdad que pocos anuncian y que por nuestro bienestar de nuestra calidad de vida, pocos aceptan, sin embargo como dijeran varios abogados y ex alcaldes a FUERZA AGUASCALIENTES, hay que reconocer que el narco puede más que el gobierno, ya que es una industria muy poderosa que puede comprar cualquier voluntad.

Ya no solo en las colonias sino también en la zona centro e inclusive en los fraccionamientos residenciales de más lujo la gente de queja de lo que llama, inseguridad, y hay que decir que es incorrecta la utilización de dicho término, tenemos miedo de la inseguridad, pero al ocultarla tras ese término, meramente político, se corre el riesgo de que sea utilizado como arma de doble filo.

Las autoridades al utilizar el término inseguridad están aminorando el verdadero temor de la sociedad pues la gente tiene miedo a la inseguridad que vive, advierte el Comandante Arturo Estrada Carreón, quien asegura que el verdadero miedo de los gobiernos es no querer admitir que se está perdiendo la lucha contra el llamado crimen organizado, un término que a muchos no gusta, entre ellos el licenciado Sergio Rodríguez Prieto, del que FUERZA AGUASCALIENTES presentará mañana su versión sobre lo que está viviendo la Entidad.

Por lo pronto la balacera protagonizada por El Mike¨ con las corporaciones policiales y después la aparición de las narco mantas, está quedando atrás y aunque muchos podrían asegurar que ya pasó el miedo, lo ideal sería que volviera el clima de verdadero clima de paz y tranquilidad que distinguió hace años a Aguascalientes, dice el Comandante Estrada Carreón.

Los policías o trabajan con el narco o tienen miedo, así de fácil, asegura el ex director de la Policía Judicial del Estado, Arturo Estrada Carreón, quien dice que está seguro de que las corporaciones policiales están infiltradas y los que no lo están tienen miedo, por eso, desde su punto de vista, es obligado hacer nuevos organismos de seguridad y eso se lograría en tres o cuatro meses, aunque para esto se requiere voluntad política y como no la existe Aguascalientes seguirá viviendo bajo la sombra del miedo.

Aunque las autoridades afirman todo lo contrario, inclusive la alcaldesa Teresa Jiménez presume que por su paz y tranquilidad ¨Aguascalientes es el corazón de México¨, la realidad es que todo hace indicar que Aguascalientes se encuentra en un estado de grave inseguridad y alarma social y con tendencia hacia un Estado Fallido, sin embargo soy, agrega, un convencido de que con voluntad política y rigurosos proyectos basados en la Seguridad Ciudadana y Nacional, estamos más que capacitados para presentar, sin duda, un futuro inmediato muy positivo y esperanzador, por lo tanto creo que Aguascalientes puede no solo contra las recurrentes crisis, sino contra el miedo del crimen organizado.


narco

En una amplia entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES, a propósito de las recientes ejecuciones, la balacera protagonizada por ¨El Mike¨, con los grupos policiales, que tardaron más de media hora para someterlo, así como la aparición de las narcomantas, en hechos que las autoridades al minimizado, el ex director de la Policía Judicial del Estado afirma que lo que requieren urgentemente Aguascalientes y México es una verdadera política de Estado contra los cárteles de la droga, los cuales seguirán creciendo y corrompiendo a todas las corporaciones y autoridades.

Los cárteles de la droga ya se encuentran en la plaza y no se debe descartar que en el corto plazo se incremente la violencia para ver quién se adueña de ella, reitera ¨Clark¨Estrada Carreón quien afirma e que al narco es a quien menos conviene que exista violencia ya que los cabecillas de ninguna manera se visualizan como capos, más bien se consideran como inversionistas de tal manera que cuando llegan a determinada ciudad les conviene que haya tranquilidad y no violencia.

Luego señala que ni los modelos de Estado ausente, fallido o suplantado pueden explicar la condición actual de miedo de Aguascalientes, a menos que se considere al crimen autorizado como un componente preponderante en cada modelo, en algunos casos, el crimen organizado trabaja junto con policías, servidores públicos o jueces, de uno o más niveles de gobierno, aunque también lo han hecho con todos ellos juntos, asegura el Comandante Arturo Estrada Carreón, quien reitera que si las autoridades insisten en que ¨aquí no pasa nada¨, es porque no quieren asustar a la población, sin embargo la realidad es que aquí dominan ya los cárteles de la droga.

