Hollywood dejó huella en Aguascalientes


``El último atardecer''

 

Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone

* Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone trastocaron a la ciudad en un hecho insólito que ocurrió hace 60 años y que hoy FUERZA AGUASCALIENTES lo trae al presente

Fue un western clásico del Viejo Oeste y su mensaje ahí queda.

Desde aquellos tiempos y luego los del Aguascalientes de esa época la sociedad estaba caracterizada en los valores, en la unión familiar, en el trabajo, en el amor.

Lamentablemente la generación del fin de siglo ha perdido esos valores de los que habla "El Ultimo Atardecer" y que son los mismos que tenía nuestra sociedad.

Antes también había crisis, pero también mucho amor y unión familiar.

El materialismo no era tan marcado como hoy.

No había tantos vicios ni tantos medios de comunicación.

La televisión era incipiente y qué esperanzas de que pasaran los programas tan crudos y reveladores como los de hoy en que el Internet, la violencia, la drogadicción y la pornografía están amenazando a nuestra sociedad.

No, nos dijo contundente, de ninguna manera soy un puritano ni me espanto de nada, sólo que es muy triste ver cómo nuestra sociedad se está desmoronando ante tanta amenaza y los padres de familia lo permiten.

Es necesario retomar esos valores que caracterizaron al Aguascalientes de los 50s y 60s, aún es tiempo de hacer mucho por esta y las futuras generaciones, tenemos que entenderlo y si no es así seguiremos viendo cómo nuestro Aguascalientes y nuestro México siguen perdiéndose.

Así pensaba este hombre que fue uno de los que hicieron historia porque participaron del mundo de Hollywood, cuando éste se trasladó a Aguascalientes.

Hoy estamos seguros que allá donde Federico García se encuentre ha de estar orgulloso de esa anécdota, de su familia y también preocupado porque el mensaje llegue y se aplique.

"Ama y después haz lo que quieras".

HOLLYWOOD EN AGUASCALIENTES

Aguascalientes tiene una historia tan extraordinaria que muchos desconocen, sobre todo la actual generación, una historia que es un verdadero tesoro.

Una historia que sólo quienes la vivieron y la protagonizaron la pueden dimensionar en toda su grandiosidad, una historia que data desde su fundación y que al paso de los siglos se ha ido enriqueciendo como pocas.

Son tantos los pasajes que podríamos decir que diariamente se van descubriendo enmedio de nuestro asombro y un pasaje de estos, que en lo particular al equipo de FUERZA AGUASCALIENTES llamó poderosamente la atención y del cual desconocíamos totalmente, es que el mundo de Hollywood se trasladó a esta ciudad con algunas de sus principales figuras más grandes para filmar una de sus tantas películas que han dado vuelta al mundo, ¨El Ultimo Atardecer¨, película de la que ya habíamos hablando hace años y que la traemos al presente porque en la televisión local la presentaron hace unos días.

Para la niñez, la juventud y hasta para muchos de los adultos del Aguascalientes de hoy estamos seguros que esto es desconocido y es que las grandes luminarias de Hollywood estuvieron en Aguascalientes en un hecho insólito.

Hoy sólo quedan los recuerdos, las anécdotas de quienes lograron actuar como extras, quienes acudían a ver las filmaciones y hasta una diligencia que se usó y que hoy se encuentra en el Cerro del Muerto. Un suceso que podría antojarse increíble y que ocurrió en 1958. Fue un hecho que causó revuelo y que hoy, a 60 años de distancia nos pareciera un sueño o quizá, un pasaje del mismo mundo cinematográfico.


Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone

El legendario y famosísimo Kirk Douglas y el no menos famoso Rock Hudson, quien muriera hace unos años víctima del terrible SIDA, se encargaron de trastocar como pocos, la paz y la tranquilidad de los aguascalentenses.

Su presencia fue un verdadero terremoto.

Todo Aguascalientes vivió semanas increíbles en que sus habitantes, además de sentirse sumamente orgullosos y distinguidos, parecieron creerse dueños del mundo del espectáculo.

Aguascalientes y su gente fueron protagonistas de la película que se llamó ``El último atardecer''.

Los protagonistas principales fueron Kirk Douglas, Rock Hudson, Dorothy Malone, Carol Linley, Joseph Cotten, Jack Kilem, José Turbay ``El Sordo'' y otro mexicano al que se conocía como ``El Chihuahua'', todos dirigidos por Robert Aldrich.

Los tres primeros eran ya unos verdaderos ``monstruos'' de la cinematografía mundial, dijo en su conversación con FUERZA AGUASCALIENTES don Gastón Guzmán, quien con gusto recuerda que uno de sus grandes amigos, Federico García Ibarra, que fue un próspero empresario que falleció hace tiempo, , fue uno de los cientos de aguascalentenses que tuvieron la inmensa fortuna de participar como extras en la filmación de ``El último atardecer''.

