Sentido adiós a un auténtico guerrero


Fernando Lozano Galindo

 


fernando lozano

+ Fernando, un destacado periodista, vivió desde hace varios años, momentos terribles enfrentando una enfermedad pavorosa que a otros ha vencido y ha acabado en cuestión de meses sin embargo él, como un verdadero guerrero, como un campeón de la vida la estuvo enfrentando con una valentía increíble, teniendo a su familia a su lado y contando con el manto protector de Dios Todopoderoso quien ayer por la mañana consideró que ya había sido suficiente y lo llamó a su lado dejando esta vida terrenal en donde sembró amistad y amor…… ¡hasta siempre querido Líder Gadhafi¨¡

Fernando Lozano Galindo, el queridísimo ¨Líder Gadhafi¨ como le gustaba que le dijéramos durante los casi 40 años de amistad que cultivamos, desde ayer por la mañana está al lado del Todopoderoso quien lo llamó para tenerlo a su lado al considerar que su misión en esta vida terrenal había cumplido su cometido.

Desde hace algunos años enfrentó de manera admirable una terrible enfermedad y cómo no recordar que apenas en marzo reciente en FUERZA AGUSCALIENTES le tributamos un sentido homenaje al publicar varios artículos más que de su vida, de la extraordinaria lección de vida que nos estaba brindando a todos, pues como un guerrero invencible estaba combatiendo un enfermedad que a muchos otros había vencido en semanas o unos cuantos meses y él se le había resistido durante años de manera admirable.

Y no me rindo mi ¨Líder¨, nos dijo, usted más que nadie me conoce, sabe todo de mí y por lo tanto, como un auténtico guerrero voy a seguir luchando y no solo eso, voy a salir triunfante y ya no tanto por mí sino por lo que más amo en la vida….. mi familia.

Y conociéndolo tan bien, habiendo compartido una y millones de andanzas en El Sol del Centro y luego en Hidrocálido, estoy plenamente seguro de que mi gran ¨Líder Gadhafi¨ habría escrito las siguientes palabras:

¨He buscado el camino hacia Dios durante toda mi vida…..y ahora lo he encontrado, y no puedo creerlo, pareciera que aún sigo aquí, en mi casa, con los míos y con el cariño y la amistad de todos los que me han acompañado durante los últimos años y dejénme que les diga algo, la mayoría de la gente tienen la idea de que Dios sólo se muestra de una única manera, sin embargo están muy equivocados ya que Dios está en todas partes y ahorita mismo Dios está a mi lado porque me ha llevado junto a El y eso es lo más maravilloso, y por eso les pido a todos, no me lloren, oren por mí y recuérdenme con una sonrisa, yo estoy bien y ahora sé que me mirarán sin verme…. día y noche, por toda la eternidad desde donde voy a estar muy al pendiente de cada uno de ustedes, de eso pueden estar absolutamente seguros¨.

¨Dios está en la tristeza y en la alegría, en lo amargo y en lo dulce y quiero que sepan que detrás de cada cosa se oculta un propósito divino y, por lo tanto, en cada cosa se halla la presencia divina, eso es algo que espero que tengan siempre presente, sobre todo en los momentos difíciles¨.

Así pues, el mejor homenaje, el mejor reconocimiento para Fernando Lozano Galindo será tenerlo presente en todo momento, con la seguridad de que está a la diestra de Dios Nuestro Señor en donde seguramente habrá de velar por su familia y de todos quienes fuimos sus amigos y lo tratamos durante más de 40 años.


fernando lozno

Y para recordarlo, a escasas horas de que Dios lo llamara a su lado, qué mejor que reproducir en FUERZA AGUASCALIENTES parte de los reportajes que le hicimos apenas en el pasado mes de marzo en donde nos dejó ver, de manera emotiva, el lado humano de un reportero que día con día se hizo presente en el seno de la inmensa mayoría de las familias de Aguascalientes.

FERNANDO, EL GRAN GUERRERO

Todo ser humano tiene sus miedos y sus demonios.

La vida nunca -y menos en estos tiempos- ha sido fácil, hay que luchar intensamente y, sobre todo, hay que tener fe y vivirla, porque si tenemos a Dios de nuestro lado todo puede superarse, aún aquellos pasajes que más que económicamente nos hunden moralmente, como las enfermedades, esas que muchas veces parecen doblarnos pero que no hacen más que motivarnos para reaccionar como auténticos campeones de la vida, como unos guerreros verdaderamente admirables como lo es nuestro querido amigo y compañero durante muchas décadas, Fernando Lozano Galindo.

