REPORTAJE POSTUMO ¡Aguascalientes está de luto!


¡Hasta siempre Rogelio Guerra!

 

ROGFELIO

+ Ningún Medio, salvo FUERZA AGUASCALIENTES, puede ofrecerle hoy las grandes anécdotas, triunfos y fracasos de este extraordinario actor a quien una tía le dijo: ¨ay Lalito, ya te metiste de payasito¨, y otra más que el mismo contaba pues le gustaba meterse debajo de los tapancos de la Feria ¨para verle los calzones a las muchachas¨

+ La última vez que lo entrevistamos se fue sonriendo y con una carcajada, agitando el brazo en señal de despedida y diciéndonos: ¨Acuérdense de Lalito, el payasito, el que ya tiene ganado un sitio en el cielo gracias a los diez mil pesos oro en misas gregorianas¨

En vida, en vida y no en la muerte es cuando los reconocimientos y los homenajes valen la pena, es en vida cuando a los grandes hombres, a los grandes líderes, a los grandes seres humanos, a las grandes figuras, sin importar posiciones, se les debe de honrar.

Es en vida cuando sus logros, sus conquistas y hasta su ejemplo como hombre, deben ser reconocidos, después de la muerte, ya no es lo mismo.

Después de la muerte, todo sale sobrando.

Después de la muerte sólo hay dolor y tristeza.

Sólo el llanto de quienes lo quisieron, de quienes lo gozaron como artista, como esposo, como padre, y de quienes lo disfrutaron como ser humano.

Después de la muerte se pueden decir tantas cosas, que muchas veces parecerían frases huecas, tal y como ocurrió ayer en torno a la figura del enorme aguascalentense, Hildegardo Francisco Guerra Martínez, mundialmente conocido como Rogelio Guerra.

¨ Ni rencores ni perdón.

No me grites, no me llores

Lo nuestro ya se acabó

Rencores, ¨por qué rencores?

No le va a mí señorío

guardarle rencor a un río

que fue regando mis flores

tú me diste los mejores

cristales de tu corriente

y no sería decente

maldecirte por despecho

Si sé que tienes derecho

a regar la fuente

Debo estarte agradecido

por tu generosidad

tú me diste por bondad

lo que yo di por cumplido

me brindaste tu latido

tu boca nunca besada

tu carne nunca estrenada

tus ojos siempre esperando


ROGELIO

con dos ojeras temblando

debajo de la mirada

Tú me diste el primer

te quiero

que es el que más

atosiga

Y llenita de fatiga

me diste el beso primero

Hasta que llegó a tu alero

aquel mal viento ladrón

Yo sé que tu corazón

fue mío por vez primera

Y sólo mía la acera

debajo de tu balcón

por eso yo bien nacido

ni te odio ni te aborrezco

al contrario, te agradezco

todo cuanto me has querido

no me importa barca mía

si te has ido hacia otro

mar, que yo no te debo

odiar por esa mala partida

porque tú eres en la

vida un cierto modo de amar

Ni te vuelvas a mi lado

para pedirme perdón

que el perdón es la razón

de volver a lo pasado

y lo pasado ha acabado

que pasó porque pasó,

déjame

déjame que viva yo sin

rencor y sin perdón

no me grites, no,

no me llores,

lo nuestro

….. ya se acabó¨

La poesía inmensa de Manuel Benítez Carrasco, pareciera narrar justamente la vida de un hombre, de un actor que tuvo una carrera fulgurante, que conoció del triunfo que lo llevó a la grandeza y que al final lo perdió una nefasta enfermedad que lo fue minando en sus últimos años hasta que ayer Dios, en toda su misericordia, luego de un infarto al miocardio, decidió que ya había sufrido demasiado y lo llamó a su lado, por lo que hoy Rogelio Guerra, el Rogelio de Aguascalientes, estamos plenamente seguros de que ya está actuando en el teatro celestial, iluminándolo con su sonrisa, con su arte y su grandeza.


