LA ENTREVISTA Nada me falta por hacer, Dios está conmigo


Diego Martínez Parra, un triunfador

 

Diego Martínez

+ Dicen y dicen bien, que el verdadero hombre de éxito es humilde, celebra el triunfo de otros, los felicita, los elogia y se alegra sinceramente de la prosperidad ajena porque él mismo es prospero, y eso define perfectamente a un auténtico campeón de la vida como lo es el Delegado Estatal del IMSS

Unos que nacen otros morirán unos que ríen otros lloraran aguas sin cauces ríos sin mar penas y glorias guerras y paz Siempre hay por quien vivir y a quien amar siempre hay por qué vivir por que luchar al final las obras quedan las gentes se van otros que vienen las continuaran….. la vida sigue igual

Esta inmensa canción de Julio Iglesias es la vida misma de nuestro huésped de hoy, el Delegado Estatal del IMSS, CP Diego Martínez Parra quien afirma que nunca hay que derrotarse ante nada y menos cuando se tiene la bendición de Dios Nuestro Señor.

Dicen y dicen bien, que el verdadero hombre de éxito es humilde, celebra el triunfo de otros, los felicita, los elogia y se alegra sinceramente de la prosperidad ajena porque él mismo es prospero.

Ese hombre sabe que el sol sale para todos, es tenaz, preparado, habla fuerte, se da su lugar y se hace respetar, pero da el suyo a los demás y los escucha, siente que en cada ser humano, sin importar su edad, raza o religión, hay algo digno de admiración, no conoce la envidia, pues su filosofía le lleva a pensar que Dios regala "paquetes" y no atributos individuales y eso es lo que distingue a Diego Martínez Parra, quien durante casi 12 años se ha desempeñado de manera exitosa como delegado del Seguro Social y con el que FUERZA AGUASCALIENTES dialogó no como funcionario, sino como un ser humano que se ha ganado la admiración, el respeto y el cariño de los aguascalentenses. Este reportaje lo publicamos a unos días de la Navidad, en nuestro sección ¨CUENTOS DE NAVIDAD¨ y lo volvemos a presentar porque la colonia de Aguascalientes en Los Angeles y Chicago nos lo están solicitando, así como aguascalentenses que viven en La Paz, entre ellos uno de los hermanos del ¨Ingeniero Maravilla¨, Jorge Díaz de León, quienes están admirados por este funcionario, este hombre tan especialmente extraordinario.

Un hombre que nos sorprendió y nos cautivó por tener el gusto por la letra de las canciones de Julio Iglesias y que nos dice que su abuelita paterna fue la primera que le hizo escuchar algo que le ha marcado: Siempre hay por quien vivir y a quien amar, siempre hay por qué vivir por que luchar, al final las obras quedan las gentes se van otros que vienen las continuaran……. la vida sigue igual.

Y eso ocurrirá conmigo, cuando llegue el momento de que Dios me diga que hay que dejar Aguascalientes, entonces estoy seguro de que mi obra quedará y otro vendrá a continuarla, de allí que considero que la vida es lo mejor que tenemos, por ello hay que disfrutarla, porque algún día dejaremos de vivir y no sabemos cuándo puede llegar ese día, por lo tanto hay que saberla disfrutar teniendo el amor de nuestra familia, haciéndole frente a los retos y las adversidades y teniendo a Dios en nuestro interior, sin hacer caso a las envidias y perdonando a aquellos que en alguna ocasión nos hayan criticado con maldad, dice.


Diego Martínez

La charla que iba a ser para que nos diera su balance de lo que fue el 2017 para el Seguro Social en Aguascalientes, y en la que estuvo muy atenta Clementina González, tomó otro rumbo cuando quisimos saber algo de este hombre de excepción ahora que se acerca la Navidad y Diego Martínez Parra nos dejó ver el corazón y el interior de un hombre extraordinario que se ha impuesto a muchas adversidades y que nos dice que ya no le hace falta nada por hacer, creo que he cumplido y me entregado en cuerpo y alma al Seguro Social y a mi familia, por lo que puedo decir que estoy en paz con mi vida, entregado y bendecido por Dios.

