En Aguascalientes es un ¨jinete apocalíptico


Los suicidios, terrible flagelo

 

suicidio

+ Las autoridades siguen minimizando un fenómeno que le está pegando fuertemente a la sociedad, la cual se encuentra enferma y no solo físicamente, sino económica, moral y espiritualmente

Definitivamente se tiene que reconocer que el suicidio en Aguascalientes se ha convertido verdaderamente en un ¨jinete apocalíptico¨, por lo que es una problemática de salud pública y mental que no está siendo atendida como debiera ser toda vez que las autoridades como que lo quieren minimizar, mientras que los especialistas aseguran que los suicidios están ocurriendo porque la sociedad está enferma y no sólo del cuerpo, sino moral, económica y espiritualmente.

Si la población más fuerte está enferma, disminuye si no tiene un proyecto y sentido de vida, por lo nos espera un futuro complicado si no se toman urgentes medidas para contener el avance de esta letal amenaza.

La fuerza económica y social son los jóvenes, además los que no intentan suicidarse, pero tampoco se atienden, continúan con depresión y problemas de salud mental, por lo que la capacidad de crecimiento económico y desarrollo se reduce ya que los empleos que se han creado tienen sueldos raquíticos de tal suerte que no sólo jóvenes y adultos, sino también muchos profesionistas en Aguascalientes se encuentran desempleados y sin esperanza.

Si en el 2017 Aguascalientes ostentó la nada agradable calificación de ser el segundo lugar nacional en materia de suicidios, un primer paso es aprender a pedir ayuda, despertar en los médicos el interés por el asunto y, sobre todo, recuperar los vínculos.

Según la joven psicóloga Ana Gabriela López Ovalle, hoy existe mayor satisfacción a través de buenos vínculos que en posesiones materiales.

Por lo tanto es claro que como sociedad hay algo que no estamos haciendo bien y el pronóstico no es favorable, por lo tanto el gran riesgo de no invertir en salud mental es el fracaso de la sociedad.

Buscar ayuda antes de estar hundido es algo que debe hacerse, refugiándose en Dios o bien también acudiendo a profesionales de la psicología, que desde mi punto de vista se han convertido en faro de luz y esperanza no sólo para aquellos que están mal físicamente, sino también de su salud mental y que son los que se deprimen más, algunos de los cuales se sienten tan solos y desesperados que toman la fatal decisión de quitarse la vida.

Las personas que hayan experimentado algún suceso doloroso recientemente, pueden sentirse fuera de lugar y vivir momentos difíciles.

Entre estas situaciones traumáticas nos podemos encontrar con: la pérdida de un ser querido y así las personas que se encuentran en un proceso de duelo pueden tener un momento de sufrimiento ya que las emociones afloran y los recuerdos se avivan de forma aguda.

En muchas ocasiones, la persona que está viviendo un duelo, puede manifestar rabia e ira ante el mensaje que se nos transmite de que hay que ser felices, reunirse a disfrutar con la familia.

Si en la separación hay hijos de por medio, la persona puede sentirse abocada a hacer un sobreesfuerzo porque los hijos no perciban ese malestar y esa tristeza, en un momento en el que se supone que “hay que ser feliz”.

Otro factor que deprime mucho a las familias, nos dice la psicóloga Ana Gabriela López Ovalle, se debe a la tremenda crisis económica que se está viviendo, lo que puede generar sentimientos de frustración por no disponer de los recursos que se tenía antes.

A su vez la psicóloga Mary Ventura dijo que una sociedad que se está enfermando mentalmente, como la nuestra, con grados de desesperación máxima, con esta falta de respeto y consideración al prójimo, es una comunidad que no progresa.

Una sociedad progresa gracias a que sus individuos avanzan, si éstos enferman, si la parte más importante de su cuerpo se enferma, nunca van a prosperar y la sociedad se verá estancada y esa es la gran amenaza para Aguascalientes.

Se supone que la población joven es la base productiva de la sociedad, si empieza a disminuir por fenómenos como el suicidio, va a llegar un momento en que la sociedad no tendrá cómo continuar, dado que los menores no tienen la capacidad para dar solución y los mayores tampoco tendrán una opción de esperanza.

Y Mary Ventura nos dice que el hecho de que las autoridades presuman que somos una Entidad privilegiada que se encuentra muy bien porque tiene fuentes de trabajo no lo es todo, porque habría que aceptar que los salarios son muy raquíticos.

Y que conste, no estoy criticando al Gobierno del Estado, por el contrario le reconozco que luego de años de inanición hizo que retornaran los inversionistas y que se crearan empleos, sólo que los sueldos son muy pobres y hay cientos o miles que siguen desesperados porque no encuentran empleo y tienen que mantener a sus familias.

Y así estamos viendo, dice, a una sociedad enferma por la situación económica, moral y espiritual así como la disfunción familiar que no nada más ocurre entre los más pobres sino que se da hasta con los más ricos.

#local

2 visualizaciones0 comentarios