ROGELIO

Fue el ¨galán de galanes¨ de la televisión y del cine mexicano, el hombre joven que luego se convirtió en un primer actor extraordinario, el hombre que puso muy en alto el nombre de Aguascalientes y México en todo el mundo, el hombre al que la perversidad humana, en este caso TV Azteca, trató de hundir e inclusive quitarle su nombre, sin embargo como todo un gran guerrero, salió delante de tal manera se convirtió en todo un triunfador, un ejemplo de vida, en uno que inclusive enfrentó con enorme entereza una enfermedad que lo fue minando y que hizo que su familia lo recluyera en el asilo de la Casa del Actor, de donde salió tras unos años para seguir en su férrea lucha contra su enfermedad.

Rogelio en sus últimos años, fue acabado por la enfermedad y por lo tanto dejó de ser el galán eterno, sin embargo siguió convertido en un valiente que luchó hasta lo último con una enfermedad brutal que dejó prácticamente en la miseria a su familia, sin embargo sus hijos, a diferencia de su esposa, nunca lo abandonaron y se resistían a que volviera al asilo, atendiéndolo con un amor verdaderamente admirable, un amor que sólo puede tener la gente buena, como la familia de este aguascalentense extraordinario que dio un tremendo ejemplo de vida pues resistió lo que casi nadie en el mundo.

Hildegardo Francisco Guerra Martínez ¨Lalito¨, para una de sus tías más queridas, nació en esta ciudad el 8 de octubre de 1936 por lo que ayer, al partir a su encuentro con Dios tenía cerca de 82 años de vida.

De esta manera podemos decir que el ser humano es muchas veces cruel y casi siempre en vida se niega a dimensionar la grandeza de los hombres que el Todopoderoso ha destinado para servir a los demás.

Es en vida, en vida y no en la muerte cuando los reconocimientos y los homenajes valen la pena.

Después de la muerte todos los homenajes salen sobrando porque lo que sale a flote, según lo que pensamos en FUERZA AGUASCALIENTES, es la hipocresía de todos aquellos que se decían amigos, más casi nunca lo demostraron y menos cuando el amigo que nos está dejando, cayó víctima de una grave enfermedad y entonces casi todos le dieron la espalda y esa gente que no tiene buen corazón hoy la que está ¨honrando su figura y su carrera¨, y a esa gente quisiéramos preguntarle: ¿por qué no lo hizo en vida?, ¿por qué no se le tendió la mano?, ¿y por qué aquí en Aguascalientes, su tierra, ni las autoridades ni los que se dicen sus amigos acudieron a apoyarlo cuando más lo necesitaba?

Ayer Rogelio Guerra emprendió el viaje que todos estamos llamados a realizar, más temprano que tarde y a unas horas de haber dejado de existir es cuando todos los que le conocieron no dudan en prodigarse en elogios hacia este hombre, apasionado de la actuación y del trabajado y que, a su manera, puso no un granito sino una montaña de arena para lo que hoy somos como sociedad. Bien dicen que lamentablemente en México los logros, grandes o pequeños, de todo hombre sólo se reconocen cuando se muere.

Quieres que hablen bien de ti, muérete. Quieres que hablen mal de ti, entonces ten éxito….. esa lamentablemente es la cultura de los mexicanos y muchos la califican como la del ¨cangrejo¨. Esa, lamentablemente, es nuestra cultura y hay que aceptarlo.

Ante el sentido dolor de quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo, ya que le hicimos muchos reportajes que nos agradeció con muchas llamadas telefónicas desde la ciudad de México –lo que aquí casi nadie hace porque piensan que nos hacen un favor……sí como no- , apenas ayer se extinguió la vida de don Rogelio Guerra, un hombre que no mereció el sufrimiento de sus últimos años y que acabaron con todo lo que ahorró en una larga vida laboral, pues ninguna de las televisoras y menos los Gobiernos, se dignaron a brindarle apoyo, mucho menos los que se decían sus amigos.

Y nuevamente, aunque nos critiquen, nos volvemos a referir a una canción muy popular que hizo muy famosa Julio Iglesias que dice muy atinadamente: "Al final las obras quedan, las gentes se van", pues físicamente él se ha ido, pero nos ha dejado sus telenovelas y sus decenas de películas.


ROGELIO

Y esto se aplica como anillo al dedo a la figura de Rogelio Guerra, quien estamos plenamente seguros en FUERZA AGUASCALIENTES que ya está sentado a la diestra del Todopoderoso, esperando llamado para actuar en el teatro celestial.

