Urge un cambio radical contra el suicidio


Un flagelo de Aguascalientes

 

grijalva

+ Estamos ante una problemática de salud pública y mental que tiene que atenderse de manera más radical, dice el doctor Héctor Grijalva Tamayo quien asegura que el problema es tan grave que resulta imposible contenerlo en el corto tiempo.

Cuando apenas nos estamos acercando a la mitad del año la cifra de suicidios en Aguascalientes es espeluznantemente aterradora, más de 80 y al paso que vamos para el último mes del año la cifra por lo menos se duplicará, lo que indica que los supuestos programas anti suicidio del Gobierno del Estado y la Secretaría de Salud han sido un verdadero fracaso, señaló la diputada Mayela Macías Alvarado, quien urgió a las autoridades a ¨agarrar el toro por los cuernos¨ y diseñar una nueva estrategia para frenar este flagelo que está golpeando fuertemente.

En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES destacó que una persona suicida no puede pedir ayuda, pero eso no significa que no la quiera y por ello los especialistas aseguran que la mayoría de las personas que se suicidan no quieren morir, lo que quieren es dejar de sufrir y frente a esto la prevención del suicidio comienza con el reconocimiento de las señales de advertencia, por lo tanto hablar abiertamente acerca de los pensamientos y sentimientos suicidas puede salvar una vida.

La Organización Mundial de la Salud estima que cerca de un millón de personas mueren cada año por suicidio, lo que indica que al menos cada 40 segundos alguien se está quitando la vida y frente a esto habría que preguntarnos ¿qué impulsa a tantas personas a quitarse la vida? y aquí hay que destacar que para aquellos que no están en las garras de la depresión y la desesperación, es difícil entender lo que impulsa a tantas personas a quitarse la vida, sin embargo, una persona suicida tiene tanto sufrimiento que no puede ver ninguna otra opción.

¨MONSTRUO SOCIAL¨

El director de salud mental en Aguascalientes, Héctor Grijalva afirma que por el elevado costo de la falta de prevención, la pérdida es enorme de allí que el suicidio es un auténtico ¨monstruo social¨, una problemática de salud pública y mental que tiene que atenderse de manera más radical y en eso se encuentra empeñado, afirmando que el problema es tan grave que resulta imposible contenerlo en el corto tiempo.

La fuerza económica y social son los jóvenes, además los que no intentan suicidarse, pero tampoco se atienden, continúan con depresión y problemas de salud mental, por lo que la capacidad de crecimiento económico y desarrollo se reducirá.

Un importante paso es reconocer esta terrible realidad y no minimizarla, por el contrario, aceptar, como dicen los especialistas, que la sociedad está enferma.


suicidio

Hoy habrá que admitirlo, Aguascalientes vive un clima de incertidumbre que aunado a los problemas de las personas, como lo son su depresión eso lo hace ver que la única salida pareciera que es la de quitarse la vida.

Y lo más lamentable es que la mayoría de los suicidios que llevamos en los dos últimos años la gran mayoría han sido de personas jóvenes, en edad productiva, con casa y familia y otros son los desempleados, y aquí debemos admitir que la mayoría lo han hecho bajo los influjos del alcohol o de alguna droga.

Es de verdad muy preocupante que la fuerza productiva de la sociedad se encuentre deprimida y opte por lo peor y eso nos obliga a intensificar las medidas que aquí tenemos y que voy a destacar:

Procurar la ayuda profesional cuando se detecta una depresión.

Siempre tomar en cuenta los avisos de muerte, nunca pensar que se trata de chantajes o alardes.

Cuando se ha tenido una pérdida familiar, los parientes inmediatos deben buscar ayuda profesional.

En caso de intento frustrado, después de la atención médica -atención hospitalaria en caso de intoxicación, heridas en el cuello y otras- llevar a la persona a recibir ayuda psicológica.