¿Qué destacar de Diego Martínez Parra?, simplemente todo.

Su nobleza y bondad con las personas, con las causas justas, su compromiso de servir y no servirse, su entrega total que le reconocemos en FUERZA AGUASCALIENTES, su infinita capacidad de trabajo, que nos desborda a todos, no solo en cantidad sino en la calidad de todo aquello que hace y dice, su extraordinario don de gente, a pesar de que su semblante a veces pareciera el de un hombre muy enérgico.

Su paciencia de maestro, explicando cómo hacer las cosas, escuchando los problemas de las personas para buscar rápidamente las soluciones más adecuadas. Su talento y olfato en los temas de salud parecieran sobrenaturales, para adelantarse a esa administración que siempre busca ahorrar donde no debe, su sacrificio y entrega cuando quiere llegar a un objetivo aunque fuera inalcanzable.

Su perseverante admirable para hacer algo y llevarnos de calle detrás a todos, su combatividad que siempre le hace resurgir cotidianamente con una fuerza tremenda aguantándole el pulso a una vida de un guerrero, de un auténtico campeón quien nos dice que a diferencia de Julio Iglesias, él no se ha olvidado de vivir, pues a pesar de que su esposa vive en Guadalajara y sus hijos en Tijuana, casi a diario les habla por teléfono y a su señora acude a disfrutarla los fines de semana y ya está planeando, cuando llegue el momento de la jubilación, irse a pasear por todo el mundo después de decir: misión cumplida.

La charla¨, en el restaurante La Estación comenzaba a ¨agarrar ritmo¨, luego de que nos habló largamente sobre el IMSS y entonces el CP Diego Martínez Parra nos sorprendió gratamente al sacar su celular y poner un video de Julio Iglesias cantando ¨La Vida Sigue Igual¨ y luego nos dice lo mejor en esta época navideña y siempre es tener salud, estar bendecido por Dios, tener una excelente familia y un largo camino por andar y hacerlo como Dios manda, sirviendo a los demás.


Diego Martínez

Mi familia, dice, es una mujer muy sencilla, Patricia de la O, cuyos padres son originarios de Zacatecas y tuvieron que emigrar hace muchos años a Estados Unidos, la conocí haciendo mi maestría en Finanzas en San Diego y vivimos unos diez años en Tijuana, luego fui a Mexicali, a Sinaloa y a muchas partes del país hasta llegar hace casi 12 años a Aguascalientes y sabe ¿que ha sido lo más importante?, nos dice, el gran apoyo de ella y de la familia, de tal manera que nunca he encontrado de ella un no, sino un sí a todo lo que he hecho.

Tú sigue adelante porque tus sueños son nuestros sueños, tu vida es nuestra vida y si tú en un momento dado lo que logres lo vamos a lograr juntos, y por lo tanto el apoyo incondicional que me ha brindado me ha permitido caminar rectamente por la vida y también a no sentirme solo, pues si estás con el pendiente de que no están a tu lado no puede desarrollarte bien, pero si sabes que están contigo y en cualquier momento de angustia o desesperanza la familia siempre va a estar contigo, eso lo he aplicado tal y como me lo enseñó mi padre quien murió en marzo a los 95 años de edad y hoy en lugar de sumirme en la depresión le doy gracias a Dios por habérmelo dejado durante tantos años.

Mis padres, Armando Martínez y Lilia Parra, duraron 70 años de casados y mi hermano mayor va a cumplir 50 años de matrimonio, de tal suerte que la formación que nos dieron nuestros padres hicieron que siguiéramos esa línea de unidad y amor familiar, agrega.

