Cada juicio es una historia en Aguascalientes


Un baluarte es el Poder Judicial

 

EFREN

+ Ha sido un pilar en la vida democrática asegura Angel Hernández Arias

La administración de la justicia en Aguascalientes es un proceso que a pesar de estar sujeto a determinaciones múltiples y cambiantes al paso de los años, ha participado de manera trascendental no sólo en la construcción de la vida democrática, sino que ha sido un pilar decisivo para alcanzar el modernismo que hoy se presume, afirma el Comisionado del Instituto de Trasparencia, Angel Hernández Arias.

Entrevistado ayer por FUERZA AGUASCALIENTES en Palacio de Gobierno, tras la presentación de la iniciativa sobre protección de datos personales, dijo que su historia es rica y aleccionadora y para nadie es un secreto que en los últimos años es reconocido nacionalmente que el Poder Judicial en Aguascalientes es uno de los más eficientes, logro que no es mérito de una sola persona, sino de infinidad de gente que se ha distinguido por su abnegada entrega y por sus deseos de hacer que la justicia sea la que brille como uno de nuestros símbolos más preciados.

Cada juicio, sin temor a equivocarnos, es una historia, una moneda al aire que desafía las leyes del azar para aplicar las leyes humanas.

Cada juicio tiene su propia trama y moraleja. Con cada sentencia se inicia o se termina una historia tan larga o tan corta como las propias circunstancias lo determinen, cada acción sienta un precedente y queda para la posteridad, para la revisión crítica de quienes se encargan de administrar una justicia que tiene que ser justa y siempre apegada a derecho.

Y el avance hacia un verdadero Estado de Derecho, dice don Angel Hernández Arias sólo se dará en la medida en que las decisiones del Poder Judicial, como verdadero poder autónomo e independiente de los otros dos Poderes del Estado, sean respetadas cabalmente.

Aguascalientes, agrega, se distingue en el ámbito nacional por ser líder en la administración de la justicia, un logro que hoy estamos consolidando y que nos han heredado gente de inmensa valía, hombres que se distinguieron como verdaderos apóstoles en la materia y con los que siempre estaremos en deuda eterna.

Si algo ha distinguido al Poder Judicial en nuestra Entidad es su gente, hombres sumamente valiosos, como lo fue un bohemio, un auténtico vate, don Manuel Varela Quezada, quien cada diciembre nos regalaba un poema a todos los que eran sus colaboradores.


EFREN

Fue un magistrado que hizo historia en las décadas de los 50s y 60s y que luego fue un Notario sumamente respetable, luego le siguió como presidente del Supremo Tribunal de Justicia otro verdadero monumento a la honestidad como lo fue don Juan de Luna Loera, quien tuvo como compañeros de la magistratura a gente excelente y honestos hasta donde ya no, como don Luis Navarro Sotomayor y el legendario maestro don Eutimio Serna Chávez, cariñosamente conocido como el "Maestro Ceritos".

Fueron gente auténticamente excepcional que le dieron brillo a la administración de la justicia y sin amasar riquezas, vivieron de manera muy humilde, prueba de ello es que el ¨Maestro Ceritos¨ sus últimos años sobrevivía como dijera Benito Juárez, con la medianía del sueldo, al jubilarse allá por 1964 con un mísero sueldo de cuatro mil pesos al mes.

Ellos tres, agrega el Comisionado del Instituto de Transparencia, fueron enormes maestros en la Prepa y forjaron a grandes generaciones de profesionistas, por lo que también por esto la deuda siempre será eterna. No podría ignorar, nos dice, a un verdadero monumento a la honestidad que "siempre aguantaba callado", el queridísimo licenciado y maestro don Efrén González Cuéllar "El Vikingo", un personaje que consolidó la administración de la justicia en Aguascalientes.

#local

2 visualizaciones0 comentarios