Don Gastón, uno de los verdaderos panistas de Aguascalientes, un hombre que hizo más que nadie por el partido y al cual los neo panistas y advenedizos han hecho a un lado, nos dijo con profundo orgullo, que siguió muy de cerca las filmaciones del Western llamado ``El último atardecer'', y que también lo fueron cientos de aguascalentenses.

La presencia de figuras de tanta fama mundial en esta ciudad fue algo insólito y todavía hoy me pregunto y no encuentro la respuesta del por qué aquí se hizo la filmación cuando ya desde entonces las compañías norteamericanas habían adoptado a Durango como su sitio predilecto.

Originalmente, agrega, la película se iba a llamar ``The day of the gun'', ``El día del revólver'', sin embargo finalmente se optó por ``El último atardecer''.

Por el rumbo de la carretera a San Luis se construyó un pueblo típico del Oeste al que se le llamó ``Crazy Horse'', ``Caballo Loco'', en español y a un lado se hizo un bordo y en la película se decía que era el Río Bravo.

También se tendió, agrega, una línea ferroviaria que llegaba hasta la estación del pueblito, en torno del cual se daban sangrientos enfrentamientos entre pieles rojas y vaqueros.

Esto, reitera, fue todo un acontecimiento insólito en el Aguascalientes de aquella época.

Sin embargo debo señalar que hubo mucho descontento con ciertas autoridades y con personas que abusaron a la hora del cobro. Con la única persona que hicieron verdadera amistad fue con don José de Jesús Franco, que fue el que les alquiló su ganado respetando cabalmente el trato pactado aun y cuando salió afectado.


Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone

Don Gastón dice que la presencia de figuras tan reconocidas mundialmente causó revuelo. Se les ofrecieron infinidad de recepciones y ellos demostraban su grandeza como personas conviviendo con los aguascalentenses sin distinción alguna.

Rock Hudson vivió en una casa que le rentó a don Felipe Camarena en la privada de Democracia -entonces de élite-, hoy Eduardo J. Correa. Todos los días y noches ríos humanos, principalmente mujeres, acudían a ese lugar para pedirle un autógrafo y platicar con él.

Lamentablemente no todo fue alegría, ya que fue víctima de los ladrones y días después se descubrió que unos albañiles habían sido los autores.

Recordar esos momentos es como si los estuviera viviendo nuevamente, nos dice.

Refiere una serie de anécdotas increíbles.

En una ocasión en una escena de Kirk Douglas, debía salir de la cantina, del pueblo de ``Crazy Horse'', azorado por el ruido del ganado, quitarle una mascada que traía puesta una muchacha güerita y meterse a torear a las reses, y es que siempre los gringos nos relacionan con algo españolado.

Kirk Douglas era y creo que sigue siendo un ser extraordinario a sus más de 101 años de vida.

En Aguascalientes conquistó a todos pues era sumamente sencillo, platicaba con todo mundo, se tomaba la foto y luego se sentaba a compartir los alimentos con todos los aguascalentenses que la hacían de extras.

Luego se ponía a jugar para ver quién era el que desenfundaba más rápido el revólver.

Era muy simpático, agradable, un gran tomador de vodka, platicaba mucho, siempre estaba de buen humor, fue mi ídolo porque tiempo antes lo había visto y me gustaba mucho su forma de actuar.

Le recordaba las películas en que lo había visto y me repetía lo mismo que había realizado en ellas.

Kirk Douglas manejaba la pistola como se ve en las películas, la aventaba para arriba, la cachaba, jugaba con ella y la enfundaba, era de verdad extraordinario y en la mayoría de las ocasiones no permitió que las escenas de peligro las hiciera algún doble, siempre enfrentaba el riesgo.

Lo contrario a Rock Hudson, quien era lo primero que pedía.

Douglas montaba a caballo extraordinariamente, era muy simpático, le gustaba jugar mucho y se ganó el cariño y la admiración de todos los aguascalentenses de aquella época y más de quien lo llegamos a tratar.

Lamentablemente, refiere don Gastón Guzmán, ``El último atardecer'' no tuvo mucha trascendencia en México ni en Estados Unidos y no me explico por qué, ya que los actores y directores eran de diez estrellas.

Luego recuerda que la contratación para el personal se hizo en la Plaza Principal, fueron cientos de aspirantes y se pidió que se dejaran de rasurar, se citaba entre cinco y cinco y media de la mañana para empezar a trabajar.

Fue una experiencia agradable porque convivir con aquellas estrellas era tremendo.

La altura de Rock Hudson era impresionante, debió medir seis pies con ocho pulgadas.

Recuerdo con inmenso gusto que se pagaba a los extras en aquel entonces un dineral porque eran 50 pesos diarios pero no iban tanto por la paga sino por la pachanga. Medio Aguascalientes actuaba de extra y el otro medio acudía a las filmaciones.