La fortaleza que me da mi familia y la interna que me da Dios y quienes me educaron hacen que sea Diego Martínez Parra, una persona que puedo aparentar por mi físico y personalidad, que soy una persona recia y muy firme, pero en mi interior soy un ser humano sensible al que le gusta mucho el gimnasio, soy hiperactivo, interactúo mucho con los jóvenes y con los niños, me encantan y no dejo de practicar en el gimnasio al que llego todos los días y todos me saludan amigablemente y me dicen ¨Jefe¨, lo que me hace sentirme muy a gusto y lo mismo me pasa con mis compañeros de trabajo, de tal suerte que podría pensarse que soy muy enojón, pero soy todo lo contrario y esas, dice, son bendiciones que Dios me manda cotidianamente.

Lo único que le pido al Señor todos los días al levantarme, no permitas que me aparte del camino, ante todo, de la humildad y no dejes que nunca me invada la soberbia y la prepotencia y cuando veas una situación así en ese momento mándame cualquier señal para darme cuenta que me estoy sobrepasando, de allí que hago lo que mi padre me decía, ser siempre humilde y respetuoso de todos.


Diego Martínez

Entre más poder, más humildad, entre más responsabilidad, mayor humildad y eso lo aplico en todo momento, nos dice Diego Martínez siempre sin dejar de vernos directamente a los ojos porque eso, dice, te permite conocer el corazón de tus semejantes.

Bebe de su segunda taza de café y se muestra sumamente sencillo, inclusive con los meseros y con un reportero gráfico que se acercó a saludarlo, nos observa y dice que desde los 29 años ha padecido de Lupercia de tal suerte que a los 32 años ya tenía una aureola en su cabeza como la de un cura, por lo que una noche me rapé totalmente y mi esposa se asustó, ¨oye pero qué te pasa, estás loco, por qué te haz rapado así?, me dijo y le respondí, para qué voy a estar fingiendo, para qué usar un chuchuluco, esta es mi personalidad y este soy yo, de tal suerte que me voy a aceptar tal como soy, un pelón, nos dice con una gran sonrisa.

¿Qué es lo más importante del ser humano?, se pregunta y de inmediato se responde, aceptar sus debilidades y hacerlas fortalezas, de tal manera que eso es lo que aplico cotidianamente, de allí que esa es mi forma de ser, una persona real y auténtica, sin dobleces de tal suerte que a veces me salen los dichos de mi tierra Nogales, en donde la gente es muy mal hablada, por lo que tengo que contenerme, sin embargo a veces soy atrabancado, pero lo hago sin ofender.

Luego el CP Martínez Parra nos puso otro video de Julio Iglesias cantando ¨Me Olvidé de Vivir¨¨ y nos dice que muchos dicen que es su vida, sin embargo no es así pues yo no me he olvidado de vivir, le hablo constantemente a mis hijos y voy cada fin de semana a Guadalajara a convivir con mi esposa y luego me entrego en cuerpo y alma al IMSS y al gimnasio.

Vuelve a beber de su café y como si nos conociéramos de toda la vida, Diego nos dice que su mamá Lilia tiene 90 años y en esta Navidad él y toda su familia van a estar con ella para hacerla sentir que tiene vida ya que extraña mucho a su compañero que murió en Marzo, de tal suerte que luce un tanto apagada, como presintiendo que mi papá la está llamando para tenerla a su lado.

Nos tiene a nosotros, pero 70 años al lado de mi papá es toda una vida y por lo tanto lo extraña y esto, dice firmemente, es parte de la vida y lo tenemos que aceptar, por lo que debemos estar preparados para cuando Dios decida llevarla con su querido esposo Armando.

A mi papá, dice, yo le llamaba al menos una vez a la semana y le decía ¨Mi viejo, cómo estás, qué me cuentas¨, hoy ya no puedo hacerlo y vaya que lo extraño, sin embargo ahora gracias a Dios hablo todos los días con él y lo siento dentro de mí por lo que no solo creo sino que estoy seguro que ¨Mi viejo¨ está conmigo, de tal suerte que diariamente le pido que desde donde esté me proteja al igual que a toda mi familia, además de que le doy las gracias por ser lo que soy.


