ARRASTRE LENTO


RUMOR DE VIEJOS: EL GENTÍO JUVENIL QUE LLENA LA PLAZA SAN MARCOS EN LAS NOVILLADAS,….. “NO ACUDE A ELLA POR AFICIÓN”.

 

JOSE CARO

Por José Caro

¡Pobre plaza sin tus brazos,…..!

¡Pobre nave sin tu aliento,……!

La indulgencia de los asistentes, generosos en el aplauso, y complacientes con el verso, sin escatimar las palmadas de aprobación compensó a don Manuel, hombre viejo, y bohemio de corazón, especializado en discurrir en pro de la necesidad de “redimensionar” los factores que, cimentándolos, le dieron fortaleza “mítica” al toreo: “AFICIÓN” Y “ROMANTICISMO”.

Don Manuel, al que se le escucha con razonable agrado filosófico, como cada miércoles logró que su voz, fluida y amable, capturara la atención de los asiduos asistentes a tan deleitosas reuniones de “aficionados” al toro. Sus descripciones muy bien observadas detallaban la singularidad del medio –ambiente- en el que nació, se formó, se desarrolló y envejeció como AFICIONADO.

Rebelde, sostiene que la AFICIÓN moderna no es tal puesto que el interés y el gusto que experimenta no es a la Fiesta –puesto que ni la conocen desde sus raíces- sino al espectáculo que ha traicionado la esencia ROMÁNTICA del toreo. Y aunque no llega a la vulgaridad de la hiriente carcajada, ríe sin ofender cuando se habla de la magnífica AFCIÓN de Aguascalientes. Par él no es tal,…. pues la única proximidad que la asocias es un simple remedo. “Sí, con su lenguaje sencillo afirma don Manuel, las extraordinarias entradas que se ven en la temporada de novilladas en la plaza San Marcos pueden tener la apariencia de ser de AFICIONADOS, pero en realidad, al estar vacíos de aires ROMÁNTICOS, y huecos de cultura taurina, a ese gentío no se le puede llamar AFICIÓN”.

Al compás de sus “decires” fue cuando recordó lo que un extravagante torerillo de aquellos años (1959), ridiculizado por su deformada y excesiva caricaturización del maletilla frustrado, cantando con ardorosa pasión sus desorbitados extremos, para ganarse uno “tostones” expresaba en el café “El Tupinamba” del Distrito Federa, al respecto de la llamada afición popular: ¡Pobre plaza sin tus brazos!,… ¡Pobre plaza sin su AFICIÓN!,….. ¡Pobre nave si tú aliento!

“Don Manuel,… ¿qué es para usted la AFICIÓN en un torero en lo particular?

Es,… “ritual de fuego…..” “Fuego ardiente….” “Furia de incendio…..” “Feroces llamas….”

Es,… “gusto y entrega”,….. “La sangre arrojada a la hoguera de la pasión”,…. “Martirio, gozo y heroísmo”,… “Anhelo que inflama maravillosamente el espíritu”,… “Fuego y llamas, quintaesencia de la sangre”,… “Misterioso holocausto espectacular….”

“Don Manuel,… ¿para usted qué es el cuerpo del torero?

“Es,… “Horno en el que arde el barro hasta quedar cenizas”,… “Cenizas que son cosas de la sangre”,.. “Cenizas de sangre y fuego que arden como ardió en el ruedo el alma de sus dueños”,… Don Pepe, me dijo musitando, el cuerpo del torero es “FRITURA DE REYES”.

“¿Y qué es el AFICIONADO?

“Es el que arroja frascos de aceite para que las llamas sean más violentas,….”

“Don Pepe, palmeando mi hombro ocurriósele rematar su amena y emocionada “filosofía” torera me dijo casi al oído: “Lo cierto s que cuando hay en el ruedo toreros –sangre y fuego- y aún siendo de noche, cada rincón de la plaza brilla tan claro como si fuese el mediodía”.

Creo haber entendido la lección: es por tanto normal que el AFICIONADO VIEJO, EL QUE SABE REESPTAR LA MÍTICA TRADICIÓN DEL ROMANTICISMO recrimine a los novilleros que, alimentados por un vago concepto del heroico drama del toreo, les falta experimentar el milagroso don de la simultaneidad mística: LA DE ARDER ENVUELTOS EN LAS LLAMAS DE ROMANTICISMO, Y LA DE VIVIR EN LA CONSAGRACIÓN DE LA TRADICIÓN.

#deportes

1 visualización0 comentarios