La diabetes caso grave en mexico


 

diabetes

La diabetes, advierte el doctor Carlos Hernández Domínuez es una de las principales causas de mortalidad en México y por desgracia sigue siendo una causa muy importante de ceguera, de pérdida de miembros, insuficiencia renal y de incapacidad por ello es que desde que fundamos la Clínica de la Diabetes, en 1993, nuestro lema, que es muy sincero, es que ninguna persona con esta enfermedad debe vivir aterrada, pues consideramos que 9 de cada 10 personas con diabetes no deben desarrollar complicaciones si se atienden de manera adecuada y sistematizada tal y como lo estamos haciendo aquí.

Desde hace muchos años, refiere, estoy realizándome en el Hospital Hidalgo, cotidianamente, en mi profesión y tal vez mi logro principal es el de haber fundado la Clínica de la Diabetes lo que ocurrió casi cuando llegué en 1993 al Hospital Hidalgo justo la época en que había renovaciones en la infraestructura y en la plantilla médica, formándose un grupo muy interesante y a mi arribo me encontré que no había mucha organización en mi especialidad, la endocrinología, particularmente las personas con diabetes. Y entonces ése fue mi principal objetivo. Gracias a las autoridades del Hospital Hidalgo tuve todo para crear esto que hoy es una gran esperanza de vida: la Clínica de la Diabetes. Y es que desde aquel entonces esta enfermedad ocupaba uno de los principales lugares de mortalidad y por eso se inició la Clínica, la cual con el paso del tiempo se ha ido ampliando de tal suerte que nos ha permitido atender no sólo a los enfermos, sino también a aquéllos que tienen el riesgo de padecerla.

Salimos constantemente del Hospital para tratar de conocer la situación al interior de la ciudad y del Estado, estableciendo vínculos con los centros del sector salud. Nuestro sueño, como lo llamamos románticamente, dice el doctor, era integrar la atención a los pacientes, la investigación y la docencia, esto es, desarrollar nuevos conocimientos a fin de estar actualizados y ofrecer esperanza de vida. Uno solo nunca abarcaría lo suficiente y por ello hemos contribuido a formar a muchos médicos, de tal suerte que la Clínica de la Diabetes también es crisol de profesionales y no sólo doctores, sino enfermeras, trabajadores sociales, pasantes y estudiantes.

Otro de los logros para nuestros enfermos, es haber creado un Club, no de diabéticos, palabra que no nos gusta, sino que utilizamos el de persona con diabetes. Este Club es un grupo de autopromoción, en donde cada mes hay reuniones muy amenas, donde el objetivo es recuperar no sólo la esperanza de una mejor vida, sino la salud. Hoy quienes están aquí tienen una actitud muy positiva ante la vida, siempre muy al pendiente de sus cuidados y son más de 20 años de tener reuniones el primer martes de cada mes y debo destacar que predominan las mujeres, que se autodenominan "Las Caramelito", con un gran liderazgo. Hace 12 años nos cooperábamos entre todos para comprar algunos aparatos para medir el azúcar. 5 de cada 100 los utilizaban, hoy 70 de cada 100 lo usan y muchos de manera gratuita pues hemos logrado un stock que prestamos, lo que en otras partes no ocurre.


dibetes

El Hospital Hidalgo, afirma el doctor Carlos Alberto Domínguez, es una institución que tiene áreas sumamente importantes de alta especialidad, como son la cirugía de corazón, los trasplantes renales, etc., y en esta clínica tenemos el orgullo de poner nuestro granito de arena para el bien de la sociedad. Tenemos como gran orgullo el que es muy difícil que alguien que acude a esta Clínica de la Diabetes va a perder la vista, alguna extremidad, o dejará de funcionar su riñón y tendrá que pedirle a algún familiar o conocido que le done uno, etc.

Eso, asegura, es una de nuestras grandes satisfacciones, porque le estamos devolviendo no sólo la tranquilidad sino la seguridad de un buen nivel de vida a los enfermos. La diabetes no debe acabar con la vida de quien la padece. Hoy tenerla es como tener canas, de tal suerte que si se atiende seguirá teniendo control de su vida, por eso presumimos que esta Clínica es un verdadero faro de luz y de esperanza.

El descontrol de la azúcar en los hospitalizados es muy negativo, ya que alarga su estancia, aumenta las complicaciones, las infecciones y no se diga los costos, de tal suerte que este programa es de una ayuda verdaderamente increíble para los enfermos. La diabetes, dice, no debe aterrar a quienes la padecen ni a sus familias, hoy en el Hospital Hidalgo estamos en posibilidad de controlarla y ofrecer un nivel de vida digno.

#local

1 visualización0 comentarios