La vida es dura y cruel muchas veces, pero también es cierto que resulta maravillosa si tenemos fe, si vencemos nuestros miedos y demonios, si tenemos A alguien por quién vivir, por quién luchar, alguien que nos motive y nos ayude a imponernos a la adversidad.

Y hay que destacar en FUERZA AGUASCALIENTES que el éxito de ninguna manera es gratuito, hay que buscarlo, hay que conquistarlo y ese es el secreto para lograrlo, luchar cotidianamente, no dejándose derrotar, superando las pruebas que el Todo Poderoso nos pone y que a veces se nos hacen insalvables. Si uno trabaja y lo hace con pasión nada es imposible y más cuando se tiene el respaldo de una familia no solo amorosa sino tremendamente admirable.

Si se encuentra las fuerzas para salir adelante, entonces el éxito llegará y no sólo en el aspecto económico, que en su caso viene a ser secundario, sino en el espiritual, en el emocional y, principalmente, en el plano familiar.

Quien habla así de emotivo a FUERZA AGUASCALIENTES es Fernando Lozano Galindo, mi querido ¨Líder Ghadafi¨o simplemente ¨Líder¨, como lo he llamado toda la vida, pues hemos compartido más de 38 años en el mundo periodístico, siempre ¨poniéndonos y sudado la camiseta¨ para las dos empresas en la que estuvimos juntos.

Hoy Fernando está viviendo, desde hace casi dos años, momentos sumamente terribles –como los que atravesé luego de seis infartos-, enfrentando una enfermedad pavorosa que a otros ha vencido y ha acabado en cuestión de meses sin embargo él, como un verdadero guerrero, como un campeón de la vida la está enfrentando con una valentía increíble, teniendo a su familia a su lado y contando con el manto protector de Dios Todopoderoso quien le está manifestando su amor proporcionándole las fuerzas para enfrentar a su enfermedad, sino dándole la satisfacción de seguir trabajando día con día, siempre con entrega y con un espíritu de servicio verdaderamente admirable.

Hace ya poco más de un año y medio dejé, por una serie de infartos, el diario del que fui cofundador con Fernando y muchos otros grandes compañeros y al dialogar con ¨Mi líder Ghadafi¨ se extrañó de que lo entrevistáramos y humilde como es, nos dijo que no se consideraba tan importante como para ser uno de los personajes que casi cotidianamente aparecen en FUERZA AGUASCALIENTES, personajes que han trascendido y han dejado enorme huella, por lo que mejor platicáramos y el reportaje lo dejáramos para otra ocasión.


fernando ozno

Nos negamos y le dijimos que no lo íbamos a abordar, en ese momento, como compañero de profesión o como amigo, sino como un campeón de vida, como un guerrero que está luchando admirablemente contra una terrible enfermedad la cual a veces pudiera estar doblándolo, pero no lo quiebra ni lo logrará porque creemos que Dios está no a su lado, sino en su interior y es el que le permite tener la fuerza de un titán, de un guerrero que nos está demostrando que, como dice Julio Iglesias –del cual nos dio varios ejemplos de los que hablaremos luego-, siempre hay por quien vivir, siempre hay por quien luchar y amar: su familia.

Sentados cómodamente en uno de los sillones del Congreso del Estado, que ha convertido en su bunker, y tras de aceptar la plática, más que la entrevista, le preguntamos: ¿Quién es Fernando Lozano Galindo?. Un reportero nacido en Aguascalientes y formado en México, al que la misma vida me regresó en 1980, cuando mi padre acababa de fallecer y como yo era el hijo mayor no podía dejar a mi mamá y a mis hermanos por lo que mi primera incursión en el periodismo de esta ciudad fue en El Sol del Centro.

No, no, ¨Mi líder Ghadafi¨, ya se me está yendo por otro lado, por ahora no me hable del periodista, sino del hombre, del campeón de vida que es usted y que nos está demostrando la fuerza de un guerrero que está enfrentando ejemplarmente una terrible enfermedad que si bien lo ha afectado de manera notoria, no ha logrado doblarlo ni mucho menos quitarle las ganas por seguir dejando huella, le dijimos.

No, nos contesta, creo que aún me falta mucho para ser un campeón de vida, sin embargo si me considero un guerrero como hombre, como hijo, como esposo, como padre de familia y como trabajador.

Un guerrero, nos dice, que ahora con el tiempo y frente a la adversidad de las enfermedades no se deja vencer, un hombre que sabe perfectamente que su situación no es nada fácil pero con el espíritu de guerrero me voy adaptando a las situaciones que se presentan y si yo lo estoy haciendo no veo porqué otras gentes que están sufriendo enfermedades o que son desahuciados no pueden enfrentar como yo los problemas y logren salir adelante. Quizás ¨Mi líder¨-así nos dice, se vea mal que yo lo diga, pero sí me considero un guerrero y además creo que es lo único que me queda y eso me da aires de fortaleza para salir adelante ante las adversidades.