Diego Martínez

¿Cree usted en Dios?, le preguntamos.

Claro que sí, si es mi adoración y déjeme decirle una cosa, Clementina aquí presente, siempre antes de una conferencia de prensa me decía que procurara evitar hablar de religión a fin de no herir susceptibilidades, sin embargo nunca negaré mi devoción por Dios y claro que creo y hablo siempre con él, tanto en los momentos buenos como en los malos de tal suerte que me considero un bendecido por él y no tengo por qué ocultarlo.

Siempre viéndonos de frente, Diego Martínez dice que al despertar le agradece a Dios por darle un día más de vida, que evite en mí la soberbia y que si tengo la oportunidad de ayudar a alguien que me permita hacerlo, y en la noche antes de dormir le agradezco que me haya dado un día más de vida y por todas las bendiciones que me concede, por lo que puedo decirle a los lectores de FUERZA AGUASCALIENTES que vivo y estoy en paz, sirviendo a mis semejantes y viendo por mi familia.

Lo que iba a ser una entrevista oficiosa se transformó en una charla de amigos y Diego nos insiste en que se siente muy bendecido por Dios y no por la cuestión económica sino por la espiritual y tener la dicha de estar conversando con usted Heriberto y con Clementina, en un día más que Dios me está otorgando y eso, nos dijo, es algo que no tiene precio.

Ahorita le agradezco al Todopoderoso no estar platicando con el periodista sino con el ser humano que es Heriberto Bonilla Barrón, con el que he interactuado por mucho tiempo y eso es algo para disfrutarse, nos dice.

Luego Diego Martínez Parra dice que si va a cumplir 12 años al frente de la Delegación del IMSS no es algo que sea producto de la casualidad, es que Dios me tiene aquí por algo y para algo.

SIEMPRE HAY POR QUIEN VIVIR, POR QUIEN LUCHAR

Señor, lo interrumpimos, lo vemos tan lleno de vida, tan optimista y tan feliz, que hasta nos sentimos mal al preguntarle si ha tenido fracasos y depresiones, ya que en la vida no todo son rosas, hay muchas espinas, con todo y que a usted la vida parece sonreírle.

Nos vuelve a poner la canción de Julio Iglesias de ¨La vida sigue igual¨ y nos dice:

Mire, no soy rico, vivo bien y soy inmensamente feliz pero claro que he tenido muchos tropiezos y momentos terribles, uno de ellos fue hace años cuando ocurrió la crisis del llamado ¨error de diciembre¨, fue un fracaso sumamente fuerte que lo tuve cuando tenía 31 años, tenía una constructora y en aquel tiempo era un joven soberbio que se ¨comía al mundo¨, porque tenía todos los beneficios de la vida, una vida económica muy buena, tenía un socio que cuando vino la crisis cometió un terrible fraude que me hizo perder casi todo mi patrimonio, únicamente me quedé con mi casa y un auto, en Mexicali.


Diego Martínez

Tenemos que limpiar nuestro nombre, le dije a mi esposa y me apoyó incondicionalmente, por lo que vendimos todo y otra vez a empezar casi de cero, pues perdí todo lo que había logrado durante mi juventud, que era bastante, allí cambió mi vida y entonces Dios me llevó al IMSS, algo que nunca imaginé y es entonces cuando empiezo a hacer mi carrera y lo digo honestamente, ¨con una mano adelante y la otra atrás¨, pues no tenía nada de nada, sin embargo el Señor ha sido mi guía y me llevó paulatinamente a ir en ascenso y me ha dado muchísimas satisfacciones, como la del ser Delegado Estatal durante casi 12 años.

