REPORTAJE Un auténtico campeón de la vida


Don Pedro Barbosa Núñez

 

pedro

* De rancherito de huaraches, casi sin educación y perdiendo un brazo a los 11 años de vida hasta llegar a ser el principal exportador de aguacate a nivel mundial

* Beisbolista de excepción, campeón de bateo en varias ocasiones y miembro del Salón de la Fama del Beisbol Latinoamericano; fue el que trajo a los Rieleros en 1975

A una familia unida no la vence nadie. La familia ha sido, es y seguirá siendo el pilar de la sociedad.

Y los padres, dijo don Pedro Barbosa Núñez a FUERZA AGUASCALIENTES, son un espejo para los hijos, por lo que si crecen rodeados de amor no hay duda alguna en que con el paso del tiempo se van a convertir en hombres de bien, sin embargo, hoy más que nunca la familia está amenazada, vive en crisis y parece que el mundo camina sin rumbo hacia el precipicio.

Es urgente, nos dijo el empresario don Pedro Barbosa Núñez cuando en el 2010 volvió a visitar nuestra ciudad que volvamos los ojos hacia Dios, que recuperemos todos los valores que distinguieron a nuestros antecesores o de lo contrario seguiremos lamentándonos al agudizarse la crisis de valores que estamos dejando a las nuevas generaciones.

Don Pedro lamentablemente dejó de existir el 21 de agosto del 2011 y hoy lo traemos al presente ya que muchas veces tuvimos oportunidad de platicar con este hombre que fue trascendental para el arribo de los Rieleros ya que casi en secreto fue el que aportó la mayor cantidad de dinero para comprar la franquicia del Aguila de Veracruz y traerla en 1975 a Aguascalientes.

Precisamente la semana pasada al recordar la aparición de los Rieleros en la Liga Mexicana de Beisbol, nos encontramos con algunos recortes periodísticos de algunas de las entrevistas que tuvimos oportunidad de hacerle y que hoy las presentamos a los lectores de FUERZA AGUASCALIENTES para evocar a un verdadero héroe anónimo de los Rieleros ya que todo mundo pensaba que do Raúl Medina Reyes había sido el principal accionista del equipo y la verdad que no fue así.

Don Pedro Barbosa Núñez fue prominente empresario y todo un gran personaje en el mundo del beisbol a grado tal que está en el Salón de la Fama del Beisbol Latinoamericano en Laredo, Texas, con él platicamos varias veces en la casa que adquirió en 1976, año y medio después de haber logrado la franquicia del Aguila de Veracruz para convertirla en la de los Rieleros de Aguascalientes, tal y como lo publicara FUERZA AGUASCALIETES la semana pasada.


pedro

Por lo tanto, la cuestión de los Rieleros es algo que no habremos de tocar en este reportaje, por el contrario, mucho más que eso, daremos cuenta de su ejemplar lucha por ser alguien en la vida y por tratar de ser útil a la sociedad. Don Pedro tuvo su residencia y sus principales negocios en Monterrey, pero también aquí tenía varias bodegas en la Central de Abastos y para decirlo pronto, se le tenía considerado como el principal exportador de aguacate a nivel mundial, por lo que se pudiera decir que fue un hombre rico y poderoso, sin embargo al tratarlo es era tan humilde y sencillo que nadie pensaría que era un millonario.

Sí, un millonario, pero también, un extraordinario ejemplo de vida.

Nació en una comunidad muy humilde, su niñez y parte de la juventud la pasó cuidando vacas y chivos en el campo y dedicado a su gran pasión, el beisbol. A los 11 años en un lamentable accidente perdió el brazo derecho y ni eso ni la falta de educación lo detuvo, no hubo obstáculo alguno que lo derrotara, él sabía que con lucha y entrega total podría llegar a ser alguien.... y vaya que lo consiguió.

No, no, nos dijo, no vaya a decir eso, yo no soy nadie ni mucho menos un ejemplo a seguir, simplemente podría decir que Dios me ha bendecido y con eso ya está dicho todo. Nací en una comunidad llamada San Pedro de las Colonias, Coahuila, el 14 de abril de 1929, por lo que ya tengo 82 años y en todo momento le estoy agradeciendo a Dios todo lo bueno que ha sido conmigo.

Vivamente emocionado cuando iniciamos nuestra conversación, nos contó que sus padres fueron Juan Barbosa Sifuentes y Josefa Núñez de Barbosa. Tuvieron seis hijos, yo fui el mayor, Gustavo, Juan, María Luisa y Lupita.

