Trump y los derechos humanos


 

MIGUEL ANGEL BONILLA BARRON

POR MIGUEL ANGEL BONILLA BARRON

Los pocos meses que lleva en el poder muestran lo peligrosa que es la agenda de Donal Trump, y son también una hoja de ruta para detenerlo y proteger los derechos humanos en Estados Unidos y en el mundo, lo que nos ha permitido aprender que, cuando nos unimos y contraatacamos, podemos hacer que las cosas cambien.

Y si las amenazas del gobierno de Trump a los derechos humanos continúan, también es cierto que es cada vez mayor la determinación para derrotarlas.

Por lo tanto nos sentamos para analizar lo que ha sido de negativo este tipo para México y el mundo no tardamos mucho en identificar cien maneras en las que este gobierno ha amenazado los derechos humanos de la gente. Lo increíble no son todas las formas con las que el gobierno de Trump ha intentado negar a las personas libertad, justicia e igualdad, sino todas las maneras en las que la ciudadanía ha respondido y se ha negado a permitir que eso ocurra.

Es así que entre las amenazas para los derechos humanos Amnistía Internacional enumera las siguientes: prácticas abusivas en la aplicación de la ley en la frontera de Estados Unidos con México en las que se trata como a delincuentes a las personas que llegan a Estados Unidos en busca de asilo procedentes de situaciones de terrible violencia. Restricciones extremas al acceso de las mujeres a los servicios de salud reproductiva en Estados Unidos y en el mundo. Derogación de protecciones para trabajadores y trabajadoras LGBTI y estudiantes transgénero.

•Concesión de permiso para que el oleoducto Dakota Access perfore bajo el lecho del río Misuri, al norte de Standing Rock, amenazando la fuente de agua de la tribu sioux y otras tribus de Standing Rock. La lista incluye también ejemplos de intentos por parte del gobierno de promulgar políticas que violan los derechos humanos y que han sido bloqueados en parte gracias a la masiva oposición política y de la ciudadanía, como los siguientes:

Múltiples intentos de prohibir la entrada en Estados Unidos a numerosas personas procedentes de países de mayoría musulmana, y el cierre de la admisión de personas refugiadas, el intento de restablecer la tortura sistemática y nuevas detenciones en Guantánamo mediante un proyecto de orden ejecutiva.

Un intento de arrebatar la cobertura médica a millones de estadounidenses y ya sea cerrando nuestras fronteras, volviendo la espalda a las personas refugiadas, tratando de impedir la entrada de musulmanes y musulmanas en Estados Unidos o envalentonando a quienes cometen abusos contra los derechos humanos en el mundo, el presidente Trump parece decidido a avivar las llamas del conflicto fuera de las fronteras de Estados Unidos al mismo tiempo que cierra la puerta a quienes huyen de la violencia

#opinion

0 visualizaciones0 comentarios