Sociedad y gobernantes van de la mano


Aguascalientes y su evolución

 

patio

Gracias a los esfuerzos de generaciones de aguascalentenses y a la visión de los buenos gobernantes que Aguascalientes ha tenido a lo largo de su historia, es que estamos con una esperanza de un mejor presente y futuro.

Aguascalientes ha tenido la fortuna de haber sido guiado por buenos gobiernos hacia el destino que en el tiempo y el espacio de la existencia del Estado nos habrá de llevar a esa mejor vida que estamos anhelando.

Son muchísimas las cosas que nos han distinguido y que nos han dado identidad.

Vivir del recuerdo, dicen muchos, no es bueno, hay que enterrarlo y ver hacia el futuro.

Sin embargo hay otros que piensan distinto y con justa razón, hay que vivir el presente recordando el pasado que nos dio identidad e historia y que nos da las fuerzas para construir el futuro.

Formamos parte de una serie de generaciones que fueron las constructoras de la historia.

Geográfica y políticamente hablando, Aguascalientes ha sufrido enormes transformaciones.

Cómo no recordar aquella lejana, agreste e indómita región Chichimeca habitada por los aguerridos Caxcanes.


patio

En la medida en que los colonizadores se van adentrando de la Nueva España hacia el interior del país en busca de nuevas conquistas territoriales y también de las almas, trae como consecuencia que lleguen a construir la primera manifestación de Aguascalientes, el fuerte o presidio.

Ubicado a la vera del Camino Real aleatorio al de la Plaza, fuerte o presidio que nos recuerda que en 1565 se dieron las primeras mercedes de tierra.

Alonso Avalos de Saavedra y Hernán González Berrocal, de acuerdo a la historia, recibieron las donaciones. Una caballeriza, en lo que es La Salud y El Encino, tenía 42.79 hectáreas.

En 1575 es la cedulación de ese sitio de paso recibiendo el rango de Villa, primera conquista de ese siglo. Habrá que destacar que la Villa dependía de la Nueva Galicia -Guadalajara-.

Entre 1789 y 1803 pasamos a formar parte de Zacatecas.

Esto avanza y en 1808, una vez que la Villa empieza a conformarse, se requería de un identificador, por lo que se da la erección de la Columna de la Plaza Mayor, hoy Plaza de la Patria.

Esa columna fue lo que nos identificó como aguascalentenses, el corazón de la República.

Avanza el tiempo y en 1816 siendo el rey de España Fernando VII, Francisco Xavier Venegas de Saavedra el Virrey y Francisco Rendón, gobernador y jefe militar de la intendencia de Zacatecas, le otorgan a Aguascalientes formalmente el rango de ciudad.

En ese siglo, Aguascalientes fue considerada ciudad, todavía subdelegación de Aguascalientes, merced a los leales y meritorios servicios que la comunidad le prestaba al Rey de España, justo en plena guerra de Independencia.

Para entonces Aguascalientes seguía siendo la bifurcación de caminos, de las ideas, del comercio.


ags

En 1857 al emitirse la Constitución se ratifica, después de otros intentos en 1835, la existencia de Aguascalientes como Estado Libre y Soberano, lo que ocurrió el 23 de octubre.

Habrá que recordar que desde entonces Aguascalientes inició su transformación, salvo un pequeño atorón durante el efímero imperio de Maximiliano en 1865 en que se nos quitó el rango de Estado Libre y Soberano, el que se reconquistó una vez que acabó el sueño imperial.

Se emergió así como un Estado Libre, Soberano y de porvenir cierto.

Desde entonces Aguascalientes se ha distinguido por la entrega total de su gente al trabajo, lo que nos da certidumbre.

Es por ello que decíamos al iniciar este trabajo que gracias al esfuerzo de los aguascalentenses, gracias a la visión de quienes nos han gobernado, hoy Aguascalientes tiene certidumbre y enfila hacia un destino de prosperidad.

#local

0 visualizaciones0 comentarios