Eramos muy pobres, vivíamos en una especie de jacalito, andaba siempre de huarache y era tal la necesidad, que el primer año de la Primaria me tardé cuatro años en pasarlo, ya que había que irme al monte a cuidar las chivas y vacas o a la pizca del algodón. A los 12 años ingresé al segundo año en el Colegio Hidalgo, en Torreón, que era de paga y cubría mi educación haciendo la limpieza y los mandados a todo el personal.

A los 15 años me fui a trabajar de "rayador" a la hacienda de La Grulla y a los 16 años me fui a Monterrey. En los mercados la hice de cargador y luego me contrataron en una bodega, también de cargador.

Había que estar allí antes de las 4 de la mañana, viví en cuartuchos de vecindad, pero no me importaba. Terminaba de trabajar hasta las 6 de la tarde y los fines de semana todavía tenía tiempo de jugar beisbol, con todo y que me falta la mano izquierda.

Cuatro años estuve de empleado en la bodega y durante este tiempo estuve haciendo mis pequeños ahorritos, cuando tuve para rentar una bodega no lo pensé dos veces, lo hice, puse mi negocito de frutas y legumbres y mire usted, Dios se hice presente ayudándome en todo momento.

El negocio fue creciendo a grado tal que pronto compré la bodega y luego vinieron muchas otras, por lo que comencé a dar empleo a mucha gente y pude llevar a toda mi familia a Monterrey. Las cosas comenzaron a darse y si estaba triunfando siempre dije y lo sostengo, que fue por mis empleados, por lo que a los doce que iniciaron conmigo les regalé su carro y su casa en reconocimiento a su ayuda.

Hoy podría decirle, sin que esto sea presunción, que mis bodegas en el Mercado de Abastos de San Nicolás, son las mejores de todo el país, pero para lograr esto, agrega, han sido 70 años de intenso trabajo, de levantarse todos los días a las tres y media de la mañana para abrir el negocio a las cuatro y cerrarlo hasta las 18 ó 20 horas.


pedro

Dios, reitera, es el que ha hecho esto, yo sólo he puesto mi trabajo, por lo que todo lo que soy y tengo es de él. Bueno, ha sido tan grande conmigo, nos dice, que hasta me premió con una gran mujer, Concepción Escalante, que me dio cinco grandes hijos, Dora Leticia, Rosa, Pedro, José Concepción y Mary, todos ellos profesionistas y con maestrías en universidades de Estados Unidos, Canadá y Francia.

Yo de hecho no tuve estudios y si Dios me permitió hacer fortuna creo que la mejor inversión, de las muchas que he realizado, es haberles dado su carrera y hasta con maestría, a cambio ellos me han bendecido con varios nietos que hoy son los que centran toda mi atención, ya que tengo a gente profesional que atiende mis negocios.

Sin embargo, nos dijo cuando lo entrevistamos, esto no se logró con una varita mágica, han sido muchos años de lucha intensa y casi siempre de triunfos, porque aquél que sólo está quejándose de la mala suerte sólo se está amargando. Yo, nos dice, también he tenido fracasos, uno de ellos aquí con las bodegas que tengo en la Central de Abastos, en donde casi nadie se para, pero no estoy amargado y las voy a mantener porque estoy profundamente agradecido con Aguascalientes, en donde tengo un sin fin de amigos, desde encumbrados hasta gente muy pobre y con todos tengo el mismo trato porque lo que hago es corresponder a esa amistad y a ese cariño que en todo momento me demuestran.

Cuando vengo a Aguascalientes es como si estuviera en otro mundo, ya que sólo encuentro cariño y amistad. Aquí a veces hasta me hacen sentir mal con tantas atenciones y no tengo con qué agradecer ese trato, por lo que siempre he dicho por todas partes del mundo que Aguascalientes es mágico. Don Pedro nos contó con gran orgullo que era miembro activo del Leonismo y allí trataba de ayudar a los demás. Cuando tú, nos dice, tuviste hambre y sed porque naciste pobre y tuviste que usar huaraches y luego si triunfas, te haces sensible y ayudas con gusto a quienes lo necesitan y yo lo hago con gusto porque sé que de esa manera le estoy devolviendo a Dios un poquito de todas las bendiciones que me ha brindado.

