El Estado debe respetar a los padres de familia


Nada contra la familia: PML

 

PAULO PAN

+ La educación es un derecho que compete preferentemente a los papás y éstos deben participar en la construcción de un orden social justo, dice el presidente estatal del PAN

Una política social justa no debe pretender la substitución de la familia por el Estado por lo que, como en todos los campos de su actividad, el Estado está obligado a respetar la preeminencia de la familia y el principio de subsidiariedad, así como garantizar, en las leyes y en la práctica, la libertad de conciencia de los miembros de la familia y el derecho preferente de los padres para determinar el tipo de educación que deben recibir sus hijos y por su lado la familia está obligada a participar en la construcción de un orden social justo, dijo Paulo Martínez López.

En entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES el dirigente estatal del PAN advirtió que la familia es el cauce principal de la solidaridad entre generaciones, es el espacio primario de la responsabilidad social que debe ofrecer la más leal red de seguridad y de afecto ante contingencias y amenazas, por lo que compete a la familia comunicar y desarrollar los valores morales e intelectuales necesarios para la formación y perfeccionamiento de la persona y de la sociedad, de allí que el Estado está obligado a respetar todo esto.

Luego indicó que la familia tiene preeminencia natural sobre las demás formas sociales por lo que compete al Estado hacer posible y facilitar el cumplimiento de la misión propia de las familias que forman la comunidad política, que no puede realizarse plenamente sino dentro de un orden social, económico y político, por su parte, la familia debe cooperar con el Estado y las organizaciones intermedias al establecimiento del orden en la sociedad, y cumplir la tarea fundamental de orientar y educar social y políticamente a sus miembros.

La transformación del mundo ha influido en la integración de la familia y en sus tareas y para fortalecerla se requiere adaptar el marco institucional con el objeto de que la proteja, y promover en el hogar los lazos esenciales de la solidaridad humana, por lo tanto erradicar la violencia familiar es imperativo del Estado y la sociedad, por lo que debemos, agrega Paulo Martínez, redistribuir equitativa y solidariamente entre hombres y mujeres la responsabilidad familiar.

LA CORRUPCION Y LA DEMOCRACIA

Por otra parte Paulo Martínez López dijo a FUERZA AGUASCALIENTES que ante los casos de corrupción que se ha descubierto en algunos ex gobernadores, principalmente del PRI, está muy al pendiente de lo que hacen todos los mandatarios, funcionarios, legisladores, y regidores del PAN, que corresponde a la actividad política el establecimiento de un orden dinámico que respete la libertad y promueva la responsabilidad social como bases para el desarrollo de una comunidad democrática, sustentable y solidaria.

En el Estado de responsabilidad social, los individuos tienen una relación específica con la comunidad que se expresa en leyes aprobadas por autoridad legítima, para ordenar la convivencia social, preservar el bien común y dar efectiva protección a los derechos humanos, dice.

Afirma luego que en Acción Nacional les indigna la herida innecesaria de opresión y miseria que unos seres humanos infligen a otros, por lo que la respuesta debida ante el dolor evitable es la responsabilidad social. Exige superar el individualismo y cooperar en la construcción democrática del bien común porque, dice, la responsabilidad social no se agota en el ejercicio del derecho ciudadano al sufragio; se perfecciona permanentemente con la participación ciudadana en el cumplimiento de los deberes cívicos, políticos y sociales que tiene la persona en comunidad.

La democracia, como sistema de vida y de gobierno, se funda en la igualdad de todos los seres humanos, condición esencial para responsabilizar a las personas del cuidado y procuración del bien común y por lo tanto, advierte el presidente estatal del PAN, es la forma superior de organización del poder político y el sistema óptimo para respetar la dignidad humana.

La democracia y la responsabilidad social deben fomentar el pluralismo, que es la convivencia de distintas maneras de pensar y actuar en diversos centros de decisión, poder e iniciativa y dentro de la pluralidad, los partidos políticos son un cauce para la responsabilidad ciudadana pues los partidos políticos deben impulsar ideas y acciones para plantear serenamente las soluciones a los problemas del país y llamar a la concordia entre los mexicanos.

Los partidos compiten por el voto de los ciudadanos, pero también, la responsabilidad social los obliga a cooperar en la construcción común de los bienes públicos, de allí que una auténtica vida democrática tiene como condición la existencia de partidos que permitan el acceso equitativo de hombres y mujeres al poder político, para instaurar gobiernos eficaces y oposiciones constructivas y socialmente útiles.

El buen funcionamiento de la democracia, señala Paulo Martínez López, requiere de instituciones y ciudadanos conscientes de sus obligaciones y de una sociedad organizada por lo que entre nuestras instituciones políticas deben privar el diálogo y la colaboración, a fin de que la responsabilidad social encuentre realidad y eficacia y por lo tanto los ciudadanos deben tener acceso al conocimiento cívico, político y económico necesario para el uso apropiado de los instrumentos y las instituciones que la democracia pone a su alcance.

Debemos fortalecer la iniciativa ciudadana, estimular el interés por los asuntos públicos, y entusiasmar a la participación libre y ordenada en organismos intermedios. Requerimos que los ciudadanos y sus representantes asuman un compromiso permanente con la conservación, la profundización y la ampliación de las actitudes, los valores y las destrezas políticas propias de la democracia.

#local

0 visualizaciones0 comentarios