Siempre que platico esto a manera de broma digo ``El último atardecer'' con la presentación de grandes amigos de Aguascalientes, agrega don Gastón Guzmán, quien tiene muchos recortes de periódico y muy en especial, una copia de la película, todavía enrollada en los carretes de entonces, algo que es un verdadero tesoro ya que hoy quizás nadie, ni siquiera el productor, puede preciarse de tenerla.Como en todo, agrega, siempre hay un prietito en el arroz.


Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone

Había también un tipo que era demasiado déspota, lo que no eran los actores y desgraciadamente era mexicano, se llamaba Oscar Rodríguez y era el que repartía el vestuario y recuerdo que un día de filmación observe a mi amigo Freddy medio triste, por lo que le pregunté que tenía y me dijo que al preguntarle a ese tipo que el por qué vestuario como extra, esto es botas, camisa y pantalón no eran tan buenos y le dijo que ``eran lo justo para un pobre diablo''.

Y le contestó, ``en la película, pero en la vida real soy tu padre...''

Era chocante y quería hablar sólo en inglés cuando era chicano y como tal quería sobajar a los aguascalentenses.

Luego habla de Rock Hudson, un verdadero galán, lamentablemente habría de morir de SIDA y su vida, de acuerdo a las memorias que recientemente se han publicado, fue marcada por la tragedia. El destino se ensañó con él, por lo que hay que conocer lo que vivió para no juzgarlo tan severamente como ahora muchos lo hacen por la forma en que falleció.

``EL ULTIMO ATARDECER''

Se llamó así por su desenlace.

En la película, Kirk Douglas y Dorothy Malone, de jóvenes tuvieron un romance, se separaron y Douglas no supo que su amada había quedado embarazada, tuvo una niña.

Pasa el tiempo y se encuentran en ``Crazy Horse''. La niña había crecido y era una hermosa jovencita a la que daba vida Carol Linley, quien tenía un noviazgo con el personaje de Rock Hudson.

Douglas era un famoso pistolero que se enamora de Carol, la cual se siente flechada también. Al darse cuenta Dorothy Malone le dice a Douglas que eso no puede ser ya que es su hija.

El personaje de Douglas se derrota moralmente y vive días de infierno, por lo que decide cortar por lo sano y reta a duelo a Hudson, un hombre muy pacífico que no era ducho en el manejo de las armas.

Antes del reto, Douglas sacó todas las balas de su pistola y así se fue al duelo, cayendo muerto ante el azorado personaje de Rock Hudson. Esto se dio en un atardecer en Crazy Horse por eso el nombre de la película.

OTRA EPOCA, OTRO MUNDO


Kirk Douglas, Rock Hudson y Dorothy Malone

Fue un western clásico del Viejo Oeste y su mensaje ahí queda.

Desde aquellos tiempos y luego los del Aguascalientes de esa época la sociedad estaba caracterizada en los valores, en la unión familiar, en el trabajo, en el amor.mLamentablemente, agrega don Gastón Guzmán, la actual generación ha perdido esos valores de los que habla ``El último atardecer'' y que son los mismos que tenía nuestra sociedad. Antes también había crisis, pero también mucho amor y unión familiar. El materialismo no era tan marcado como hoy.

No había tantos vicios ni tantos medios de comunicación.

La televisión era incipiente y qué esperanzas de que pasaran los programas tan crudos y reveladores como los de hoy en que el Internet, la violencia, la drogadicción y la pornografía están amenazando a nuestra sociedad.

No, afirma, de ninguna manera soy un puritano ni me espanto de nada, sólo que es muy triste ver cómo nuestra sociedad se está desmoronando ante tanta amenaza y los padres de familia lo permiten.

Es necesario retomar esos valores que caracterizaron al Aguascalientes de los 50s y 60s, aún es tiempo de hacer mucho por esta y las futuras generaciones, tenemos que entenderlo y si no es así seguiremos viendo cómo nuestro Aguascalientes y nuestro México siguen perdiéndose.

Así como ``El Ultimo Atardecer'' caló hondo en 1958 entre los aguascalentenses, yo aún confío en que tantas amenazas que se ciernen sobre nuestra niñez y juventud van a ser derrotadas.

``Ama y después haz lo que quieras'', dijo San Agustín, refiere don Gastón Guzmán y ese es el mensaje.

Hollywood vino a Aguascalientes y sus astros dejaron ese mensaje, nuestros padres lo aplicaban a la perfección, por ello es necesario que hoy todos lo retomemos porque no podemos, afirma, dejar que los cánceres que estamos enfrentando nos acaben como sociedad.

Así las cosas, a 60 años de que Hollywood se trasladó a Aguascalientes, tenemos que rescatar el mensaje que dejó ¨El último atardecer¨, de que los valores del ser humano siempre deben prevalecer.

#local

6 visualizaciones0 comentarios