De Rogelio, quien inclusive se hizo muy amigo de mi señor padre, don J. Cruz Bonilla M. –qepd- podríamos contar una y mil anécdotas, pero en este momento simplemente podemos decir que se adelantó a su tiempo.

Por ello decimos que pese a que las gentes se van las obras quedan y todo lo que hizo Rogelio allí está, en su infinidad de telenovelas como ¨Los Ricos también lloran¨ y con decenas de películas de todo tipo, algo que pocos, muy pocos son los que podrán igualar.

SUS ANECDOTAS EN AGUASCALIENTES

Aldo Ruiz Sánchez, el joven dirigente estatal de MORENA, no sólo es una revelación como político, también un estupendo y ameno conversador, un hombre culto y con bastantes conocimientos de su querido Aguascalientes y no se diga de su barrio de La Purísima, en donde nació y en donde vivió durante muchos años al igual que el legendario actor aguascalentense Rogelio Guerra el cual, lamentablemente ayer dejó de existir y del cual nos contó algunos pasajes de la vida de este hombre que le dio muchísima fama a esta ciudad y por el que hoy estamos rezando.

Los problemas de salud del histrión aguascalentense, de casi 82 años de edad, venían de hace tiempo y hay que decir que todo comenzó con una lesión en la cadera tras caerse en un teatro, luego tuvo que lidiar contra el Alzheimer y un trombo cerebral, y todo se le complicó debido a que se le paralizaron los riñones y se le subió el nivel de sodio.

Y ya no logró recuperarse luego de que sufriera una trombosis cerebral hace casi tres años y por lo que platicaba Maribel Robles, la esposa e hija del ¨Vampiro¨ Germán Robles, desde que el deterioro del actor comenzó a ser evidente, los miembros de la familia comenzaron a “cerrar ciclos” para que el actor pudiera irse de este mundo con tranquilidad. Cuando le dio la trombosis, estuvo 40 días en el hospital y ahí de alguna manera los hijos y la esposa hicieron un cierre emocional para no dejar cosas pendientes, y en este sentido, cerraron con Rogelio en vida, por lo tanto la esposa ya no quería ni hablar de él, en tanto que el neurólogo había dicho que tendría un proceso donde se podría esperar una ligera mejoría, esto debía suceder en el lapso de seis meses, tiempo que tarda el cerebro en desinflamarse, pero para Rogelio la verdad es que ya no había ninguna esperanza.

Según me he enterado, agregó Aldo Ruiz, Rogelio hizo su testamento cuando aún gozaba de buena salud, por lo que, a su muerte, no tendría que haber ningún conflicto a causa de la herencia.

Más allá del Infinito, estás tú.

Más allá del Firmamento, está tu recuerdo.

Más allá de la noche está todo lo vivido contigo.

Más allá de mi dolor, está tu ausencia.

Y más allá de tu ausencia está tu alma…

Muy cerca de Dios.

Y nosotros aquí con una inmensa soledad,

Recordando cada día a tu lado, con un dolor


ROGELIO

Y luego dice a FUERZA AGUASCALIENTES que indudablemente una figura sobresaliente en la historia artística de Aguascalientes y de México. Había sido un hombre tremendamente apasionado del trabajo, de su familia y de la amistad, un ser al que hoy la vida pareciera que se le escapa minuto a minuto, pero al que hoy quiero recordar, nos dice Aldo, como hace unos años cuando vino de visita a esta ciudad y tuve oportunidad de platicar ampliamente con él.

Y aunque todavía no surgía MORENA, puedo decir que Rogelio era de los míos y claro que nos hubiera apoyado, ya que me decía que estaba terriblemente decepcionado de nuestras autoridades que tenían a un país con tremendos rezagos que sólo acabarán, cuando todos pasemos de las palabras a los hechos y nos brindemos en lo que hacemos para ser mejores y así superar tantas necesidades.

Y por lo tanto no dudo en describirlo como un hombre íntegro a carta cabal, cuya familia vivió un buen tiempo en la casa de Madero en donde hoy se encuentran las oficinas del PT.

Fue un artista, un primer actor, de los más brillantes en el país.

Un fiel representante de la amistad, de la bonhomía y del más alto sentido del amor hacia los demás.