A los Medios de Comunicación, agrega el doctor Grijalva Tamayo, toca promover mensajes a favor de la vida, reducir al mínimo la información sobre temas violentos, favorecer los comentarios sobre personajes sobresalientes, nobles y valerosos.

Realizar campañas a favor de la vida en espectaculares, bardas y otros Medios de información masiva.

Por lo que respecta a la Secretaría de Salud, procurar una mayor cobertura en salud mental, tener psicólogos en todos los hospitales y centros de salud, extender a todo el Estado los programas de Salud Mental Comunitaria y aumentar la colaboración ya existente entre las instituciones que procuran la Salud Mental en el Estado.

Eso ayudaría muchísimo, sin embargo debo destacar que la solución no la tienen solamente Agua Clara ni la Secretaría de Salud, nos hace falta unirnos todos para enfrentar este flagelo y aquí la Iglesia también tiene mucho por hacer.

Lamentablemente tampoco ella lo ha logrado, con todo y que el 100% de los suicidios son de católicos. Aquí todos estamos involucrados: la familia tiene que buscar ayuda cuando tiene un deprimido en casa, es verdaderamente lamentable que a la familia de un suicidado lo primero que le preguntan: ¿qué le notaron, qué le vieron? Bueno pues nada, es la respuesta común. Y eso es una terrible equivocación, dice el doctor Grijalva Tamayo, ya que nadie se suicida de la noche a la mañana, algo había y no lo notaron.

Los profesionales de la Salud Mental hacemos esas preguntas y nos encontramos que en verdad algo había, como el llanto constante, el abandono, la apatía, la depresión y el estar diciendo que se van a suicidar sin que nadie le hubiera hecho caso.

Cuando alguien avisa que lo va a hacer, la mayoría de las personas dice que es un chantaje porque quiere sacar algo y no lo toman en cuenta.


suicidio

No piensen que es broma o chantaje, eso es un gran riesgo.

Luego advierte que la familia de un suicidado requiere de inmediato ayuda psicológica y lamentablemente eso casi nunca ocurre y cargan con una culpa que no tienen y se vuelven personas tristes y deprimidas que también están en riesgo de suicidio.

Cuando alguien que intentó suicidarse y no lo logró, la familia dice: ah qué bueno, ya va a estar bien.

Y eso es totalmente falso, con más razón hay que traerlo a consulta.

De esta manera vemos cómo las autoridades dicen que están trabajando para frenar los suicidios, los especialistas afirman que los esfuerzos son pobres, mientras que la Iglesia pide a quienes se sienten solos y deprimidos, abrir su corazón a Dios, porque El está en cada uno de nosotros. Por su parte el párroco del templo de San Felipe, Mario Guillermo Chávez asegura que el mensaje ante este problema es el de la esperanza,

Sin embargo hay muchos que se preguntan: ¿Para qué sirve la esperanza? ¿Para qué el entusiasmo?

Y habría que responderles: Sirve para hacerle frente a la vida con optimismo, sirve para tener a Dios dentro de nosotros.

En este sentido, muchos piensan que la gran enfermedad de este mundo es la falta de fe o crisis moral que atraviesa, pero hay otros que aseguran que lo que está agonizante es la esperanza, por lo que debemos emprender el redescubrimiento de las infinitas zonas luminosas que hay en las personas y las cosas que nos rodean.

Y la esperanza, dice, “es paradójica”.

Tener esperanza significa, afirma, es estar listo en todo momento para lo que todavía no nace, pero sin llegar a desesperarse si el nacimiento no ocurre en el lapso de nuestra vida.

Tal vez por esta razón hay gente desanimada, sin las ganas de cambiar lo cambiable, de denunciar lo denunciable y decir en voz alta lo que no se debe callar.

Quizá por esta misma razón el entusiasmo por la vida es una realidad marginal, ajena, distante.

Pareciera un privilegio de pocos.

#local

0 visualizaciones0 comentarios