No son pocos los policías que trabajan con, como, o para sicarios –dependiendo de si colaboran, suplantan o se subalternan a éstos–, algunos policías han llegado a asociarse cual cárteles e incluso protegen las actividades criminales, además es conocido que hay agentes trabajando en complicidad con los criminales.


narco

Reconoce que debe haber algunos elementos valiosos, honestos y comprometidos con su trabajo, pero también reconoce que una parte importante de los uniformados y los Ministeriales en la Entidad han sido cooptados por el crimen organizado y repito, no todos son malos, pues así como hay elementos que sirven a los cárteles “por convencimiento”, también hay muchos “policías buenos que, por miedo, trabajan para ellos, de tal suerte que hoy en Aguascalientes vivimos con el miedo, el miedo a los asaltos, a que nos van a arrebaten nuestros teléfonos celulares, nuestras pertenencias.

El Comandante Clark, director del grupo de seguridad privada LEON, señala que la inseguridad sube el costo de las inversiones y ante esto el crimen y la violencia no solo son lastre fiscal que quita recursos para otras necesidades sociales como la educación y la salud: socava el estado de derecho.

Advierte que las razones de los altos niveles de crimen y violencia tienen que ver con lo que llamamos la paradoja de la tormenta perfecta y esa paradoja es que en la última década, la región ha gozado de saludables tasas de crecimiento y mejores índices sociales.

El incremento de la criminalidad, la aparición de nuevas formas de delincuencia más violenta, la inseguridad en las calles, la impunidad del delito y la deficiente participación de las corporaciones policiales han acrecentado la inconformidad de la sociedad hasta el punto de que el tema de la inseguridad pública delictiva es uno de los temas principales de debate social.

El fenómeno de la violencia y de la criminalidad es extremamente complejo y dinámico, exigiendo un abordaje integrado, multisectorial, que involucre a toda la sociedad en la búsqueda de soluciones efectivas y sustentables, Intervenciones que accionan apenas las instituciones policiales o de justicia criminal, de forma desarticulada, las cuales no ofrecen resultados durables, principalmente porque el campo de acción de estas instancias sobre las posibles causas del fenómeno es limitado, además de que se tiene que reconocer que están sirviendo al narco, ya sea por dinero, advierte el Comandante Arturo Estrada Carreón.

Asegura que la victimización que sufre la población, la percepción de la inseguridad pública y el miedo al delito son de los problemas principales que se tiene que enfrentar ahora mismo por las autoridades de Gobierno, reiterando su percepción de que el nuevo sistema de justicia penal es muy bueno, pero solo para países de tercer nivel y no sirve para México, en donde la capacitación a policías, ministeriales, ministerios públicos, profesionales y hasta magistrados es muy deficiente. Hoy en la Academia de Policía y en la instrucción a ministeriales y ministerios públicos, son mínimos los estudios de sociología, antropología, criminología y la psicología, por solo mencionar algunos temas, de tal suerte que en Aguascalientes existe todavía una policía del ciclo pasado y a eso se debe que la gente se sienta totalmente desprotegida e inclusive que le tema más a los policías que a los asaltantes y hasta a los narcos.


narco

De esta manera, refiere el Comandante Clark, los efectos cotidianos de la violencia y de la criminalidad tienen dos sentidos: en primer lugar, por la comunidad y sus miembros, sea bajo la forma de eventos concretos, o sea a través de la sensación de inseguridad y esta sensación de inseguridad desarrolla expresiones concretas emocionales, siendo algunas de las más importantes el miedo, la angustia, la ansiedad y otras más que desencadenan trastornos de personalidad específicos.

El miedo se define como una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario, por consiguiente, el miedo al crimen puede definirse como la perturbación angustiosa del ánimo que se deriva de la diferencia entre el riesgo percibido de ser víctima de un crimen y la victimización de hecho.

También podría decirse que el miedo es una respuesta emocional de nerviosismo o ansiedad al delito o símbolos que la persona asocia con el delito, siendo el miedo al delito una de las posibles respuestas a la percepción de un riesgo.

El miedo al delito y los sentimientos de inseguridad han sido dos nociones empleadas para profundizar en el problema de la criminalidad, por lo que es importante su abordaje para diferenciar las concepciones, refiere el Comandante quien señala que al entender que el miedo al delito hace referencia al temor de la población a ser personalmente víctima de la delincuencia, mientras que la inseguridad ciudadana puede entenderse como miedo al crimen en general, como un problema social, es decir, la inseguridad ciudadana es el compendio de inquietudes que vienen impregnando al discurso de "la sociedad en riesgo", que incluye no sólo a la delincuencia tradicional, sino también otras preocupaciones como el narcotráfico. (CONTINUARA)

#local

0 visualizaciones0 comentarios