Fue una figura, sin temor a equivocarme, de su tiempo y con orgullo, un aguascalentense de pura cepa, aunque por azahares del destino la mayor parte de su vida la ha pasado en la Ciudad de México.

Sin embargo, el hombre siempre tiende a volver a sus raíces.

MI CORAZON SIEMPRE ESTARA EN AGUASCALIENTES

"Podré vivir en otra parte, pero mi corazón siempre estará en Aguascalientes, al que siempre que vuelvo encuentro transformado de manera sorprendente y con un crecimiento extraordinario", me dijo Rogelio Guerra.

Esta visita a Aguascalientes la hizo hace unos diez años cuando lo trajo su amigo Salvador Farías Higareda y recuerdo que lo llevó al diario del que fui subdirector durante 36 años y luego de bromear por más de diez minutos con don J. Cruz Bonilla M. –QEPD-, nos abrazó y nos platicó que no había obra de teatro en puerta y mucho menos algún festival, de tal suerte que se dio su vueltecita por su querida ciudad.

Es de buenas gentes ser agradecido y yo, en la primera ocasión que he tenido para retornar, estoy aquí para reconocer a todos mis paisanos de que se hayan molestado siempre para conocer algunos pasajes de mi carrera, dijo.

Todo un personaje de la televisión, el cine y el teatro, Rogelio Guerra se mostró en todo momento muy accesible, muy lejos de la prepotencia que distingue a la inmensa mayoría de los artistas, en especial a los "nuevos" y sobra decir que en aquel entonces se veía como un auténtico roble, nadie iba a imaginar lo que el destino le esperaba tiempo después.

Dijo que iba a estar con nosotros menos de cinco minutos, porque tenía a su esposa en el salón de belleza, ya que iban a asistir de padrinos de una generación de la Unitec.... y se quedó por más de una hora.

Y es que la plática transcurrió de manera muy amena, tan fue así, que el tiempo transcurrió sin sentir, y de no ser porque el licenciado Salvador Farías Higareda, su anfitrión, le hizo ver la hora que era, él se hubiera quedado feliz de la vida recordando algunos de los pasajes de la tierna infancia que vio pasar en Aguascalientes.

He venido para recibir homenajes que considero a todas luces inmerecido y hoy vinieron a mi mente como si fueran `flashazos' de infinidad de cosas que ni por aquí me pasaban, me dijo señalándose la cabeza.

Mi gran amigo, Salvador Farías Higareda –al que como a muchos, ya perdió el piso y ahora se cree Juan Camaney…..pobrecito-, me llevó a la casa donde viví, en la calle Victoria y claro que ya no está como antes, hoy son negocios, sin embargo entramos y me dí cuenta de que ahí fue el lugar en el que nací y viví mis primeros años y tiempo después nos mudamos a la calle Madero.


ROHGELIO

SUS PRIMEROS ESTUDIOS

Yo me fui de Aguascalientes casi a los 9 años, nací aquí y a los pocos meses me llevaron como judío errante a las estaciones de ferrocarril donde comisionaban a mi papá y ya cuando estuve en edad escolar me regresaron a la casa de Victoria, que era de mis abuelos paternos.

Aquí hice el kínder -por la calle Victoria- y cursé hasta el tercero de Primaria en el Colegio Alcalá, que estaba en Nieto, a espaldas del Teatro Morelos. El cuarto año y mi posterior educación la hice ya en México a donde trasladaron a mi papá.

Y claro que Aguascalientes ha cambiado increíblemente, me dijo Rogelio Guerra, hoy tiene mucho más gente y es ya una ciudad cosmopolita, lo que no lograba dimensionar en las visitas ocasionales que hacía cuando venía a alguna obra de teatro porque son de ¨pisa y corre¨.

De sus recuerdos infantiles, Rogelio me llegó a contar cuando estaba de subdirector en el diario del que también fue el co-fundador, junto con el dueño, nosotros dos y nadie más, aunque ahora ¨muchos se cuelgan el milagrito¨, que una vez que lo llevaron al Ojocaliente por poco y pierde la vida, pues a sus escasos seis o siete años no dimensionaba el peligro y al ver que la gente se lanzaba a la alberca y nadaba por debajo del agua, él quiso hacerlo y hasta caminar por abajo y se preguntaba que hasta qué hora iba a ocurrir eso, con el resultado lógico, estuvo a punto de ahogarse hasta que alguien lo sacó jalándolo del cabello.