Dios y el IMSS me han dado todo, de tal suerte que ya no les puedo pedir más, soy y me siento inmensamente feliz sirviendo a los demás y viviendo en una situación cómoda y sin grandes lujos pues vivo de mi salario y todo eso me permitió continuar con la formación de mis hijos y para los 26 años que tengo en el Instituto podría decir que no estoy cansado, sigo y me siento fuerte por lo que creo que todavía puedo dar muchos más, señala.

Y al hablar de su familia, Diego Martínez dice que su hija es licenciada en comunicación, se llama Sara Elia y me ha bendecido con dos nietecitas, Diego Armando vive en San Diego al igual que Jorge Alberto.

¿Qué es lo que le ha faltado profesionalmente y como ser humano?, ¿quizás le esté faltando tiempo para algo?, le preguntamos.

Para nada, no me falta tiempo para nada más que para seguir haciendo lo que Dios me tenga encomendado, me gusta mucho viajar y cuando llegue el momento de retirarme espero viajar con mi señora por todo el mundo e inclusive ir al Tibet pues me atrae muchísimo la espiritualidad de los monjes, ir a Japón o a La India, eso es lo que me faltaría por hacer y si lo cumplo qué bien y si no es así, pues también.

¿Cuánto tiempo más en Aguascalientes?, ¿Ha pensado en pedir su cambio?

Estaba en Tijuana y me comisionaron a la Delegación Estatal y cuando llegué lo hice por seis meses, luego por dos años, después por tres más y ahorita ya voy para doce y claro que estoy preparado para lo que venga, no estoy cerrado a nada, lo único que sé es que estoy entregado totalmente al IMSS ya sea en Aguascalientes o en alguna otra parte del país, aunque voy a decir una cosa, en mis planes inmediatos de ninguna manera está abandonar esta ciudad que me ha dado tanto, dice Diego Martínez Parra

En la vida hay ciclos y uno no es eterno, pero hoy por hoy no tengo ninguna expectativa para dejar Aguascalientes.


Diego Martínez

¿Cómo le gustaría que Aguascalientes lo recordara?

Por el hombre que soy, un hombre recio, de carácter fuerte que también sabe a ser broma, de tal suerte que quisiera que recuerden a Diego Martínez como una persona muy humanista y de un gran carácter espiritual y si algo tengo es que si interactúo con alguien antes de verme a mí veo a los ojos de los demás para darme cuenta de lo que necesitan y ver en qué los puedo ayudar.

Quisiera que me recordaran, agrega, como el ser humano que buscó generar una situación de cambio y ante todo, que se preocupó siempre por los demás.

Ya por último, le dijimos, ¿qué le falta o le ha faltado por hacer?

Como dice Julio Iglesias, siempre hay por quien vivir, por quien luchar, al final las obras quedan las gentes se van, otros que vienen las continuarán y así sucederá conmigo cuando tenga que partir o cuando Dios me llame a su lado y esta canción, dice, no la comento solo por hacerlo, es una gran lección de vida que me inculcó mi abuelita paterna, la cual hizo suya y me dijo: hijo escucha esta canción, ella va a ir contigo toda la vida y cuando se te presente una situación que te haga sentir mal escúchala.

Cuando me pasó el problema de la crisis económica que me hizo perder todo lo que tenía, me encerré en mi casa y durante tres días no quise hablar con nadie, ni con mi esposa hasta que llegó mi hermano mayor, me dijo escucha tu canción y aquí estoy para lo que necesites, si es de dinero dime cuánto pero no te venzas, no te deprimas, siempre hay por quien vivir, por quien luchar….. y cuánta razón existe en esta increíble canción, nos dijo.

Pocos amigos que son de verdad cuanto te halagan si triunfando estas y si fracasas bien comprenderás los buenos quedan los demás se van. Siempre hay por quien vivir por quien amar siempre hay por qué vivir por qué luchar al final las obras quedan las gentes se van otras que vienen las continuarán …. la vida sigue igual.

#local

0 visualizaciones0 comentarios