La meta es, agrega, ayuda al que puedas porque nada te faltará y no le desees a nadie el mal porque entonces se te regresará. Esa es mi filosofía de vida y lo que me tiene ahora sirviendo a los que lo necesitan. Y mire, detalla, no quiero hablar de esto porque no es bueno presumir los favores, éstos se hacen sin etiquetarlos ni mucho menos ponerles factura.

SU ACCIDENTE Y SU GRAN PASION: EL BEISBOL

A los once años, nos platicó, en un rancho en el que trabajaba cuidando las vacas y chivos, caí en una noria de bombaje, tipo petrolera, y me cortó de tajo el brazo izquierdo. Allí pensé, aún siendo un niño, que mi vida se había acabado. Eramos sumamente pobres, casi diario los pies me sangraban, ya que se me metían las piedras a los huaraches, sin educación y sin el brazo izquierdo, imagínese todo lo que pasó por mi mente, me quería morir, me sentía un inútil.

Sin embargo afortunadamente pese a todo lo que se diga, siempre habrá gente buena que te va a apoyar y Dios me puso a una de ellas. Uno de los caporales me dijo que no me derrotara, tienes mucho entusiasmo y la vida no se acaba, además debes dar gracias a Dios que te ha dado una buena estrella, está en tu camino y lo que tienes que hacer es buscarla, cuando la encuentres vas a ver que la vida te sonreirá.


pedro

Y todos los días me decía lo mismo, por lo que llegó el momento en que me decidí y fue cuando me fui a Monterrey, por lo que siempre he creído que ese señor fue un profeta, se llamaba Pedro Guillén. Dejar mi familia, siendo el mayor, para ir en busca de esa estrella fue muy doloroso, pero la encontré y luego pude llevarme a los míos a mi lado y mire, nos dice, Dios ha sido tan grande, que dejó que mi padre viviera hasta los 90 años y mi madre hasta los 88 y les dio una vida tan larga que me permitió devolverles apenas un granito de todo lo que ellos hicieron por mí.

Sobre el beisbol, don Pedro Barbosa Núñez dijo a FUERZA AGUASCALIENTES que comenzó a jugarlo cuando tenía 10 años. Un año después sufrió el accidente que le amputó el brazo izquierdo pero en cuanto se sintió bien, comenzó a practicar con sólo su brazo derecho. En Monterrey con el equipo Hermanos Ruvalcaba, jugando en la liga amateur más poderosa, conquistó en 1948 el título de bateo, algo que nadie creía, pues sólo tenía el brazo derecho.

Tuvo tres títulos de bateo en diferentes ligas semi profesionales, hizo, en diferentes equipos, largas giras por muchas ciudades de Estados Unidos, en donde siempre fue considerado el mejor, lo que llamó la atención de los Tigres de México, quienes en 1956 trataron de firmarlo, sin embargo, agrega, no me llegaron al precio y preferí seguir atendiendo mis negocios y mis giras por Estados Unidos.

En varios de esos equipos tuvo como compañeros al "Supermán" Héctor Espino, Alfonso Perry, la "Gallina" Peña, Miguel Sotelo, Vinicio García, etc.

Al lado de esos verdaderos "monstruos" del beisbol mexicano, don Pedro Barbosa Núñez hizo historia y logró infinidad de títulos... y bateando sólo con la mano derecha, batazos que definieron por lo menos tres campeonatos en Monterrey, Tampico y en Texas.

Mi esposa Concepción, nos dice, me acompañaba siempre y cuando me pedían autógrafos, sobre todo en Estados Unidos, ella se agachaba y su espalda me servía de mesa para que los firmara. También ha sido campeón de infinidad de torneos de frontenis en Monterrey, por lo que ha sido un deportista verdaderamente ejemplar.

Ese gusto por el deporte fue el que lo animó a ser el hombre que adquirió la franquicia del Aguila para convertirlos en los Rieleros de Aguascalientes, algo que le llena de orgullo y que compartió con todos los que estuvieron en esta gran aventura, principalmente con Raúl Medina. Hoy a un par de meses del inicio de la nueva temporada de la Liga Mexicana de Beisbol en donde los Rieleros volverán a intentar ser campeones, FUERZA AGUASCALIENTES está recordando a este hombre que falleció en agosto del 2011 y que fue sin discusión alguna un factor muy importante para la aparición del equipo al que don J. Cruz Bonilla Méndez bautizara como los Rieleros de Aguascalientes.

#deportes

38 visualizaciones0 comentarios