Era un tipo muy simpático y recuerdo que me dijo que era un tiempo muy romántico y una ciudad sumamente apacible. Le gustó platicarnos que en compañía de algunos primos y amigos ¨nos veníamos desde Victoria hasta la Alameda, en día de campo y luego era todo un espectáculo ver el arribo y la salida del tren en la Estación¨.

Ahí en la Alameda, casi frente donde estaba el Cuartel vivían familiares y ahí llegábamos por un vaso de agua o un refresco, era, decía Rogelio, un verdadero pase, luego me contó algo que muy pocos saben, que una tía abuela y madrina de bautizo, de la cual era el ahijado consentido lo me presumía por todas partes. Pasó el tiempo, él se fue a México y luego se hizo actor.

Un día regresó participando en una obra de teatro y lo primero que hizo fue visitarla y la encontró muy triste.

¨"AY LALITO, TE HAS METIDO DE PAYASITO¨

¿Qué le pasa madrina, por qué me la encuentro tan triste?, le dijo. Porque el ahijadito -todo lo decía en diminutivo, típico de las mujeres mayores de aquella época- se había metido de ¨payasito¨.

¡­Ay Lalito!, le decía, ¨Por qué te metiste de payasito?".

Ella se llamaba Lolita Collazo, fue una mujer muy famosa en el Aguascalientes de su época y hasta hay un dicho que habla de ella: `muchachas solteronas, casaderas de 40 años no desesperéis que Lolita Collazo se casó a los 46'".

Y lo contaba Rogelio siempre con una gran carcajada.

Dijo que sus parientes eran de la familia Lomelín, pero realmente el trato fue poco, ya que sus papás se lo llevaron de nueve años a México, en donde inclusive tuvo que repetir el tercer año de primaria.

Y entonces recordó con gusto los tiempos de la Feria de San Marcos.


ROGELIO

A VERLES LOS CALZONES A LAS MUCHACHAS EN LOS TAPANCOS

Y con una sonrisa muy pícara en el rostro, Rogelio nos platicó a don J. Cruz y a Heriberto Bonilla Barrón, que una de sus "diabluras", junto con los primos y amigos de la escuela era irse a meter abajo de los tapancos para verle "los calzones" a las muchachas por las rendijas.

"Ah cómo no, era nuestra diversión favorita", decía.

Y como quien no rompe un plato decía que era pura curiosidad más que nada, estábamos muy chiquitos para el morbo, era, nos dijo entre carcajadas, ¨el conocimiento de la naturaleza¨. Esa era la travesura o `maldad' infantil de entonces, que hoy hasta es nada en comparación de lo que lamentablemente ven nuestros niños y jóvenes y no sólo eso, lo que protagonizan. Eran, -decía Rogelio Guerra- otros tiempos, tiempos mucho más vivibles y cómo no traer al presente una carpa de títeres que se ponía todos los años en determinada época en la calle Victoria.

Muchas veces no tenía dinero para entrar y como podía se colaba por abajo de las lonas. Sobra decir que muchas veces lo agarraron y lo corrían y se iba llorando a la casa, sin embargo luego con sus pequeños ahorros se compraba sus propios títeres y jugaba con ellos, por ello creo que eso a la larga lo llevó a la actuación, dice luego a FUERZA AGUASCALIENTES Aldo Ruiz Sánchez, quien nos dice que Rogelio juntaba a sus primos y a sus amiguitos y les hacía funciones. Luego también, aunque les parezca increíble, les daba misa. Y recuerdo que al platicarme esto soltó una carcajada y afirmó que hasta hacía su púlpito, compraba incienso y obleas -que hacían las veces de hostia- y hasta una charola para recoger los diezmos.

PASAPORTE Y VISA DIRECTO AL CIELO

Y aquí Aldo Ruiz nos refiere otra anécdota muy simpática.

Me decía que pensaba que era el único ser humano que tiene pasaporte y visa, derecho de paso y hasta maletín diplomático para que cuando muera ir derechito al cielo. ¿Cómo?, le pregunté. Mi madrina, Lolita Collazo, se encargó de eso, y claro que no me hacía ninguna gracia en aquél entonces, y Rogelio volvió a soltar su clásica carjadada.