¿Qué es la vida para Fernando ahora que está enfrentando esta situación?

Es mucho, lo es todo, he llegado a una etapa extraordinaria en la que soy hijo, esposo, padre, abuelo y hermano, con muchas aristas de la i vida que me motivan a seguir siendo, a seguir estando presente y también puedo decir que me considero un idealista pues tengo muy claro mi concepto de vida, de lo que es la libertad, la democracia, lo que son los valores tanto religiosos como personales y éticos y como periodista puedo decir que también tengo un código de ética que a diferenciando mucho a los periodistas que realmente lo son de los que aparentan serlo de esos que toman la estafeta para satisfacer a falsos intereses, mientras que yo me considero un periodista que dice la verdad y que está para servir a su ciudad.

Y luego ¨Mi líder Ghadafi¨ dice a FUERZA AGUASCALIENTES que es profundamente religioso, que es muy entregado y que su gran amigo es Dios en el que ha creído durante toda su vida por lo que en su opinión hablar con Dios es fácil, agradable y puede ser permanente, él no se impacienta, ni interrumpe, nos responde y satisface nuestras solicitudes no sólo cuando nos convienen.

A Dios, agrega Fernando Lozano Galindo, podemos contarle todo sin temor a malas interpretaciones, discusiones o reprimendas y para hablar con él no requerimos solemnidades, formalidades o palabrería rebuscada, porque gusta de la sencillez y prefiere los hechos.

Su más estimada oración es vernos felices disfrutando esa bella vida que nos dio, amando a sus demás hijos, quienes también son nuestros hermanos. Dios ama especialmente a los niños, porque no tienen conciencia de esas cosas negativas como el temor, la envidia, la incomprensión, la competencia imperfecta y esas otras rémoras mentales, que nos impiden disfrutar la inigualable aventura de vivir tal y como yo lo estoy haciendo, nos dice Fernando.

Cuando observo un mundo brillante, un cielo azul, una tierra aún manchada de verde, sobre la cual millones de personas transitan detrás de la felicidad, hablo con Dios para agradecerle tantas bendiciones y pedirle que me de capacidad suficiente para poder compartirlas con mis hermanos humanos.

Presiento que Dios se siente bien oyendo a la gente como yo, que quiere compartir sus sueños, pero que no es fácil que los demás entiendan que un soñador hable en silencio y que alguien pueda oírle y responderle sin palabras.

No es fácil procesar que podemos mantener una comunicación entre nosotros y Dios, siendo que más expresivo que una palabra, pudiera ser el pensamiento, la intención, una mirada, una sonrisa o un apretón de manos.


fernando lozano

Cuando hablo con Dios lo hago conmigo mismo pero también con y por mis hermanos. Percibo que él me oye y me responde, cuando lo considera conveniente, he aprendido a respetar su silencio, como él acepta el mío, porque para eso me dio libre albedrío.

Asumo sin dolor que algunos hermanos me oigan, y otros no; así hemos sido siempre los humanos y dudo que cambiemos radicalmente, pero no por eso voy a callar, no sería justo con mis hermanos tímidos, inseguros, desconfiados, pesimistas, temerosos, faltos de comprensión, aceptación y amor.

Ese Dios maravilloso que me acompaña y que no necesito oír sino sentir, está en contacto permanente con mi espíritu, siempre guiando mis pasos, lo percibo en todas y cada una de las circunstancias de la vida.

Estoy tan acostumbrado a la sensación de su presencia, que no concibo otra vida que no sea esta que con él convivo, esta que sólo aprecian en toda su dimensión, quienes como yo, despiertan ese divino toque de locura que hiberna en lo más profundo de nuestro ser y nos permite romper mitos y paradigmas para enfrentar cualquier adversidad o enfermedad por más terrible que sea, advierte Fernando Lozano Galindo.

Este amor por Dios lo alimento desde que nací y lo sigo regando como si fuera una planta y es el mismo que le inculco a mis hijos porque es el que me está dando fuerzas para salir adelante en estos momentos tan adversos que no me van a vencer pues con la ayuda de Dios voy a salir adelante, nos dice este admirable hombre del que en la próxima edición nos hablará de su arribo a la edad adulta, de su mundo periodístico, de su trato con seis gobernadores y de muchas aventuras y anécdotas que necesitarían de muchos libros para ser contadas. –CONTINUARA-

#local

5 visualizaciones0 comentarios