Resulta que ella siempre estaba preocupado porque ¨Lalito se había metido de payasito¨. Ella siempre le había dicho que cuando muriera sería uno de sus principales herederos y él le contestaba que eso iba a tardar mucho.

Pasó el tiempo, se dedicó completamente a su carrera en la actuación y se enteró que murió, por lo que le habló a México un notario para decirle que urgía su presencia a fin de dar lectura a su testamento.

Y no saben lo que me dejó, dijo Rogelio.

LA HERENCIA DE LOS DIEZ MIL PESOS ORO

Me fui de espaldas cuando me dicen que me heredó DIEZ MIL PESOS ORO. Ustedes saben lo que es esa lanotota, cuántos milloncitos de dólares, sí.... pero en misas gregorianas para la salvación de mi alma en el templo del Ave María.

Cuando me entero, ya se podrán imaginar lo que sentí y más cuando todavía de menso voy a buscar al Padre con el que me había dejado tamaña herencia y me dijeron que se había ido a otra Entidad. Es por eso que siempre digo que gracias a mi madrina Lolita ya tengo pasaporte seguro al Cielo, dijo con una carcajada Rogelio Guerra.

NO SE LE SUBIO LA FAMA

Luego, ya más serio, Rogelio Guerra contó a J. Cruz y Heriberto Bonilla, que su carrera de actor nunca fue fácil y la describía como si fuera la vida misma: un reto Y es que, decía, desde que naces tienes que luchar siempre por lograr metas de allí que en mi carrera, una de las cosas que he aplicado, es la de no creérmela. ¿Y qué quiere decir esto?, Bueno, pues que si tienes un éxito, como yo he tenido muchísimos gracias a Dios, debes seguir siendo el mismo de siempre.


ROGELIO

La gente, y no se diga entre los artistas, los deportistas y los políticos, pierden fácilmente el piso y se desubican de manera increíble, por lo que mi política personal es no creérmela, tienes que seguir siendo el mismo de siempre y eso me ha ayudado muchísimo en mi vida.

Yo, decía, adapto dos dichos muy populares a mi carrera de artista y a mi vida misma. Uno es `cómo que de noche no si hasta de día se puede, cómo fregados no¨. Y el otro es que el ¨burro no hace el amor por guapo sino por terco¨.

El burro anda tras la burra coqueteándola y ésta le mete cada patiza, pero el burro siempre va tras de ella, siempre terco hasta que logra su objetivo... y no por guapo, sino por terco.

Si eso aplicas a tu vida, verán cómo les va a ir muy bien, decía.

Cuando te la crees, -decía- ¿Qué sucede?.

Bueno, pues automáticamente cierras cualquier oportunidad de seguir aprendiendo y superarte y como no recordar que comentó: Hace menos de una semana me dijo un amigo: `en serio tú nunca te has vuelto prepotente. Me perdonas pero no, nunca en mi vida, soy sincero y directo con quien se me acerca y esto lo recalco, -dijo- porque poca gente me lo cree, pero los que me conocen y los que me tratan saben perfectamente cómo soy y una prueba de ello es esta charla que iba ser de menos de cinco minutos y ya llevamos una hora.

En el gremio artístico, considero, sin que suene a petulancia, que de los contados que podrían `creérsela' he sido yo, pues he tenido éxitos muy grandes y no sólo uno y hasta la fecha sigo en un lugar muy arriba, algo que es sumamente difícil.

En esto de la `artisteada' llegar es difícil, pero conservarse arriba todavía lo es mucho más por lo que hoy disfruto del éxito y tengo una buena posición, sin embargo, también puedo decir que he tenido muchos y grandes fracasos, pero esos son los retos que te pone la vida y que tienes que saber superarlos.

Los retos que tienes enfrente y debes superar son los que tú mismo te fijas y si eso lo aplicas, claro que vas a tener éxito, por eso a quienes me preguntan el secreto de mi éxito siempre les digo: el del burro, la terquedad para alcanzar lo que te propones.

VERDADES CONTUNDENTES SOBRE LO QUE LE FALTA A MEXICO

Y cómo no recordar que Rogelio Guerra decía que en México lamentablemente falta esa cultura de la terquedad para ser grandes y superar los rezagos tan lamentables que está viviendo el país.

Y reveló verdades contundentes: Nos hemos dormido en nuestros laureles, tenemos la fortuna de vivir en un país muy rico, tan rico que hemos abusado de él y todavía no nos lo acabamos, quizás estamos esperando ver que se acabe para darnos cuenta al rato que ya no tenemos nada.

Falta compromiso en todos y principalmente de los gobernantes y los políticos, no obstante lo más importante que hay en la vida es el compromiso. El compromiso de llegar a algo, de construir, de enseñar, de aprender, de todo lo que tú quieras, inclusive hasta de servir, y aquí a todos nos hace falta asumir ese compromiso, porque si lo pensáramos y lo hiciéramos, México sería un país de primer mundo.

Rogelio decía que él era de los que piensan en que hay que lograr lo que sea, a costa de lo que sea sin herir, sin perjudicar a terceros, esa es mi filosofía de vida y es lo que me ha hecho inmensamente feliz

.

¿Qué más le puedo pedir a la vida?", nos preguntó hace justamente 10 años, cuando todavía vivía don J. Cruz Bonilla M., y de inmediato se respondió: creo que Dios me ha dado todo por lo que puedo decir que soy feliz, contento y satisfecho pero creo que me faltan muchísimas cosas por hacer, si fuera conformista creo que sería inmensamente infeliz.

SUS GRANDES EXITOS TELEVISIVOS


ROGELIO

Luego platicó de sus problemas con TV Azteca, a los que demandó por incumplimiento de trabajo. "A Televisa la dejé por irme a TV Azteca convencido de lo que quería y no como presión para que mejoraran mi sueldo y me mantuvieran la exclusividad, opté por dejar a Televisa porque veía a futuro y me dí cuenta que estaban marginando a los actores `maduros' y a los primeros actores, porque se inclinan por las caras y cuerpos bonitos sin importarles si saben actuar.

En mi mente vi eso y no lo pensé dos veces, sin embargo me equivoqué de modo terrible y luego ya hasta me querían quitar no solo mis bienes sino mi nombre con todo y que veía que seguía creciendo como artista, pero también como persona llegando a la edad peligrosa en la que no sirves para Televisa, la que estaba acabando con muchas grandes figuras, por lo que sin pleitos dejé esa empresa y convencido de lo que iba a hacer me fui a TV Azteca, sólo que después las cosas no se dieron y también me salí y eso significó una de las peores etapas no solo de mi carrera sino de mi vida.

Mi carrera fue exitosa porque he sido, gracias a Dios que me lo ha permitido, muy selectivo con lo que he escogido. Como protagonista he hecho pocas en comparación de otros, pero las mías han sido éxitos mundiales, verdaderos parteaguas en la televisión".

Cómo no recordar `Nada Personal', mi primer trabajo en Azteca, fue un auténtico milagro televisivo, un parteaguas, no sólo para las telenovelas, sino para la misma televisión. Mi personaje del `Aguila Real' ha quedado ya convertido en un ícono mundial de las telenovelas y a partir de esta producción las telenovelas comenzaron a ser más realistas, dejando de ser de color de rosa o de la sirvienta que se enamora del patrón.

Recordó luego Rogelio Guerra que también, en su momento, su papel en "Los Ricos también lloran" fue y sigue siendo otro boom, ya que es la telenovela más vista en todo el mundo. Hoy mismo en muchos países de Europa y Asia se sigue

viendo y de eso han pasado ya bastantes años.

Luego de más de una hora de charla, tuvo que retirarse, pues a esa hora su esposa ya tendría el grito en el cielo, ya que había quedado de recogerla en cinco minutos para irse a la ceremonia de graduación.

Y cuidado con ella cuando se enoja, así me va, -nos dijo- basta decir que es hija de don Germán Robles, el "legendario vampiro" del cine mexicano, es española y se llama Isabel Robles Aragonés, quien me ha dado dos hijos extraordinarios, Carlos y Aldo quien hace poquito vino actuando en la obra `Full Monty'".

Se fue sonriendo, con una carcajada, agitando el brazo en señal de despedida y diciéndonos: Acuérdense de Lalito, el payasito, el que ya tiene ganado un sitio en el cielo gracias a los diez mil pesos oro en misas gregorianas.

#local

11 visualizaciones0 comentarios